logo
Nota sobre un bolso. | Foto: AmoMama
Nota sobre un bolso. | Foto: AmoMama

Niño recibe notas amenazadoras de su maestra hasta que su madre irrumpe en clase - Historia del Día

Guadalupe Campos
24 mar 2023
14:20

Charlie era un niño alegre y siempre sacaba buenas notas en el colegio. Sin embargo, las cosas cambiaron de repente y su madre empezó a preocuparse. Tras encontrar una nota amenazadora en la lonchera de su hijo, decidió que ya era suficiente.

Publicidad

Alicia se casó con el amor de su vida, Jaime, apenas terminada la universidad. Tuvieron un hijo juntos llamado Charlie. Charlie era un alegre estudiante de sobresalientes, lleno de energía y curiosidad.

Alicia había perdido recientemente su trabajo y había decidido hacer limonada de los limones y dedicarse mientras tanto a su familia como ama de casa. Afortunadamente, Jaime consiguió un trabajo mejor que le permitía mantener a la familia después de que Alicia perdiera el suyo.

Gracias a sus nuevas condiciones de vida, Alicia y Charlie pudieron pasar mucho más tiempo juntos. Alicia se adaptó inesperadamente bien a ser ama de casa. Fue difícil al principio, pero pronto aprendió a apreciar más el hecho de poder ver a su hijo crecer.

Cada día que pasaba, se volvían más cercanos y hablaban de casi todo. Descubrió muchas cosas que desconocía de su hijo, incluidos sus diversos intereses, como el anime y las artes marciales. Sin embargo, debido a sus limitaciones económicas, Alicia no pudo apuntar a Charlie a ninguna clase de artes marciales como él hubiera querido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Charlie volvía del colegio y hablaba sin parar con su madre sobre el día mientras la ayudaba a preparar la cena. Su vínculo era envidiable y parecía irrompible. Sin embargo, Charlie cambió de repente. Volvía de la escuela y se dirigía directamente a su habitación. Se había puesto triste y distante, algo que apenó profundamente a Alicia.

"Quédate después de clase y te daré una VERDADERA lección".

Éste no era el Charlie que ella conocía. Intentó hablar con él varias veces, pero él siempre decía que estaba bien o cambiaba totalmente de tema. Algo le pasaba a su hijo, y Alicia se sentía totalmente impotente porque él simplemente no se sinceraba con ella.

Un día, mientras Alicia vaciaba la mochila de Charlie después del colegio, encontró una nota en su lonchera. Decía: "Quédate después de clase y te daré una VERDADERA lección". Alicia se quedó desconcertada. Inmediatamente reconoció la letra.

La letra se parecía a la de la nueva profesora de Charlie, la señorita Nelson. Ella empezó a trabajar en la escuela más o menos en la misma época en que Charlie empezó a cambiar y a mostrarse más abatido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Alicia no tenía ninguna duda de que era la letra de la señorita Nelson. La recordaba de la última reunión de la Asociación de Padres y Profesores, que era inconfundible: ¡tenía una forma tan rara de trazar las “L”! La madre quedó convencida de que la señorita Nelson era la razón del estado de tristeza de su hijo.

Echando humos, Alicia se dirigió inmediatamente a la escuela de Charlie. Irrumpió en la clase de la señorita Nelson en mitad de la lección ante la mirada boquiabierta de sus atónitos alumnos.

"¡Señorita Nelson! ¿Qué es esto?" ladró Alicia, levantando la nota y agitándola en el aire furiosamente. Una sorprendida señorita Nelson miró a Alicia, sin habla.

Sin embargo, aunque la intención de Alicia de defender a su hijo como una leona con un cachorro era admirable, había una pieza clave del rompecabezas de esta historia que no había alcanzado.

Unas semanas antes...

La señorita Nelson estaba impartiendo una clase como de costumbre cuando uno de sus alumnos, Bruno, desvió su atención. Bruno era hijo de un magnate de los negocios local, rico y bien relacionado, y lo sabía muy bien. Se lanzaba en tromba, provocando a los demás niños, especialmente a Charlie.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Bruno le pasó una nota a Charlie. Charlie la leyó y se alteró notablemente, ya que sus ojos empezaron a lagrimear mientras Bruno lo miraba con una sonrisa de suficiencia. Charlie se recompuso, intentando no llorar, y escondió rápidamente la nota en su cuaderno.

"Señorita Nelson, ¿cuándo hay que entregar los deberes?", le preguntó una niña a la señorita Nelson, que seguía distraída intentando averiguar qué estaba pasando entre Bruno y Charlie.

"¿Señorita Nelson?", volvió a preguntar la niña. La señorita Nelson volvió a centrar su atención y prosiguió con la clase.

Después de la clase, la señorita Nelson revisó el cuaderno de Charlie una vez que todos se hubieron marchado, con la esperanza de encontrar algo. Pero no había nada: ninguna nota.

