logo
Ceremonia de casamiento. | Foto: Flickr.com/aresauburn (CC BY-SA 2.0)
Ceremonia de casamiento. | Foto: Flickr.com/aresauburn (CC BY-SA 2.0)

"¡Yo me opongo!": Hombre mayor interrumpe boda y un minuto después la policía detiene al novio - Historia del día

Guadalupe Campos
05 abr 2023
06:00

Estando en la iglesia con su amado, una joven miró al sacerdote cuando éste le preguntó si alguien tenía algún problema con el matrimonio. De repente, un hombre mayor irrumpió en la iglesia, diciendo al cura que se oponía a la boda.

Publicidad

"¡Eres muy hermosa!" le dijo Mario a Hilda minutos después de conocerla en una fiesta.

Hilda sintió mariposas en la barriga cuando lo vio mirarla de pies a cabeza. Habían pasado años desde la última vez que un hombre le había hecho un cumplido, y no recordaba lo que sentía que un hombre la tomara de la mano y la mirara a los ojos. Su última relación había sido desastrosa, con un ex maltratador y con problemas de ira.

Sin embargo, conocer a Mario en la fiesta de su amiga le dio un rayo de esperanza. Le hizo sentir que podía volver a probar suerte y salir con ese hombre que la miraba como si fuera la chica más guapa de la habitación.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mario no se separó de ella en toda la velada, haciéndole bromas y contándole todo sobre él. Quería impresionarla en su primer encuentro porque pensaba que era la chica perfecta para él.

Publicidad

Al día siguiente, Mario e Hilda se encontraron en un parque y, mientras paseaban juntos, hablaron de sus intereses, objetivos y problemas. La conversación no hizo más que estrechar sus lazos, lo que obligó a Mario a pedirle una cita al día siguiente.

"Hilda, creo que eres la chica que he estado buscando todo este tiempo", le dijo Mario. "¿Quieres ser mi novia?"

"¿Qué?" Hilda se llevó las manos a la cara y se cubrió la boca. No podía creer que el hombre que había conocido hacía dos días quisiera iniciar una relación con ella.

"¿Quieres ser mi novia?" Mario repitió su pregunta, mirando a Hilda a los ojos.

Publicidad

"¡Sí!", exclamó ella y lo rodeó con los brazos. "Seré tu novia, Mario".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Ella estaba encantada de empezar una relación con él porque su última pareja la había dejado con el corazón roto. Creía que el amor de Mario la ayudaría a recuperarse, sin saber que él le ocultaba secretos.

Publicidad

Sin embargo, cuando Hilda se lo contó a sus padres, un atisbo de duda asaltó sus mentes.

Pronto, Hilda le presentó a sus padres, y él no tardó en ganarse sus corazones. Les dijo que había perdido a sus padres muy joven y que los echaba mucho de menos.

"No te preocupes", le dijo la madre de Hilda. "Ahora somos tus padres, ¿vale? Puedes compartirlo todo con nosotros. Siempre estaremos aquí para apoyarte".

Hilda se sintió aliviada cuando su familia aceptó a su novio. Su aprobación le hizo creer que había tomado la decisión correcta al salir con él y pensó que estaba preparada para pasar el resto de su vida con él.

Publicidad

La pareja salió durante cinco meses antes de que Mario diera el siguiente paso. Llevó a Hilda a una cita en un restaurante caro y se arrodilló mientras todos lo miraban.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Hilda, quiero pasar el resto de mi vida contigo. Quiero compartir contigo todas mis alegrías y mis penas", le dijo Mario. "¿Quieres casarte conmigo?"

Todos en el restaurante vitoreaban, e Hilda no podía creer que Mario se le hubiera declarado delante de tanta gente. Sintió que el corazón le daba un vuelco cuando lo vio de rodillas, mirándola directamente a los ojos, esperando una respuesta.

"¡Sí!" dijo Hilda mientras lo tomaba de las manos y lo hacía ponerse de pie. Lo abrazó, y las lágrimas resbalaban por sus mejillas. No podía creer que el hombre al que más amaba quisiera pasar el resto de su vida con ella.

