logo
Chica ocultando su rostro y llorando. | Foto: Getty Images
Fuente: Chica ocultando su rostro y llorando. | Foto: Getty Images

Los padres de los compañeros de escuela se burlan del vestido "feo" de una pobre niña hasta que la directora interviene - Historia del día

Georgimar Coronil
01 dic 2022
13:00

Una sabia directora decide tomar cartas en el asunto después de que los padres de sus compañeros se burlan de una niña de su escuela por su "feo" vestido.

Publicidad

El corazón de la pequeña Hilda rebosaba de emoción al volver a casa del colegio. Entró corriendo por la puerta y se topó con su madre.

"Cuidado, hija. Te vas a hacer daño", le dijo su madre, Elisa, con una sonrisa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Mamá! Vamos a celebrar una fiesta en el colegio. ¿Podrías comprarme un vestido nuevo, mami? Por favor".

Esa pregunta le quitó la sonrisa a Elisa. Sabía cuál sería la respuesta.

Lee también: Maestro ayuda a niña pobre con su disfraz de Halloween: años después la lleva al altar como su padre - Historia del día

Como madre soltera y sostén de la familia, Elisa sabía que no podía permitirse un vestido nuevo para Hilda. Pedirlo a otros tampoco le ayudaría, pues ya había pedido dinero prestado a unos amigos, que aún no había devuelto.

Así que, con el corazón encogido, le dijo a Hilda que no podía comprarle un vestido nuevo.

Publicidad

"Lo siento, cariño", dijo. "¿Podemos arreglarnos con uno de tus vestidos del año pasado? ¿Recuerdas el que te pusiste las Navidades pasadas?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Para su sorpresa, a Hilda le pareció bien y le sonrió. Por un momento, Elisa pareció estar a punto de devolver la sonrisa a pesar de las lágrimas en sus ojos.

"Gracias, cariño", dijo, cogiendo a su hija en brazos. "Vamos a probárnoslo, ¿ok?".

Hilda se probó el vestido rosa que había llevado en Navidad y en otras ocasiones, y la felicidad de la niña no tenía límites mientras giraba con él.

"¿Me veo bonita, mami?", preguntó dulcemente. "¿Crees que estoy guapa?".

"La mejor", dijo Elisa, con los ojos llorosos. "¡Pareces la niña más guapa del mundo!".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Elisa sabía que el vestido estaba viejo y deshilachado, pero también era cierto que Hilda estaba muy guapa con él. Sus rizos dorados que le caían por los hombros, sus grandes ojos azules y su hermosa sonrisa la hacían parecer nada menos que una princesa a los ojos de Elisa.

Publicidad

Pero dos días más tarde, cuando Hilda y Elisa entraron en el auditorio del colegio, se encontraron con miradas horribles y comentarios denigrantes.

Lee también: Niña rica llora y se niega a regresar a casa desde el kínder hasta que la maestra revisa su casa - Historia del día

Los demás niños iban vestidos con atuendos elegantes, sus madres llevaban vestidos de marca y sus padres llevaban trajes planchados. Elisa miró a su alrededor y se arrepintió de haber asistido al evento.

"Tienes que estar bromeando ¿De verdad van a posar con nosotros con esos trajes?", se burló de Elisa una mujer con un caro vestido de satén rojo.

Publicidad

"¿Perdón?", dijo Elisa. "¿Me estaba hablando a mí?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Tu hija parece hija de una sirvienta con ese vestido! ¿Cómo hace para venir a la misma escuela que mi hijo?", se burló de Elisa una mujer con un vestido caro de satén rojo.

Publicidad

"Es un muy mal atuendo para asistir", agregó su esposo. "Ni siquiera puedes vestir bien a tu hija. ¿Qué te hace pensar que este es tu lugar?".

Después de escuchar los comentarios groseros, Hilda empezó a llorar. "Mami, ¿me veo diferente a los demás niños? ¿No me veo bien?", preguntó.

"Oh no, cariño. ¡Estás perfecta! Hay gente que solo sabe menospreciar a los demás", respondió Elisa, abrazando a su hija y mirando a los malvados padres. "¡Dejen de acosar a mi hija! ¡No es asunto de ustedes! ¡Márchense!".

"¡Pues si alguien se va, serás tú y tu hija!", dijo otra mujer. "¡Qué vergüenza!".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Hilda no pudo contener las lágrimas. Corrió fuera del salón llorando, y una dolida Elisa la siguió.

Publicidad

"¡No quiero estar aquí, mamá!". Hilda sollozó. "¡Son tan malos! ¡Me odian! También odian mi vestido!".

Lee también: "Ella es bonita, no como yo", llora niña discapacitada mirando una muñeca: su ídolo la convence de lo contrario - Historia del día

"Oh, cariño", la abrazó Elisa. "Nos vamos si es lo que quieres, ¿ok? Por favor, deja de llorar".

"¿Puedo saber qué pasa antes de que se vayan?", le preguntó una mujer a Elisa. Se dio la vuelta y vio que era la directora del colegio, la señora Norton. La mujer mayor tenía una mirada preocupada.

"Señora Norton", dijo Elisa. "Esos niños y sus padres están dentro de …".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Elisa narró lo sucedido en el pasillo, y la directora lo escuchó todo con atención.

"Ah, ¿es eso?", preguntó al final. "¡Ven conmigo, cariño! Tengo una idea".

Publicidad

La señora Norton no llevó a Elisa y a Hilda de vuelta al evento. En su lugar, las llevó a su despacho y les entregó dos vestidos de su armario en la habitación. Uno era un precioso vestido para Elisa, y el otro un vestido inspirado en Cenicienta para Hilda.

