logo
Indigente en la calle | Foto: Shutterstock
Indigente en la calle | Foto: Shutterstock

Un indigente ayuda a una anciana a llevar la compra a casa, al día siguiente descubre que el dueño de la tienda lo busca - Historia del día

Susana Nunez
01 ago 2023
20:00

Un vagabundo vio a una mujer mayor que se esforzaba por llevar las bolsas de la compra y la ayudó a cargarlas hasta su casa. Al día siguiente, los empleados de la tienda lo agarraron por la camisa y lo llevaron a la tienda después de que la mujer encontrara en su bolsa algo que nunca había comprado.

Publicidad

Se dice que siempre hay luz al final del túnel, pero para algunas personas esa no es su realidad. La historia del carpintero tejano Alfred Tyler es así. Cuando el huracán Harvey azotó Texas en 2017, arruinó algo más que su hogar.

Alfred perdió su casa por las catastróficas inundaciones. Y la única persona a la que llamaba familia, su amada esposa Sophia, fue una entre los cientos que perdieron la vida.

Desde entonces, Alfred vivía en la calle, sin hogar y solo. No veía ninguna esperanza de vivir y no encontraba trabajo. Dejó de ir a la iglesia y a menudo discutía con Dios por hacerle la vida tan miserable. Pero un día, Dios respondió a todas sus preguntas de la forma más impensable...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

En una calurosa tarde de junio de 2021, Alfred vagaba por la calle en busca de sombra. Tenía sed y hambre. Rebuscó en los bolsillos de sus harapientos pantalones y oyó tintinear unas monedas de diez centavos. Decidió guardarlos para comprar un bollo o pan para cenar.

"¡Sí, es él! ¡Es él! Vamos a buscarle!", dijo la mujer mayor tras ver al indigente en las imágenes del vídeo de vigilancia de la tienda.

Exhausto y sudoroso, Alfred llegó al aparcamiento de un supermercado. Estaba lleno de vehículos, así que pensó que nadie le encontraría allí esperando a que pasara la tarde.

Cuando veía salir a los compradores, caminaba hacia ellos, extendiendo la mano para pedir limosna. Mientras algunos le echaban una o dos monedas, otros le ignoraban.

Alfred estaba dolido, pero ¿qué podía hacer? Siempre que ocurría algo así, sonreía o culpaba a Dios de su situación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cansado y hambriento, Alfred decidió echarse una siesta en el lugar vacío donde se había refugiado por la tarde. Casi se había quedado dormido cuando oyó algo que raspaba el suelo un poco más lejos de él.

"¿Qué es ese ruido?", murmuró y levantó la cabeza para ver.

Una mujer mayor acababa de salir del supermercado con un carrito de la compra, intentando descargar sus pesadas bolsas y cargar con ellas. Alfred no podía quedarse mirando. Se levantó, sin importarle que pudiera percibir su mal olor, y se acercó a la mujer de aspecto adinerado para ayudarla.

"Hola... ¿Necesita ayuda? Por favor, deme esas bolsas. Le echaré una mano", dijo tomando el carrito con la compra. Alfred empezó a descargar las bolsas y volvió a mirarla.

"Si no le importa, se las llevaré hasta su casa", dijo tímidamente.

La anciana se quedó atónita ante el interés del desconocido por ayudarla, porque nadie lo había hecho antes. A menudo iba de compras allí, y la mayoría de las veces llevaba ella misma las bolsas y las cargaba en su coche. Pero ese día, había ido caminando y tenía que volver a casa a pie cargando con las bolsas.

Tras pensárselo un momento, le preguntó a Alfred si estaba seguro y le dijo que no tenía dinero. "No puedo pagarle, joven".

Publicidad

Miró al indigente de pies a cabeza, suponiendo que se marcharía sonriendo o maldiciéndola por hacerle perder el tiempo. Pero la respuesta de Alfred le hizo darse cuenta de que no lo estaba haciendo por dinero.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"Se parece a mi madre, y yo no le cobraría a mi madre por mi ayuda", dijo Alfred. "Por favor, permítame que le lleve estas bolsas", insistió, y recogió las pesadas bolsas.

Durante unos 15 minutos, Alfred siguió a la mujer mayor hasta su casa con las bolsas. Cuando llegaron allí, ella le invitó a una taza de té, pero él se negó.

La amabilidad del desconocido conmovió el corazón de la mujer, que vio cómo Alfred saludaba con la mano y desaparecía en la calle. Entonces revisó su bolso y se sobresaltó al encontrar algo que no recordaba haber comprado. Examinó el artículo y decidió buscar al vagabundo inmediatamente.

Publicidad

La mujer volvió a visitar el supermercado al día siguiente y buscó al mendigo. Pero no estaba. Entró en la tienda y se reunió con el dueño, pidiéndole que la ayudara a encontrarlo.

"¿Podría encontrarlo, por favor? Debe de haber venido aquí", le dijo.

"Las imágenes del circuito cerrado de televisión deberían ayudar. Cuándo lo vio ayer aquí?", preguntó el dueño de la tienda.

"Creo que sobre las dos de la tarde. Estaba en el aparcamiento".

