logo
Hombre empujando un bote de basura. | Foto: Getty Images
Hombre empujando un bote de basura. | Foto: Getty Images

Basurero restaura juguetes para donarlos a refugio de niños, consigue que sus hijos vayan gratis a colegio privado - Historia del día

Un padre soltero de dos hijos que trabaja como basurero para mantener a su familia empieza a restaurar los juguetes rotos que encuentra en la basura y los dona a un refugio infantil.

Publicidad

Cuando George tenía veinte años, su novia, Jean, le dijo que estaba embarazada. Él estaba asustado, y ella también, pero se casaron, y él consiguió un trabajo como basurero.

Dieron la bienvenida a una bonita niña a la que llamaron Daisy, y dos años más tarde, tuvieron otra niña, a la que llamaron Rose. El trabajo de George no era precisamente glamuroso, pero les fue bien hasta que murió su joven esposa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

George volvió a casa del funeral y se echó a llorar. ¿Qué iba a hacer? ¿Qué sabía él de criar a dos niñas? "¡Te necesito, Jean!", susurró. "¿Qué voy a hacer?".

Pero George era un hombre valiente, y recogió los pedazos y aprendió a ser madre además de padre. Eso significaba que aprendió a trenzar el pelo, a jugar con muñecas e incluso a coser.

Publicidad

Por supuesto, ser padre significaba que también sabía arreglar cosas, lo cual era una clara ventaja. George se convirtió rápidamente en un experto en arreglar muñecas, vestidos de muñecas, casas de muñecas, pelo de muñecas... Incluso las amigas de Rose y Daisy llevaban sus juguetes para que George los arreglara.

Un corazón bondadoso es más valioso que el oro.

Un día, mientras George trabajaba, una gran bolsa cayó de uno de los cubos de basura que estaba vaciando. Vio asomar la pierna de una muñeca de porcelana y sintió curiosidad. La bolsa estaba llena de muñecas. Eran muñecas viejas y preciosas, pero la mayoría necesitaban cuidados especiales.

Se las llevó a casa y empezó a arreglarlas. George tuvo que recurrir a YouTube, pero aprendió a restaurar las delicadas muñecas antiguas, e incluso sus delicados y frágiles vestidos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Desgraciadamente, ni a Daisy ni a Rose les gustaban mucho las muñecas antiguas. Les gustaban las Barbies y las Bratz, no las muñecas de porcelana con vestidos de volantes. ¿Qué hacer con las muñecas?

George no podía quedárselas, porque ya tenía un nuevo lote de juguetes que había encontrado en el trabajo esperando a ser restaurado. Así que un día metió cuidadosamente las muñecas en una caja y condujo hasta un refugio cercano.

Llamó a la puerta y le abrió una señora sonriente. "¿Sí?", le dijo. "¿Puedo ayudarlo?".

"¿Tienen niñas aquí?", preguntó George.

La mujer frunció el ceño. "¿Por qué quiere saberlo?", preguntó con suspicacia.

George levantó la caja y dijo: "Bueno, verá, yo restauro juguetes, y tengo todas estas muñecas. Si tiene niñas a las que les puedan gustar, le agradecería que me las quitara de las manos".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer echó un vistazo a la caja y se quedó sin aliento. "¡Pero si son preciosas! Normalmente, cuando la gente trae juguetes viejos están todos rotos, ¡así que apenas podemos usarlos!".

"¡Démelos!", dijo George. "¡Yo los arreglaré!".

"Pase", dijo la mujer. "¡Me gustaría que conociera a Elliot! Es uno de nuestros principales benefactores".

La mujer hizo pasar a George y le presentó a un hombre alto y distinguido, de ojos amables y sonrisa amable. "Gracias", le dijo Elliot a George cuando la mujer le explicó lo de las muñecas. "No sabe lo que significarán para nuestras niñas. Gracias".

"Oh", sonrió George. "¡Tengo una idea! Yo también tengo dos niñas. Daisy tiene nueve años y Rose ocho".

"Maravilloso", dijo Elliot. "¿A qué colegio van?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Me temo que no puedo permitirme un colegio privado, que era el sueño de mi esposa", explicó George. "Así que van a la escuela pública local".

"Oh", dijo Elliot. "Sabe, yo también fui un niño de acogida, y creo que una buena educación abre las puertas a un futuro brillante, así que apadrino a los 12 niños de este hogar de grupo en la Academia Elliot Smith".

"¡WOW!", expresó George. "¡Es la mejor escuela del estado!".

"Gracias", sonrió Elliot. "¡Estoy muy orgulloso de ello!".

"¿Usted es el Elliot de la Academia Elliot Smith?", preguntó George, asombrado.

"Sí", dijo Elliot. "Y me aseguro de que en mi escuela haya oportunidades para los niños que se lo merecen, no sólo para los ricos".

"Admiro eso", le dijo George a Elliot, y los dos hombres hablaron durante largo rato, intercambiando historias de vida. Cuando George se marchó, ya eran amigos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

George volvió al hogar de grupo unas cuantas veces más con más juguetes tanto para niños como para niñas, y él y Elliot siempre se lo pasaban muy bien juntos. Entonces recibió un gran sobre en el correo.

El sobre tenía un elegante emblema en una esquina que decía "Academia Elliot Smith", y dentro había una carta informándole que sus dos hijas ingresarían en la academia a principios de semestre.

¡George no se lo podía creer! Inmediatamente telefoneó al colegio y pidió hablar con Elliot. "¡Tiene que haber un error! Elliot, no puedo permitirme la academia para UN niño, ¡y mucho menos para dos!".

"Mi querido George", dijo Elliot. "No hace falta. Daisy y Rose tienen becas completas en la academia, ¡para toda su carrera académica!".

"Pero...", George se quedó mudo. "Pero... ¿POR QUÉ?".

"Porque sí", dijo Elliot con suavidad. "Creo que dos niñas con un padre tan extraordinariamente amable también tienen que ser extraordinarias, ¡y creo que te mereces ver cumplido el sueño de tu esposa!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La basura de un hombre es el tesoro de otro. George tomaba los juguetes que la gente tiraba a la basura y los restauraba con cariño para que fueran apreciados por los niños.
  • Un corazón bondadoso es más valioso que el oro. La bondad y generosidad de George le llevaron a regalar juguetes a los niños de un centro de acogida. La vida lo recompensó con oportunidades que nunca había tenido para sus propias hijas.

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposa despidió a la niñera en la que confiamos por años después de que salvara la vida de nuestro hijo

12 de marzo de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024

¿Me equivoco al ir en contra de mi mujer por despedir a nuestra niñera adolescente?

18 de marzo de 2024

Mi marido mantuvo a su segunda familia en nuestro sótano

03 de abril de 2024

Mi hijastro me apartó de su vida - Ahora exige que sacrifique mi vida por él

02 de abril de 2024

39 empleados de comercios revelan las historias de terror del Viernes Negro

02 de febrero de 2024

Encontré una carta de amor de mi esposo que acabó con nuestro matrimonio

17 de abril de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Mi corazón se detuvo al ver lo que mi suegra le hizo a mi hijo en su segundo cumpleaños

21 de marzo de 2024

Noté unos pendientes de ónix que tomó prestados en las orejas de mi hija y se me heló la sangre al reconocerlos

11 de abril de 2024

Se me heló la sangre cuando abrí el cajón de mi marido al día siguiente de mudarme con él

16 de marzo de 2024

Los dos hijos de Cillian Murphy llevan el mismo corte de pelo que papá - Uno de ellos siguió sus pasos

28 de marzo de 2024

Mujer cambia el pañal a su sobrino y nota una marca de nacimiento familiar en su muslo

16 de febrero de 2024

Me alejé de mi suegra por lo que le dijo a mi hija sobre mí cuando llegué al hospital

22 de marzo de 2024