logo
Taxi amarillo circulando por una calle de la ciudad durante una fuerte lluvia | Fuente: Flickr.com/wka (CC BY-SA 2.0)
Taxi amarillo circulando por una calle de la ciudad durante una fuerte lluvia | Fuente: Flickr.com/wka (CC BY-SA 2.0)

Taxista echa de su auto a mujer que rompió fuente, después recibe carta del centro de maternidad - Historia del día.

El taxista Patrick es un viudo que lucha por llegar a fin de mes después de que a su hijo menor le diagnosticaran leucemia. Cuando se le presenta la oportunidad de ayudar a una parturienta, toma una decisión de la que se arrepiente.

Publicidad

Patrick se hundió en una silla de la mesa de la cocina. Acababa de hablar por teléfono con el hematólogo-oncólogo de su hijo y sentía que se le acababa el mundo.

"Tu hijo necesita un tratamiento adicional", le había dicho el médico. Teniendo en cuenta el coste del tratamiento, bien podría haber dicho que Mikey necesitaba la luna. El sueldo de guardia de seguridad de Patrick no bastaba para cubrir la quimioterapia de Mikey y las necesidades básicas de la familia.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Papá, ¿coloreas conmigo?", Mikey entró en la cocina con páginas de un libro para colorear y lápices de colores en las manos. Se detuvo al ver la cara de Patrick. "¿Estás bien, papá? Estás llorando".

Patrick se secó las lágrimas y se obligó a sonreír. "Me ha entrado pimienta en el ojo mientras preparaba la cena, eso es todo".

Publicidad

"Vale", Mikey sonrió y dejó su libro de colorear sobre la mesa de la cocina. "Tú colorea el dragón y yo haré los narcisos".

Patrick cogió el lápiz que Mikey le ofrecía. El color rojo sangre le provocó una nueva oleada de desesperación. Deseó que la leucemia de Mikey fuera algo que pudiera arrancarle al niño y golpearlo con los puños. Deseó que su hijo no tuviera que soportar aquel sufrimiento.

"¡Vamos, papá!", Mikey le dio un codazo.

Unos días después, Patrick fue contratado para conducir un taxi a tiempo parcial. Al principio estaría a prueba, pero estaba encantado. Era precisamente lo que necesitaba para el tratamiento de Mikey.

"Aquí tienen la lista de cosas que tienen que hacer", Patrick se dirigió a sus dos hijos mayores, Stacey y Vincent, mientras colocaba la lista en la nevera. "Pueden enviarme un mensaje de texto si lo necesitan, pero no llamen a menos que sea una urgencia, ¿vale?".

Stacey y Vincent asintieron. No era la primera vez que cuidaban de sus tres hermanos pequeños, pero Mikey requería cuidados extra últimamente.

Publicidad

"No te preocupes, papá. Nosotros nos encargamos", Stacey le mostró un pulgar hacia arriba.

Desde que empezó el turno de Patrick hasta que terminó, recorrió las calles vigilando a los clientes. Durante los días siguientes, se aseguró de que todos sus colegas y conocidos supieran que debían llamarlo si necesitaban un taxi.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Al final de la semana, el jefe de Patrick lo llamó a su despacho.

"Enhorabuena", el hombre le ofreció la mano. "Estoy impresionado. ¡Has batido el récord de la empresa en tu primera semana, Patrick! Quiero que te quedes y te voy a dar una prima por tu duro trabajo".

Justo cuando Patrick pensaba que el futuro de su familia podría ser más brillante de lo que pensaba, parecía que la vida le había dado un golpe bajo. Llevaba a un cliente al aeropuerto cuando el taxi empezó a hacer un ruido preocupante.

Publicidad

Patrick llevó el automóvil a un mecánico y llamó a su jefe. Se quedó boquiabierto cuando se enteró de que tendría que pagar las reparaciones de su bolsillo.

"Típico", gruñó Patrick mientras volvía a meterse el teléfono en el bolsillo. "Un día te dan una prima y al siguiente te echan a los lobos".

