logo
Unidades de depósito. | Foto: Flickr.com/KOMUnews (CC BY 2.0)
Unidades de depósito. | Foto: Flickr.com/KOMUnews (CC BY 2.0)

Hombre compra un viejo trastero por 1,2 millones y su mujer se burla de él hasta que entra - Historia del día

Guadalupe Campos
30 abr 2023
08:00

Hacía tiempo que Peter había abandonado su sueño de tener una librería infantil. Se había conformado con dirigir la antigua gasolinera de su suegro. Sin embargo, tras comprar un viejo depósito, se entera de que los sueños se hacen realidad.

Publicidad

La mente de Peter divaga mientras se sienta desesperado en el mostrador de la gasolinera en la que ha trabajado durante los últimos 15 años. A través de la ventana, vio a una familia formada por una madre y dos hijos que salían de la mano de la librería de enfrente.

Los niños eran muy pequeños. No pudo evitar pensar en que esos niños eran exactamente de la edad a la que él había esperado dedicarse si la vida hubiera seguido su camino. Era como si el universo se burlara de él, mostrándole al niño y soñador que llevaba dentro y que había dejado morir a lo largo de los años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Siempre le habían gustado los niños y soñaba con abrir una librería infantil. Cuando era más joven, su mayor alegría estaba en la librería infantil de su barrio. Y ahora estaba allí, dirigiendo la destartalada gasolinera de sus suegros mientras veía literalmente cómo se alejaba de él la encarnación de sus sueños.

Publicidad

"¡Eh!", decía una débil voz. "¡¿Hola?! ¿Estás sordo?", dijo la voz más fuerte.

De repente se oyó un fuerte estruendo. Peter salió por fin de su ensoñación y se encontró con un hombre enfadado, que le agitaba el dinero en la cara y golpeaba el mostrador con la mano, impaciente.

"¿Qué te pasa?", le preguntó confundido.

"Lo siento, señor. Ha sido un día muy largo", se disculpó Peter. "¿En qué puedo ayudarle? dijo Peter, fingiendo una sonrisa.

"¿Un día largo? Únete al club, imbécil", dijo el hombre. "He dicho que me llenes el lote dos", dijo el hombre, tirando el dinero a la cara de Peter y marchándose enfadado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Peter no se tomó a pecho las palabras del hombre. Para él, no era más que otro día de trabajo. La pequeña ciudad en la que se encontraba su gasolinera estaba bastante aislada. Aparte de los pocos lugareños, se cruzaban con todo tipo de gente de camino a algún lugar presumiblemente mejor, como Peter siempre suponía.

Algunos clientes eran amables, otros maleducados y otros simplemente estaban locos. Eran gajes del oficio. Pero el día siempre era igual. Después volvía a casa con su mujer, Jackie, y le contaba cómo le había ido la gasolinera ese día durante la cena; ella le decía cómo tenía que hacerlo mejor, y luego, por separado, seguían con su velada.

"Tienes que perseguir tus sueños. Si no, un día, cuando tengas mi edad, te pesarán. No quieres vivir lamentándote, campeón".

Los sueños de Peter no eran la única pasión que se había esfumado con los años. Del mismo modo, la pasión en su matrimonio también se había apagado. Aún amaba a su esposa, pero temía que ambos hubieran olvidado cómo hacer exactamente eso: amarse.

"Entonces, ¿cómo nos fue hoy?" preguntó Jackie sin rodeos mientras se sentaba a la mesa con su esposo, Peter, en su humilde morada. El ambiente en la habitación era lúgubre mientras estaban sentados en extremos opuestos de la mesa con la mirada fija en la comida que tenían delante.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Peter suspiró pesadamente mientras meditaba su respuesta. "Las cosas no pintan muy bien. No estamos mejor que ayer o anteayer", decía.

"Hmm... ¿Y qué piensas hacer al respecto, Peter?". preguntó Jackie con indiferencia.

"Sinceramente, cariño, ya no estoy seguro. Ya no pasa tanta gente por el pueblo. Con sólo los lugareños, es casi imposible llegar a un punto de equilibrio", explicó Peter.

Jackie se burló y dejó caer los cubiertos sobre el plato con un golpe seco. "¡Peter, siempre repites lo mismo! espetó Jackie, mirando a su esposo por primera vez.

"¿Qué quieres que te diga, Jackie? ¿Que te mienta?" replicó Peter, tratando de mantener la calma cuando por fin se miraron a los ojos.

Publicidad

"Cuando mis padres nos regalaron esta gasolinera, les aseguré que tú podrías llevarla a nuevas cotas", decía Jackie.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Y aunque agradezco tu confianza en mí, sabes muy bien que esto nunca fue lo que quise hacer. Pero lo hice por ti", explicó Peter.

"¡¿Qué hiciste por mí, Peter?! ¿Qué? ¿Qué? Apenas salimos adelante. Esta no es la vida a la que me apunté", dijo Jackie, cogiendo su plato y marchándose. Peter se agarró la cabeza, frustrado.

Más tarde, Peter y Jackie se dijeron buenas noches y se acostaron en habitaciones separadas. Desde hacía un par de meses, aquello se había convertido en su nueva normalidad. Jackie dormía en el dormitorio principal y Peter en el de invitados.

Publicidad

Al meterse en la cama, Peter vio fotos de él y Jackie el día de su boda en la mesilla de noche. Eran tan jóvenes y estaban tan enamorados. Quién hubiera imaginado que acabarían donde estaban ahora. Junto a esa foto había otra de sus padres, y la última era de él y su abuelo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Peter y su abuelo Brian eran muy unidos. Era la única persona que siempre le había animado a seguir sus sueños. Hacía tiempo que no hablaban. Así que Peter decidió llamar a su abuelo.

"Hola, abuelo. Pensé en llamarte antes de irme a la cama", dijo Peter.

"Peter, hijo mío", dijo Brian en voz baja, tosiendo. "Siempre es un placer saber de ti", dijo Brian, resollando.

Publicidad

"¿Estás bien, abuelo? No pareces estar muy bien", exclamó Peter preocupado.

"Estoy bien, muchacho. Es la vejez. Nos afecta a todos. ¿Cuándo me invitas a esa librería tuya?". preguntó Brian.

"Desafortunadamente, nunca llegué a eso, abuelo. Jackie y yo llevamos la gasolinera, ¿recuerdas? Eso es lo que hago ahora", explicó Peter.

"Oh, muchacho. Tu camino es tuyo. Pero aquí tienes un pequeño consejo de un viejo. Tienes que perseguir tus sueños. Si no, un día, cuando tengas mi edad, te pesarán. No querrás vivir lamentándote, campeón", explicó Brian, fatigado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Peter y Brian estuvieron casi horas hablando por teléfono. Peter insistió en que su abuelo le dejara cortar la llamada para poder descansar un poco, pero Brian no quiso. No eran sólo abuelo y nieto, sino viejos amigos. Poco sabían que esta sería su última conversación juntos.

Publicidad

Y al parecer, uno de los vecinos de Brian ya ha hecho una oferta de 500.000 dólares por él".

Temprano a la mañana siguiente, la madre de Peter lo llamó llorando. "Se ha ido, Peter. Tu abuelo falleció", gritó su madre tartamudeando. Peter no podía creer lo que estaba oyendo. Sin más, su abuelo se había ido.

La semana siguiente, Peter fue a casa de su abuelo para presentarle sus respetos. Seguía sin creérselo. Aunque su abuelo tenía una edad avanzada, la idea de lo rápido que pasa la vida seguía desconcertando a Peter.

Después de una pequeña e íntima ceremonia fúnebre en casa de Brian, Peter decidió quedarse después de que todos se fueran para tener un momento consigo mismo y recordar. Revisó las cosas viejas de Brian, buscando sus álbumes de fotos con todos sus recuerdos capturados.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Mientras hojeaba las páginas de un álbum en particular en el que aparecían él y su abuelo, se topó con el testamento inacabado de Brian. Decía así:

"A mi nieto y querido amigo. Si estás leyendo esto, es que ya no estoy contigo. Tengo algo que me gustaría dejarte. Es muy valioso y podría hacer que tus sueños vuelvan a ser posibles. Lo encontrarás en un almacén en la dirección escrita en este testamento. Te quiero, ¡y sigue soñando, campeón!".

Cuando terminó de leer la breve nota, estaba en el suelo hecho un mar de lágrimas. Miró la dirección con determinación mientras se secaba las lágrimas. Estaba decidido a encontrar lo que su abuelo le había dejado.

Peter condujo hasta la dirección, pero no consiguió que nadie le ayudara. Al final llamó al abogado de Brian, que le había visto antes en el funeral y le había preguntado por el trastero.

"Lo siento, Peter. Ese trastero acaba de salir a subasta", le informó el encargado.

"¿Subasta?" preguntó Peter con incredulidad.

