logo
Dos señoras mayores miran al mar | Foto: Shutterstock
Dos señoras mayores miran al mar | Foto: Shutterstock

"¡Tenemos poco tiempo para encontrarla!": Gemelas quedan atónitas al enterarse de que tienen una trilliza a los 82 años - Historia del día

Guadalupe Campos
08 mar 2023
20:30

Dos hermanas llevan ocho décadas creyendo que eran gemelas hasta que un encuentro dominical junto al mar lo cambia todo. Con la vida de su hermana trilliza en juego, deben emprender una carrera contrarreloj para encontrarla.

Publicidad

"A veces desearía que Andy estuviera aquí. Esos días... Lo echo de menos".

"Yo siento lo mismo. Ese hombre era un marido maravilloso, ¿verdad?"

"El mejor". María exhaló un suspiro. "Y nunca pude mirar a otro hombre de la misma manera después de él".

"Estoy segura de que debe sentirse muy solo. Cómo me gustaría que mi marido Charles fuera la mitad de romántico que Andy. Ha vuelto a salir con sus amigos". Susan se quejó.

Susan y Maria estaban de pie junto a la barandilla, mirando el mar y hablando de sus vidas una vez más, mientras el sol brillaba en el cielo temprano y los pájaros piaban alegremente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A sus ochenta años, María y Susana tenían mucho tiempo libre. Todos sus hijos se habían mudado y habían formado sus propias familias, así que las dos hermanas nadaban en nietos. Pero en el fondo se sentían un poco solas.

Así que todos los domingos, María y Susan se reunían en la playa para recordar sus buenos tiempos y conversar sobre aquellas preocupaciones que no podían compartir con los demás.

El marido de María había muerto hacía años, y ahora vivía con su nieto Rhys, cuyos padres estaban demasiado ocupados para ocuparse de él. Mientras las dos hermanas pasaban tiempo juntas, Rhys estaba en el agua, disfrutando de su compañía.

"Es un chico encantador. Lástima que sus padres no se den cuenta", dijo María, mirando fijamente a Rhys, que estaba sentado en la arena cerca del agua, usando su iPad.

"¿Has hablado con Adam y Stacey? ¿Les has contado lo distanciado que se siente Rhys de ellos?". preguntó Susan.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Hice un intento". María suspiró. "Todo lo que dijeron fue: 'Mamá, Rhys es un niño grande. Es capaz de cuidar de sí mismo. Y te tiene a ti'".

"¡Oh, eso es terrible!"

"Lo sé", dijo María. "Siempre está solo y no tiene amigos. ¿Te lo puedes creer? Por eso viene conmigo cuando nos juntamos. Dice que no le gustan sus padres".

Tu destino te llevará adonde debes estar.

"Bueno, Adam y Stacey pronto se darán cuenta de lo que han hecho. El tiempo obliga a la gente a aprender cosas que no habrían aprendido de otro modo".

"Cierto", dijo María, mirando al mar. "¿Crees que podremos volver a ser felices?".

"¡Oh! ¡Somos felices! ¿Por qué dices que no lo somos?" preguntó Susan, confusa.

"Hay algo que no encaja", comentó María. "Es como si faltara algo, una parte de mí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Echas de menos a Andy", dijo Susan mientras rodeaba a María con sus brazos y apoyaba la cabeza en su hombro. "Yo también echo de menos a Charles. Está aquí conmigo, pero estamos tan lejos. Creo que entiendo cómo se siente Rhys".

"No es sólo eso", argumentó María. "Algo... en algún lugar... no está del todo bien. No me sé explicar".

María estaba extrañamente inquieta ese domingo por la mañana, y Susan no podía entenderlo. Supuso que su hermana estaría preocupada por Rhys o extrañaría a Andy; o tal vez le inquietaba su hija, que tenía dificultades para concebir.

"¿Es por tu hija?" preguntó Susan.

María negó con la cabeza. "No, por Dios. No es por eso. ¿Por qué estoy preocupada? No lo sé, Susan. Realmente no lo sé. Pero mi corazón... Caray, que estoy inquieta y ni yo sé por qué."

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

En un momento dado, Susan se rio de las preocupaciones de María y las achacó a la edad. "Bueno, ya tenemos 82 años. No tardaremos mucho en estar en la casa de Dios".

"Lo sé..." dijo Maria. "Pero todavía estamos aquí. Andy no lo está. ¿Tenía un propósito, por eso Él eligió mantenerme con vida?"

Ninguna de las dos hermanas se veía venir lo que ocurriría a continuación. Todo su mundo pronto se pondría patas arriba, revelando algo sobre su infancia que nunca habían imaginado.

"¡Abuela María!" Rhys gritó, distrayendo a la mujer mayor. "¡Necesito mostrarte algo!"

"¿Qué es, muchacho?" preguntó la mujer mayor. "¿Algo que ver con esas criaturas acuáticas y esas cosas que te gusta leer?".

Rhys corrió hacia María y Susan y les mostró su iPad. "Tenemos que hacer un trabajo, y estaba buscando algunos autores, ¡y mira lo que he encontrado!". Rhys hizo algo en el aparato y, de repente, apareció una foto de Susan y María... en realidad, alguien que parecía la viva imagen de las dos hermanas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Qué extraño, abuela!" Dijo Rhys. "¡Es exactamente igual que ustedes dos! Se llama Eleanor, ¡y es autora!".

María y Susan intercambiaron una mirada preocupada. "Nos estamos haciendo mayores, ¿verdad?". dijo Susan, mirando fijamente la foto de Eleanor. "Esa mujer... ¡Se parece a nosotras! ¿Mi mente me está jugando una mala pasada?".

"La he buscado en las redes sociales, abuela. Tiene una cuenta en Facebook", explicó Rhys. "No ha estado activa en unos meses, ¡y vive a unos kilómetros de distancia! ¿Quizá está usando una de tus fotos? Mucha gente utiliza las fotos que encuentra en Internet. O... ¿tienen una hermana más?".

A María le dio un vuelco el corazón. "¿Una hermana?", se preguntó. "¿Una hermana que nunca supimos que existía?".

"Abuela, ¿y si...? ¡Fah, imagínate eso! ¿Le mandamos un mensaje a la abuela? Sería divertido. Quiero decir, capaz hasta tengo otra abuela, ¡y no sabía nada de ella!"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras Rhys pensaba que encontrar una tercera abuela era fascinante y emocionante, María y Susan se sentían confundidas. Ambas sabían que María estaba extrañamente preocupada por algo, ¡pero no tenían ni idea de que eso las llevaría a encontrar a una extraña mujer exactamente igual a ellas!

"¿Vamos?" Susan le preguntó a María. "¿Le enviamos un mensaje? ¿A ver qué pasa?".

María miró a Susan preocupada. "¿Y si es nuestra hermana?".

"En ese caso, no hay mucho tiempo para encontrarla", añadió Susan. Luego le pidió a Rhys que escribiera un mensaje para Eleanor. Lo tecleó rápidamente y pulsó el botón de enviar.

María se hundió contra la barandilla. "¿Esto es una película? Es tan extraño que algunos pensarán que es ficción... Encontrar a una mujer... ¡y darnos cuenta de que es nuestra hermana perdida!".

"Relájate", dijo Susan. "Tal vez no sea nada. Tal vez la cuenta es una falsificación. Ya conoces a estos buitres sociales... Tal vez no signifique nada en absoluto, María. ¿Qué te preocupa tanto?"

"¡Me preocupa que pueda significar algo! ¡Oh, esos tutores de acogida! No nos dijeron nada sobre nuestra familia".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Susan y María quedaron huérfanas muy jóvenes y crecieron en hogares de acogida. Una vez fuera del sistema, decidieron estar cerca la una de la otra y pasaron toda su vida en la misma ciudad.

Cuando eran más jóvenes intentaron saber más de sus padres, pero no lo consiguieron. Luego conocieron a sus medias naranjas, se casaron y fundaron sus familias. Después vinieron los nietos, y María y Susan envejecieron.

A los 82, disfrutaban de su jubilación y se reunían todos los fines de semana para hablar de sus vidas. ¿Quién iba a imaginar que la búsqueda que habían estado haciendo años atrás las llevaría hasta una mujer llamada Eleanor, que probablemente era su hermana perdida hacía mucho tiempo?

Publicidad

Pasó una semana. María y Susan no tuvieron noticias de Eleanor. "Rhys está obsesionado con encontrarla", le dijo María a Susan en su siguiente reunión dominical. "Está todo el tiempo con sus aparatos después de clase. Dijo que contactó a algunos de sus amigos".

"Oh, pase lo que pase, será lo mejor", dijo Susan.

"¿Cómo estás tan segura? Estoy preocupada".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Preocuparte no te llevará a ninguna parte, María. Debemos tener fe en Dios. Él nos guiará. El estrés, dicen, no es sano para los corazones viejos".

"¡Te estás haciendo vieja!". María hizo una mueca. "¡Nunca me haré vieja!"

Publicidad

Susan se rio. "¡Oh! ¡Sí, claro, no estás vieja, para nada! Escucha, ¿qué te parece...?"

María y Susan estaban tan absortas en su charla que no se dieron cuenta cuando el tiempo pasó volando y llegó la noche. Mientras se levantaban lentamente del banco para dirigirse a casa, Rhys dijo algo que hizo estremecer el corazón de las dos hermanas.

"¡La he encontrado, abuela!", exclamó con los ojos fijos en su iPad. "¡Está en un hospital! Hablé con una de sus amigas, y es su vecina... ¡La abuela Eleanor existe! ¡Así que no es algo falso! Pero..."

"¿Pero qué?" preguntó María.

"Oh, sigue", presionó Susan.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Está enferma. Muy enferma. Su vecina de al lado... Se llama Linda y me ha dicho que ella y su marido llevaron a la abuela Eleanor a un hospital porque la habían encontrado inconsciente en casa. Han enviado la dirección. ¿Crees que podremos visitarla mañana?".

María apretó las manos de Susan. "Te advertí de que algo iba mal... En algún sitio... ¿Se va a morir? Susan, ¿nuestra hermana se está muriendo? Le enviamos ese mensaje hace una semana, y estuvo hospitalizada antes de eso. ¿Tiene una enfermedad terminal?"

"Dios mío. Ten esperanza. Ella no va a ninguna parte. Puede ser fatiga u otra cosa. Esa señora... Linda... ¿Te dijo algo más, Rhys?"

"Me dio la dirección de la casa de la abuela Eleanor cuando le dije que soy su nieto y que la estábamos buscando. Y tengo la dirección del hospital. ¿Podemos ir a visitarla? A ella le gustaría, ¿no?"

María empezó a llorar y Susan tuvo que rodearla con los brazos para consolarla. "Tenías razón. Tenemos poco tiempo", sollozó. "Tenemos poco tiempo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Por el amor de Cristo, contrólate!". Susan reprendió suavemente a María. "¿Crees que a nuestra hermana le gustará vernos llorar cuando ya está pasando por algo?".

"¡Hay una cosa más!" dijo Rhys. "La señora Leblanc dijo que la abuela Eleanor no tiene familia. Algunos de sus vecinos... Llamaron a la abuela Eleanor una reclusa porque rara vez salía de la casa. Decían que no tenían ni idea de que era una escritora que prefería estar sola".

Susan y María se quedaron boquiabiertas. No podían creer que su hermana estuviera tan angustiada.

A la mañana siguiente, las dos hermanas decidieron visitar a Eleanor, y Rhys insistió en acompañarlas. María le dijo a Rhys que no tenía por qué faltar al colegio, pero el pequeño estaba encantado de conocer a su tercera abuela.

Cuando María y Susan llegaron al hospital, María dudó en entrar. Temía no tener fuerzas para conocer a su hermana. Pero Susan y Rhys la animaron y le dijeron que podía hacerlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

La recepcionista del hospital era una mujer aburrida que los dirigió a una habitación y les informó de que el horario de visitas terminaba pronto. Cuando entraron en la sala de Eleanor, los ojos de María y Susan se llenaron de lágrimas.

Una mujer pálida yacía en la cama, rodeada de tubos, y su aspecto no era mejor que el de las paredes azul claro de la sala. Tenía las mejillas hundidas, los ojos solitarios y la mirada perdida en la ventana.