Tenía que pensar primero en su propia familia. No podía permitirse ayudar a una desconocida cualquiera cuando su propia familia estaba necesitada. Los tratamientos de Mikey tenían que ser su prioridad en todo momento.

El mecánico se le acercó entonces y le dijo lo que costaba sustituir las piezas desgastadas que causaban problemas en el automóvil.

"¿De qué están hechas estas cosas, de oro?", Patrick sacudió la cabeza con incredulidad. Estuvo tentado de subir a su taxi e irse a otro sitio, pero si se retrasaba en la reparación, también se retrasaría su vuelta al trabajo, lo que significaba menos dinero para él.

"Haz lo que tengas que hacer", le espetó Patrick al mecánico.

"No hace falta que seas grosero, hombre".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Patrick fulminó al hombre con la mirada mientras se alejaba. ¡Por supuesto, la grosería era necesaria cuando este toro le estaba costando tanto! Como si no tuviera mil formas mejores de gastar ese dinero.

Después de pagar las costosas reparaciones, Patrick estaba más desesperado que antes por ganar todo el dinero posible. Otros conductores dedicaban unos minutos a comer juntos antes de los turnos o perdían el tiempo terminando conversaciones con clientes charlatanes, pero Patrick no.

Mientras esperaba a una cliente que había quedado en recoger, Patrick sentía que los minutos pasaban como hormigas arrastrándose bajo su piel. Al final, no pudo soportarlo más. Llamó a la mujer para preguntarle dónde estaba.

"Estoy de camino, sólo que...", la mujer se interrumpió y emitió un extraño jadeo.

"Tengo problemas... para caminar".

Patrick golpeó el volante con los dedos. Al final, una mujer muy embarazada se acercó arrastrando los pies al automóvil. Una vez dentro, se dio cuenta de que parecía tener problemas para respirar. La miró por el retrovisor. Estaba sudorosa y pálida.

"¿Te encuentras bien?", preguntó Patrick.

Publicidad

"Sólo necesito descansar", la mujer parecía dolorida al pronunciar la última palabra.

Patrick estaba preocupado, pero no tenía tiempo para problemas de desconocidos. Era un día lluvioso y las carreteras estaban resbaladizas. También era un buen día para ganar dinero, pues nadie quería caminar bajo la lluvia. Pero cuando Patrick se acercaba a un cruce, la mujer dijo algo que lo cambió todo.

"¡Creo que acabo de romper fuente!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Patrick entró en pánico. Inmediatamente pensó en cuánto tardaría en limpiar su taxi, cuánto le costaría y cuánto tiempo le haría perder.

"¡TIENE QUE SALIR!", Patrick escudriñó a su alrededor. "Lo siento, señora, pero no puedo ocuparme de esto".

Publicidad

La mujer gritó de dolor. "¡Oh Dios, viene el bebé!".

Patrick paró en una parada de autobús, sacó a la mujer del coche y la sentó en un banco. Cuando se dio la vuelta, ella le agarró de la manga.

"Por favor, no me dejes", ella miró a Patrick con miedo en los ojos agarrándose a su manga.

"Lo siento, pero tengo que hacerlo. Patrick le arrebató la manga de las manos. "Llamaré a una ambulancia para que te ayude. Estoy seguro de que te pondrás bien".

Patrick corrió de vuelta a su automóvil a través de la lluvia torrencial. Llamó al 911 para pedir una ambulancia para la mujer embarazada y se marchó a toda velocidad. Mientras conducía, se decía a sí mismo que no podía hacer nada más por la joven.

Tenía que pensar primero en su propia familia. No podía permitirse ayudar a una desconocida cualquiera cuando su propia familia estaba necesitada. Los tratamientos de Mikey tenían que ser su prioridad en todo momento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, Patrick tenía el día libre para llevar a Mikey al hospital a recibir tratamiento. Estaba agotado porque su teléfono había sonado incesantemente durante la noche. Cada vez, la persona que llamaba era un número desconocido. Patrick no contestó a ninguna de las llamadas, pues estaba seguro de que se trataba de un teleoperador.

