logo
Niño en una cafetería. | Foto: Shutterstock
Niño en una cafetería. | Foto: Shutterstock

Niño de 7 defiende a su mamá de camarero maleducado en cafetería y desaparece al día siguiente - Historia del día

Matt, de 7 años, se apresura a defender a su madre, Heather, cuando un camarero es grosero con ella. Al día siguiente, el mundo de Heather se derrumba cuando Matt desaparece. Su única pista es una escalofriante nota en la habitación de Matt, que contiene una amenaza para enseñar modales al niño.

Publicidad

"¡Es... increíble!", miró Heather fijamente al señor Murphy, el abogado de su familia, que estaba sentado frente a ella y su hijo, Matt, en una bulliciosa cafetería. Acababa de informar a Heather que su abuela le había dejado 400.000 dólares en su testamento.

"Puede firmar los papeles cuando esté lista para reclamar el dinero", continuó el Sr. Murphy.

Mientras Heather asimilaba esta noticia, Matt dejó caer accidentalmente su vaso. La cola salpicó a Kyle, el camarero que limpiaba su mesa, hundiéndose en su camisa blanca.

"¡Oye, cuidado, chico!", dijo Kyle, dando un salto hacia atrás, disgustado.

"Lo siento mucho, señor", se disculpó Matt inmediatamente.

"Tus disculpas no me lavan la camisa", le espetó Kyle.

Heather y el Sr. Murphy se quedaron atónitos ante la discusión. Heather calmó a Matt y se disculpó con el camarero, pero él sólo se enfadó más.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿No puedes controlar a tu maldito hijo? ¿Así le has enseñado a hablar con gente mayor que él?", le ladró Kyle a Heather antes de hacer otro comentario atrevido. "¡Eso es paternidad de grado A!", aplaudió Kyle lentamente con sarcasmo. "¡Qué madre tan encantadora!".

"¡No te atrevas a hablarle así a mi mamá!", dijo Matt levantándose de la silla. Matt se negaba a que un tipo cualquiera insultara a su madre. Agarró el pequeño jarrón de cerámica que había en el centro de la mesa y se lo lanzó al hombre.

"¡Tu hijo está fuera de control!", dijo Kyle, bloqueando el jarrón volador con la mano, haciéndolo añicos contra el suelo.

"¡ME ASEGURARÉ DE QUE APRENDA MODALES!".

"Kyle, ya basta", apareció el gerente de la cafetería en su mesa. "No puedes hablarle así a los clientes".

Kyle miró fijamente al niño antes de marcharse enfadado. El gerente se disculpó con Heather y su hijo y les ofreció bebidas de cortesía para compensar el percance. El grupo almorzó y Heather supuso que no volvería a ver al arrogante camarero.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

A la mañana siguiente, Heather fue a la habitación de Matt para llamarlo para desayunar, pero no estaba allí. Buscó frenéticamente hasta que vio una nota sobre la cama desarreglada de Matt. A Heather se le hizo un nudo en el estómago al leer las escalofriantes palabras:

"Tenemos a tu hijo. ¿Recuerdas que prometimos enseñarle modales? Si lo quieres de vuelta, deja 400.000 dólares en el cubo de basura amarillo de la puerta del City Park mañana a las 5. No se te ocurra ir a la policía. O no volverás a ver a tu hijo".

Temblando hasta la médula, Heather se armó de valor y condujo hasta la comisaría local. Mientras se apresuraba hacia la entrada, recibió un mensaje de un número desconocido.

Publicidad

"Te advertimos que no fueras a la policía. Esta es tu última oportunidad. Un error más y adiós Matty".

Los ojos de Heather iban de una persona a otra, pero no podía distinguir quién la observaba. Heather corrió hacia su auto. Intentó llamar al número, pero ni las llamadas ni los mensajes entraban. Desesperada por encontrar a Matt, decidió enfrentarse al camarero e inmediatamente condujo hasta la cafetería.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

El encargado le informó que Kyle había sido despedido por su comportamiento grosero del día anterior. Heather lo convenció para que le diera la dirección de Kyle insistiendo en que quería disculparse con el camarero.

Cuando se acercó a la casa del camarero, media hora más tarde, una sensación espeluznante la abrumó. Los escombros cubrían el porche y el jardín estaba descuidado. Heather llamó a la puerta, pero no obtuvo respuesta. Heather intentó abrirla. Para su sorpresa, la puerta se abrió de golpe. Armándose de valor, entró en la casa de Kyle.

Publicidad

Una sensación espeluznante recorrió los nervios de Heather cuando vio un jarrón de cerámica roto en el umbral de la puerta.

Pronto descubrió que toda la casa estaba desordenada y que no había nada que pudiera llevarla hasta Matt.

Recogiendo sus esperanzas de encontrar una pista -cualquier pista- del paradero de su hijo, Heather llamó a la puerta del vecino. Momentos después, Doris, la vecina mayor de Kyle, contestó.

"Hola, siento molestarla. Me preguntaba... ¿conoce al chico que vive ahí? ¿Kyle?", preguntó Heather, señalando la casa de Kyle. "Quería verlo. Pero no está en casa. ¿Sabe dónde está?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Se fue esta mañana temprano, querida", contó Doris. "Fue extraño... Creo que Kyle estaba borracho porque el hombre que iba con él prácticamente tuvo que subirlo al coche. Y luego se fueron".

Publicidad

Heather empezó a sospechar. "¿Recuerda el aspecto de este tipo? ¿O algo sobre el coche?".

Doris pensó un rato. "No, querida. No pude verlo con claridad porque todavía estaba oscuro. El coche era un todoterreno grande y negro".

Las palabras de la anciana vecina se repetían en la mente de Heather y nada tenía sentido para ella. Con el tiempo corriendo, Heather renunció a jugar a los detectives.

"Quiero reclamar mi herencia, señor Murphy", dijo al entrar en su despacho. "Y quiero que me transfieran el dinero a mi cuenta inmediatamente... oh, ¿qué pasó?", se preocupó Heather al ver un moretón en la comisura de los labios del abogado.

"Unos gamberros intentaron atracarme pero escapé", dijo el Sr. Murphy. "¡Le prepararé los papeles!".

Heather asintió. Tras firmar los papeles, dio las gracias al Sr. Murphy y tomó su bolso. Justo cuando estaba a punto de marcharse, un todoterreno negro se estacionó frente al despacho del abogado. Heather se quedó helada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Sr. Murphy, el tanque está lleno!", dijo el asistente del Sr. Murphy, lanzando las llaves a las manos del abogado.

El moretón en los labios del Sr. Murphy parece como si alguien le hubiera dado un puñetazo. Y ahora este coche negro... ¿es sólo una coincidencia o...?

Heather estaba sumida en sus pensamientos cuando el señor Murphy habló de repente desde atrás, sobresaltándola.

"Señorita Heather... ¿Se encuentra bien?", preguntó el abogado.

"Yo... eh... sí, estoy bien, señor Murphy", tartamudeó Heather.

Mientras el Sr. Murphy le traía agua, Heather empezó a recomponer el rompecabezas. Metió su banda de fitness, activada con el localizador GPS, en el bolsillo interior del abrigo del Sr. Murphy que colgaba del perchero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

A la mañana siguiente, Heather recibió una notificación telefónica indicando que los fondos habían sido transferidos a su cuenta bancaria. Sólo le quedaban nueve horas para cumplir las exigencias de los secuestradores.

Heather llegó al City Park esa tarde y tiró la bolsa de lona que contenía los 400.000 dólares dentro de la solitaria papelera amarilla de la entrada. Heather regresó corriendo a su coche. Después de conducir un trecho, comprobó su aplicación de localización por GPS. Para su sorpresa, el Sr. Murphy se dirigía a la entrada del City Park.

Cuando vio el coche del Sr. Murphy alejándose del parque, lo siguió discretamente. Llevó a Heather por una carretera desierta a través del bosque. Cuando de repente se desvió por un camino aislado que se adentraba en el bosque, Heather se vio obligada a continuar a pie.

Finalmente, llegó frente a una cabaña abandonada. Heather se acercó a la cabaña y miró a través de las ventanas de cristal rotas, escudriñando los rincones oscuros con sus ojos desesperados. Entró sigilosamente. Unos escalofríos la recorrieron cuando se dio cuenta de que no estaba sola.

"¡¿BUSCAS A ALGUIEN?!", dijo desde atrás una voz fría y amenazadora que le resultaba demasiado familiar.

Publicidad

Antes de que Heather pudiera escapar, sintió un fuerte golpe en la cabeza y se desplomó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

A Heather le dolía la cabeza mientras abría los ojos lentamente. Lo primero que vio fue a Matt y Kyle atados a una columna de madera frente a ella.

"¿MATT? Oh Dios mío... ¿Estás bien?", gritó ella e intentó alcanzar a su hijo, pero estaba esposada a una silla.

"¡Qué idiota eres, Heather!", apareció el señor Murphy en el sótano con una pistola en la empuñadura y una sonrisa siniestra en el rostro.

"¿Creías que no sabía que me estabas siguiendo? Iba a acabar sólo con ellos dos e inculpar a un 'desaparecido' Kyle del asesinato de Matt... ¡ahora, me haces gastar otra bala!".

Publicidad

El abogado apuntó a Heather con la pistola.

"¡El dinero de esa bolsa de lona es falso!", gritó Heather.

"¡¿Qué?!", los ojos del señor Murphy se desorbitaron de asombro. Comprobó la bolsa y se dio cuenta de que Heather lo había engañado con dinero falso.

