logo
Anciana con su portátil | Fuente: Shutterstock
Anciana con su portátil | Fuente: Shutterstock

Mi suegra puso a la venta mi ropa interior en eBay mientras yo estaba en el hospital — Quería quemar su armario, pero se me ocurrió un plan mejor

Mary no pudo contener su furia cuando vio que su suegra había puesto a la venta en eBay su ropa favorita. Así que se le ocurrió una forma ingeniosa de darle una lección.

Publicidad

Hola, soy Mary. Tuve que quedarme en el hospital unas semanas para hacerme unos chequeos médicos prolongados. Mis médicos estaban preocupados por algunos síntomas que experimentaba y querían vigilarme de cerca.

Mujer en un hospital | Fuente: Pexels

Mujer en un hospital | Fuente: Pexels

No era la primera vez que tenía que irme de casa por motivos médicos, pero esta vez me resultó especialmente difícil. Sabiendo que estaría fuera mucho tiempo, le pedí a mi suegra, Linda, que se mudara y me ayudara con los niños.

Mi marido, Mark, trabajaba muchas horas y no podía ocuparse de todo él solo, así que tener a Linda allí me pareció la mejor solución. Siempre había sido un poco autoritaria, a menudo nos imponía sus opiniones, pero nunca imaginé que cruzaría la línea de una forma tan escandalosa.

Publicidad
Mujer con su médico | Fuente: Pexels

Mujer con su médico | Fuente: Pexels

Salí de casa con la esperanza de que todo funcionara bien en mi ausencia, confiando en que Linda cuidaría bien de los niños. No sabía que mi confianza iba a ser traicionada de la forma más espantosa e hiriente posible.

A los pocos días de estar en el hospital, estaba en la cama cuando sonó mi teléfono. Era un mensaje de una vieja amiga, Jenna. "Dios, ¿estás vendiendo toda tu ropa?", me preguntó, adjuntando un enlace a un anuncio de eBay.

Mujer conmocionada con un teléfono | Fuente: Pexels

Mujer conmocionada con un teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Desconcertada, hice clic en el enlace y sentí que se me caía el alma a los pies. Allí, en mi pantalla, había fotos de mi armario: mi ropa de dormir favorita, mis queridos vestidos de verano... todo a la venta.

No podía creer lo que veían mis ojos. ¿Cómo era posible? Las fotos habían sido tomadas en mi dormitorio, y el nombre de usuario del vendedor era inequívocamente el de Linda.

La ira y la confusión se arremolinaron en mi interior. ¿Cómo podía hacer algo así? Mi ropa tenía un valor sentimental y ahora la vendían como baratijas.

Mujer trabaja con su teléfono y su portátil | Fuente: Pexels

Mujer trabaja con su teléfono y su portátil | Fuente: Pexels

Sin pensarlo, marqué el número de Linda. Me temblaban las manos mientras esperaba a que descolgara. Cuando lo hizo, no perdí el tiempo. "Linda, ¿por qué está mi ropa en eBay?", exigí, intentando mantener la voz firme.

Publicidad

Ni siquiera pareció sorprendida. "De todas formas, no merece la pena conservarla. Además, necesito que me paguen por hacer de niñera de alguna manera", respondió despreocupada, como si estuviera hablando del tiempo.

Anciana mira su teléfono | Fuente: Pexels

Anciana mira su teléfono | Fuente: Pexels

Vi blanco. "¡Son mis objetos personales, Linda! No tenías derecho". Estuve a punto de gritar, pero entonces recordé dónde estaba e intenté calmarme.

"Bueno, si no te gusta, quizá deberías contratar a una niñera de verdad la próxima vez", replicó antes de colgar. Me quedé sentada, atónita, con el teléfono aún en la mano. Esto iba más allá de lo que había imaginado, y sabía que tenía que hacer algo al respecto.

Mujer enfadada | Fuente: Pexels

Mujer enfadada | Fuente: Pexels

Publicidad

Después de la llamada con Linda, estaba que echaba humo. ¡Qué atrevimiento! ¿Cómo podía desestimar mis preocupaciones tan a la ligera y justificar sus actos? Sabía que no podía dejarlo pasar. Pero en lugar de actuar por ira, necesitaba un plan, algo que demostrara a Linda que no podía pisotearme y salirse con la suya.

Decidí enfrentarme a ella en una reunión familiar. Con todos presentes -mi marido, mi suegro y mis hijos-, Linda no podría tergiversar la historia ni restar importancia a sus actos. Sería una oportunidad para desenmascarar su comportamiento y asegurarme de que se atenía a las consecuencias.

Reunión familiar | Fuente: Pexels

Reunión familiar | Fuente: Pexels

Primero empecé a reunir pruebas. Imprimí los anuncios de eBay, asegurándome de resaltar la información del vendedor de Linda. Cada impresión era un duro recordatorio de su traición. Quería tener pruebas innegables para exponerlas ante todos.

Publicidad

A continuación, me preparé para la reunión. Organicé una cena familiar para el día siguiente a mi salida del hospital. Llamé a Mark y le expliqué que teníamos que reunirnos todos para hablar de algo importante. Parecía perplejo, pero aceptó. Mientras tanto, me guardé el plan para mí, decidida a no dejar que Linda se enterara de lo que se avecinaba.

Reunión familiar | Fuente: Pexels

Reunión familiar | Fuente: Pexels

A medida que se acercaba el día, sentí una mezcla de expectación y nervios. Ensayé lo que diría, imaginando la escena una y otra vez en mi mente. Di instrucciones a mis hijos para que reunieran algunas de sus ropas y juguetes favoritos y los metieran en una bolsa, listos para el gran momento.

Por fin llegó el día. La familia se reunió en nuestro salón, todos charlando y disfrutando de la velada. El corazón me latía con fuerza, pero sabía que tenía que mantener la calma y la serenidad. Cuando todos estuvieron sentados, respiré hondo y llamé a Linda.

Publicidad
Niño triste | Fuente: Pexels

Niño triste | Fuente: Pexels

"Linda, tengo que hablarte de algo importante", empecé, con voz firme. Mark y su padre levantaron la vista, percibiendo la seriedad de mi tono. Había llegado el momento, para el que me había estado preparando. Estaba lista para enfrentarme a ella y arreglar las cosas.

Respiré hondo y llamé a los chicos. "¿Pueden recoger algunas de sus ropas y juguetes favoritos y meterlos en esta bolsa?", les pregunté amablemente. Parecían un poco desconcertados, pero hicieron lo que les pedí y llenaron la bolsa con sus objetos más queridos.

Niño luchador | Fuente: Pexels

Niño luchador | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando terminaron, me volví hacia Linda. "Abuela", comencé, intentando mantener la voz firme, "me he dado cuenta de que has estado vendiendo mi ropa en eBay para pagarte el cuidado de los niños. Si es así como te sientes, quizá puedas vender también su ropa".

La sala se quedó en silencio. Mark y mi suegro se detuvieron en mitad de la conversación, con los ojos abiertos de asombro. Los niños, que sostenían la bolsa, miraron a Linda con inocente curiosidad. La cara de Linda se tiñó de rojo, su habitual compostura se hizo añicos.

Anciana enfadada | Fuente: Pexels

Anciana enfadada | Fuente: Pexels

"¿De qué estás hablando?", balbuceó, intentando recuperar el equilibrio.

Levanté la bolsa con la ropa y los juguetes de mis hijos. "Si te sientes con derecho a vender mis cosas para pagarte, ¿por qué no te llevas también esto?", dije, mi voz ganando fuerza. Me acerqué a la mesita y coloqué los listados impresos de eBay. "Aquí está la prueba", añadí, señalando su información de vendedor.

Publicidad

Mark miró los anuncios, con una mezcla de incredulidad y enfado. "Mamá, ¿es verdad?", preguntó, con la voz apenas por encima de un susurro.

Hombre triste y arrepentido | Fuente: Pexels

Hombre triste y arrepentido | Fuente: Pexels

Linda miró alrededor de la habitación, sus ojos iban de una cara a otra, pero no había escapatoria. Las pruebas eran claras y no tenía dónde esconderse.

La voz de Mark se endureció. "¿Cómo has podido, mamá? Eran sus objetos personales. ¿Cómo pudiste venderlos sin preguntar?".

Linda balbuceó: "Yo... pensé que no sería para tanto. Sólo intentaba ayudar...".

Anciana pensativa | Fuente: Pexels

Anciana pensativa | Fuente: Pexels

Publicidad

La interrumpí, con voz firme. "Ayudar habría sido cuidar de los niños sin esperar un pago de una forma tan irrespetuosa. Te has pasado de la raya, Linda".

Mi suegro, normalmente callado, habló con voz severa. "Linda, tienes que disculparte. Es un comportamiento inaceptable".

Linda arrugó la cara y murmuró: "Lo siento. No lo pensé bien".

Mujer contra la luz de la ventana | Fuente: Pexels

Mujer contra la luz de la ventana | Fuente: Pexels

El silencio se hizo pesado en la habitación. Miré a Mark, que asintió levemente, con los ojos llenos de disculpa y tristeza. No era la resolución perfecta, pero era un comienzo. Linda tenía que entender que la confianza y el respeto eran cruciales en nuestra familia, y esta confrontación era un paso hacia su reconstrucción.

Publicidad

Mi suegra me regaló una báscula por mi cumpleaños, pero mi marido no tardó en darle a probar su propia medicina

Cuando la suegra de Nina le regaló una báscula de baño por su cumpleaños y le susurró: "Necesitarás esto si no quieres que mi hijo huya de ti", se le rompió el corazón. Pero la dulce venganza de su marido el Día de la Madre fue una lección impagable sobre cómo manejar el comportamiento tóxico con astucia y gracia.

Hace cuatro meses, di a luz a nuestro tercer hijo. Ha sido un viaje maravilloso pero agotador. Abrazar a mi bebé por primera vez me llenó de una alegría indescriptible. Cada sonrisa y cada arrullo hacen que mi corazón se hinche de amor. Me paso horas viendo dormir al bebé, maravillada ante el pequeño milagro que hemos creado.

Nina sostiene a su bebé | Fuente: Midjourney

Nina sostiene a su bebé | Fuente: Midjourney

Publicidad

Nuestros días son una mezcla de cambios de pañal, comidas y abrazos interminables. Me encanta pasear con el bebé en el cochecito, tomando el aire fresco y el sol. La risa del bebé es contagiosa y alegra incluso mis días más difíciles.

A pesar del amor y el apoyo de mi familia, me resulta difícil aceptar estos cambios. Sé que es un proceso, pero es difícil no sentir que he perdido una parte de mí misma.

No he conseguido volver al peso que tenía antes del embarazo, y ha sido duro para mi autoestima. Todos los días me miro al espejo y veo un cuerpo que me resulta desconocido. La ropa no me queda igual y me cuesta sentirme cohibida.

Nancy mira los vestidos que no le quedan bien | Fuente: Midjourney

Nancy mira los vestidos que no le quedan bien | Fuente: Midjourney

Publicidad

He intentado centrarme en la alegría de nuestro nuevo bebé, pero es difícil. Mi confianza se ha resentido, y a veces no puedo evitar sentirme deprimida.

Lee el resto de esta historia aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

Hombre pierde a hija de 6 años en parque de atracciones sin saber que su nueva esposa le ocultó los detalles de la tragedia - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mi lencería y camisones empezaron a desaparecer de mi armario - Me sorprendió saber quién se los había llevado y por qué

16 de febrero de 2024

El viejo libro de recetas de mi suegra reveló un horrible secreto que destrozó a nuestra familia

02 de abril de 2024

Mi cuñado me pidió que me vistiera de blanco en su fiesta de revelación de sexo - Cuando supe por qué, me quedé sin palabras

20 de mayo de 2024

Mi suegra se coló en nuestra boda eclesiástica con una acompañante inesperada

07 de marzo de 2024

Organizo la boda de una mujer rica, el día del evento mi esposo se baja de la limusina del novio - Historia del Día

26 de abril de 2024

Mi marido me escribió que estaba en una reunión de negocios y canceló nuestra cita - Lo vi salir del trabajo a la misma hora

08 de mayo de 2024

Me alejé de mi suegra por lo que le dijo a mi hija sobre mí cuando llegué al hospital

22 de marzo de 2024

El collar que mis padres me regalaron por mi boda desapareció - Años después, mi padre reveló la sorprendente verdad sobre él

08 de mayo de 2024

Mi marido no me reservó un asiento en la cena familiar de su madre - Si supiera lo que le preparé en su lugar

22 de abril de 2024

El regalo de cumpleaños de mi suegra me arruinó la vida

08 de abril de 2024

Nuestra vecina no dejaba de husmear en nuestros ingresos, así que le dimos una llamada de atención

02 de abril de 2024