"Sí. Y al parecer, uno de los vecinos de Brian ya ha hecho una oferta de 500.000 dólares por él", explicó el abogado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¿Sabes quién es ese tipo?". preguntó Peter.

"Lo siento, Peter. En eso no puedo ayudarte", concluyó el abogado.

Peter estaba completamente desolado. Era uno de los últimos deseos de su abuelo, y Peter no tenía ningún poder para cumplirlo. Aquel día volvió a casa abatido, donde se encontró con una enfurecida Jackie. Peter abrió la puerta y se encontró a Jackie en la mesa ordenando unos archivos de la empresa.

"Peter, ¿por qué no me dijiste que las cosas estaban tan mal?". ladró Jackie en cuanto Peter entró en la habitación.

"Cariño, ya te dije que las cosas iban mal", dijo Peter, derrotado.

Publicidad

"¿Mal? Nos estamos fundiendo, Peter". replicó Jackie.

"Por favor, Jackie. Ahora no", suplicó un fatigado Peter.

"¡¿Entonces cuándo, Peter?! Este es nuestro medio de vida!" insistió Jackie.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Jackie, acabo de llegar del funeral de mi abuelo. ¿Podríamos hacer esto en otro momento?" dijo Peter con más firmeza.

"Yo también quería al abuelo, Peter. Y tú lo sabes muy bien. Pero tienes que hacer algo con este negocio. Mis padres no nos lo entregaron para que tú lo llevaras a la ruina. ¡Ojalá hubiera un momento mejor para decirte esto, pero no lo hay, Peter! ¡Nuestro barco se hunde!" Dijo Jackie, marchándose furiosa.

Publicidad

Peter estaba agotado y devastado por todo lo que había ocurrido ese día. Así que, como todas las noches, Peter se fue a su habitación y Jackie a la suya.

"Lo siento, abuelo. He fracasado en mi negocio, en mis sueños, en mi matrimonio, y ahora también te he fallado a ti", dijo Peter, angustiado, mientras miraba la foto de sus abuelos en la mesilla de noche. La contempló un poco más, recordando las palabras de su abuelo:

"No quieras vivir lamentándote, campeón".

Peter suspiró profundamente con una nueva sensación de determinación. "Tienes razón, abuelo. No te preocupes, esta vez no fallaré", dijo Peter, besando la foto. "Te lo prometo", concluyó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

A la mañana siguiente, condujo por la ciudad intentando por todos los medios localizar al misterioso postor con la esperanza de intentar convencerle de que cambiara de opinión. Pero cuanto más lo pensaba, más ridículo le parecía. Aunque pudiera contarle su historia sobre el testamento de su abuelo y convencerle de que retirara su oferta, cualquier otro se la quedaría.

Peter se dio cuenta de que su única esperanza era conseguir esos 500.000 dólares. Lo peor era que sabía exactamente cómo conseguirlos, pero eso destrozaría su vida y su matrimonio. Pero no tenía elección si quería salvar el almacén de su abuelo. Tenía que hipotecar la gasolinera para conseguir dinero. No había otro remedio.

Cuando Peter consiguió el dinero de la hipoteca de la gasolinera, las palabras de su abuelo le mantuvieron esperanzado: "Es muy valioso y podría hacer que tus sueños vuelvan a ser posibles".

La fe de Peter en las palabras de su abuelo le mantuvo durante todo el proceso de conseguir el dinero de la hipoteca de la gasolinera hasta superar la oferta del desconocido y ganar la subasta. Su abuelo nunca le había mentido. Fuera lo que fuera, valdría la pena.

Publicidad

Cuando Peter por fin había comprado el trastero, el banco ya había notificado a Jackie todas las transacciones. Consiguió la dirección del almacén e inmediatamente se dirigió a él después de que Peter no respondiera a sus llamadas. Jackie llegó al almacén y se encontró a Peter intentando abrir la puerta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¡Peter! ¿Estás loco?" gritó Jackie, corriendo hacia Peter enfadada.

"Lo siento, Jackie. Tuve que hacerlo", dijo Peter, todavía tirando del obstinado candado.

"¡Es asunto nuestro, Peter! ¡¿Nos quieres en la calle?!" gritó Jackie entre lágrimas.

"Confía en mí, Jackie. Conozco a mi abuelo. No nos traería aquí si no hubiera algo de valor", dijo Peter, tirando con más fuerza.

Publicidad

"¿Qué tiene que ver él con esto? Lo que dices no tiene sentido, Peter". gritó Jackie.

"Confía en mí", dijo Peter, desbloqueando por fin la puerta.