Como Hilda estaba perdidamente enamorada de Mario, no sentía que todo estuviera sucediendo demasiado deprisa. Un hombre al que sólo conocía desde hacía cinco meses de repente quería ser su compañero de vida, pero no podía darse cuenta de que quizás era un tanto apresurado.

Publicidad

Sin embargo, cuando Hilda se lo contó a sus padres, a ellos los asaltó la duda. Les pareció extraño que Mario le propusiera matrimonio tan pronto, pero sus sospechas desaparecieron cuando hablaron con él y vieron lo mucho que parecía amar a su hija. Pronto, la pareja empezó a preparar su boda, sin saber que el destino no les permitiría atar el nudo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante los preparativos, Hilda se fijó en muchas cosas de su futuro marido que nunca antes había visto. Durante una de las conversaciones, se dio cuenta de que a Mario le interesaba el lado material de las cosas.

"Estoy tan entusiasmado con todas las cosas que nos traerá la gente", dijo, con los ojos brillantes de codicia.

"Va a haber un montón de regalos caros. Estoy impaciente".

Aunque Hilda no le dijo nada entonces, le pareció extraño que pensara en los regalos. Ella quería que él hablara de su relación, de su futuro y de cómo se apoyarían mutuamente después del matrimonio, pero parecía que Mario estaba interesado en otras cosas.

Publicidad

"Supongo que se está comportando como un inmaduro", pensó Hilda, ajena a los planes de Mario.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Unos días antes de la boda, Mario se presentó en casa de Hilda y le dijo algo que ella no esperaba. "Creo que deberíamos hacer un acuerdo prenupcial. ¿Qué te parece?"

Publicidad

"Sí, creo que es una decisión inteligente", dijo Hilda después de pensarlo un momento. "Deberíamos estar preparados para lo peor".

"¡Exacto!" exclamó Mario. "¡Creo que deberíamos añadir una cláusula que diga que si inicias un divorcio, tendrías que pagar una fortuna!", rio fríamente.

A ella le pareció extraño que mencionara un acuerdo prenupcial, y no podía estar del todo segura de que estuviera bromeando al respecto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese mismo día, Hilda llamó a su abogado y le preguntó por la cláusula. Pensó que Mario estaba actuando de forma egoísta, pero el abogado le aseguró que esa cláusula era bastante común.

"No te preocupes, Hilda", le dijo el abogado. "La misma regla se aplicaría a Mario si inicia el divorcio".

"¿Me pagaría la misma cantidad?". preguntó Hilda.

"Sí", respondió el abogado.

"No tienes que preocuparte por nada. Mucha gente añade esta cláusula a su acuerdo prenupcial".

Hilda se sintió aliviada después de hablar con su abogado y se sintió fatal por pensar que Mario era un avaro. Le llamó y le dijo que firmaría el acuerdo prenupcial. Sin embargo, otro extraño incidente la hizo dudar de sus intenciones.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Unos días después, Hilda estaba limpiando los armarios de Mario cuando se topó con un certificado de divorcio a su nombre. "¿Qué es esto, Mario?". Hilda se enfrentó inmediatamente a él. "¡Nunca me dijiste que estuviste casado!".

Publicidad

"¡Eh, cálmate!", replicó él. "No es lo que piensas. Confía en mí".

"¿Cuánto más me estás ocultando, Mario? Nos vamos a casar dentro de unos días". gritó Hilda.

"Escúchame", la sujetó por los hombros y la hizo sentarse en la cama. "Este matrimonio fue un error. Era joven e impulsivo cuando me casé con esta mujer. Ahora es el pasado y no significa nada para mí".

"¿Por qué debería creerte?" Hilda puso los ojos en blanco y apartó la mirada.

"Te juro que este matrimonio no significa nada para mí", dijo Mario. "Lo único que quiero es olvidarlo, y ésa es la única razón por la que nunca te lo he contado. Confía en mí, cariño".