Cuando regresó a casa de un rápido viaje al supermercado, Patrick se quedó helado al encontrar en su buzón una carta con el rótulo "Prioridad exprés".

"¿Pero qué...?", Patrick le dio la vuelta al sobre. Esperaba que no fuera una factura, pero al abrirlo encontró algo totalmente inesperado.

La carta procedía de un centro de maternidad local y le pedían que se pusiera en contacto con ellos de inmediato en relación con la señorita Jenna Reid.

Patrick no sabía de nadie que se llamara Jenna. Tiró la carta sobre la mesa de la cocina y deshizo la compra.

Más tarde, cuando Patrick llevó a Mikey al hospital, reconoció el centro de partos que le había enviado la carta a una manzana de distancia.

"Probablemente sea un error, pero no está de más comprobarlo".

Publicidad

Patrick volvió al centro después de llevar a Mikey al hospital. Entró y dio su nombre a la mujer del mostrador principal.

"¡Menos mal!", la mujer dejó a un lado su tableta y se llevó ambas manos al pecho. "Lo hemos intentado todo para localizarlo, señor Murphy".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Patrick se quedó boquiabierto mientras la mujer le decía que habían intentado llamarlo varias veces para informarle que aquella misteriosa mujer, Jenna, había tenido complicaciones durante el parto y había tenido que ser trasladada al hospital.

"Ahora está en cuidados intensivos", concluyó la mujer. "Es una verdadera lástima. Todo esto podría haberse evitado si hubiera llegado aquí a tiempo. Su número fue el último que marcó en su teléfono, así que, por supuesto, nos pusimos en contacto con usted primero, pero sería estupendo que supiéramos su relación con la paciente para nuestros archivos".

Publicidad

"Sé lo que es estar solo en este mundo, y es un asco cuando no tienes a nadie en quien confiar".

De repente, Patrick comprendió. Su número en el teléfono de ella, la llegada tardía al centro... ¡Jenna tenía que ser la embarazada que ayer rompió aguas en su taxi!

"¿No había nadie más a quien pudiera llamar?", preguntó Patrick. "¿A un marido, o a los padres?".

La mujer frunció el ceño. "No tenemos registrado ningún número de emergencia para ella".

Patrick se alejó mientras la mujer seguía hablando. La culpa se agitaba en su vientre y le temblaban las manos. Tenía que saber qué le había ocurrido a Jenna. Volvió corriendo al hospital y preguntó por Jenna en la UCI.

"Lo siento, pero está inconsciente y no se le permiten visitas en este momento", le dijo la enfermera. "¿Es de la familia?".

"Eh... soy un amigo de la familia", mintió. "Por favor, ¿cuándo podré verla?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Unos días después, Patrick estaba sentado junto a la cama de Jenna con la cabeza entre las manos. No podía soportar mirar a la joven a la que había echado de su taxi ni a su bebé, que la enfermera había traído mientras él la visitaba. En lugar de eso, escuchó el pitido de las máquinas y luchó contra su sentimiento de culpa.

"Lo siento mucho", susurró. "Volvería atrás en el tiempo si pudiera. Nunca pensé que acabaría así...".

Patrick suspiró. No era ajeno al sufrimiento, pues había enterrado a su esposa hacía cinco años y había visto a Mikey soportar los tratamientos contra la leucemia, pero ahora se sentía avergonzado por el dolor que había infligido a aquella joven y a su bebé.

Patrick volvió al día siguiente y al siguiente. Se sentaba junto a la cama de Jenna en silencio y observaba las máquinas que la mantenían con vida. La enfermera volvió a traer a la hija de Jenna a la habitación durante su siguiente visita.

"Me alegro de verte de nuevo aquí". La enfermera sonrió a Patrick.

"Es duro para la familia seguir visitando a los pacientes en coma, pero creemos que les ayuda. Bastantes pacientes han dicho que oían todo lo que ocurría a su alrededor mientras estaban en coma".

