logo
Entrada de un bunker | Foto: Getty Images
Entrada de un bunker | Foto: Getty Images

Niño perdido se esconde de la lluvia en un búnker del bosque, ve un hombre enorme que cierra la puerta tras él - Historia del día

Susana Nunez
13 abr 2023
23:00

Jaime se unió a los boy scouts, pero sus padres no querían que fuera de excursión al bosque. Igual fue y descubrió un búnker en lo profundo del bosque, donde un hombre grande y extraño lo encerró y se quedó mirándole con gesto adusto.

Publicidad

"Jaime, no sé si es una buena idea. Sé que el hecho de que tu padre formara parte de los boy scouts es estupendo para un niño en edad de crecimiento, pero ¿una excursión por el bosque con un profesor? No me parece", le dijo Bridget a su hijo, cuando le pidió que firmara el permiso para ir.

"Pero todos van, mamá. ¡Por favor!", suplicó el adolescente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Igual no me gusta". Bridget seguía negando con la cabeza. Jaime no sabía qué hacer. Era imperioso para él que ella accediera. Esta era una gran oportunidad de encajar.

Jaime era un marginado en el colegio público debido a su origen. Su familia solían tener dinero, así que estaba acostumbrado a colegios privados, uniformes y lujos. Sin embargo, su padre, Oliver, perdió su negocio y todo su estilo de vida cambió.

Publicidad

En un principio, el adolescente estaba encantado con el cambio. Le gustaba la idea de ir a un colegio normal, tener amigos normales, hacer travesuras, ensuciarse y tener grandes experiencias. Estaba algo harto de estar rodeado de pequeños príncipes mimados.

Por desgracia, a los chicos del nuevo colegio no les caía bien. A pesar de su nuevo estilo de vida, sus padres le obligaron a llevar ropa elegante el primer día, y no cedieron. Así que todos se burlaron de Jaime, y un compañero le llamó "principito".

Sus padres seguían obligándole a llevar ropa bonita, pero Jaime empezó a llevar un conjunto normal y unas zapatillas de deporte escondidos para cambiarse todos los días justo antes de entrar. De este modo se quitó el apodo de encima, pero aún no tenía amigos.

Todo lo que había conocido antes, como viajar a lugares exóticos, practicar esgrima y comer comida cara, era totalmente ajeno a sus nuevos compañeros. No pudo encontrar puntos en común para entablar amistad hasta que vio una hoja de inscripción para boys scouts.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Su padre le animó a unirse al grupo. "Yo también fui boy scout, Bridget. Es estupendo. Enseña a los chicos habilidades para la naturaleza, trabajo en equipo e independencia. Será estupendo para Jaime", dijo al ver las dudas de su esposa.

Su madre no estaba segura, pero finalmente cedió, ya que sus reuniones de boy scouts eran allí mismo, en el colegio. "Supongo que no puede ser peor que hacer deportes con esos niños revoltosos, ¿no?", concedió.

A Jaime le iba bien en el equipo, pero ahora iban a hacer una excursión por el bosque y su madre dudaba.

"Mamá, por favor, va a ir todo el equipo. ¡Tengo que ir! No lograré hacer amigos si no voy a estas excursiones", explicó Jaime. Bridget seguía negando con la cabeza cuando Oliver entró por la puerta.

"¡Papá! ¡Papá! Por favor, tienes que firmar esto, ¡por favor!". Jaime se acercó a él rápidamente.

"Espera, espera. ¿Qué es eso?", preguntó su padre, dejando el maletín y cogiendo sus gafas de leer. "¿Un viaje de senderismo?".

"Sí. Van los boy scouts", asintió Jaime.

"¡Él no va!", intervino Bridget, cruzándose de brazos.

Publicidad

"¡Mamá!", se quejó.

"¿No quieres que vaya?", le preguntó el padre a Bridget.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¡No! Es peligroso. No conozco a ese profesor y no conozco a esos chicos. No puede ir", respondió ella. Su tono era autoritario y definitivo.

"¡Por favor, mamá!", volvió a quejarse Jaime.

"Hijo, tal vez, puedas ir la próxima vez. Cuando tengamos tiempo de conocer al jefe de tu tropa y eso", dijo Oliver. No estaba exactamente de acuerdo con su mujer, pero no tenía elección.

"¡NO! ¡Esto no es justo!", añadió Jaime.

"Nuestra decisión es definitiva, Jaime. Una queja más y te sacaremos del grupo", amenazó Bridget, señalando a su hijo y enarcando las cejas.

Publicidad

"¡ME ESTÁN ARRUINANDO LA VIDA!, gritó Jaime. Corrió a su habitación y dio un portazo.

Aquel día se negó a comer y a salir de su cuarto, incluso cuando Oliver llamó a la puerta para hablar con él.

"Déjale que tenga su rabieta. No va. Odio que haya tenido que dejar la esgrima. Era mucho mejor para él. Más seguro y con profesionales de verdad", se quejó Bridget en su dormitorio.

"Siento haberlo perdido todo, Bridget. Siento que no podamos recuperar nuestras antiguas vidas. Pero este viaje no es peligroso. Si sigues intentando proteger a tu hijo de las cosas normales, será un adulto inútil. Y nos odiará por ello", intentó razonar Oliver, pero su mujer no quería oírlo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"No va a ir. Y punto", dijo ella, se dejó caer en la cama, se cubrió con la sábana y se puso de lado, apartando la mirada de Oliver.

"Está bien", suspiró. Tendrían que arreglar las cosas, y Jaime tendría la oportunidad de ir de excursión dentro de unos meses.

"¡Jaime! ¡Basta ya de rabietas! ¡Es hora de desayunar! Vamos!", gritó Bridget, aporreando la puerta de su habitación. Agitó el pomo, pero no se movió.

Oliver salió del dormitorio y le preocupó que su mujer tratara a su hijo con demasiada dureza. "Déjalo. Al final saldrá", sugirió.

"¡No! ¡Tiene que salir ya!", dijo Bridget con petulancia. "¡Jaime! ¡Jaime! Si no sales ahora mismo, ¡venderé tu teléfono y tu PlayStation por Internet! ¿Es eso lo que quieres?".

"Por favor, cálmate. Intentaré hablar con Jaime", dijo Oliver, y ella se apartó de la puerta. Intentó utilizar una voz persuasiva y decirle a su hijo que todo iría bien. "Por favor, Jaime. Vamos a desayunar".

Jaime no respondió nada. Oliver frunció el ceño. Acercó la oreja a la puerta y se inclinó más. Nada. El silencio era algo más que un tratamiento de hielo adolescente. Era como si se hubiera ido. "Tráeme las llaves, Bridget", le pidió, y ella enarcó las cejas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Oh, no", dijo ella y corrió a buscar las llaves. Abrieron la puerta rápidamente y vieron confirmados sus temores. Jaime se había ido. El jovencito había falsificado la firma de su madre y huido; era la única manera que había encontrado de ir a la excursión.

"¡Eh, niño rico! ¡Seguro que eliges la ruta más segura! No te atreverías a ir por el sendero largo!", se burló uno de los boy scouts, Carlos, y los demás se rieron. Todos estaban en las clases de Jaime en la escuela.

A ninguno le entusiasmaba la idea de ser amigos suyos. "¿Por qué? ¿Tú vas por el camino peligroso?", se burló Jaime, sabiendo muy bien que ellos tampoco irían.

"No, pero no soy un principito como tú, ¿verdad?", replicó Carlos, y todos volvieron a reírse.

Publicidad

Su excursión por el bosque iba a dividirse en dos rutas en algún momento. Los exploradores más experimentados debían ir con el señor Bencomo, el jefe de su equipo.

Los scouts más nuevos irían con Jacobo, un estudiante universitario que se había ofrecido voluntario para ayudar al señor Bencomo. Él había formado parte de su equipo años atrás.

Sin embargo, los chicos podían elegir con quién querían ir, y Jaime necesitaba demostrar su valentía. "Yo voy con el señor Bencomo. ¿Ustedes también?", dijo mirando a Carlos y sus amigos.

Jaime se acercó al señor Bencomo, que accedió a que se uniera. Los otros chicos vieron sus acciones y decidieron seguir el camino peligroso. Pronto se separaron y empezaron a trabajar en lo que habían aprendido.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Chicos, síganme de cerca. Aquí hay varios senderos a medias que pueden confundirlos; son caminos mucho más duros donde la gente se pierde fácilmente", advirtió el señor Bencomo, y todos asintieron.

"Apuesto a que tú no irías por esos senderos, ¿verdad, principito?". Carlos empezó a burlarse de nuevo, y Jaime se cansó.

"Cállate. Claro que no lo haría. No soy un idiota que quiere perderse", puso los ojos en blanco.

"Oooooh, ¿así que te da miedo el bosque?". Los chicos volvieron a reírse.

"Vale. Yo iré si tú vas", sugirió Jaime.

"No. ¿Por qué iba a ir contigo?", preguntó Carlos, frunciendo el ceño.

"Ah, ¿así que eres tú el que tiene miedo?", se burló esta vez Jaime.

