logo
Un anciano con una tarta de cumpleaños. | Foto: Getty Images
Un anciano con una tarta de cumpleaños. | Foto: Getty Images

Maestros se acercan a felicitar al conserje de la escuela en su cumpleaños 75: "Ustedes son mi única familia", dice - Historia del día

Georgimar Coronil
13 ene 2023
13:20

Un hombre se sentía orgulloso de haber cumplido 75 años, pero no tenía familia con quien compartir su felicidad. Además, pensaba dejar de trabajar, sin saber que su vida pronto daría un giro diferente.

Publicidad

David era uno de los conserjes más simpáticos de la escuela. Además de mantener el instituto limpio, siempre estaba dispuesto a ayudar a los profesores a llevar los libros de la biblioteca al aula. Cualquiera que necesitara ayuda en la escuela sabía que podía contar con David.

El anciano se levantaba todos los días y se preparaba para ir a trabajar. Era el conserje del mismo colegio desde hacía 25 años y consideraba su trabajo una parte importante de su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Hacía décadas, su mujer había fallecido repentinamente poco después de casarse, y desde entonces, David vivía solo. No tenía hijos ni familia que cuidar, así que ir a la escuela era algo que esperaba con ilusión cada día.

Publicidad

"¿Por qué no dejas de trabajar y te quedas en casa, David?", le preguntaban los profesores. "Te mereces descansar y disfrutar de tus días posteriores a la jubilación".

Pensar en dejar de trabajar ponía ansioso a David. ¿Qué haría sentado solo en casa? se preguntaba. Nunca quiso pensar en la jubilación, pero en el fondo sabía que algún día tendría que dejar de trabajar.

Al volver a casa del trabajo, David ojeaba a menudo las revistas de cocina que le regalaron unos amables profesores porque conocían su pasión por la repostería. Todas las semanas llevaba galletas y pan recién horneados al colegio y se los servía a los profesores durante el recreo.

"¡Qué ricas están estas galletas, David!", dijo Samantha, la profesora de inglés. Era una de las pocas docentes que disfrutaban de la compañía de David y alababan sus amables esfuerzos. Mientras tanto, otros profesores no le tenían cariño y deseaban que dejara pronto el trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, mientras David estaba en la escuela, empezó a pensar en su vida. "¿Debería dejar mi trabajo?", se preguntó. A diferencia de otras personas, la motivación de David para trabajar no era el dinero. Eran los profesores que apreciaban su esfuerzo y disfrutaban de su compañía.

Sin embargo, sentía que perdía fuerza a medida que envejecía. "Dentro de una semana cumpliré 75 años. Creo que ahora debería quedarme en casa", pensó.

Ese día, durante el recreo, le contó a Samantha lo que había estado pensando. "Estoy pensando en dejar de trabajar. Creo que debe de haber alguien más que necesite este empleo para llegar a fin de mes, ¡y yo ya soy un viejo!".

"¡Oh, David! Te echaremos tanto de menos si eso ocurre", respondió Samantha. "¡No queremos que te vayas!".

David les sonrió a ella y a los demás profesores y les dijo que tenía que irse pronto. "Saben que no tengo mujer a la que cuidar ni hijos que criar, así que el dinero no es lo que me ha mantenido todos estos años", dijo. "Es el cariño, el aprecio que ustedes me han dado".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Qué amable eres, David", contestó Samantha antes de que terminara el recreo y los profesores se dispersaran.

Al día siguiente, David fue al despacho del director y le comunicó su decisión. "Señor, he disfrutado formando parte de esta escuela, pero creo que ya es hora de que me vaya", le dijo.

"¿Estás seguro, David? ¿Has pensado bien tu decisión?", le preguntó el director.

"Sí, señor", asintió David. "Es mi salud la que no me permite trabajar ahora. Siento que me debilito con el tiempo, y se me hace difícil mantener limpia la escuela".

El director se puso en pie y sacó un papel de los cajones. "Bueno, si esa es tu decisión final, entonces debería empezar a preparar la documentación", dijo el director. "Pero puedo darte tiempo para que lo reconsideres, David. Eres un miembro valioso de nuestra escuela, y dejarte marchar no será fácil para nosotros".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

David sonrió mientras pensaba en lo afortunado que era por estar rodeado de gente que le quería. Aunque no tuviera familia, tenía la suerte de contar con compañeros que lo estimaban.

"Gracias por apreciarme siempre, señor", dijo David. "Pero mi decisión es definitiva".

Después de concretar su renuncia con el director, David le dijo a Samantha y a los otros maestros que finalmente dejaba el trabajo. "Estaré aquí dos días más", dijo.

"¡Te echaremos de menos, David!", expresó Samantha.

"Pronto me sustituirá otra persona, pero seguro que no será tan graciosa como yo", comentó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Nadie podrá sustituirte, David", dijo otro profesor. "¡Pero te deseamos lo mejor!".

"Sí", añadió Samantha. "Necesitas descansar después de trabajar tanto durante más de dos décadas, David".

David sonrió y se fue, pero no podía dejar de pensar en lo solo que se sentiría en casa. Ir a trabajar era lo más importante de su día, y no tenía ni idea de lo que haría en casa después de dejar su trabajo.

La víspera de su cumpleaños número 75 fue su último día en la escuela. Antes de salir del colegio, se despidió de todos los profesores y les regaló unos dulces.

"¡Gracias por estas delicias, David!", expresó Samantha y sus compañeros.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese mismo día, Samantha se dio cuenta que al día siguiente era el cumpleaños de David. Todos los años, los profesores celebraban su cumpleaños en el colegio comprándole una tarta.

"¡Tenemos que celebrar su cumpleaños!", dijo Samantha a los demás profesores. "Se me había olvidado que mañana cumple 75 años".

"¡Tengo una idea!", comentó.

"¿De qué se trata?", preguntó con curiosidad uno de los otros profesores.

"Creo que deberíamos visitar la casa de David mañana con un pastel y algunos regalos. ¿Qué les parece?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¡Sí, me parece estupendo!".

Publicidad

"Además de su cumpleaños, también podemos celebrar sus veinticinco años trabajando con nosotros. Se alegraría mucho de vernos".

Al día siguiente, después del trabajo, Samantha y sus amigos fueron a la pastelería más cercana y compraron una deliciosa tarta con velas, un adorno de cumpleaños y un montón de globos.

También compraron un regalo que David guardaría para siempre: una foto suya con los profesores en un marco de madera. Llegaron a su casa antes del atardecer y llamaron a la puerta.

"¿Quién es?”, preguntó David mientras se asomaba por el agujero de la puerta de madera dañada de su casa. "¡Dios mío!", exclamó cuando vio a Samantha de pie en su puerta con los demás profesores.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Qué agradable sorpresa!", se tapó la boca con las manos. "¡Pasen, por favor!".

David se quedó sin palabras al ver a todos los profesores en su casa. Ese mismo día se había levantado llorando, pensando en lo solo que se había quedado tras la muerte de su mujer.

"¡Feliz cumpleaños número 75, David!", dijo Samantha mientras abría la caja de la tarta. "¡También tenemos un regalito para ti!".

La mujer le entregó el marco a David, quien no podía controlar las lágrimas. "¡Estoy tan agradecido de tenerlos a todos en mi vida!", expresó y se secó las lágrimas que rodaban por sus mejillas.

"¡Oh, David! Por favor, no llores". Samantha le tomó la mano. "¡Estamos todos aquí para animarte!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, no queremos verte llorar", dijo otro profesor. "¡Vamos a cortar la tarta!".

"Feliz cumpleaños a ti…", cantaron los profesores mientras David soplaba las velas y cortaba el pastel.

"¿Quién quiere el primer bocado?", preguntó David mientras intentaba cortar la tarta en trozos del mismo tamaño.

"¡Yo!", exclamó Samantha y levantó la mano mientras todos los demás profesores se reían.

Después de que David sirviera la tarta a todos, los maestros empezaron a hablar de lo que había pasado en el colegio ese mismo día. "¡Hoy te hemos echado mucho de menos, David!". dijo Samantha.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¡Sí, te hemos echado mucho de menos!", dijo otro profesor. "Incluso hemos conocido al nuevo conserje".

"¿Ah, sí?", preguntó David con curiosidad. "¿Cómo es?".

"Es una buena persona, pero nadie puede ocupar tu lugar, David", dijo Samantha. "Ya lo sabes".

David sonrió y miró al suelo, intentando ocultar a todos sus lágrimas. No esperaba que los profesores fueran a su casa y le dieran una sorpresa.

"Oye, ¿estás llorando, David?", le preguntó un docente antes de que todos se le quedaran mirando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¡Vamos, David!". Samantha le rodeó el hombro con el brazo. "Todos estamos aquí contigo y no vamos a olvidarte ni nada de eso, ¿ok?".

Publicidad

Ver llorar al anciano emocionó a todos, pero hicieron lo posible por animarle. "Quiero volver a la escuela. No quiero dejar mi trabajo", gritó David.

"¿Pero por qué, David? Ahora sí que necesitas tomarte un descanso", dijo Samantha.

"¡Quedarme en casa me hace sentir tan solo! No tengo nada que hacer aquí", respondió.

"Pero eso no significa que tengas que volver a trabajar en la escuela. Puedes hacer muchas otras cosas".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¡No quiero hacer nada más! Son la única familia que tengo y no quiero alejarme de todos ustedes. No quiero pasar los años que me quedan de vida solo en esta casa".

Publicidad

Samantha tomó la mano de David e intentó calmarlo. "Pero todos estamos aquí contigo. No te dejaremos solo", le dijo.

"Necesito reanudar el trabajo para poder estar cerca de todos ustedes. No me importa si trabajar muchas horas agota mi energía. Estoy dispuesto a hacer todo lo que haga falta para estar cerca de ustedes. Lo digo en serio", expresó David.

Todos le miraron durante unos segundos antes de que Samantha rompiera el silencio. "Ok, tengo una solución", dijo.

"¿Cuál es?", preguntó su compañero de trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¿Qué tal si visitamos a David todos los sábados? ¿Qué les parece?, le preguntó Samantha a sus compañeros.

Publicidad

"¡Suena muy bien!", respondieron.

"¿Qué te parece, David? ¿Te haría sentir mejor?", preguntó Samantha.

"¿Me visitarán todos los sábados?", preguntó con una sonrisa.

"¡Sí, David! Nunca dejaremos que te sientas solo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"Entonces me parece una buena idea", rió David. "Los esperaré los sábados, y si uno solo de ustedes falta, no me alegraré".

"Prometemos que te visitaremos con regularidad. Todos nosotros, ¿ok?", le aseguró Samantha.

Después, los profesores charlaron un rato con David antes de marcharse y prometieron ir a su casa el sábado. "Los espero", les dijo antes de que se fueran.

Publicidad

El sábado, David se levantó temprano y empezó a preparar galletas, pan y algunos dulces para los profesores. Después de hornear la comida, se duchó rápidamente y se puso unos pantalones nuevos con su camiseta favorita.

Al oír el timbre, corrió a la puerta y dio la bienvenida a los profesores. "Me alegro mucho de verlos a todos aquí", sonríe. Después de pedirles que se sentaran, David sacó rápidamente su bandeja de golosinas horneadas y las sirvió a sus invitados.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

"¡Vaya, David!", exclamó Samantha. "¿Has horneado todo esto sólo para nosotros?".

"¡Sí, todo esto es para mi familia!", respondió David con una sonrisa.

Publicidad

Visitar a David los sábados pronto se convirtió en un ritual para Samantha y sus compañeros, que disfrutaban comiendo los dulces que les servía. Ninguno de los profesores había imaginado que el conserje de la escuela los consideraría su familia algún día.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces, las cosas no salen como las planeamos: Aunque David quería seguir trabajando de conserje, no podía hacerlo debido a su edad. También pensó que se sentiría solo en casa, pero las visitas de los profesores le hicieron sentirse mejor.
  • Puedes encontrar la felicidad en lugares inesperados: David nunca pensó que consideraría a Samantha y a sus compañeros su familia, y que se sentiría feliz cuando le visitaran.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Descubrí lo que mi tirana madrastra había estado ocultando desde la muerte de mi padre - Tendrá su merecido

07 de marzo de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

El incidente de la tienda de novias – ¡No tenían ni idea de quién era!

23 de enero de 2024

Me asusté al ver lo que mi nuera puso en la tarta de manzana de mi hijo el día de su boda

05 de marzo de 2024

Serví a una mujer que se burló de mí durante toda la escuela y por fin me vengué después de 20 años

17 de mayo de 2024

Mi suegra convirtió mi Día de Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

14 de mayo de 2024

Esposo enfadado busca a su esposa en el hospital - Historia del día

22 de enero de 2024

Mi suegra convirtió mi Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

23 de enero de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

Rico humilla a mesero discapacitado que luego le enseña una valiosa lección - Historia del día

05 de marzo de 2024

Mi vecina me amenaza desde que me mudé a mi nueva casa - Si hubiera sabido que conocía mi secreto

13 de mayo de 2024

Niño pasa la noche en un ático frío jugando al escondite con su padrastro - Historia del día

14 de mayo de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Mamá devastada quiere adoptar, ve en una agencia de adopción a una niña sorprendentemente parecida a su hija fallecida - Historia del día

05 de marzo de 2024