logo
Anciana en la via | Foto: Shutterstock
Anciana en la via | Foto: Shutterstock

Todos ignoran a anciana llorosa que suplica que le compren un billete de autobús hasta que una mujer se detiene - Historia del día

Susana Nunez
29 may 2023
10:00

La anciana suplicaba a los transeúntes que la ayudaran a conseguir un billete de autobús para volver a casa, pero todos la ignoraban, excepto una mujer que no pudo contener sus emociones tras escuchar su historia.

Publicidad

Era una tarde cualquiera en Florida, excepto para Molly, de 80 años, que se había quedado tirada en la parada de autobús de una ciudad desconocida sin teléfono móvil ni dinero para volver a casa. Por eso lloraba y suplicaba a los transeúntes que le compraran un billete de autobús, pero todos hacían oídos sordos.

"Lárgate, mujer", le espetó un hombre cuando le pidió ayuda. "Llego tarde. Mis hijos y mi mujer me esperan en casa. Pide ayuda a otra persona".

"Pero señor...". Apenas había empezado a hablar cuando el hombre se alejó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La mujer sentía ganas de llorar, pero consiguió mantener sus emociones bajo control antes de acercarse a un grupo de mujeres jóvenes, con la esperanza de que la ayudaran.

Publicidad

"Discúlpenme, chicas", dijo amablemente. "¿Podrían ayudarme a conseguir un billete de autobús? He perdido el teléfono y la cartera, y necesito volver a casa".

Una de las mujeres la miró de pies a cabeza y se burló de ella. "No pareces de las que se acercan a los transeúntes para pedir ayuda. ¿Qué ha ocurrido? Alguien te ha echado de casa, ¿eh?", se rio, y las otras chicas se unieron.

Molly se echó a llorar. Pensó que nadie la ayudaría. Pero justo entonces, una mujer joven, de unos 30 años, se acercó a ella. Se dio cuenta de que la mujer estaba casi al borde de las lágrimas y no pudo resistirse a acercarse a ella.

"Hola, señora. ¿Tiene algún problema? ¿Necesita ayuda?", le preguntó.

"Oh, querida", sollozó Molly mientras se secaba las lágrimas. "Necesito un billete de autobús para volver a casa. No tengo ni cartera ni teléfono. ¿Podría ayudarme, por favor?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Eso es todo? Claro, señora. No hay problema".

Molly no pudo contener las lágrimas mientras agradecía a la mujer su ayuda. "Se lo agradezco mucho, jovencita. ¿Cómo se llama?".

"Soy María. ¿Adónde va?".

"Estoy esperando un autobús a Orlando, querida. Vine aquí con mi hijo, pero él...".

La amabilidad engendra amabilidad.

"¿Orlando? Oh, ¡qué bonito! ¡Yo también viajo a Orlando! Siento mucho haberla interrumpido. Ni siquiera le pregunté su nombre. Eres...".

"Soy Molly".

"¿Así que vino aquí con su hijo?".

La mujer mayor asintió, con los ojos llorosos.

"¿Dónde está? ¿La dejó aquí en la parada del autobús? ¿Quiere que le llame?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Molly negó con la cabeza. "No. Se suponía que tenía que ir a su casa, pero desapareció cuando llegamos a la parada del autobús. Han pasado tres horas y no creo que vuelva. No debería haberle hecho caso...".

"¿Qué?", exclamó María. "¿Cómo puede hacer eso? ¿Por qué iba a hacerlo?".

"Oh, querida, es una larga historia. En realidad...". La mujer acababa de empezar cuando llegó el autobús.

Ayudó a la anciana a subir, pagó el billete y, después de que se acomodaran en sus asientos, le preguntó qué había pasado para que se quedara tirada en la parada. Molly empezó a contar su historia y, cuando terminó, María estaba llorando.

"Siento lo que ha pasado, señora. Pero, ¿cómo sabe que lo hizo a propósito?".

"Hace unos días, mi hijo Esteban me hizo una visita y me pidió que vendiera nuestra vieja casa. Hacía diez años que no le veía, así que cuando vino a casa me quedé sorprendida. Pero luego me dijo por qué quería verme y comprendí que no estaba en casa por mí. Me dijo que él y su esposa Georgia habían comprado una casa más grande y que podía quedarme con ellos. Me negué; no quería vender la casa".

"¿Y qué pasó después?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡Oh, ese chico tiene facilidad de palabra! Yo diría que tiene pico de plata. Me propuso que lo visitara. Yo no quería hacerlo porque sabía que Georgia se enfadaría. Pero me convenció. Dijo que era solo cuestión de días. En realidad, mi nuera y yo nunca nos hemos llevado bien. Desde el principio no le gusté y nunca traté de imponerme.

"Así que cuando Esteban decidió mudarse, no dije nada porque no quería arruinar mi relación con él. Con el tiempo nos distanciamos. Me había pedido dinero para ayudarle con la vivienda, pero yo no tenía, así que me dejó. Por mucho que lo intenté, nada pudo mejorar nuestra relación. Pensé que tal vez este viaje mejoraría las cosas entre nosotros después de todos estos años, así que acepté. Después de la muerte de mi marido, me quedé completamente sola... Pero él me dejó en la parada del autobús. Nunca llegué a visitar su casa".

