logo
Habitación desordenada. | Foto: Flickr.com/kylesorkness (CC BY 2.0)
Habitación desordenada. | Foto: Flickr.com/kylesorkness (CC BY 2.0)

“La vida sería mejor sin ti”: adolescente le grita a su mamá, al día siguiente ella desaparece - Historia del día

Cuando un adolescente se sintió molesto por el amor y el cariño de su madre soltera, arremetió contra ella diciéndole cosas hirientes que ninguna mamá querría oír. Al día siguiente, se despertó y se enteró de que ella había desaparecido de repente. ¿Adónde había ido?

Publicidad

Cuando Sara se casó a los veinte años con el amor de su vida, no podía creer que su deseo por fin se hubiera hecho realidad. Siempre quiso vivir con el hombre de sus sueños, pero no tenía idea de que su felicidad duraría poco.

Un año después de casarse, nació su primer hijo, Joe, y se imaginó criándolo junto a su esposo. La pareja quería mucho a su hijo, rezaba por su futuro y se esforzaba por darle lo mejor.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Ella vivía su mejor vida con su esposo y su hijo hasta que un día recibió una llamada del hospital y quedó impactada al enterarse de que el amor de su vida había tenido un accidente mortal.

“Lo sentimos mucho, pero no pudimos salvar a su esposo”, le dijeron los médicos unas horas después. “El impacto fue tan grave que no pudimos hacer gran cosa”.

Publicidad

Sara sintió un nudo en la garganta mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas. Sentía que todo su cuerpo temblaba de miedo porque nunca se había imaginado vivir sin su esposo. En ese momento, todo su mundo se vino abajo y no pudo hacer nada para no derrumbarse.

La repentina muerte de su amado infundió en su corazón un nuevo miedo de perder a Joe, lo que hizo que se preocupara aún más por él. Lo mimaba, le preparaba la comida y lo colmaba de amor, suponiendo que eso lo haría sentirse bien.

Con el paso de los años, el amor de Sara por Joe aumentó. Además de cocinarle comidas cuatro veces al día, hacer todas sus tareas y llevarlo a la escuela y de vuelta a casa, la madre también imponía muchas restricciones a su hijo adolescente.

A pesar de saber que los chicos se volvían rebeldes después de la pubertad, Sara nunca se daba cuenta de que su sobreprotección hacía que su hijo se distanciara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Joe salía a pasar el rato con sus amigos todos los días después de la escuela, pero Sara siempre lo obligaba a volver antes de la puesta de sol.

Ella creía que no era seguro permanecer al aire libre después del anochecer, pero el adolescente nunca entendió las preocupaciones de su madre. Siempre discutía con ella, intentando convencerla de que lo dejara jugar más, pero nunca lo conseguía.

“¡ESTOY HARTO DE TU AMOR, MAMÁ!, gritó Joe sin ningún remordimiento.

Con el tiempo, Joe empezó a estar resentido con su madre. Le mentía y pasaba el tiempo con chicos mayores que él en la escuela. Los veía intimidar a los demás, hacer comentarios denigrantes y violar las normas. Pronto comenzó a formar parte de su pandilla, mientras Sara ignoraba la malvada compañía de su hijo.

Cada vez que Joe invitaba a su mamá a un acto escolar, temía que hiciera algo embarazoso. Una vez fue a verlo jugar fútbol y él nunca pudo olvidar ese día porque las acciones de su madre lo hicieron sentir muy incómodo.

Durante el descanso, Joe estaba sentado con sus compañeros discutiendo la estrategia del equipo cuando vio a su mamá corriendo hacia él con un pastel en la mano.

Publicidad

“¡Oh, no!”, dijo mientras sentía cómo se sonrojaba.

“¿Esa es tu mamá?”, le preguntó un compañero.

“¡Qué adorable!”, dijo otro chico.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

En ese momento, Joe deseó que la tierra se partiera en dos y se lo tragara, porque ver a su madre corriendo hacia él en medio del campo era nada menos que una pesadilla para él. Se sintió muy avergonzado y quiso volver corriendo a casa.

Unas semanas más tarde, ocurrió otro incidente y Joe se sintió avergonzado delante de sus amigos. En lugar de hablar con su mamá para que comprendiera sus sentimientos, le gritó delante de todos.

Publicidad

“¡No quiero todo esto, mamá!”, le gritó mientras sus amigos lo miraban. “¿Por qué siempre me avergüenzas delante de mis amigos?”.

Sara observó en silencio cómo su hijo le gritaba. No podía creer que le faltara al respeto delante de todos, y mucho menos que le gritara. Su comportamiento le hizo perder la confianza en sí misma, y caminó lentamente hacia su automóvil, esperando que su hijo llegara para poder volver a casa.

Durante el trayecto en auto, Sara no pronunció palabra. Mientras tanto, Joe estaba ocupado enviando mensajes de texto a sus amigos, sonriendo a su teléfono mientras les enviaba mensajes divertidos. No se dio cuenta de lo dolida que se sentía su mamá, ni se disculpó con ella.