"¡¿Dónde está el dinero real?! El destino de tu hijo está ahora en mis manos", dijo el Sr. Murphy, acercándose a un aterrorizado Matt y lo desató. "Pagarás el precio por traicionarme".

"Tenga piedad. Es sólo un niño. Por favor...", lloró Heather. "El dinero de verdad está en el banco. Lo ingresé todo antes de conducir hasta el parque".

"Vas a firmar un poder notarial por el que me concedes la custodia exclusiva del dinero de tu herencia". El señor Murphy miró fijamente a Heather. "Voy a llevarme a tu hijo a buscar los papeles, así que no hagas nada que me provoque hacerle algo desagradable a tu pequeño...".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Oye, ¿tienes una horquilla?", preguntó Kyle una vez que el Sr. Murphy se fue con Matt.

"¡Sí, tengo!", contestó Heather.

"Intenta acercarte para que pueda tomarla. Tengo un plan", instó Kyle.

Heather empezó a arrastrarse a sí misma y a la silla hacia Kyle. No le quedaba más remedio que confiar en el desconocido.

"Pensabas que yo era el malo, ¿verdad?", dijo Kyle mientras tanto. "¡En cierto modo, tenías razón! Solía forzar cerraduras antes de hacerme camarero. Cuando tuve aquel arrebato con tu hijo, ya estaba teniendo el peor día de mi vida. Hasta esta situación, claro. De todos modos, tengo un plan. Mira hacia otro lado e intenta quedarte quieta...".

Kyle agarró la horquilla del pelo de Heather con la boca. Tras un agotador intento, liberó a ambos. Se miraron, y la realidad de la situación se hizo presente. Ahora podían escapar, pero el Sr. Murphy seguía teniendo cautivo a Matt. Tenían que quedarse atrás y enfrentarse al secuestrador de primera mano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Una hora más tarde, oyeron regresar al señor Murphy y ocuparon sus puestos. Cuando se abrió la puerta del sótano, Kyle se abalanzó sobre él. Un fuerte estruendo sobresaltó a Heather mientras levantaba la pipa que tenía en las manos. El Sr. Murphy había disparado a Kyle en la pierna.

Con todas sus fuerzas, Heather asestó un fuerte golpe en la cabeza del Sr. Murphy, haciéndole caer al suelo gimiendo.

"Se ha desmayado... date prisa... tenemos que irnos", gritó Kyle.

Heather se arrancó la bufanda, la puso sobre la herida de Kyle para detener la hemorragia y se giró hacia el Sr. Murphy. Lo insultó mientras esposaba al abogado a la barandilla de la escalera y luego llamó al 911.

"¡Mamá!", corrió Matt hacia ella cuando salía de la cabina y se arrojó a sus brazos.

Heather se sintió aliviada al ver a su hijo pequeño con vida y rompió a llorar mientras lo abrazaba. Alrededor de media hora después, la policía rodeó la cabaña y detuvo al Sr. Murphy.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Al día siguiente, Heather visitó a Kyle en el hospital. Entró en su habitación con un ramo de lirios blancos y él se sorprendió gratamente al verla.

"Nuestro primer encuentro en el café fue mal. ¡La segunda vez que nos vimos fue peor!", dijo Kyle con una sonrisa, tratando de aligerar el ambiente. "¡Quiero arreglar eso! Cuando salga de aquí, ¿podemos volver a vernos por primera vez? ¿Has estado en el nuevo restaurante de la playa...?".

Para sorpresa de Kyle, ¡Heather respondió con un abrazo!

"¡Es una cita!", dijo Heather, riendo entre dientes. "¡Si no lo hubieras sugerido tú, lo habría planteado yo! Y oye... gracias. ¡Por salvarnos!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Rico humilla a mesero discapacitado que luego le enseña una valiosa lección - Historia del día

05 de marzo de 2024

Hombre rico intenta comprar a hija de mecánico pobre, pero paga un precio demasiado alto por ella - Historia del día

17 de enero de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Rico heredero se burla de mendigo fuera de hotel de lujo, a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del día

22 de enero de 2024

Niña con discapacidad no es admitida en un restaurante el día de su cumpleaños, y ella les da una lección - Historia del día

16 de abril de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

Hombre se burla constantemente de esposa desempleada por no hacer nada, halla nota después de que se la lleva una ambulancia - Historia del día

21 de febrero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

A niña discapacitada no la dejan entrar en restaurante el día de su cumpleaños, ella les da una lección - Historia del día

09 de abril de 2024

Cillian Murphy sigue siendo fiel a su muy reservada esposa desde hace casi 2 décadas - ¿Qué aspecto tiene?

13 de marzo de 2024

Tras 8 años de lucha, Brad Pitt cambia su postura en el divorcio con Angelina Jolie

01 de abril de 2024