Publicidad

"¿Por qué no llamó a la policía o a alguien para pedir ayuda?".

"Yo... no tenía mi teléfono. De hecho, lo llevaba conmigo, pero no estaba cuando lo busqué en la parada de autobús. Me había quedado dormida por el camino, y creo que fue entonces cuando lo tomó de mi bolso".

"Sabe, he oído historias similares antes. Los hijos se quedan fraudulentamente con los pisos de sus padres y los dejan a su suerte... Ya se está haciendo tarde. Me temo que no sería seguro que vuelva sola a casa ahora. Puedo ofrecerle una habitación en mi casa para pasar la noche. No está lejos de la estación donde vamos a bajar. Y no se preocupe, tengo un plan para ayudarla. No perderá su casa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Molly estaba tan desesperada que aceptó de inmediato. Esa noche se quedó a dormir en casa de María y descubrió que la joven también vivía sola, como ella. Supo que era huérfana. Sus abuelos le habían dejado una casa en Orlando, donde solía pasar las vacaciones.

Publicidad

Aquella noche, María preparó una buena cena para la señora, y luego las dos se entretuvieron hablando de sus vidas, de sus familias y de cualquier cosa que se les ocurriera. Después de tantos años, la anciana se sintió muy a gusto con la compañía.

Por la mañana, María la acompañó a casa, donde encontraron a Esteban y a un desconocido discutiendo algo. Resultó que había robado los papeles de la propiedad y estaba en conversaciones con el hombre para venderla inmediatamente. Gracias a María, eso no ocurrió.

Llamó inmediatamente al 911 y Molly informó a la policía de todo lo sucedido, tras lo cual Esteban fue llevado a comisaría y advertido de que se mantuviera alejado de su madre.

La mujer mayor no podía agradecer lo suficiente a María. "Gracias. Si no me hubieras ayudado, habría perdido mi casa".

"Está bien, señora. Sabe, puedo parecer egoísta, pero siempre que vuelvo a mi casa o a la de mis abuelos, me siento bastante sola, pero anoche no. Así que me preguntaba si le gustaría mudarse conmigo. Es solo una petición. Me encantaría que viniera".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Molly le sonrió y la abrazó. "¿Cuándo puedo mudarme?".

"¿De verdad? Dios mío, ¡gracias! Muchísimas gracias".

"No pasa nada, cariño. De todas formas, es mejor mudarnos lejos de aquí y no meternos en más problemas. ¿Lo hacemos este fin de semana?".

María asintió, y el domingo siguiente ayudó a Molly a empaquetar sus pertenencias para el traslado. La anciana vendió su antiguo piso. Estaba feliz de vivir en compañía de alguien que se preocupara por ella; eso era mejor que vivir sola entre aquellas cuatro paredes.

Tres años después de este incidente, María se casó y tuvo una hija, y Molly se convirtió en una cariñosa abuela para la pequeña.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La codicia no te llevará a ninguna parte. Las nefastas intenciones de Esteban fueron inútiles, y perdió tanto la casa como a su adorada madre.
  • La bondad engendra bondad. María ayudó a Molly cuando todo el mundo la ignoraba, y la anciana decidió mudarse con ella para aliviar su soledad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre salva a una niña de su agresor en el autobús - Historia del día

19 de abril de 2024

Mi cuñado menospreció a mi esposo por ser profesor — Días después, el karma le hizo caer en cuenta

12 de junio de 2024

Mi padre puso en marcha un sucio plan mientras mi madre estaba en el hospital - Historia del día

26 de junio de 2024

Mi hija llevaba una mochila muy pesada al colegio - Entendí el porqué cuando por fin conocí al conductor del autobús

10 de mayo de 2024

Mujer cuida de su esposo discapacitado durante años, un día accidentalmente lo ve jugando al golf - Historia del día

22 de junio de 2024

Hombre cava en patio trasero de suegra y encuentra cinta de vídeo - Historia del día

03 de junio de 2024

Mi esposo me dejó sin nada más que un billete de lotería de $5 — 2 años después, se enteró de lo que conseguí y casi llora

04 de julio de 2024

Novia huye tras recibir un cisne de papel momentos antes de la ceremonia - Historia del día

20 de junio de 2024

Madre descarada se mete con un adolescente en el metro - Su madre le defiende

08 de mayo de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

Mi esposo nos dejó a mí y a mi hijo en clase turista y se fue él mismo a Business - A los pocos días se arrepintió a lo grande

25 de junio de 2024

Mi mamá de repente se hizo amiga de mi madrastra - Quedé impactada cuando accidentalmente descubrí su verdadero motivo

07 de mayo de 2024

3 historias de secretos guardados por niños que cambiaron para siempre las vidas de sus familias

01 de julio de 2024

Mi hijo se quedaba callado al volver del colegio – Luego sus compañeros me enviaron vídeos

03 de junio de 2024