"¡Es tan bonito!", dijo la niña. "¿De verdad puedo quedármelo, señora Norton?".

"¡Puedes!", dijo la Sra. Norton. "Dentro de una semana, ven a la escuela vestida con esto, por favor. Las dos. Hay un concurso de disfraces, y estos vestidos son de mi parte. Considérenlos un regalo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Oh, no, señora Norton!", objetó Elisa. "No podemos aceptarlos. No hemos hecho nada para merecer esto".

"Por favor", dijo la señora mayor. "Quédense con ellos y reúnanse conmigo la semana que viene. Háganlo por mí".

Elisa no pudo negarse a la señora Norton. La anciana les convenció de que aceptaran los trajes y, una semana después, en el concurso, todas las madres y los niños estaban maravillados con los vestidos que llevaban.

"¿De dónde sacó su hija ese traje?", preguntó una mujer. "¡Está increíble!".

Aquel día, la pequeña Hilda sostenía con orgullo el trofeo de ganadora del concurso. Antes de abandonar el escenario, dijo: "¡Gracias a mi hada madrina que me ayudó con este vestido! ¡Es la más dulce! Gracias a todos".

Publicidad

Los aplausos retumbaron en la sala, y todos felicitaron a Hilda. Los que antes la habían regañado ahora se sentían mal.

Elisa, por su parte, se preguntaba por qué la señora Norton tenía esos trajes en el armario de su despacho. Decidió reunirse con ella y preguntarle al respecto antes de salir del colegio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Hice esos vestidos a mano… los cosí para mi hija y mi nieta", reveló la anciana, con la voz quebrada. "Pero, oh querida… por favor, discúlpame…". Se cubrió la cara mientras rompía a llorar.

"Señora Norton, ¿está bien?", preguntó Elisa, preocupada.

"Me dejaron demasiado pronto, querida. Mi hija y mi nieta fallecieron en un accidente de coche. Nunca imaginé dar estos vestidos a nadie… Siempre los guardé en mi despacho. Estos vestidos debían ser un regalo para el tercer cumpleaños de mi nieta. Hice uno para ella y otro para mi hija… Hilda, querida, te ves exactamente como mi nieta en este vestido. ¡Oh, estás muy guapa! Mi corazón está aliviado hoy. Gracias, querida, por honrarme llevando estos vestidos. Muchas gracias".

Publicidad

"Oh no, Sra. Norton, no esté triste." La pequeña Hilda se abrazó a su cintura. "¡Las ancianas bonitas nunca deberían llorar! Se ven feas cuando lloran".

La Sra. Norton sonrió y sostuvo a Hilda cerca de ella. Eso consoló el corazón roto de la anciana y la ayudó a recuperarse del dolor que había sufrido tras perder a su hija y a su nieta.

Abrir el corazón a veces puede curar las heridas, y así fue también para el corazón de la señora Norton.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Las personas buenas llegan a tu vida en los momentos más oscuros: Hilda, Elisa y la Sra. Norton se dieron apoyo y se hicieron grandes amigas.

  • Ridiculizar a alguien por su aspecto o su origen es algo terrible: Los padres que se burlaron de Hilda y Elisa acabaron arrepintiéndose de sus palabras cuando Hilda se vistió de princesa para el concurso de disfraces y lo ganó.

Comparte esta historia con tus amigos. Quizá les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

"Ella es bonita, no como yo", llora niña discapacitada mirando una muñeca: su ídolo la convence de lo contrario - Historia del día

26 de noviembre de 2022

Niños se burlan de compañero necesitado por su disfraz barato de Halloween hasta que el director aparece usando el mismo - Historia del día

24 de noviembre de 2022

Todos los días niño huye de mamá adoptiva para visitar a su abuelita en el asilo hasta que ella desaparece - Historia del día

22 de octubre de 2022

Niña comparte pastel de cumpleaños con indigente y al día siguiente él regresa con tres compañeros para agradecerle - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Pobre conserje compra una muñeca vieja en el mercado de pulgas: se la da a su hija y oye un crujido en el interior - Historia del día

09 de noviembre de 2022

Salvé a un adolescente pobre en el metro que quedó huérfano recientemente: años después le propuso matrimonio a mi hija - Historia del día

04 de noviembre de 2022

Niña pobre consuela a niño rico cuyo padre está en coma: 19 años después ella acude a él en busca de ayuda - Historia del día

03 de septiembre de 2022

Desconocido alimenta a una anciana hambrienta en el abasto: se encuentran de nuevo en una elegante limusina poco después - Historia del día

19 de septiembre de 2022

Mamá soltera vende su vestido para hacer fiesta de cumpleaños para sus hijos, lo halla de vuelta en casa con $500 en el bolsillo - Historia del día

18 de octubre de 2022

Adolescentes se ríen de "viejo vaquero" en la fiesta de graduación hasta que sube al escenario para dirigirse a su nieta enferma - Historia del día

17 de noviembre de 2022

Hijo se avergüenza de su pobre madre anciana en la boda hasta que ella toma el micrófono y hace un brindis - Historia del día

12 de noviembre de 2022

Papá en silla de ruedas se convierte en el compañero de baile de su hija en fiesta de graduación porque nadie la invitó - Historia del día

19 de agosto de 2022

Señorita compra provisiones para una semana a un anciano discapacitado en el parque: luego hereda su mansión - Historia del día

30 de noviembre de 2022

Conserje se entera de que su hija está saliendo con su jefe: un día el jefe se burla de él frente a su hija - Historia del día

24 de agosto de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited