logo
Mujer embarazada con su pareja | Foto: Shutterstock
Mujer embarazada con su pareja | Foto: Shutterstock

Estaba a punto de llevar a mi esposa de parto al hospital cuando recibí la llamada de que mi mamá se estaba muriendo - Historia del día

Susana Nunez
05 sept 2023
12:30

Justo cuando mi mujer rompió aguas, recibí una llamada de la enfermera de mi madre y me dijo que mi madre se estaba muriendo. Me sentí desgarrado y obligado a tomar una difícil decisión.

Publicidad

El día en que Debra se enteró de que estaba embarazada fue uno de esos días que guardaré con cariño el resto de mi vida. Lloramos juntos, incapaces de creer que pronto íbamos a tener un bebé en casa, y le prometí a ella que sería un padre increíble.

Debra y yo habíamos esperado mucho tiempo para ser padres. Éramos una de esas parejas que milagrosamente concibieron después de pasar por montones de tratamientos de fertilidad fallidos y de que los médicos nos dijeran que no había ninguna posibilidad.

"Seremos los mejores padres para él, cariño", le dije a Debra una noche. "Estoy deseando tener a nuestro bebé en brazos".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Lo sé, cariño", me dijo sonriendo. Besé suavemente su barriguita y le prometí que siempre estaría a su lado.

Publicidad

Debra había estado muy ansiosa por el embarazo debido a las complicaciones, y yo le había dicho que no tenía por qué preocuparse y que contaría conmigo en cada paso.

No sabía que el destino me pondría en una situación en la que tendría que elegir entre mi madre y ella, mientras estaba de parto...

Todavía me dan escalofríos cuando recuerdo ese día. Empezó siendo un día precioso. El sol brillaba con fuerza y nada parecía ir mal en el mundo exterior. Yo estaba preparando el desayuno en la cocina porque Debra no se sentía bien esa mañana.

Rápidamente le preparé un plato de cereales y fui a llamarla. Al entrar en nuestro dormitorio, vi que estaba apoyada contra la pared con una mano, agarrándose el vientre y respirando con dificultad.

"Cariño, ¿estás bien?". Corrí hacia ella, preocupado. "¿Llamo al médico?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Gordon... mi fuente... se rompió", susurró pesadamente, y fue entonces cuando me fijé en el suelo debajo de ella. Estaba mojado. "Llévame al hospital... ¡Por favor!", gritó.

"¡Dios!". Entré en pánico. "Voy a prender el coche. Espera un segundo, cariño".

Corrí hacia el coche y tomé las llaves del cuenco de la estantería del salón. Abrí la puerta del coche y entré corriendo para ayudar a Debra.

"No te preocupes, cariño. Llegaremos al hospital enseguida. Vale, ya lo tenemos". La estaba consolando cuando empezaron sus dolores de parto. Estaba aterrorizada y nerviosa. Rezaba para que todo saliera bien.

Cuando llegamos al coche, Debra entró, cerré la puerta y me apresuré a sentarme. Entonces sonó mi teléfono. Era la enfermera de mi madre, Marla, quien llamaba. A mi madre le habían diagnosticado una afección cardiaca progresiva y estaba de reposo, confinada a la cama.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Preocupado, contesté al teléfono, y la voz de Marla al otro lado de la línea me rompió por dentro.

"Gordon", dijo con voz débil. "Tu madre... Tuvo un ataque al corazón, así que la traje al hospital. Los médicos dicen que hay pocas esperanzas de que sobreviva... Se está muriendo. Creo que deberías venir tan pronto como puedas".

"¡Oh, Dios mio!". Exhalé un suspiro. ¿Por qué estaba pasando todo al mismo tiempo? Estaba destrozado y no sabía qué hacer. Por un lado, Debra estaba de parto, y por otro, mi madre agonizaba.

Entré en el coche, con lágrimas en los ojos, y vi a Debra. No podía ocultárselo. Me vio la cara y me preguntó qué me pasaba, y se lo conté todo.

"Mamá se está muriendo, cariño. Ha tenido un infarto y Marla me ha pedido que vaya lo antes posible. Estoy muy nervioso. Yo... no sé qué hacer...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Cariño", dijo Debra. "Llama a un taxi. Puedo ir sola...".

"¿Qué?". Me quedé desconcertado. "¡No, no podemos hacer eso!". Estaba empapada en sudor y gemía de dolor. "Mírate. Es solo...".

"No tenemos tiempo, cariño... ¡Ay!... llama al taxi ahora, Gordon. Tu madre te necesita. Primero eres un hijo, luego un marido. Me las arreglaré. Tu madre... ella...". Su dolor estaba empeorando.

"Voy a llamar al taxi. ¡Oh, Dios!".

Afortunadamente, pronto conseguí un taxi, y le indiqué al conductor que llevara a Debra al hospital, lo antes posible. Me temblaban las manos mientras conducía hacia el hospital donde estaba mi madre, y mis lágrimas no paraban. Mi corazón se aceleraba, preguntándome por el estado de Debra y si nuestro bebé estaría bien.

Cuando llegué al hospital, vi a Marla sentada fuera de su sala. "¿Marla? ¿Dónde está mamá? ¿Qué ha pasado?", le pregunté.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Los médicos están con ella, pero no son optimistas...", fue todo lo que dijo.

Me senté fuera de la sala, rezando para que mamá se pusiera bien.

"Sé que pronto te pondrás mejor, mamá. Pronto serás abuela", me decía a mí mismo. Pero poco después, los médicos salieron de urgencias con malas noticias.

"Lo sentimos muchísimo. No hemos podido salvarla".

Mi madre falleció aquella mañana a causa de un paro cardíaco. No podía dejar de llorar, y Marla intentó consolarme, pero fue inútil. El dolor me desgarraba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, el timbre de mi teléfono me distrajo. "¿Sí?", dije, y pude oír un dulce llanto de fondo.

"Cariño", dijo Debra al otro lado de la llamada. "Hemos tenido una niña. Es impresionante. Ya eres padre...".

En ese momento, no estaba seguro si debía estar feliz o triste. "Es una gran noticia, cariño", logré decir. Luego le dije con el corazón encogido: "Mamá se ha ido".

"No se ha ido, Gordon. Está con nosotros", contestó Debra en voz baja, y no tuve ni idea de lo que quería decir hasta que mi teléfono recibió un mensaje.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Debra me envió una foto de nuestra niña y lloré aún más. Nuestra pequeña se parecía tanto a su abuela.

Publicidad

"¿No se parece a tu mamá?", preguntó Debra.

Con los ojos llenos de lágrimas, respondí: "Sí, se parece mucho".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Incluso cuando nuestros seres queridos nos dejan, una parte de ellos permanece con nosotros. La madre de Gordon falleció la mañana en que nació su hija. La bebé era idéntica a su abuela y una señal de que seguiría con él para siempre.
  • Solo el corazón de una madre comprende que una madre siempre necesita a sus hijos. Debra gemía de dolor, pero cuando se enteró de lo de la madre de Gordon, le instó a que pusiera en primer lugar a su progenitora y estuviera a su lado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Mi suegra convirtió mi Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

23 de enero de 2024

Hijo engaña a su madre diciéndole que va a clases de arte, pero la verdad la deja en shock

08 de marzo de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mi papá me dejó con una familia de acogida porque yo le recordaba a mi madre - Historia del día

14 de marzo de 2024

Mujer mayor con pierna rota está recostada en cama, una noche ve a su yerno entrando a hurtadillas en su habitación - Historia del día

15 de febrero de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Una niña despierta del coma y dice: "Sé la verdad sobre mi madre" - Historia del día

17 de abril de 2024

Hijos revelan los mayores secretos que sus padres les rogaron que no contaran a mamá

02 de febrero de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Recibí una escalofriante llamada de mi hija - la verdad revelada no tardó en destruir nuestra relación familiar

11 de marzo de 2024

Mi esposo nos abandonó, dejando sólo una nota que decía "Lo hice por uds", y la espeluznante verdad salió a la luz años después

12 de marzo de 2024