"¿Eleanor?" preguntó Susan, y la frágil figura movió lentamente la cabeza.

"Hola, mi nombre es Susan, ella es María, y ese es nuestro nieto, Rhys. Somos tu familia", añadió, y pudo ver lágrimas en los ojos de Eleanor.

"¿Familia?" preguntó Eleanor. "¿Yo tenía una?"

"La tienes..." dijo Susan. "Sin embargo, no sabíamos de ti. Es una larga historia cómo te encontramos, pero estamos aquí".

Eleanor extendió su brazo con parches intravenosos, y Susan y María lo cogieron rápidamente. "Ustedes... ustedes dos se parecen a mí", dijo Eleanor. "¿Somos trillizas?"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

María no pudo contener las lágrimas. Sus lágrimas la ahogaban y no podía pronunciar palabra.

"¡Hola, abuela Eleanor! Soy tu nieto". se presentó Rhys. "¡Qué guay! ¡Tengo otra abuela! La abuela Susan y María están muy tristes de verte enferma, y yo también. Espero que te recuperes pronto y..."

"¡No lo hará!", dijo la aburrida recepcionista, mirando su reloj. "Necesita una transfusión de sangre urgente y no hemos podido encontrarle un donante. Su tipo de sangre es raro".

"¡Tienes que cuidar esa lengua tuya!" , dijo María con lágrimas en los ojos. "¡Tome mi sangre, señora! Salvaré a mi hermana".

Susan y María acabaron discutiendo con la recepcionista y juraron que harían todo lo posible por salvar a su hermana. María no podía ser donante por problemas de salud, pero Susan calificaba.

Su grupo sanguíneo, obviamente, coincidía con el de ella y cumplía los requisitos para ser donante. Más tarde, Eleanor reveló que había sido criada por un sacerdote y que nunca se había casado ni había tenido hijos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Aunque nadie sabía cómo se había separado de sus hermanas, Eleanor estaba contenta de haberse reunido con ellas y haberlas conocido. Así, mientras se recuperaba en el hospital, empezó a trabajar en un manuscrito. Fue el último libro que escribió antes de que Dios la llamara a casa, y trataba de su vida y de cómo conoció a sus hermanas a los 82 años.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Aprecia lo que tienes en lugar de lamentarte por lo perdido. Eleanor apreció el encuentro con sus hermanas y les dedicó su última obra en lugar de lamentarse por el tiempo que habían perdido.
  • Tu destino te llevará a donde estás destinado a estar. Después de ocho décadas, un domingo cualquiera cambió el curso de las vidas de María y Susan y las reunió con su hermana perdida hacía mucho tiempo, aunque sólo fuera por poco tiempo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Trabajador insolente menospreció a mi esposa, que trabaja limpiando oficinas - Me enfurecí y lo puse en su lugar

18 de junio de 2024

Hija desagradecida humilla a mamá por ser pobre, pero la vida le da una lección - Historia del día

09 de abril de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024

Una anciana que nunca tuvo hijos se hace una prueba de ADN que revela que tiene una hija - Historia del día

05 de junio de 2024

Mis hermanas me exigen que rompa la ultima voluntad de mi padre

25 de febrero de 2024

Hijo retira invitación a boda a su madre por negarse a regalarle $8.300 - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi abuela murió sin dejar un céntimo a sus 6 hijos - Una antigua nota lo explica todo

29 de febrero de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Anciana que buscó a su hermana gemela toda su vida la encuentra a los 83 años en una residencia de ancianos - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi hijo vino pálido a verme, sosteniendo el portátil de mi esposo – Lo que me enseñó a continuación puso mi mundo patas arriba

30 de mayo de 2024

Mamá devastada quiere adoptar, ve en una agencia de adopción a una niña sorprendentemente parecida a su hija fallecida - Historia del día

05 de marzo de 2024

Mujer ve a su hermana quemar su vestido el día de la boda, pero le da las gracias cuando descubre el motivo

22 de mayo de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

Invité a mi colega para presentarle en secreto a mi nieto soltero – Se me paró el corazón cuando se vieron

10 de mayo de 2024