logo
Niño y policía se acercan a una casa | Foto: Shutterstock
Niño y policía se acercan a una casa | Foto: Shutterstock

"Su hijo es un ladrón": Mamá de mejor alumno se queda atónita al ver a un policía en su puerta - Historia del día

Guadalupe Campos
19 mar 2023
19:40

Eliza siempre ha estado orgullosa de los logros académicos de su hijo. Confía en que se convertirá en un gran hombre hasta el día en que un policía llama a su puerta e insiste en que el chico es un ladrón.

Publicidad

Eliza colgó el último premio de su hijo Santino en la pared del salón. El orgullo y la alegría llenaron su corazón cuando dio un paso atrás para admirar la exhibición. Ya desde muy niño Santino ya había conseguido reconocimientos a la excelencia académica y premios de debate y ajedrez.

"Espero que veas lo bien que le va a nuestro hijo", susurró Eliza. Tocó con la punta de los dedos el retrato de su difunto marido. "Su colegio dice que nunca han tenido un chico tan inteligente y capaz. Sé que algún día cambiará el mundo".

Un golpe seco en la puerta interrumpió los pensamientos de Eliza. Se apresuró a contestar y se sorprendió al encontrar a un policía en su puerta.

"¿Pasa algo, oficial?" preguntó Eliza.

"Sí, señora, por desgracia. ¿Es usted la Sra. Eliza? ¿Tiene un hijo llamado Santino?".

La mención del nombre de su hijo despertó un miedo atroz en el corazón de Eliza. "¿Qué le ha pasado a mi hijo?"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Siento decirle que su hijo es un ladrón".

El policía señaló ahora a otro hombre, de pie un poco detrás de él, ¡y a su Santino! Su hijo lloraba, y el hombre que estaba a su lado parecía furioso.

"Este pequeño monstruo debería ser arrestado", dijo el hombre extraño. "¡Y su padre también debería ser arrestado por criar a semejante canalla!".

"Buena suerte arrestando a alguien en su tumba", espetó Eliza. Salió al porche y miró a los hombres.

"Ahora, exijo saber qué está pasando aquí. Santino es un buen chico y no entiendo por qué le dicen que es un ladrón".

"¡Porque intentó robar uno de mis pasteles!" Dijo el extraño. "Lo agarré con las manos en la masa".

"¿Un pastel?" Eliza se dio cuenta entonces. Se agachó frente a su hijo y lo miró a los ojos. "Santino, cariño, cuéntame qué ha pasado".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sólo quería hacerte feliz, mamá". Santino resopló. "Papá siempre te traía una tarta especial de aniversario. Pensé que si podía traerte exactamente la misma tarta, el día de hoy sería menos triste para ti".

"Ay, mi cielo", dijo Eliza, y abrazó a su hijo con fuerza. "Ha sido un pensamiento muy bonito, pero sabes que robar está mal. Ningún regalo hará feliz a nadie si lo robas a otra persona".

Santino volvió a resoplar y miró al hombre de la pastelería. "Siento mucho lo que he hecho, señor. Sólo quería darle algo bonito a mi madre".

"Pagaré la tarta, si eso evita que Santino se meta en líos", dijo Eliza. Se puso de pie para mirar al hombre. "No tengo mucho, pero seguro que podemos elaborar un plan de pago".

"No creo que sea necesario, señora". El policía se adelantó y señaló al dueño de la tienda. "¿Puedo hablar con usted, señor?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El policía, Tomás, se llevó aparte al dueño de la tienda y habló con él. Al escuchar la historia del niño y de su madre, sintió un dolor en el corazón que le hizo cambiar de perspectiva.

"Hacerle un problema legal a este chico sería una decisión equivocada", dijo el oficial Tomás.

"Entonces, ¿qué sugiere, agente?". El dueño de la tienda frunció el ceño.

"Tiene que aprender una lección".

"Estoy de acuerdo, pero creo que la mejor manera de enseñarle es dejarlo ayudar en su tienda un rato después de clase para que vea cómo es el mundo del trabajo. Así aprenderá el valor real de las cosas y lo malo que es robarle a alguien el fruto de su labor".

El dueño de la tienda se quedó pensativo. "Bueno, eso podría funcionar. El chico parece realmente arrepentido, y parece que la familia está pasando por un período traumático".

Tomás sonrió al hombre. "Creo que ha tomado una decisión muy acertada".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante el mes siguiente, Santino ayudó una hora en la pastelería todos los días. Como parte del acuerdo con el dueño de la tienda, Tomás se preocupaba regularmente por ver cómo estaban Santino y Eliza.

El oficial Tomás y Santino pronto se hicieron amigos. Desde su altercado con el dueño de la pastelería, Santino había desarrollado un gran interés por la policía. Le hizo miles de preguntas a Tomás sobre cómo era ser policía.

"Ya que nos tienes calados desde el principio, supongo que es justo que estés aquí para esto".

Un día, cuando Tomás miró los ojos brillantes de Santino, sintió un calor en el corazón que creía haber perdido para siempre. También sintió un gran orgullo por el joven ambicioso que tenía delante. En ese momento decidió ser su mentor.

"Parece que Santino está muy interesado en la policía", le dijo Tomás a Eliza al día siguiente. "Si te parece bien, me gustaría enseñarle lo que hace falta para ser un buen policía. Para empezar, puede empezar a correr y a hacer ejercicio conmigo".

Eliza sonrió. "¡Claro que sí! Me alegro mucho de que lo hayas sugerido. Santino te ha tomado mucho cariño, Tomás, y creo que le vendrá bien tener un modelo masculino en su vida."

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Por primera vez desde la muerte de su marido, Eliza sentía que su vida empezaba a mejorar. Hacía poco que la habían ascendido en el trabajo y Santino estaba de mucho mejor humor ahora que Tomás formaba parte de su vida.

A veces, Eliza se daba cuenta de que Tomás miraba a Santino con expresión atormentada, pero ella se encogía de hombros. En realidad, se sentía un poco avergonzada por el tiempo que pasaba estudiando al apuesto policía cuando se pasaba a ver a Santino.

Una parte del corazón de Eliza seguía profundamente enamorada de su difunto marido, y todavía le costaba mirar a otro hombre sin sentirse infiel a su recuerdo. Por eso, se convenció a sí misma de que sus emociones provenían únicamente de la gratitud hacia Tomás.

Publicidad

"Después de todo, está haciendo mucho para ayudar a Santino", murmuró Eliza un día mientras desempolvaba el retrato de su difunto marido.

"Y te echo mucho de menos, amor mío. Ha sido tan agradable volver a tener un hombre cerca".

Eliza tuvo entonces una idea. Le envió un mensaje a Tomás para invitarlo a cenar como agradecimiento por todo lo que había hecho por su hijo. No imaginaba que esa sería la cena que lo cambiaría todo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Esto tiene una pinta increíble", dijo Tomás cuando se reunió con la familia para cenar la semana siguiente. "Gracias de nuevo por invitarme".

"Es lo menos que puedo hacer". Eliza le sonrió. "Has hecho mucho por nosotros, Tomás".

Publicidad

"Ha sido un placer ayudar". Tomás agachó tímidamente la cabeza. "¿Me pasas la sal, Santiago?".

"Es la segunda vez que me llamas Santiago esta semana", dijo Santino mientras le pasaba la sal a Tomás.

Tomás restó importancia al error, pero Eliza vio que se le llenaban los ojos de lágrimas. Estaba a punto de preguntarle quién era Santiago cuando Tomás se levantó y se excusó.

Eliza observó a Tomás mientras se dirigía al baño. Por primera vez, se preguntó si el policía tenía motivos ocultos para hacerse amigo de su hijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Este pensamiento preocupó a Eliza durante toda la cena. Cuando terminaron de comer, decidió enfrentarse a Tomás y descubrir la verdad. Mandó a Santino a hacer los deberes y le pidió a Tomás que la ayudara a recoger la mesa.

Publicidad

"No he podido evitar darme cuenta de que estabas alterado antes", dijo Eliza. "No quiero entrometerme, pero ¿quién es Santiago?".

Tomás soltó un profundo suspiro y dejó los platos sucios sobre el fregadero. "Santiago era mi hijo. Queríamos ponerle el nombre de mi padre. Él... tendría más o menos la misma edad que Santino ahora, pero no vivió mucho".

El rostro de Tomás se aflojó mientras las lágrimas llenaban sus ojos una vez más. "Mi mujer murió durante el parto", continuó.

"Intentaron salvar a nuestro hijo, pero se adelantó. Nació demasiado prematuro. Ese día lo perdí todo".

Eliza se sintió fatal al ver cómo Tomás se deshacía en lágrimas. Lo abrazó y lo dejó llorar en su hombro hasta que se le pasó la pena.

"Lo siento", murmuró Tomás mientras se secaba los ojos. "Supongo que a veces me confundo. Pasar el rato con Santino me ha hecho darme cuenta de lo mucho que me he perdido con mi propio hijo."

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, lo siento", dijo Eliza. "Sé cuánto me dolió cuando perdí a mi marido. Solo puedo imaginar el dolor que debiste soportar al perder a tu mujer y a tu hijo."

"Se suponía que iba a ser el día más feliz de nuestras vidas". Tomás sacudió la cabeza. "En lugar de eso, se convirtió en una pesadilla".

"Por si sirve de algo, me alegro de que Santino y tú se hayan encontrado. Echa muchísimo de menos a su padre, pero sé que tenerte en su vida le ha ayudado a curar parte de su dolor. Espero que algún día tú sientas lo mismo".

"Creo que ya lo siento". Tomás sonrió a Eliza. "Santino es un buen chico, y te agradezco que me hayas permitido entrar en la vida de ambos. Nunca hubiera imaginado que traer a Santino a casa aquel día se convertiría en uno de los momentos más significativos de mi vida."

"La vida funciona de formas misteriosas". Eliza apretó suavemente la mano de Tomás. "Tú y Santino se necesitaban el uno al otro, así que el destino los unió".