“¡No tienes derecho a faltarme al respeto de esa manera, Joe!”, dijo Sara rompiendo su silencio cuando llegaron a casa. Ella le gritó, esperando que él se sintiera avergonzado y se disculpara, pero lo que él hizo a continuación fue algo que ella nunca esperó.

“¡ESTOY HARTO DE TU AMOR, MAMÁ!, gritó Joe sin ningún remordimiento. Discutió con ella, tratando de decirle que estaba equivocada. Hacia el final de su pelea, el chico gritó:

“¡La vida sería mejor sin ti!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sara sentía que las palabras de su hijo le atravesaban el corazón. Se sintió herida porque había dedicado su vida a cuidar a Joe, pero él quería que ella se marchara.

Esa misma noche, la madre soltera decidió cumplir su deseo y, a la mañana siguiente, Joe no tenía idea de su paradero.

Después de revisar toda la casa, el chico se dio cuenta de que Sara había desaparecido. La llamó varias veces, pero ella no respondía, ni leía sus mensajes.

“¡Creo que sé dónde está!”, exclamó antes de marcar el número de su abuela. Sabía que Sara visitaba a menudo a su suegra.

“¡Hola, abuela!”, dijo. “¿Sabes dónde está mamá? ¿Está allí contigo?”.

Publicidad

“No, cariño”, respondió la abuela de Joe. “No está aquí”.

“Supongo que volverá pronto”, pensó y se fue a su habitación a jugar con la videoconsola. Era domingo por la mañana y Joe tenía toda la casa para él solo. Aprovechó para disfrutar de su libertad. Salió con sus amigos, volvió tarde, pidió comida rápida y durmió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Al día siguiente, el chico se despertó pensando que su mamá debía haber regresado. Sin embargo, su corazón dio un vuelco al no encontrarla por ninguna parte.

Como tenía que prepararse para ir a la escuela, no tener a Sara cerca le dificultaba las cosas. Ella siempre le servía tortitas, huevos y bocadillos recién hechos, pero ya no estaba allí. Triste, Joe abrió la nevera, pero estaba vacía. En lugar de comida, encontró un trozo de papel.

Publicidad

“Tienes que prepararte la comida cuando tu madre no esté, Joe. Buena suerte”. El chico leyó la nota en voz alta y se dio cuenta de que su mamá la había dejado allí para él.

A pesar de querer desayunar substanciosamente, Joe echó leche en su tazón de cereales, pensando en que su madre siempre le cocinaba comida fresca.

“¿QUÉ?”, dijo Joe dando un pisotón en el suelo. “¡No lo puedo creer!”.

Después de terminar su desayuno, el chico fue a prepararse para ir a la escuela. Rebuscó en su armario para encontrar una camisa limpia, pero se dio cuenta de que todas estaban en la cesta de ropa sucia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Qué me pongo ahora?”, preguntó enfadado y entró dando pisotones en el lavandero. Encontró otra nota encima del montón de camisas sucias.

Publicidad

“Ahora tienes que lavar la ropa tú mismo, Joe”, leyó en voz alta y sacudió la cabeza con decepción.

Como el adolescente no sabía usar la lavadora ni lavar la ropa con las manos, se puso una camisa sucia para ir a la escuela después de rociarse mucho perfume.

Por costumbre, Joe entró en el garaje después de arreglarse porque Sara siempre lo llevaba a la escuela en su auto. Sin embargo, se dio cuenta de que su madre no estaba allí cuando se acercó al vehículo. Vio otra nota pegada en el parabrisas del auto. Decía:

“Hoy tienes que tomar el autobús, Joe”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El chico fue a la escuela en autobús, se reunió con sus amigos, pero no les dijo nada de su madre. Después de pasar un día horrible, volvió a casa y encontró en su teléfono un mensaje de vídeo de ella.

Publicidad

“¡Hola, Joe!”, le dijo mientras estaba sentada dentro de un complejo turístico. “Decidí tomarme unos días libres de mis deberes maternales ya que no querías que interfiriera en todo lo que haces”.

Joe quedó boquiabierto al ver el vídeo. No podía creer que se estuviera divirtiendo en un resort.

“Si quieres una vida sin tu mamá, la vas a tener”, continuó ella. “Me aseguré de que tu deseo se hiciera realidad, cariño. Diviértete”.

“¿QUÉ?”, dijo Joe dando un pisotón en el suelo. “¡No lo puedo creer!”.

En lugar de responder al mensaje de Sara, el chico corrió a casa de su abuela para contárselo todo. Esperaba que ella lo ayudara, pero se equivocó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Abuela, tengo mucha hambre!”, se quejó. “¡Mira mi ropa! Hoy me puse una camisa sucia porque mamá decidió relajarse en una playa. No es justo”.

“Lo siento mucho, Joe”, respondió ella. “No puedo ayudarte porque no me siento bien”.

“¿Qué pasó, abuela?”, preguntó el chico, preocupado.

“Sabes que Sara me visita todos los fines de semana para darme un masaje, pero esta semana que pasó no vino”, respondió la abuela de Joe. “¿Puedes hacerlo tú en su lugar? Te lavaré la ropa y te daré de comer cuando me sienta mejor”.

“¡Dios mío!”, gritó Joe llevándose las manos a la cabeza. “¡No puedo! ¡No puedo!”.

Rápidamente se puso de pie y salió corriendo de la casa de su abuela. “¡Me voy!”, gritó y corrió hacia su casa. Mientras tanto, su abuela se rio y tomó el teléfono para llamar a Sara.

“¡La lección está aprendida!”, dijo, riendo entre dientes. “Ese chico te extraña mucho, Sara”.

Resultó que Sara lo había planeado todo con su suegra para darle una lección a su hijo. Ella le había contado a la mujer mayor que haría eso cuando él se portó mal con ella delante de sus amigos.

Publicidad

Al día siguiente, Sara visitó a la anciana como hacía todos los domingos y luego se fue a un centro turístico para grabar un mensaje de vídeo para Joe.

No recibir sus llamadas, dejarle notas y decirle a la abuela de Joe que no lo ayudara formaban parte de los planes de Sara. Quería darle una lección al su hijo y creía que su plan había tenido éxito.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Esa misma tarde, Joe volvió a casa con sus amigos después de jugar fútbol cuando le dijeron que querían visitar su casa. Esperaban que Sara les invitara pastel recién horneado, pero fruncieron el ceño al enterarse de que ella no estaba en casa.

“¡Adoramos a tu mamá, Joe!”, dijo el líder de su grupo. “Yo no tengo mamá, pero si la tuviera, me gustaría que fuera como la tuya. Es muy buena. Se preocupa mucho por ti”.

Publicidad

“¡Estoy de acuerdo!”, agregó otro amigo. “Tu mamá hace muchas cosas por ti. Te hace sentir muy especial”.

Después de escuchar lo que dijeron sus amigos, Joe no pudo evitar sentirse mal. Se le humedecieron los ojos al darse cuenta de lo grosero que había sido con su madre. Se arrepintió de haberle gritado en público, y en casa. “Lo siento mucho, mamá. Por favor, regresa”, pensó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando sus amigos se fueron, Joe entró en su casa y empezó a limpiar el desorden que había creado en su habitación y en la cocina. Vio algunos tutoriales en YouTube y lavó la ropa en la lavadora. Mientras tanto, fue a la cocina y se preparó pasta siguiendo una receta que había encontrado en Internet.

Publicidad

Mientras cocinaba, escuchó que se abría la puerta y vio entrar a Sara. “¡¡¡Mamá!!! ¡Regresaste!”, exclamó Joe y corrió a abrazarla. “Siento mucho todo lo que te dije”.

Sara lo rodeó con los brazos y sonrió. “No pasa nada, Joe. No pasa nada”, le acarició la espalda.

“¡Mamá, te quiero!”, exclamó él.

“Tú me completas. No puedo pasar ni un día sin ti”.

Sara se emocionó al ver a su hijo disculparse. Lo perdonó y le hizo prometer que no repetiría sus errores. “¡Te lo prometo, mamá! Nunca te trataré mal de nuevo”, le dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • Respeta siempre a tus padres: Muchos niños como Joe no respetan a sus padres y luego se arrepienten. Joe tuvo suerte de que su madre estuviera viva cuando se dio cuenta, pero algunos niños empiezan a respetar a sus padres cuando ya es demasiado tarde.
  • A veces, está bien ser egoísta: Sara tuvo que abandonar su casa para darle una lección a su hijo. Como madre, le resultaba difícil dejar a Joe en casa sabiendo que ni siquiera sabía prepararse la comida. Sin embargo, dio un paso egoísta por su bien y al final se sintió en paz cuando él se disculpó.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hijo adolescente se gastó los ahorros del funeral de la abuela en un juego — La familia le dio una lección

04 de julio de 2024

Hijo retira invitación a boda a su madre por negarse a regalarle $8.300 - Historia del día

06 de junio de 2024

Bebé fue robado del hospital, 5 años después la mamá ve una cara familiar en el cementerio

26 de abril de 2024

Niño se esconde en una casa espeluznante durante una tormenta y encuentra su foto entre las pertenencias del inquilino - Historia del día

25 de junio de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

5 historias de cómo ayudar desinteresadamente a desconocidos cambió para siempre la vida de las personas

25 de junio de 2024

Niña egoísta cambia de actitud cuando su madre se cansa de sus rabietas e idea una lección

15 de marzo de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Mi hijo y su novia embarazada me exigieron que cambiara el nombre de mi hija recién nacida

17 de mayo de 2024

¿Soy una mala madre por echar a mi hija embarazada?

07 de mayo de 2024

Mi corazón se detuvo al ver lo que mi suegra le hizo a mi hijo en su segundo cumpleaños

21 de marzo de 2024

4 historias reales de abuelas que tienen que elegir entre cuidar a sus nietos o tener tiempo para ellas

11 de abril de 2024

Me alejé de mi suegra por lo que le dijo a mi hija sobre mí cuando llegué al hospital

22 de marzo de 2024