Publicidad

"¡Me caso contigo dentro de unos días y no tengo ni idea de quién eres!". Hilda empezó a llorar. "Ahora empiezo a dudar de mi decisión".

"Vamos", Mario la abrazó. "Sabes cuánto te quiero. ¿Por qué iba a mentirte, mi amor? Deja de llorar, por favor".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Una vez más, Mario despejó las dudas de Hilda con sus palabras tranquilizadoras y sus arrumacos. La convenció de que no guardaba ningún secreto, pero la verdad era otra.

"¡Estoy en contra de este matrimonio!", gritó un desconocido mientras caminaba hacia el altar.

Un día antes de la boda, Mario hablaba con alguien por teléfono en casa de Hilda.

"¡Si lo estropeas, no podré responder por mí mismo!", susurró, sin saber que Hilda le había oído.

Una vez que colgó, ella le preguntó con quién estaba hablando. "Lo que has dicho me ha parecido muy sospechoso. "¿Qué pasa, Mario?".

Publicidad

"Era mi ex novia", Mario puso los ojos en blanco. "Amenazaba con presentarse en la boda".

"¿En serio?" preguntó Hilda.

"Sí", dijo Mario con seguridad. "Ha perdido la cabeza o algo así".

Una vez más, Mario había conseguido engañarla, aunque el corazón de Hilda se inquietaba con cada punzada de duda y sospecha. Poco sabía él que ella se enteraría de sus verdaderas intenciones antes de lo que esperaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Hilda se levantó temprano el día de su boda y empezó a prepararse. Estaba emocionada por casarse con el hombre de sus sueños, pero no tenía ni idea de lo que le esperaba dentro de la iglesia. Estaba impaciente por ver el aspecto de su novio.

Una vez lista, se dirigió a la iglesia con su familia y quedó encantada al ver lo bien que se habían vestido todos para su gran día. Todos sus amigos y familiares la esperaban en el altar junto a Mario.

Caminó hacia el altar de la mano de su padre mientras todos la miraban. Cuando llegó junto a su futuro esposo, el sacerdote empezó a leer los votos matrimoniales. Luego, preguntó a los invitados si alguien estaba en contra de la unión.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Yo me opongo!", gritó un desconocido mientras caminaba hacia el altar. "No puedo permitir que Mario se case con esta chica inocente".

Publicidad

De repente, los invitados empezaron a cuchichear entre ellos mientras Hilda quedaba boquiabierta y conmocionada. Miró a Mario, que miraba furioso al hombre.

"Te lo advertí, Mario, ¿verdad?", refunfuñó el hombre. "Te negaste a escucharme, así que ahora debes cargar con las consecuencias".

De repente, un equipo de policías irrumpió en la iglesia mientras Mario intentaba escapar. Sin embargo, no pudo huir porque la policía había rodeado la iglesia por todos lados. Lo detuvieron y lo arrastraron fuera mientras Hilda no dejaba de preguntar qué estaba pasando.

"¿Adónde se lo llevan?", gritaba. "¿Qué has hecho, Mario? ¿Por qué no los detienes?".

Publicidad

Hilda se derrumbó en el suelo y lloró, en un ataque de nervios.

“¿Por qué me hizo esto? ¿Por qué jugó con mis sentimientos?”. Hilda pensó que se desmayaría del dolor de lo que estaba ocurriendo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces, el hombre que había cancelado su boda caminó hacia ella. "Siento mucho lo que estás pasando", le dijo. "La policía ha detenido a Mario porque se lo acusa de fraude reiterado".

"¿Qué?", se asombró Hilda. "¿Pero de dónde sacas eso?".

"Soy el padre de Mario", dijo el hombre. "Puede llamarme señor Benítez".

"Pero me dijo que sus padres habían fallecido", se sorprendió Hilda.

"Sé que sigue mintiéndole a las chicas", dijo el señor Benítez. "Cortó los lazos conmigo cuando descubrí que era un gigoló profesional y que saqueaba a las mujeres casándose con ellas por dinero".

Publicidad

"¿Qué?". Hilda no daba crédito a lo que oía.