Tomás ladeó la cabeza y cruzó ambas manos alrededor de la de Eliza. "Creo que todos necesitábamos encontrarnos".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Tomás se convirtió en una presencia estable en la vida de Santino en los años siguientes. Le enseñó a afeitarse y lo apoyó cuando el chico tuvo su primera ruptura.

Tomás y Eliza también se hicieron muy amigos. Entablaron una profunda amistad a medida que se iban conociendo mejor. Con el tiempo, se dieron cuenta de que se habían enamorado el uno del otro.

Cuando Santino terminó el instituto con diploma de honor, Tomás y Eliza organizaron una cena especial para celebrarlo. Se sentaron a la mesa y hablaron de los planes de futuro de Santino. Muchas instituciones le habían ofrecido becas, pero Santino sólo tenía un objetivo en mente.

"Voy a estudiar ciberseguridad en la academia de policía", dijo Santino.

Publicidad

"Se me da bien programar y quiero ser policía, como tú, Tomás".

"Pues el cuerpo tendrá suerte de tenerte", sonrió Tomás.

"Y yo me alegraré de verte vivir tu sueño de ser policía desde la relativa seguridad de un escritorio", añadió Eliza. "Ya paso bastante tiempo preocupándome por la seguridad de Tomás, y no quiero preocuparme también por mi hijo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Santino resopló. "Pero por qué no se casan de una buena vez".

"¡Santino!" Eliza miró boquiabierta a su hijo al otro lado de la mesa. "¿Quieres dejar de decir esas cosas? No sé de dónde sacas esas ideas".

"Es porque siempre se están mirando con ojos de cachorritos". Santino sonrió socarronamente mientras miraba de Eliza a Tomás. "Y sé que llevan saliendo en secreto desde hace un año. Accidentalmente oí a Tomás invitándote a salir".

Publicidad

Eliza miró a su hijo sorprendida. No sabía qué decirle, pero Tomás sí. Se levantó y dio un rodeo para colocarse junto a Eliza.

"A veces eres demasiado listo, Santino", dijo Tomás. "Ya que nos has tenido calados desde el principio, supongo que es justo que estés aquí para esto".

Tomás se arrodilló y le entregó un anillo a Eliza. "Eliza, ¿me harías el hombre más feliz del mundo?"

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Eliza aceptó la proposición de Tomás. Se casaron poco antes de que Santino se fuera a estudiar a la academia de policía. Aunque ambos echaban de menos a Santino, eran felices como recién casados.

Menos de un año después, Eliza descubrió que estaba embarazada. Tomás estaba extasiado, pero también profundamente preocupado. No podía olvidar lo que le había ocurrido a su primera esposa y se preocupaba por Eliza día y noche.

Publicidad

Cuando llegó el gran día, Eliza dio a luz a un precioso niño. Todo fue como la seda y Tomás no tardó en coger a su bebé en brazos.

"Bienvenido a la familia, Juan Santiago", susurró y besó a su hijo en la frente.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces la gente toma malas decisiones aunque sus intenciones sean buenas. Santino hizo lo incorrecto, pero una vez que Tomás y el dueño de la tienda comprendieron sus motivaciones, se dieron cuenta de que no era malo y merecía una segunda oportunidad.
  • Todo el mundo necesita una familia. Ya sean parientes de sangre o una familia encontrada, todos necesitamos personas en nuestras vidas que nos apoyen y enriquezcan nuestros días.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

"¡Limpia mis zapatos!": El dueño de una tienda escucha a su hijo burlarse de un niño cuya abuela trabaja de conserje - Historia del día

11 de junio de 2024

Familia confundida por frecuentes peleas de anciana vecina hasta que esposo entra accidentalmente en su casa - Historia del día

08 de mayo de 2024

Cajera se entera de que es propietaria de una empresa de 3,8 millones de dólares tras encontrar un testamento a su nombre - Historia del día

13 de junio de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Joven de 18 años dejó a su hijo recién nacido en hospital - Historia del día

20 de mayo de 2024

Novia no puede comprar su vestido de novia por prejuicios sobre el color de piel - Historia del día

04 de julio de 2024

Hombre rico entra en una tienda de comestibles y ve a su hijo trapeando el suelo - Historia del día

28 de junio de 2024

Del dolor al poder: Tres esposas que descubrieron los engaños y la indiferencia de sus esposos

01 de julio de 2024

Hija desagradecida humilla a su madre por ser pobre, luego la vida le da una lección - Historia del día

22 de abril de 2024

Huérfana reúne a un perro perdido con su dueño y gana una familia - Historia del día

18 de junio de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Una niña despierta del coma y dice: "Sé la verdad sobre mi madre" - Historia del día

17 de abril de 2024

Vine al restaurante para pillar a mi marido engañándome, pero lo que vi me rompió el corazón aún más

11 de marzo de 2024

Noto que desaparece dinero del alijo familiar y sigo al culpable - Historia del día

22 de marzo de 2024