Los chicos se enzarzaron en una discusión y, finalmente, Carlos accedió. Esperaron a que el señor Bencomo se distrajera y tomaron uno de los otros senderos.

Unos minutos después de perder a la tropa, Carlos preguntó: "Todos estos senderos llevaban al mismo sitio. ¿Verdad?".

"Creo que sí", respondió Jaime, pero no estaba seguro.

Publicidad

Tras unos minutos más, Carlos dijo: "Voy a volver. Esto es estúpido".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Jaime se volvió, lo vio corriendo por donde habían venido y se echó a reír. "¡Mira cómo huyes!", gritó bromeando y siguió caminando. Estaba decidido a terminar el sendero, que tenía que conectar con los demás en algún momento.

No fue así. El sendero terminaba en algún punto, y no había nada alrededor. Jaime estaba en medio del bosque, perdido, hambriento y asustado. Tomó una barrita energética de su morral y pensó rápidamente. Podía volver por el sendero e intentar encontrar a su tropa por allí. O tal vez, podría atravesar por los árboles y verlos a medio camino.

Mientras decidía qué hacer, todo se oscureció alrededor, y el adolescente miró la hora en su teléfono. De inmediato se dio cuenta de que habían pasado muchas horas. Era casi de noche, y se suponía que la excursión terminaría antes de la 5.

Publicidad

Su teléfono no tenía notificaciones porque lo había puesto en modo avión, pero lo activó ahora para pedir ayuda. Sin embargo, estaba tan metido en el bosque que no había señal. Jaime se movió de un lado a otro, intentando conseguir cobertura para poder llamar a sus padres.

Una gota cayó sobre su teléfono y se dio cuenta de que estaba a punto de llover a cántaros. Miró a su alrededor, recordando lo que les habían enseñado sobre refugio, seguridad y calor. Pero no había nada que pudiera utilizar. Comenzó a correr y divisó una puerta en medio del bosque.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Eso es un búnker", dijo en voz baja, corriendo hacia él mientras la lluvia caía con más fuerza. Por suerte, la puerta estaba abierta y entró, bajó tres escalones y encendió la linterna de su teléfono para ver en la oscuridad.

Publicidad

Encontró un interruptor de la luz, que funcionó, pero le sorprendió el búnker. Estaba lleno de cuadros, cubos de pintura, pinceles y demás. Incluso las paredes tenían dibujos, aunque eran obras abstractas que Jaime no podía descifrar.

Alguien era el dueño de este lugar, y pensó que quizá no había sido buena idea irrumpir en su interior. El adolescente estaba a punto de marcharse e intentar encontrar otro lugar cuando oyó unas botas bajando los escalones.

Al principio, pensó que era un oso, porque la silueta era enorme. Pero un hombre bajó y cerró la puerta del búnker tras de sí. Jaime estaba a punto de gritar cuando el hombre se precipitó hacia delante y le tapó la boca.

"¡No grites! A Scooter no le gustan los gritos", le dijo el hombre con un retumbar profundo y grave.

Jaime golpeó al hombre para quitárselo de encima, pero un crujido resonó en el bosque. Un dolor abrasador le subió por la mano. Al mirarla notó que su dedo meñique se había torcido en la posición más extraña, y empezó a llorar.

"Oh, mira lo que has hecho", comentó el hombre, suspirando, y se fue a un rincón a rebuscar en algo. Jaime no podía abrir los ojos por el dolor, pero sintió acercarse un cuerpo cálido y agradable y se dio cuenta de que era un perro.

Publicidad

"Este debe ser Scooter, de quien hablaba el hombre", pensó mientras respiraba a pesar del dolor y palpaba el pelaje del perro.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Vamos, chico. Siéntate", dijo el hombre, y Jaime parpadeó. Lo vio sentado en un taburete con otro delante, así que se sentó allí. El desconocido le cogió la mano y se la inspeccionó. "Esto puede doler".

"¡Ay!", gritó Jaime. Pero el hombre le había arreglado el dedo retorcido y lo estaba envolviendo en un paño.

"Gracias", dijo Jaime, aun llorando por el dolor.

"Tienes mucho que agradecer, chico. Nunca deberías dejar un búnker abierto de esa manera. Aquí tengo comida, y vi a un oso salvaje husmeando justo después de que entraras. Por eso corrí a cerrar la puerta", dijo el hombre.

Publicidad

Los ojos de Jaime se agrandaron, pues no tenía ni idea. "Gracias… esta vez de verdad. Soy Jaime", dijo, sin aliento.