Publicidad

Patrick se limitó a asentir. Miró a la niña en la cuna. Le gorgoteó y agitó las extremidades en el aire.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Patrick dejó que la niña le cogiera el dedo con sus manitas. Se retorcía en la cuna sin parar.

"¡Qué ocupada estás, pequeña!", dijo Patrick.

"¿Dónde...?".

Patrick se volvió y se sorprendió al ver que Jenna le miraba fijamente. Miró hacia la cuna, frunció el ceño, volvió a mirarle y gritó.

"No, no pasa nada", Patrick levantó las manos. Se rió aliviado. "Tu bebé está bien, y no he venido a hacerte daño. He venido a disculparme".

Publicidad

La enfermera irrumpió entonces en la habitación. "¿Qué está pasando aquí?".

"¡Está despierta!", Patrick sonrió y señaló a Jenna.

Patrick tuvo que salir mientras los médicos y las enfermeras entraban corriendo en la habitación para atender a Jenna. Se desplomó en una silla fuera. Lágrimas de alivio corrían por sus mejillas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Patrick volvió a visitar a Jenna al día siguiente. Se disculpó por haberla echado de su taxi y le explicó por qué había pensado que era lo único que podía hacer.

"Sólo veía el dinero", dijo. "Cuánto costaría la limpieza, cuánto tiempo llevaría y cuánto perdería mientras se hacía", bajó la cabeza avergonzado.

Publicidad

"Es triste tener que contar lo que cuesta ayudar a un desconocido, pero eso es lo que hice".

"Lo entiendo", Jenna suspiró. "Sé lo que es estar solo en este mundo, y es un asco cuando no tienes a nadie en quien confiar".

Patrick siguió visitando a Jenna y llegaron a ser como de la familia. Su hija incluso lo llamaba abuelo cuando empezó a hablar. Patrick recaudó suficiente dinero para los tratamientos de Mikey, y éste entró en remisión.

Muchos años después, cuando se sentaron todos juntos en Acción de Gracias, Patrick miró alrededor de la mesa y sintió que su corazón se llenaba de alegría. No podía creer la suerte que tenía de contar con un grupo tan fantástico de personas en su vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Juntos somos más fuertes. Es fácil ensimismarse y pensar sólo en nuestros propios problemas, pero es importante recordar que todos necesitamos ayudarnos en momentos de necesidad.
  • No puedes contar el coste de la amabilidad. Puede que te cueste tiempo y dinero hacer una buena acción, pero para la persona que te necesita, esa ayuda es un tesoro que no tiene precio.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste ésta sobre una mujer que oye la voz de su hijo pequeño minutos después de que le desconecten el soporte vital.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Encontré un extraño anillo en el coche de mi esposo que puso mi vida patas arriba

26 de marzo de 2024

Mi hermana tiene un hobby inusual, pero nunca esperé que arruinara mi fiesta de graduación

28 de mayo de 2024

Mujer se da cuenta de que su hombre la ha traicionado en el momento en que se le declara - Historia del día

10 de abril de 2024

Mi cuñada me llamó tacaña por regalar a su hijo un "vergonzoso" regalo hecho a mano

18 de abril de 2024

Mi cuñada me exigió que pagara 1.000 dólares por ella y sus amigas en un restaurante, pero mi marido y yo le dimos una lección

21 de marzo de 2024

Suegra es confundida con la sirvienta - Historia del día

08 de marzo de 2024

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Durante un turno regular como taxista, la vida familiar de un marido se viene abajo

22 de febrero de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Fotógrafa de bodas destruyó el matrimonio de sus amigos con una sola foto de boda - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mujer estaba segura de que su marido había muerto hasta que se topó con su nuevo perfil de Tinder - Historia del día

05 de marzo de 2024

Este pastel de 30 dólares destruyó mi matrimonio - Mi marido se quebró en medio de su fiesta de cumpleaños

29 de mayo de 2024

Mujer le deja nota a un taxista, éste la lee y decide seguirla - Historia del día

12 de marzo de 2024