logo
Sarah Rhodes y su hija Ellis | Foto: instagram.com/journeyofsarah
Sarah Rhodes y su hija Ellis | Foto: instagram.com/journeyofsarah

Mamá ruega a Dios que salve a su hija mientras los médicos le retiran el soporte vital: oye llorar a su bebé

Guadalupe Campos
16 mar 2023
05:00

Una mujer se llenó de alegría cuando dio a luz a su hija, una hermosa manifestación de una conversación que mantuvo con su marido antes de su triste fallecimiento. Dos semanas después de nacer, la niña enfermó y tuvo que luchar por su vida. Los médicos habían perdido toda esperanza de que se recuperara, hasta que se produjo un milagro.

Publicidad

El camino que hicieron Sarah y Joel Rodríguez para ser padres estuvo plagado de retos y obstáculos, pero se mantuvieron fuertes ante la adversidad. Tras cuatro años luchando por concebir, decidieron recurrir a la fecundación in vitro para hacer realidad su sueño de formar una hermosa familia.

No sabían lo que el destino les tenía reservado y lo drásticamente que cambiaría todo. La pareja estaba a punto de empezar el tratamiento de fertilidad cuando una noticia desgarradora puso todo patas arriba.

Publicidad

La desgarradora noticia

A Joel, el marido de Sarah, que entonces sólo tenía 32 años y parecía activo y sano, le diagnosticaron cáncer de riñón. Aunque la noticia fue inesperada e impactante, la pareja no dejó que el funesto pronóstico mermara su ánimo.

Él no pudo evitar que se le saltaran las lágrimas al leer su historia y sintió al instante la necesidad de ponerse en contacto con ella.

Publicidad

Su momento más feliz se convirtió en el más triste

Joel se sometió valientemente a cirugía y quimioterapia y entró en remisión en 2010. Él y su mujer celebraron el momento reanudando su tratamiento de fecundación in vitro y se alegraron mucho cuando todo salió a su favor. Poco después, tuvieron a su primer hijo, un niño llamado Milo.

Pero sólo unos días después de dar la bienvenida a Milo, recibieron una llamada inesperada: el cáncer de Joel había vuelto y tenía que empezar la quimioterapia lo antes posible. Aunque luchó con valentía, la pareja no tardó en aceptar lo inevitable: a Joel no le quedaba mucho tiempo y habría de partir.

Publicidad

Recordando una conversación con su difunto marido

El 23 de julio de 2013, Joel, de 35 años, falleció, dejando a su esposa sola en lo que debía ser el período más feliz de sus vidas. Sarah, con el corazón destrozado por la pérdida de su marido, se enfrentó a la realidad de criar a su hijo como madre soltera.

Nunca se había imaginado la vida sin Joel, y cada día le recordaba su amorosa presencia y compañía. Un día, se sentó y recordó la conversación que había mantenido con él poco antes de su muerte. Sarah contó:

"[Joel] me dijo: 'Tengo que decirte algo. Tú y yo vamos a tener otro hijo y va a ser una niña'".

Publicidad

Un sueño dulce pero descabellado

En aquel momento, Sarah había mirado a Joel con total incredulidad, incapaz de comprender cómo podía ocurrir. Sin que ella lo supiera, el universo estaba trabajando para reorganizar las cosas en su mundo. Además, años antes de perder a su marido, había tenido un sueño en el que acunaba a una niña.

Al despertar de su hermoso sueño, Sarah le dijo a Joel que la niña se llamaba Ellis. Juntos acordaron conservar el nombre si alguna vez tenían una hija. Pero, sin Joel, ¿cómo podría ella cumplir esos sueños y volver a experimentar la felicidad de ser padres?

Publicidad

Dar la bienvenida a una princesita

Mientras luchaba contra emociones indescriptibles, Sarah se dio cuenta de algo. Después de concebir a su primogénito mediante fecundación in vitro, recordó que había dos embriones más en la clínica de fertilidad. Le costó decidirse, pero finalmente decidió implantar los embriones restantes.

Sarah estaba en las nubes cuando supo que esperaba otra hija y ya sabía cómo la llamaría. El 6 de noviembre de 2014, Sarah volvió a ser madre de la pequeña Ellis, y Milo ascendió al puesto de cariñoso hermano mayor.

Publicidad

Caer enferma

Sarah estaba encantada de volver a ser mamá, y no podía evitar pensar que el nacimiento de Ellis había sido un milagro. Pero ni siquiera ella podía esperar lo que vino después: Ellis sólo tenía dos semanas cuando contrajo sepsis y meningitis bacteriana.

A los pocos días, la niña se encontraba tan mal que fue conectada a un respirador artificial, y cada nuevo día traía noticias más desgarradoras. Finalmente, el estado de la pequeña empeoró hasta el punto de que los médicos sugirieron desconectarla de la máquina de soporte vital.

Publicidad

Preparándose para decir adiós

En otras palabras, a Sarah le dijeron que se preparara para despedirse de su princesita. Nada de esto tenía sentido para la angustiada madre, que no lograba comprender cómo todo lo que había conducido al nacimiento milagroso de Ellis podía acabar en cuestión de segundos.

A pesar de todo, se aferró a su fe, confiando en que Dios curaría a su hija mientras ella le invocaba en su agonía. Con las manos en alto, suplicó al Señor por la vida de su hija, sabiendo que nada era imposible para Él. Minutos después, colocaron a Ellis sobre el pecho de Sarah para que pudiera abrazarla por última vez.

Publicidad

Esperando lo inesperado

Con música de fondo, Sarah le cantó a su niña y notó algo inusual. "Soltó un grito, se movía y se contoneaba, y no tenía convulsiones", recuerda Sarah. Aunque los médicos le habían dicho explícitamente que la bebé no aguantaría mucho tiempo sin el equipo, ocurrió todo lo contrario.

Sarah y sus seres queridos contemplaron estupefactos cómo la pequeña Ellis perseveraba y empezaba a respirar sin ayuda. La estupefacta madre no pudo evitar preguntarse si estaba viviendo un milagro ante sus ojos.

Publicidad

Un milagro viviente

Al principio, los médicos descartaron otras posibilidades, calificando a Ellis de "luchadora" pero diciendo que no aguantaría demasiado. Sin embargo, con el paso de las horas, la niña superó todos los pronósticos y asombró a todos al pasar de respirar con una máquina a hacerlo por sí misma.

Tras tres duras semanas en el hospital, Ellis salió adelante, para sorpresa de médicos y enfermeras. Sarah dijo que todos querían mirar a su hija porque la veían como un milagro viviente. En los días siguientes, Ellis recibió la señal verde para volver a casa. En un post de Instagram, Sarah expresó:

"Un médico me ha recordado hoy que sus escáneres son 'incompatibles con la vida'. Pero vive. Es un milagro de milagros (sic)".

Publicidad

Desafiando las probabilidades

Poco a poco, Ellis siguió prosperando y cumpliendo todos sus hitos, e incluso dijo "mamá" cuando sólo tenía cinco meses. A Sarah le invadió la emoción porque los médicos le habían dicho que Ellis nunca hablaría. La orgullosa madre añadió:

"Me dijeron que nunca sería capaz de dar amor ni de recibirlo. Pero ahora recibo ese amor todos los días. Me despierto cada mañana, agradecida de ver la vida como el regalo que es".

Ellis cumplió ocho años el 6 de noviembre de 2022, y su madre celebró la ocasión con una emotiva publicación en Facebook. "Me has enseñado más sobre la dulzura, la gracia, la superación, pero también sobre ser una fuerza en este mundo... porque eso es exactamente lo que eres", escribió Sarah.

Publicidad

Cuando las cosas tomaron un giro agradable

Con su pequeña como inspiración diaria, Sarah tenía esperanzas de un futuro mejor y más brillante. Mientras tanto, la milagrosa historia de Ellis ganaba adeptos y muchos medios de comunicación se hacían eco de ella.

Un día, el novio de Sarah en el instituto, DeAngelo Rhodes, estaba en una gasolinera cuando la vio en la portada de un periódico. No pudo evitar que se le saltaran las lágrimas al leer su historia y sintió al instante la necesidad de ponerse en contacto con ella.

Como llevaban años sin verse y él estaba divorciado y era padre de tres hijos, DeAngelo decidió esperar un año y medio antes de cambiar de opinión.

Publicidad

Una encantadora familia de ocho

Finalmente, la pareja volvió a conectar después de tantos años y se casaron en 2017. Sarah, que había pensado que su familia de tres estaba completa, dio la bienvenida de todo corazón a su nueva familia mixta de siete. En 2020, la pareja dio la bienvenida a un niño, Porter, y se convirtió en una adorable familia de ocho.

La historia de Sarah comenzó con un inmenso trauma, angustia y pérdida, pero con el tiempo fue bendecida de maneras que nunca creyó posibles. Hoy es una esposa cariñosa, una madre afectuosa, una autora y una oradora que inspira a otros a través de su viaje de esperanza y perseverancia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mujer abandona a su bebé enferma en el hospital y se marcha sin arrepentirse - Historia del día

18 de junio de 2024

Chofer de autobús ignora a niña de 6 años que suplicaba ayuda, la ve en su casa esa misma noche - Historia del día

27 de mayo de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

¿Soy horrible por dejar que mi hijo pequeño vuele en clase turista con mi novio mientras yo estaba en clase ejecutiva?

22 de marzo de 2024

Un asesor bancario se burló de mi esposa puérpera tras ver su documento de identidad - Volví días después para darle una lección

19 de junio de 2024

Esposo infiel acude a cita a ciegas y ve allí a su suegra - Historia del día

05 de junio de 2024

Llegué a casa a una cena romántica, pero no era para mí

24 de abril de 2024

Me enteré de que nuestro hijo menor no era mío, pero no dije nada - Historia del día

25 de junio de 2024

Mi familia me desheredó y me echó de casa - Años después, me hicieron heredero único de todo lo que tienen

10 de mayo de 2024

Mi marido me dijo que cogiera el metro cuando rompí aguas - La reacción de su padre me dejó sin palabras

08 de julio de 2024

Mi suegra puso a la venta mi ropa interior en eBay mientras yo estaba en el hospital — Quería quemar su armario, pero se me ocurrió un plan mejor

10 de junio de 2024

4 conflictos familiares provocados por suegras que tomaron giros inesperados

15 de abril de 2024