"Soy Noah", asintió el hombre mientras remendaba al adolescente. "¿Qué haces aquí?".

"Yo… soy boy scout", empezó Jaime y le contó lo ocurrido, terminando con: "Fui muy estúpido".

"Sí, lo fuiste, chico. No puedes caer en la burla o el acoso. ¿A quién le importa lo que piensen los demás?".

"No lo sabes todo", murmuró el adolescente, bajando la mirada.

"Cuéntame. Lloverá durante un rato y no podré guiarte de vuelta a un lugar seguro hasta que deje de llover", instó Noah. Jaime le contó todo sobre sus padres, su estilo de vida, los problemas de dinero, el cambio, el nuevo colegio, cómo quería ser un chico corriente, la sobreprotección de su madre, etc.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Noah escuchó con atención, y eso se sintió genial.

"Entonces, ¿este es tu búnker?", preguntó el adolescente con curiosidad.

"Sí, y mi hogar".

"¿Las has pintado tú? ¿Qué historia hay detrás?", continuó Jaime.

"Es una larga historia".

"Sigue lloviendo", añadió el chico, sonriendo.

Noah le habló de su vida. "Mi prometida y yo fuimos enviados a Irak. La vi morir… No entraré en detalles, pero fue malo. Después me dieron el alta y fue como si hubiera perdido la cabeza. Encontré este búnker y me escondí aquí, sin querer enfrentarme al mundo en absoluto", explicó el hombre.

"Pero ahora estabas fuera".

"Después de tantos años, tuve un sueño. Mi prometida estaba allí, y me di cuenta de que estaba malgastando mi vida y ella había perdido la suya. Estaba siendo desagradecido por esta oportunidad que otros no tuvieron".

"Así que decidí buscar un terapeuta, y ahora tengo citas semanales. El médico me convenció para que empezara a pintar mis emociones. Eso es todo", asintió Noah.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Jaime sonrió torcidamente. "Son bonitos, pero solo son colores".

"Las emociones no tienen forma, supongo", asintió Noah. "¿Sabes? Tienes suerte de que tus padres quieran que estés a salvo. Yo no tengo a nadie con quien volver a casa ni nadie que se preocupe por mí, excepto quizá mi terapeuta. Pero apuesto a que tu madre está ahora moviendo cielo y tierra para encontrarte".

"Sí, probablemente", asintió Jaime, y justo entonces, un fuerte golpe sacudió el búnker.

"¡Policía! ¡Abran!", gritó una voz masculina.

"¿Lo ves?". Noah inclinó la cabeza hacia Jaime y abrió el búnker.

Publicidad

Jaime se levantó y, de repente, su madre bajó volando los escalones hacia él. "¡Oh, mi bebé! ¡Mi bebé! ¡Mamá está aquí! Estás a salvo!", dijo Bridget, meciéndolo en sus brazos. "¡Quiero que detengan a ese secuestrador!".

"¡Mamá! ¡No! ¡Este hombre me protegió de un oso! También me arregló el dedo roto", añadió Jaime, mostrándoselo a su madre.

"Oh. Ya veo. Lo siento, señor. Gracias. Estaba tan preocupada", dijo Bridget, con lentas lágrimas cayendo por las comisuras de sus ojos.

Oliver también estaba allí, y Jaime lo vio hablar con Noah y finalmente estrecharle la mano. "Vámonos", dijo su padre al cabo de un rato, y todos salieron del búnker. Por suerte, había dejado de llover y llevaban linternas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Gracias, Noah", dijo Jaime mientras se alejaban.

"Cuídate, amigo. Y aprecia lo que tienes", dijo Noah.

Jaime sonrió al hombre y siguió caminando. Su madre no le soltaba la mano. En casa, ambos empezaron a sermonearle, pero él les pidió que se sentaran como adultos, lo que les sorprendió. Pero lo hicieron.

"Sé que hice mal, pero mamá, este viaje era importante. Necesito ser un niño normal. Sé que los dos me quieren y desean que esté a salvo. Pero estoy bien. Siempre odié a mis compañeros de clase en las escuelas privadas", reveló Jaime.

Sus padres estaban sorprendidos, pero atentos a sus palabras.

"Yo solo quería correr y ensuciarme con otros niños. Estoy bien en este colegio, y soy un adolescente. Necesito conocer el mundo. Conocer hoy a Noah ha sido lo más interesante que me ha pasado nunca. Aprendí mucho de él en apenas una hora a su lado".

"No pueden mantenerme en una burbuja. Debo comenzar a vivir experiencias reales. Necesito espacio para crecer. Por favor", suplicó el adolescente.

Oliver miró a su mujer e inclinó la cabeza hacia un lado. Ellos habían conversado muchas veces por esta situación, pero durante la búsqueda de Jaime, quedó claro que él no hubiese huido si ella no hubiera sido autoritaria.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Vale", dijo finalmente Bridget. Ella y Oliver acordaron darle más espacio a Jaime siempre que siguiera respetando las normas y se comportara adecuadamente. Eso no era un problema para él. Solo necesitaba que dejaran de sobreprotegerle.

Jaime también empezó a ver a Noah en la ciudad y le encantaba hablar con él sobre su vida. Les contó a sus padres todo sobre él y cómo no tenía a nadie. Por eso le invitaron a cenar varias veces. Un día, Noah trajo un cuadro nuevo.

"Conocerte lo inspiró", dijo, y Jaime se sintió de maravilla porque los colores eran brillantes y serpenteaban poéticamente por el lienzo. A Bridget también le encantó el cuadro. Pronto, Noah se convirtió en un hermano mayor para él.

Publicidad

Sus historias sobre el camino y los intentos de recuperación inspiraron a Oliver para lanzar una nueva empresa y perseguir sus sueños una vez más. Jaime podía hablar con Noah de todo, sobre todo de cosas que sus padres no entendían, aunque se esforzaban por mejorar.

"Sabes escuchar", le dijo el adolescente, y Noah se lo tomó muy a pecho. Creó un grupo de apoyo en su ciudad al que acudían otros veteranos y personas que habían sufrido grandes pérdidas. Allí compartían y se daban cuenta de que no estaban solos.

Jaime convenció a su profesor para que dejara a Noah ir a hablar a su clase, y su nuevo amigo impresionó a todos, sobre todo cuando terminó su discurso con unas poderosas palabras.

"Mi amigo, Jaime, es la razón por la que tuve el valor suficiente para venir aquí y reincorporarme al mundo plenamente".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de aquel día, Jaime por fin hizo amigos de verdad. Siguió yendo de excursión con los boy scouts, se unió al equipo de baloncesto y se convirtió en un adolescente normal.

Cuando su padre volvió a tener éxito, él siguió siendo el mismo chico que quería experimentarlo todo en la vida. Y Noah encontró su sanación ayudando a los demás.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Sobreproteger a tus hijos no les ayuda a crecer y madurar. Todos los padres quieren que sus hijos estén seguros, pero protegerlos de las experiencias típicas les priva de oportunidades para crecer.
  • Compartir tus heridas emocionales es el primer paso hacia la sanación. Gracias a su grupo de apoyo, Noah aprendió que compartir el dolor es la mejor forma de sanar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Esta estrella infantil perdió su casa y abandonó Hollywood — A los 42, cambió su icónico pelo rojo por un atrevido corte de pelo y barba

04 de junio de 2024

Oí susurrar a mi esposo y a nuestra niñera - El secreto que ocultaban destruyó todo en lo que creía

13 de mayo de 2024

Del dolor al poder: Tres esposas que descubrieron los engaños y la indiferencia de sus esposos

01 de julio de 2024

Me molestó que mi abuelo solo me dejara un viejo apiario hasta que me fijé en los panales de abejas - Historia del día

22 de abril de 2024

Tras la muerte de su madre, sus hijos encuentran una vieja puerta oxidada detrás de su armario - Historia del día

26 de junio de 2024

Oí el malvado plan de la pareja de mi madre viuda - No lo dejé salirse con la suya

13 de junio de 2024

Mi mamá desenmascaró a la niñera que durante 5 años fue considerada parte de nuestra familia

27 de marzo de 2024

Este niño "superhéroe" es hijo de un gran cantante — Se enfrentó al cáncer con sólo 3 años y su padre renunció a la fama para estar con él 24/7

24 de junio de 2024

Bebé fue robado del hospital, 5 años después la mamá ve una cara familiar en el cementerio

26 de abril de 2024

Hijo se burla a diario de su pobre madre y encuentra una nota después de que se la lleva la emergencia - Historia del día

12 de junio de 2024

Mi esposo insistió en conservar un misterioso óleo de una mujer - Su razón secreta me sorprendió

10 de marzo de 2024

3 historias de los encuentros más inesperados entre esposas y amantes

05 de abril de 2024

Adolescente sin hogar lucha para devolver la cartera perdida a un anciano y al día siguiente va a la universidad - Historia del día

26 de junio de 2024

Me entristecía que mi abuelo sólo me hubiera dejado un viejo colmenar hasta que me fijé en las colmenas - Historia del día

09 de abril de 2024