Publicidad

Al día siguiente, ocurrió lo mismo; Charlie recibió una nota, borrosa por lo que leía, y la escondió rápidamente debajo del pupitre. Sin embargo, la señorita Nelson decidió intervenir esta vez.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Bruno, ¿qué es la nota que le entregaste a Charlie?". preguntó severamente la señorita Nelson.

Conteniendo su sonrisa socarrona, Bruno contestó: "No tenía ninguna nota, señorita".

"Lo he visto, Bruno", continuó la señorita Nelson.

"Le juro que no había ninguna nota. Puede preguntárselo usted misma a Charlie, señorita", respondió Bruno con astucia. La señorita Nelson se acercó al escritorio de Charlie y miró debajo, pero no había nada.

Publicidad

"Charlie, ¿dónde ha ido a parar la nota?". preguntó la señorita Nelson.

"No había ninguna nota, señorita Nelson", respondió Charlie en voz baja, con un nudo en la garganta.

La señorita Nelson estaba segura de que algo pasaba. Quería llamar inmediatamente a la madre de Charlie, pero se dio cuenta de que no tenía pruebas de que su hijo estuviera siendo acosado. Además, sabía que Charlie no cooperaría con ella porque estaba claro que tenía miedo de Bruno.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

La Srta. Nelson decidió tomar cartas en el asunto antes de que las cosas empeoraran. Tenía que asegurarse de que la madre de Charlie encontrara una de las notas ella misma sin que Charlie la encontrara primero. Y como no podía encontrar ninguna de las notas de Bruno, ella misma plantaría una.

Publicidad

Escribió una nota que decía: "Quédate después de clase y te daré una verdadera lección", y la deslizó en el bolsillo trasero de Charlie. Su esperanza era que la madre de Charlie, Alicia, encontrara la nota cuando le revisara los pantalones antes de hacer la colada. Era una posibilidad remota, pero tenía que intentarlo.

"¡Idiota! Te advertí que si alguien se enteraba, mi padre despediría al tuyo inmediatamente".

La señorita Nelson esperó una reacción durante los días siguientes, pero fue en vano. Supuso que probablemente Charlie había encontrado la nota primero. Necesitaba encontrar un lugar donde Charlie no notara la nota pero su madre sí. Era casi imposible, pero finalmente pudo concebir un plan brillantemente sencillo.

Esperó hasta el final del día y metió otra nota en el recipiente del almuerzo de Charlie. Sabía que Charlie no miraría allí después de comer y que su madre la lavaría por la noche.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Al día siguiente, la madre de Charlie irrumpió en la clase en mitad de la lección gritando: "¡Señorita Nelson! ¿Qué es esto? Lo encontré en la mochila de mi hijo, por eso no ha sido él mismo durante casi un mes. ¿Quiere explicármelo?"

La señorita Nelson se sintió avergonzada y regocijada al mismo tiempo. Su plan había funcionado, pero el brusco ataque de Alicia fue un poco embarazoso.

Miró a Bruno con severidad y le dijo: "Creo que Bruno nos hablará de esta nota". Bruno hizo una mueca nerviosa, dándose cuenta de que estaba expuesto.

Bruno se sentó bruscamente y le espetó a Charlie: "¡Idiota! Te advertí que si alguien se enteraba, mi padre despediría al tuyo inmediatamente". Los ojos de Charlie se llenaron de lágrimas; no podía entender cómo su madre había encontrado la nota.

El corazón de Alicia se hundió instantáneamente en su estómago mientras el pánico se apoderaba de ella. ¡Había metido la pata hasta el fondo! Bruno era el hijo del nuevo jefe de su marido, y no estaban en condiciones económicas de perder su única fuente de ingresos. Aún sentía con fuerza la necesidad de defender a su hijo, pero entonces cayó en la cuenta: ¿a qué precio?

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Así que, tratando de moderar la situación imposible en la que ahora se encontraba, se dirigió a la señorita Nelson, insistiendo: "Conozco esta letra. ¡Es suya! Usted escribió la nota!"

La señorita Nelson se vio inmediatamente sorprendida. No esperaba que Alicia reconociera su letra tan fácilmente. Estaba entre la espada y la pared. Tuvo que confesar.

"Lo siento. Tuve que hacerlo. No iba a dejar de acosar a Charlie. ¡Y Charlie estaba demasiado asustado para contárselo a nadie porque estaba intentando protegerte a ti y a tu marido, Alicia!"

En ese momento, Bruno empezó a perder los estribos aún más, gruñendo a la señorita Nelson, diciendo: "¡Tú! ¡Cómo te atreves! ¿Sabe quién es mi padre?"

Publicidad

"¡Bruno! ¡Baja la voz! No me hablarás así...", empezó la señorita Nelson antes de que Bruno la interrumpiera bruscamente.

"¡No! ¡Baja tú la voz! ¡Mi padre y el director son mejores amigos desde hace años! ¡Tú también debes cuidarte! ¡Sólo espera y verás!" gritó Bruno antes de salir furioso del aula.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Unos minutos después, el director, el Sr. Collado, entró corriendo en la clase y dijo: "No sé qué ha pasado aquí, pero Tomás, el padre de Bruno, me llamó y dijo que estaría aquí en 10 minutos. Dice que quiere tener una conversación seria. Así que reunámonos en mi despacho".

Alicia y la señorita Nelson estaban nerviosas en previsión del caos que se desataría a continuación.

Publicidad

"Todo esto es culpa mía", dijo un arrepentido Charlie, sujetándose la cabeza con las manos.

"No, no lo es Charlie", le aseguró Alicia mientras le abrazaba cariñosamente.

"Sólo intentabas hacer lo correcto por tu familia", añadió la Srta. Nelson, cogiéndole suavemente del hombro en señal de consuelo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Al cabo de 10 minutos, se sentaron todos en el despacho del director. Bruno estaba allí con su padre, Tomás. Tomás parecía enfadado y Bruno tenía la misma sonrisa de suficiencia. Tomás saludó a todos en voz baja y continuó: "Bruno me lo ha contado todo, así que tendré que castigar a alguien". Una tensión palpable invadió la oficina mientras hacía una larga pausa.

Publicidad

"Y serás tú", dijo finalmente Tomás, volviéndose hacia su hijo.

"¿Qué? Pero papá, yo...", empezó un sorprendido Bruno antes de que su padre interviniera.

"¡No he terminado! Has hecho algo terrible, Bruno. Estás claramente equivocado. Ya que te gusta tanto repartir trozos de papel, a partir de mañana distribuirás las postales de mi tienda cerca de la escuela. Durante todo el mes".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Bruno intentó negarlo, pero su padre le lanzó una mirada que le paró en seco. Tomás se disculpó ante todos en nombre de su hijo. Todo el mundo estaba conmocionado pero claramente encantado con la decisión de Tomás.

Al día siguiente, Tomás llevó una pizarra interactiva nueva a la clase de la señorita Nelson y dio a los niños una charla sobre los peligros del acoso escolar. Explicó que él sufrió acoso de niño, pero que una conversación sincera con sus padres y el apoyo de éstos le ayudaron.

Publicidad

Animó a los niños a hablar con ellos sobre cualquier problema que pudieran tener. Bruno se sintió avergonzado durante toda la conferencia, haciendo todo lo posible por no encontrarse con las miradas de sus compañeros. Después de la conferencia de su padre, Bruno se disculpó ante Charlie, la señorita Nelson y todos sus compañeros.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Tomás también invitó a Charlie y a su padre a asistir a clases de judo con él y el director Collado a su costa para ganar confianza y aprender a protegerse.

Charlie estaba abrumadoramente emocionado por tener por fin la oportunidad de unirse a un club de artes marciales. Charlie se apasionó por este deporte y más tarde ganó varias competiciones. El padre de Charlie se hizo amigo del jefe gracias a estas clases, lo que además le ayudó a desarrollar su carrera.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No hay que intimidar a la gente. El acoso de Bruno a Charlie tuvo inmensas ramificaciones no sólo en Charlie, su profesor y los padres de Charlie sino, al final, en el propio Bruno.
  • Los niños deben hablar con sus padres sobre sus problemas. del mismo modo, los padres deben crear entornos que les permitan sentirse libres para hacerlo. La charla de Tomás a los niños es importante porque algunos niños sienten que no tienen un refugio seguro para expresar sus problemas, ya sea el acoso o cualquier otra cosa. Por lo tanto, es necesario tratar de fomentar esos entornos, empezando por el hogar y también fuera de él.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Mi suegra me facturó 3.360 dólares por cuidar de su propio nieto: así es como ajusté las cuentas

05 de julio de 2024

Mi nuera destrozó mi casa en secreto después de que me negara a intercambiar casas con ella - No me quedó más remedio que darle una lección de respeto

10 de junio de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Hombre rico le quita novia a un pobre y la vida lo castiga - Historia del día

17 de mayo de 2024

Encontré loción capilar para hombres en el baño aunque mi esposo es calvo — Su secreto destruyó mi matrimonio de 20 años

02 de julio de 2024

Hija de millonario humilla a mucama - Historia del día

26 de junio de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Perro ladra a ataúd durante funeral, hijo sospecha, lo abre y lo encuentra vacío - Historia del día

02 de julio de 2024

Colega descubre que una profesora llevaba meses viviendo en su automóvil - Historia del día

20 de junio de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Cajera se entera de que es propietaria de una empresa de 3,8 millones de dólares tras encontrar un testamento a su nombre - Historia del día

13 de junio de 2024

No pude contactar con mi esposo durante días – Luego mi suegra me llamó y me reveló la sorprendente verdad

27 de junio de 2024

Hombre abandona a su familia, 20 años después su hija ve a un mendigo y reconoce a su padre - Historia del día

08 de junio de 2024

5 historias de cuando los ricos deciden intimidar a los pobres y reciben karma instantáneo

07 de mayo de 2024