Peter giró la puerta y sus caras y las de Jackie se iluminaron de asombro ante lo que vieron al otro lado. La pareja, boquiabierta, entró en el almacén, lleno de objetos de oro, joyas y un coche Retro Duesenberg aparcado.

"Peter, ¿qué son todas estas cosas de oro? ¿Todas estas joyas?" preguntó Jackie, cogiendo algunas joyas de un joyero cercano.

"El abuelo solía hablar de que su padre, mi bisabuelo, encontró algo de oro durante la fiebre del oro de Klondike. Nunca me contó muy bien qué pasó con él. Pero supongo que ahora lo sabemos", decía Peter.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Es real?" preguntó Jackie con incredulidad.

"Creo que sí", dijo Peter acercándose al coche. "Pero este es el verdadero premio gordo. Este coche debe de costar una fortuna hoy en día", dijo Peter, inspeccionando el coche. Jackie lo acompañó, desconcertada por todo lo que había pasado.

"¡Peter! Hay una nota", dijo Jackie mientras abría la guantera. Se la entregó a su esposo.

Peter la leyó en voz alta, llorando y ahogándose con cada palabra. "Lo único que quiero para ti es felicidad, hijo mío. Creo que sólo podemos encontrar la felicidad haciendo lo que amamos. Tienes que seguir tus sueños, Peter. Yo soñaba con este coche, así que lo construí pieza a pieza con mis manos. Espero que esto te ayude a hacer lo mismo".

"Peter... ¿Esto es todo nuestro?" Jackie preguntó, con lágrimas en los ojos.

"Sí, mi amor. Creo que sí", exclamó Peter, abrazando y besando a su mujer con una alegría apasionada y aliviada.

Finalmente, Peter y Jackie decidieron vender el Retro Duesenberg en una subasta, con lo que ganaron una considerable suma de dinero. Con los beneficios de la venta, Peter pudo por fin abrir no sólo una, sino un par de librerías infantiles.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Como resultado de hacer lo que le gustaba, Peter se sentía feliz y realizado. Aportaba más amor y alegría a su matrimonio, y Jackie correspondía a este sentimiento. Su matrimonio se fortaleció cuando aprendieron a quererse de nuevo.

Al ser más feliz en su matrimonio y en su vida, Jackie se obsesionó menos con hacer prosperar sus negocios y se centró más en utilizarlos para ayudar a los demás. Utilizó los beneficios de sus tiendas para crear una ONG que ayudara a las familias con dificultades de sus comunidades.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Sigue siempre tus sueños. Al igual que Pedro, debemos aprender a seguir nuestros sueños, por muy lejanos que parezcan.
  • La felicidad viene de hacer lo que amas. Pedro encontró su alegría y felicidad al seguir finalmente sus sueños. Este acto incluso le ayudó a mejorar su matrimonio.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Un millonario me ofreció $1 millón para pasar la noche con mi esposa - Historia del día

17 de enero de 2024

Un cambio de avión salvó a mi padre

29 de enero de 2024

Rico heredero se burla de mendigo fuera de hotel de lujo, a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del día

22 de enero de 2024

Indigente pasa 8 días buscando dueño de teléfono perdido, celebra la Navidad rodeado de una familia - Historia del día

18 de noviembre de 2023

Abuelo,94, cultiva jardín de flores especiales para la boda de su nieta desde hace unos 40 años - La gente está asombrada

31 de enero de 2024

Nieto cree que su abuela solo le dejó una urna de cenizas, hasta que un día la urna se rompe - Historia del día

08 de febrero de 2024

Mi novio me obliga a hacer dieta - Historia del día

23 de enero de 2024

Trabajé duro para recuperar a mi hijo de un centro de acogida, pero cuando llegué ya no estaba - Historia del día

21 de febrero de 2024

Mi suegra hizo en secreto una prueba de ADN a mi hijo y quedó horrorizada por la verdad que reveló

07 de marzo de 2024

Trabajé duro para recuperar a mi hijo del centro de acogida, pero cuando llegué ya no estaba - Historia del día

31 de enero de 2024

Mujer es declarada muerta por 27 minutos - Garabatea una nota sobrenatural que describe lo que "vio"

26 de febrero de 2024

No podía dejar de llorar por un regalo de boda inesperado que me legó mi suegra

29 de febrero de 2024

30 veces en que la gente desenmascaró y dejó paralizados a los mentirosos

02 de febrero de 2024

Anciano va a visitar a hija en su 80º cumpleaños, ella ni siquiera lo deja entrar en su casa - Historia del día

15 de enero de 2024