"Pausa... pausa", le dijo el dueño de la tienda al técnico. "¿Es él?", preguntó a la mujer, señalando a Alfred en la pantalla del ordenador.

"¡Sí, es él! ¡Es él! Vamos a buscarle!", dijo la mujer mayor tras ver al indigente en las imágenes del vídeo de vigilancia de la tienda.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

El dueño del supermercado envió a sus guardias de seguridad a buscar a Alfred. Supuso que el hombre vivía en la misma calle o sus alrededores. Tras horas de búsqueda por andenes, paradas de autobús y aparcamientos, los hombres regresaron con él, agarrándolo por la camisa.

Cuando la mujer mayor vio cómo sujetaban al pobre hombre, se puso furiosa. "¡Suéltenlo! Les dijeron que lo trajeran, no que lo arrastraran". Alfred estaba asustado y no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

"¿Qué está pasando? No he hecho nada", dijo con los ojos llenos de lágrimas y miedo. "Estos hombres me encontraron en la parada de autobús y me preguntaron si había estado aquí ayer. Cuando les dije que sí, me agarraron por la camisa y me trajeron aquí. No he hecho nada. No he robado nada".

Alfred les suplicaba que le soltaran. Fue entonces cuando la mujer mayor se acercó y le abrazó mientras los demás miraban sorprendidos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Mamá?! ¿Qué haces?", le preguntó el dueño de la tienda. La mujer era su madre y ella quería conocer a Alfred para devolverle la cadena que se le había colado accidentalmente en el bolso.

"Vi esta cadena y, cuando abrí el medallón, vi esta foto. ¿Es tu esposa?", le preguntó a Alfred.

El hombre rompió a llorar y le dijo que creía haber perdido el único recuerdo que tenía de su difunta esposa. "Pensé que nunca la volvería a ver", lloró Alfred. "Ayer la busqué, pero no la encontré".

La mujer mayor le contó a su hijo, Jacob, la amable acción de Alfred del día anterior. Se lo llevó aparte y, minutos después, madre e hijo se acercaron al vagabundo con una buena noticia que le hizo llorar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Y, ¿cómo has dicho que te llamas?", le preguntó Jacob.

"Alfred Tyler".

"Señor Tyler, encantado de conocerle. Soy Jacob Johnson. Estábamos buscando contratar a alguien para ayudar a nuestros clientes mayores a llevar sus bolsas. Creo que usted encajaría bien. ¿Qué le parece?".

Alfred no podía creer lo que oía. Se le llenaron los ojos de lágrimas mientras cruzaba las manos en señal de gratitud y asentía con la cabeza. Estaba exultante de alegría y dio gracias a Dios por primera vez desde la tragedia.

Jacob le entregó un juego de uniformes y le pidió que empezara al día siguiente. Alfred se alegró y, antes de marcharse, miró a la mujer mayor para darle las gracias. "Muchas gracias. Usted de verdad se parece a mi madre", le dijo llorando.

"¡Y usted es como mi hijo!", dijo ella, dándole unas palmaditas en el hombro a Alfred. Antes de marcharse, se detuvo para preguntarle su nombre.

"Mary... Me llamo Mary Johnson", dijo, lo que hizo que Alfred volviera a llorar. Su difunta madre también se llamaba Mary.

Desde aquel día, Alfred, que antes había sido un vagabundo, cosechó los dulces frutos de su compasión. Consiguió un buen trabajo y empezó a ir a la iglesia todos los domingos. ¡Y nunca volvió a quejarse ni a culpar a Dios!

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Ayuda a los demás sin esperar nada a cambio. Cuando Alfredo vio a la mujer mayor que se esforzaba por llevar sus bolsas, la ayudó sin esperar dinero. Al día siguiente, fue recompensado con una nueva vida gracias a su trabajo en el supermercado.
  • Si Dios te cierra una puerta, siempre te abre otra. Después de perder su casa y a su mujer a causa del catastrófico huracán, Alfred se quedó solo y sin hogar. Culpaba constantemente a Dios de su desgracia. Sin embargo, cambió de actitud y se convirtió en un hombre agradecido.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido me dijo que trabajaría el día de San Valentín, luego lo descubrí en un restaurante

28 de febrero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

05 de febrero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en tienda de lujo - Historia del día

22 de enero de 2024

Vendedora desprecia a cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de enero de 2024

35 veces que la gente se enfrentó a mujeres arpía que se creen dueñas del mundo

23 de enero de 2024

Chica tira viejo anillo barato que le regaló su pobre abuela y de repente se abre - Historia del día

22 de enero de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Vine al restaurante para pillar a mi marido engañándome, pero lo que vi me rompió el corazón aún más

11 de marzo de 2024

Mi pareja se enteró de que alquilo la casa que me regaló mi padre y exige el 50% del dinero

19 de enero de 2024

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

22 de enero de 2024

Mujer pierde a su marido en un accidente de avión, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en una tienda - Historia del día

22 de febrero de 2024

Vendedora humilla a una clienta por su talla, se encuentran en casa del novio por Navidad

13 de diciembre de 2023

"Estás despedido, viejo", le grita encargada al empleado de la limpieza, sin saber que él será su jefe al día siguiente - Historia del día

22 de enero de 2024