"Hice todo lo posible por detenerlo, pero nunca me hizo caso", dijo el señor Benítez. "Me había dado por vencido con él hasta que la policía llamó a mi puerta un día preguntándome si mi hijo vivía aquí".

"Mario había dado mi dirección en todas partes porque sabía que la policía iría a por él", continuó el Sr. Benítez. "Me harté de esto pero sabía que no pararía”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Resultó que el señor Benítez se había puesto en contacto con Mario para advertirle cuando se enteró de lo de Hilda. El padre no quería que su hijo jugara con los sentimientos de Hilda, pero él se negó a escucharlo.

"¿Fuiste tú quien lo llamó ayer?", preguntó Hilda. "Me mintió diciendo que era su ex".

"Fui yo", dijo el señor Benítez.

"Lo llamé, pero no me hizo caso. Así que tuve que llamar a la policía".

Todo lo que Mario hizo en los últimos meses empezó a tener sentido para Hilda. Por fin entendía por qué había estado actuando de forma tan extraña.

Publicidad

"¡Gracias por salvarme, Sr. Benítez!", dijo. "Estoy en deuda con usted".

Pronto, el caso de Mario fue llevado a los tribunales, y el juez le ordenó indemnizar a todas las mujeres a las que había estafado. Unos meses más tarde, Hilda recibió su parte de la indemnización, pero decidió no quedársela.

"Esto es para usted, Sr. Benítez", le dijo mientras le entregaba el dinero. "¡Gracias por hacer lo correcto y salvarme!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No puedes salirte con la tuya engañando a la gente. Mario pensaba seguir casándose con mujeres por dinero, sin saber que pronto lo pillarían. No habría estafado a varias mujeres si hubiera sabido que su padre lo enviaría a la cárcel algún día.
  • A veces, tienes que dar un paso difícil por tus seres queridos. No fue fácil para el Sr. Benítez enviar a su hijo a la cárcel, pero lo hizo porque quería darle una lección a Mario.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Bradley Cooper, padre "al 100%", se reconcilia con la madre de su única hija y consideran "volver a estar juntos", dice fuente

08 de diciembre de 2022

Mamá felizmente adopta a su esperado hijo — Se queda viuda en sólo 10 días

25 de marzo de 2023

Hombre le devuelve cartera perdida llena de dinero a señora de 93 años y rápidamente se hacen amigos

10 de enero de 2023

La esposa de Matthew McConaughey agradeció emotivamente a su suegra cuando cumplió 90: ella valora que vivan juntas en la misma casa

03 de febrero de 2023

Pese a su fortuna, Sandra Bullock cambia pañales, lava ropa y prepara almuerzos: se preocupa por sus hijos 24/7

01 de febrero de 2023

Melody Thomas Scott ocultó un romance con el padre de su primer bebé e intentó tener su "varón soñado" con el padre del segundo

07 de marzo de 2023

Richard Gere abraza amorosamente a su esposa durante inusual aparición pública: "El amor no tiene límites"

26 de febrero de 2023

Adolescente lleva a su abuela a su primer baile de graduación para darle los mejores recuerdos en sus últimos meses

11 de diciembre de 2022

Brendan Fraser ya no es un "recluso" tras entrar y salir de hospitales durante 7 años: su amada Jeanne está con él

09 de diciembre de 2022

Amante del novio irrumpe en su boda vestida de novia intentando llegar a la aterrorizada a la novia

28 de marzo de 2023

Tras años de espera, papá soltero gay adopta a niño abandonado a las 2 semanas de vida — Ahora no podrían ser más felices

27 de marzo de 2023

Jennifer Grey vive la mejor parte de su vida tras "arruinar su carrera" por una cirugía y sentirse "invisible" durante años

07 de diciembre de 2022

Hugh Jackman y su esposa desde hace 26 años crían con orgullo a sus dos hijos, por quienes pasaron por "dolorosos" abortos espontáneos

03 de marzo de 2023

Abuelo llora al cargar por primera vez a su bisnieta que lleva el nombre de su amada esposa fallecida

16 de febrero de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited