logo
Hombre sentado en una mesa con rosas rojas | Fuente: AmoMama | Shutterstock
Hombre sentado en una mesa con rosas rojas | Fuente: AmoMama | Shutterstock

Mi madre vio accidentalmente a mi marido en una aplicación de citas y le envió un mensaje de texto

Susana Nunez
30 may 2024
23:15

Cuando la madre de Lucy acude a ella una tarde con una noticia devastadora: que ha encontrado a Sam, el esposo de Lucy, en un sitio de citas, a ella se le parte el corazón. Pero en lugar de enfrentarse en privado, ambas intentan humillarlo en público, utilizando un perfil falso.

Publicidad

¿Sabes que la vida te lanza bolas curvas? Pues la mía me ha lanzado una bola rápida a la cara. Empezó de forma bastante inocente. Mi madre, soltera desde hace una década, aceptó por fin probar las citas por Internet.

Una mujer mayor sonriente | Fuente: Unsplash

Una mujer mayor sonriente | Fuente: Unsplash

Yo estaba encantada: mi madre se merecía un poco de felicidad en su vida. E incluso si eso significaba sacarla de su zona de confort, lo necesitaba.

Nos sentamos juntas en una cafetería, bebiendo café con leche y comiendo porciones de tarta mientras revisábamos su galería y elegíamos fotos para subirlas.

El interior de una cafetería | Fuente: Unsplash

El interior de una cafetería | Fuente: Unsplash

Publicidad

"No estoy segura de esto, Lucy", dijo mi madre. "¿Estás segura de que no es una mala idea?".

"¡Es una idea genial!", dije, tomando el tenedor y cortando un trozo de tarta. "Necesitas algo nuevo y emocionante, ¡y esto podría ser ambas cosas!".

Una persona sosteniendo un trozo de pastel | Fuente: Pexels

Una persona sosteniendo un trozo de pastel | Fuente: Pexels

"¿Y si hago el ridículo?", preguntó, con aire triste e insegura de todo.

"Entonces sólo será una anécdota divertida que contar y una experiencia que siempre tendrás", dije, intentando tranquilizarla. "Pero mira, si no quieres hacerlo, no hay ninguna presión".

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

Casi esperaba que dijera que no y borrara todo el perfil.

"No, lo haré", dijo. "No tengo nada que perder".

Una mujer sonriente | Fuente: Unsplash

Una mujer sonriente | Fuente: Unsplash

Pero resulta que, aunque mi madre no tenía nada que perder, el hecho de que se tropezara con el perfil de mi esposo, Sam, en la aplicación, significaba que yo tenía todo mi matrimonio que perder.

Recientemente, Sam había estado un poco distante e irritable, y lo achacaba al estrés por un reciente cambio de trabajo. Pero también estábamos intentando tener un hijo, y eso conllevaba sus propios retos.

Un hombre sonriente | Fuente: Pexels

Un hombre sonriente | Fuente: Pexels

Publicidad

Así que no estábamos en la etapa más feliz de nuestro matrimonio.

Aun así, cuando Sam achacaba su mal humor al trabajo, yo quería creerle, y así lo hice... hasta ayer.

Una pareja sentada en un banco | Fuente: Pexels

Una pareja sentada en un banco | Fuente: Pexels

Estaba en la cocina a punto de empezar a preparar la cena cuando mi madre se llegó, con una extraña actitud.

"Hola, cariño", dijo mi madre, sentándose en la encimera.

"¿Qué te pasa?", pregunté, percibiendo enseguida su estado de ánimo. Parecía muy agobiada por el mundo que la rodeaba.

Una mujer en la cocina | Fuente: Pexels

Una mujer en la cocina | Fuente: Pexels

Publicidad

"Tengo algo que decirte", dijo.

Puse la tetera en el fuego y me volví hacia ella.

"Cuéntamelo todo", le pedí.

Vapor de una tetera | Fuente: Pexels

Vapor de una tetera | Fuente: Pexels

Mi madre dudó un momento antes de respirar hondo.

"Escucha, Lucy. Anoche, cuando estaba en la aplicación de citas, di con Sam. Tiene un perfil completo, y está activo".

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Unsplash

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Unsplash

Publicidad

Se me encogió el corazón. Sabía que Sam y yo no estábamos en un buen momento, pero siempre esperaba que volviéramos a encarrilarnos, sobre todo porque yo también pensaba que estábamos de acuerdo en tener un bebé.

¿Pero esto?

Una persona sosteniendo una prueba de embarazo | Fuente: Pexels

Una persona sosteniendo una prueba de embarazo | Fuente: Pexels

Esto lo cambió todo. De repente, Sam y yo ya no rezábamos juntos por un bebé. No estábamos juntos. Yo estaba aquí, deseando ser madre y esposa, pero Sam estaba ahí fuera, en Internet, esperando conocer a otras mujeres.

Mientras mi mente se agitaba, seguí cocinando.

Una persona cortando ajos | Fuente: Pexels

Una persona cortando ajos | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Qué quieres hacer?", preguntó mi madre.

"Dímelo tú. Haré lo que me digas, mamá", dije, sintiéndome absolutamente derrotada.

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Mi madre, conmocionada pero con rapidez mental, ideó un plan. Creó otro perfil, utilizando imágenes de Internet. Cuando terminó, se emparejó inmediatamente con Sam.

Me imaginé a mi marido sentado en su escritorio y, en vez de trabajar, sentado en su teléfono entreteniéndose con otras mujeres en una aplicación de citas.

Un teléfono abierto a diferentes aplicaciones de citas | Fuente: Unsplash

Un teléfono abierto a diferentes aplicaciones de citas | Fuente: Unsplash

Publicidad

"Quiere que nos veamos", dijo mi madre cuando le puse delante un cuenco de fideos.

"De acuerdo", dije.

Le pidió que quedara con ella para una cita, insinuando que ella sería la dama de rojo.

Dos cuencos de fideos | Fuente: Pexels

Dos cuencos de fideos | Fuente: Pexels

El montaje era sencillo: una confrontación pública para pillarle in fraganti. Me senté escondida en un rincón del restaurante elegido, con la ansiedad royéndome por dentro. Tomé una copa de vino para ayudarme.

¿De verdad estaba aquí sentada, esperando a que mi marido saliera y me demostrara que no era quien yo creía?

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Pexels

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

Pronto entró Sam, con un ramo de flores en la mano, escudriñando la habitación. Su rostro se iluminó cuando vio entrar a una mujer vestida de rojo.

Pero entonces, el reconocimiento le golpeó como un camión. Su rostro palideció y las flores casi se le escaparon de las manos. Avanzó a trompicones, como si las piernas le traicionaran. Mi madre se acercó y su sonrisa se convirtió en una línea tensa.

Una mujer con un vestido rojo | Fuente: Pexels

Una mujer con un vestido rojo | Fuente: Pexels

"¿Buscas a alguien de rojo?", bromeó, con la voz cargada de desdén.

Antes de que pudiera tartamudear una excusa, salí de mi rincón.

"¿Sorprendido, Sam?", pregunté. Mi voz era tranquila, sorprendiéndome a mí misma también.

Publicidad
Un hombre conmocionado | Fuente: Pexels

Un hombre conmocionado | Fuente: Pexels

El asombro de mi marido se acentuó y sus ojos se desviaron entre mi madre y yo, dándose cuenta de la gravedad de su error.

"Quería creer que se trataba de un malentendido", dije, poniéndome firmemente al lado de mi madre. "Pero aquí estás, y todo está claro".

El restaurante había enmudecido, el ambiente estaba cargado de tensión. Mi madre se dirigió a la sala, con voz clara y fuerte. Tomó un vaso de vino de la mesa.

Un restaurante muy concurrido | Fuente: Unsplash

Un restaurante muy concurrido | Fuente: Unsplash

Publicidad

"Este hombre vino aquí esperando una cita con alguien que conoció en una aplicación de citas, sin saber que sería su suegra quien le pillaría in fraganti".

La humillación inundó el rostro de Sam. Intentó hablar, salvar algo de dignidad, pero no había nada que pudiera decir.

Un hombre con expresión serena | Fuente: Pexels

Un hombre con expresión serena | Fuente: Pexels

"Lucy, por favor", dijo. "Puedo explicártelo; están pasando muchas cosas. Es mi forma de desestresarme, eso es todo".

Le miré, intentando encontrar al hombre con el que me había casado, pero no estaba allí. No había nada detrás de sus ojos, sólo una sombra del hombre al que amaba.

Pero desde que mi madre lo había revelado todo, sentí que me había desenamorado de él.

Publicidad
Una mujer cubriéndose el rostro | Fuente: Unsplash

Una mujer cubriéndose el rostro | Fuente: Unsplash

Mi madre y yo salimos del restaurante y nos dirigimos a un local de comida rápida para que me comiera mis sentimientos.

"¿Qué quieres hacer ahora?", preguntó mi madre, sirviéndose pollo frito.

"Divorciarme de él", dije, bebiéndome una cerveza; era algo totalmente atípico en mí, pero no me sentía yo misma en absoluto.

Pollo frito en un bol | Fuente: Unsplash

Pollo frito en un bol | Fuente: Unsplash

Publicidad

"¿En serio?", preguntó mi madre. "¿Así sin más?".

"Bueno, ahora todo es diferente", dije. "Ya no hay nada en él que me atraiga".

Mi madre asintió.

"Y yo quería tener un hijo con ese hombre, mamá", continué.

Cuando volvimos a mi casa, esperaba que Sam estuviera allí, esperando para disculparse, pero no estaba. La casa estaba oscura y vacía.

Una casa sin luz | Fuente: Unsplash

Una casa sin luz | Fuente: Unsplash

En la soledad que siguió, con el apoyo de mi madre, empecé el doloroso proceso de divorcio. Sam vino a casa y preparó una maleta.

"Me voy con mis padres", dijo. "Volveré pronto para todo lo demás".

Publicidad

No dije nada. Me daba igual.

Una bolsa de lona marrón | Fuente: Unsplash

Una bolsa de lona marrón | Fuente: Unsplash

La agonía de la traición dio paso a una feroz determinación de reconstruir mi vida sobre los cimientos del amor propio y la verdad.

Y ahora, me encuentro sola y tratando de resolver el resto de mi vida.

Una mujer sonriente | Fuente: Unsplash

Una mujer sonriente | Fuente: Unsplash

Publicidad

¿Qué habrías hecho tú?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra:

Cuando Madeline y Ryan deciden ir a comprar una aspiradora nueva, su hijo de cuatro años les revela que conoce a la vendedora, una mujer que había visto en la oficina de su padre y el tatuaje en su pierna la delataba.

Lee la historia completa aquí.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Grité "¡No acepto!" en mi propia boda tras una conversación con la madre del novio cuyo plan casi salió bien

26 de abril de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024

Mujer ve mensaje de un desconocido sobre ella en el teléfono de su esposo y se arriesga a invitar al remitente a su casa

07 de febrero de 2024

Mis padres me concertaron un matrimonio, así que decidí poner a prueba a mi adinerado prometido

27 de mayo de 2024

7 invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

07 de mayo de 2024

Descubrí a mi esposo con su amante en un hotel — Este es un viaje romántico que nunca olvidarán

10 de mayo de 2024

Mi vecina me amenaza desde que me mudé a mi nueva casa - Si hubiera sabido que conocía mi secreto

13 de mayo de 2024

Mi marido se jactaba de comprarme pendientes caros cuando yo me los compraba, así que le hice ver la realidad

24 de abril de 2024

Mi hija reveló accidentalmente un plan despiadado que arruinó a mi familia

15 de abril de 2024

Mi novio se fue a un viaje de despedida de soltero con solo mujeres - El karma golpeó fuerte cuando se supo la verdad

10 de mayo de 2024

Hombre que me pidió salir no se dio cuenta de que yo era la "chica gorda" a la que acosaba en el instituto - Mi venganza perfecta

24 de mayo de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Vine al restaurante para pillar a mi marido engañándome, pero lo que vi me rompió el corazón aún más

11 de marzo de 2024