logo
Novio hablando en una boda | Fuente: Flickr.com/Fuga (CC BY-SA 2.0)
Novio hablando en una boda | Fuente: Flickr.com/Fuga (CC BY-SA 2.0)

"Es Imposible": Una mujer considerada muerta aparece en la boda de su esposo - Historia del día

Guadalupe Campos
12 jun 2024
05:15

Un año después de que el empresario Eric Trost perdiera a su mujer y a su hijo en circunstancias misteriosas, tomó como esposa a una nueva mujer. Justo cuando pronuncian sus votos, ocurre lo impensable.

Publicidad

"Mi adorable Sylvia", brindó Eric Trost, sosteniendo en alto una copa de champán. "Hace un año, estaba inconsolable de dolor. Estaba solo, sin saber a quién acudir después de que mi ex mujer huyera con mi único hijo. Cuando la policía acabó cerrando la investigación, dando por hecho que ambos estaban muertos, apareciste tú y me diste algo nuevo con lo que llenar mi corazón."

Las puertas del gran salón en el que se había congregado la boda se abrieron susurrando, llenando perfectamente la pausa de Eric.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

El novio continuó: "Ahora estoy aquí mirándote, con lo impresionante que eres, y lo único que puedo pensar es...".

Eric se quedó en silencio, mirando fijamente cómo una pequeña multitud de sus amigos reunidos en el pasillo principal se separaba para dejar pasar a una figura femenina.

Publicidad

"Es..."

Siguió mirando fijamente, y su novia se puso ligeramente ansiosa. Cuando la figura se acercó al púlpito, detrás de la pareja que esperaba ser unida en matrimonio, la copa de Eric resbaló de su mano, que ahora colgaba.

"Esto es imposible", murmuró Eric por el micrófono, lo bastante alto para ser audible.

Su nueva novia, Sylvia, siguió su mirada, perpleja ante la indignada mujer de pelo negro que se acercaba orgullosa. Antes de que pudiera preguntar qué ocurría, la intrusa se detuvo al pie de las escaleritas que conducían a los novios, sonrió a Sylvia con desgana y luego dirigió su atención a Eric.

"Eric, ¿te importaría explicarlo?", preguntó la mujer de pelo ébano, pero Eric seguía mirando con incredulidad, mientras el champán se arremolinaba lentamente alrededor de la suela de su zapato.

"¿No? En ese caso, permíteme".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

La multitud se dispersó a petición de Eric, dejando a los tres solos. La mujer empezó diciendo que su padre la había llamado Moira, con la esperanza de que ese nombre continuara su legado de buena fortuna. Al principio, parecía que el nombre era adecuado. Destacó en la escuela, y su padre, Reinardt, no tardó en adoptarla como su protegida.

Juntos, construyeron un negocio que apenas podía rivalizar con ninguno de sus competidores. Moira dedicó toda su vida al negocio, trabajando hasta la extenuación para asegurarse de que su padre viera que la empresa era sólida como una roca antes de fallecer.

Cuando se casó con Eric, su querido padre pensó que el futuro era aún más brillante. Eric se presentó como un buen joven. "Como sin duda también te lo hizo a ti", bromeó ella. Reinardt dio su bendición, y Eric y Moira se casaron.

Al principio, la vida fue estupenda. Se reían mucho, hacían viajes exóticos y disfrutaban de verdad de su mutua compañía. Eric parecía distraído de vez en cuando, pero Moira lo achacaba a que no había conseguido un trabajo decente.

"No me malinterpretes, es un tipo inteligente, brillante y culto. La gente parecía rehuirle cuando se trataba de negocios. Pero trabajaba duro e intentaba demostrar su valía a todos los posibles empleadores", aseguró Moira.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Al cabo de un tiempo, la salud del viejo director general empeoró y su hija se hizo cargo de la empresa. Aunque Reinardt estaba cada día más frágil, ella quería que él se sintiera orgulloso, así que siguió trabajando duro, ayudando a la empresa a dominar a la competencia. Las vacaciones eran cosa del pasado, y el negocio se convirtió en su prioridad.

Al cabo de un tiempo, ella quedó embarazada. Moria nunca se había planteado tener un hijo, pero se alegró mucho cuando recibió la noticia. El único problema era que la empresa dependía mucho de ella, y no podía ser una madre entregada y mantener la empresa a flote. Así que Eric se hizo cargo. Moira se encogió de hombros: "Como he dicho, era un hombre brillante y culto".

Sorprendido y ahora aprensivo, Eric se mordió la lengua.

Publicidad

Con el tiempo, Reinardt falleció, pero el negocio funcionaba como una máquina bien aceitada, y el bebé de la pareja estaba espléndido. Sólo que Eric nunca estaba en casa. Apenas pasaba una noche a la semana en casa y actuaba de forma reservada.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"Debería haber visto las señales. La mayoría de la gente lo habría visto mucho antes de que yo. Pero nunca ves algo que no quieres encontrar", contempló Moira.

Un día, la obediente madre tropezó con un par de lencería en su despacho cuando fue a buscar una vieja fotografía de su padre. Entonces encontró a la otra mujer en su lista de contactos, y las cosas se descontrolaron.

"'Te juro que no es lo que piensas', me mintió Eric".

Publicidad

"'Lo compré para ti. Sólo tuve que sacarlo del embalaje para asegurarme de que te quedaba bien'. Qué mentiras más tontas", se burló ella.

El relato de Moira se vio brevemente interrumpido por las protestas de Eric. Miró suplicante a su nueva esposa y soltó: "Te juro que nada de esto es verdad. Me conoces desde hace un año. Debes confiar en mí".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¡Ja! ¿Un año?" Moira se rió.

"Lo conocí durante cuatro. Cuatro años, y se volvió contra mí en cuanto me enfrenté a él con la amenaza del divorcio. Simplemente no podía desprenderse de la pequeña y cómoda fortuna que yo había puesto a sus pies como una niña ingenua". Mientras Eric dirigía la empresa, hizo contactos. La mayoría de la gente le veía como el legítimo director general, y tenía detrás la fuerza de muchos abogados hábiles.

Publicidad

En respuesta a la demanda de divorcio de Moira, Eric sacó su baza. El canalla había reunido pruebas falsas alegando que su esposa era una madre inadecuada.

Le presentó imágenes de su hijo magullado sacadas de contexto, alegaciones de embriaguez y abuso de sustancias, e incluso acusaciones de que había envenenado a su padre para quedarse con su empresa.

Moira añadió: "Por supuesto, Eric se retrató a sí mismo como un dulce y trabajador marido al que habían engañado".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

"¿Te das cuenta de que todo esto son habladurías, mujer?". volvió a intervenir Eric.

"Nada de esto puede probarse, y nada de esto es admisible ante un tribunal. No tienes ni pies ni cabeza", sonrió.

Publicidad

Moira respiró hondo, puso los ojos en blanco ante la cada vez más preocupada Sylvia y suspiró: "Eric, si quieres salir de aquí con parte de tu dignidad intacta, te sugiero que me dejes terminar de obsequiar a tu querida novia con esta interesante historia."

Sorprendido y ahora aprensivo, Eric se mordió la lengua.

"Como iba diciendo. Cedí con la amenaza de perder a mi hijo pendiendo sobre mí. Me sometí a Eric, que conservó su puesto en la empresa y me obligó a vivir mi vida lejos de todos los que conocía."

Moira se abrió camino a través del río, con cuidado de no dejar rastro.

Moira se convirtió en una reclusa, incapaz de ponerse en contacto con nadie ni de salvarse a sí misma. Pero lo hizo por su hijo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

El único lugar que le ofrecía cierto respiro era una casa de campo a las afueras de la ciudad, el único lugar que aún le recordaba a su padre.

"Iba allí a menudo para despejarme", dijo solemnemente.

"Ah, conozco la cabaña", intervino Sylvia, que por primera vez empezó a mostrar signos de que la historia parecía auténtica. "Eric me llevaba allí a menudo. Tuvimos allí nuestra primera cita de verdad".

"Así fue. Yo invitaba entonces. Parece que a Eric no se le ocurre nada original", replicó Moira.

Erik se limitó a gruñir, demasiado ansioso por oír qué as se guardaba su ex mujer en la manga.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"En fin, una noche, hace cosa de un año, necesitaba alejarme un poco de la propiedad que Eric y yo habíamos comprado juntos".

"¿El ático?" preguntó Silvia.

"Exacto".

El ático se había convertido en una gran jaula que asfixiaba a Moira. Así que cogió al pequeño Elliot, su hijo, se metió en el coche y condujo hasta la casa de campo. Eric estaba al corriente de sus movimientos, ya que había instalado un rastreador en el auto y cámaras en cada propiedad. No obstante, le pareció una escapada temporal.

La noche era oscura y la carretera estaba resbaladiza por la lluvia torrencial. Tardamos aproximadamente una hora en llegar a la casa de campo, y la ciudad dio paso a espesos bosques al cabo de unos 35 minutos. Cuando los árboles empezaron a aparecer en la visión periférica de Moira, se relajó. Sus hombros se hundieron y sintió que la tensión abandonaba su cuerpo, aunque sólo fuera un breve respiro.

Pero ésta no era la escapada habitual de Moira. A pesar de la vigilancia constante de Eric, había decidido arriesgarse a intentar escapar. Había transferido suficiente dinero de su padre a una cuenta privada para mantenerla a ella y a Elliot durante un tiempo y se daría a la fuga en cuanto estacionara el auto en la cabaña.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Con la sensación de que todo saldría bien, encendió la radio y apartó la vista de la carretera durante un breve instante. De repente, el coche se balanceó, la suspensión aulló como si estuviera a punto de romperse y los neumáticos tamborilearon de forma rápida y errática. El mundo se inclinó y la Tierra orbitó lentamente alrededor de su cabeza mientras ella miraba por la ventanilla. Cuando todo estalló en un ruido estremecedor, se dio cuenta de lo que había ocurrido.

Todo lo que Eric pudo hacer fue tambalearse por la conmoción, y se puso en pie de un salto.

Cuando se despertó, aún estaba oscuro y Elliot se lamentaba en el asiento de al lado. Apresuradamente, lo desabrochó y se dirigió hacia la puerta, encontrando por suerte una salida del destrozado automóvil que no requería demasiado esfuerzo.

Publicidad

El automóvil se había estrellado contra la curva de un arroyo poco profundo, y todo estaba mojado. Moira cambió la ropa de Elliot y lo mantuvo caliente, pero no tenía ni idea de qué hacer con el coche. De repente, se dio cuenta de que el accidente podía jugar a su favor. No era más que un terrible accidente que se había cobrado las vidas de la esposa y el hijo de Eric.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Moira se abrió paso a través del río, con cuidado de no dejar rastro. Sabía que Eric estaría ocupado aquella noche, así que tuvo tiempo de sobra para encontrar el camino a través del espeso bosque. Tras una agotadora caminata, el bosque se hizo más ralo, revelando un gran prado vacío.

El alba empezaba a despuntar, y ella avanzó por el campo con mucha más facilidad, hasta detenerse frente a una vieja granja. La madre llamó a la puerta, despertando a un viejo granjero y a su esposa. Tras un copioso desayuno, té caliente y una muda de ropa, Moira se sintió mucho mejor y acostó a Elliot.

Publicidad

No se lo contó todo a la dulce pareja de ancianos, pero supusieron lo suficiente para dejarla quedarse hasta que supiera qué hacer a continuación. En la parcela había una casa en desuso, que les alquiló, y Moira ayudó con muchos de los animales.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Moira se detuvo un momento, recuperando el aliento. Los tres estaban sentados en un círculo apretado, frente a frente, bajo hileras de lino blanco y velas colgantes.

"Y ahora, aquí estoy yo", terminó.

Eric la fulminó con la mirada. Sylvia cambió la mirada entre el que pronto sería su marido y la que aún no era su ex mujer.

"No entiendo por qué has vuelto, Moira. Si conseguiste salir de la aparente prisión de un matrimonio, ¿por qué has vuelto?". gruñó Eric.

Publicidad

"Te he estado vigilando, Eric. Sé que la policía desistió de buscarme, y sabía que tenía que impedir que otra persona cometiera los mismos errores que yo. Incluso estaba dispuesto a pagarte para que dejaras en paz a esta pobre mujer".

"¿Cuánto?" replicó Eric casi al instante.

Moira sonrió: "Ah, ¿ves lo desesperado que está, Sylvia? Ha hundido la empresa de mi padre. Te está utilizando para evitar ir a la cárcel por fraude".

Sylvia miró a Eric, ahora completamente confundida.

Eric sintió que la miraba y empezó: "Syl, sabes que te quiero. Sé que no me dejarías ir a la cárcel. Por favor, esto es mucho más complejo de lo que dice esta mujer. Necesito que confíes en mí".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Sylvia se tomó un momento para reflexionar. Se volvió hacia Moira.

"Mira, parece que he sido demasiado confiada. Creo que nos parecemos mucho, pero no tengo ni idea de qué creer. Si te creo, voy a necesitar apoyo, y tú también".

Moira sonrió: "Aceptaré cualquier ayuda".

Bofetada.

La mano de Sylvia viajó por el aire, conectando sólidamente con la cara de su prometido. Todo lo que Eric pudo hacer fue tambalearse por la conmoción, y se puso en pie de un salto.

Cuando se levantó, las puertas estallaron hacia dentro, arrojando hordas de personal con chalecos antibalas. Dos agentes se acercaron al grupo, asegurando a Eric que correr sería inútil.

"Sr. Trost, vamos a detenerlo por fraude. Por favor, no se resista".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Mientras se llevaban a Eric, Moira y Sylvia se quedaron mirando junto a las puertas de la sala. Tras un largo juicio, acusaron a Eric de varios delitos graves, lo que garantizaba que pasaría una temporada entre rejas.

Aunque Sylvia se alegró de oír la verdad, fue un trago amargo. Moira estuvo a su lado mientras se recuperaba de la conmoción de haber sido engañada, y una vez desvelados todos los delitos de Eric, Sylvia se sintió más que feliz de estar al lado de su nueva amiga en medio de la batalla legal.

Elliot creció con su madre en las afueras de la ciudad. Moira vendió el ático y amplió la casa de campo, convirtiéndola en su hogar permanente. Forró las paredes con imágenes de su padre y las medallas que su hijo traía a casa.

Por fin podía vivir una vida libre de las garras de su traicionero ex marido.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La gente no siempre es lo que parece. La fachada de Eric engañó incluso al padre de Moira, un hombre con años de experiencia. Tómate tiempo para conocer a la gente.
  • Las consecuencias de tus actos a menudo se vuelven en tu contra. Eric pensó que estaba a salvo tras la desaparición de su esposa. Pero no sabía que se estaba preparando su venganza.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

Esta historia fue enviada por nuestro suscriptor. Todos los nombres han sido cambiados para proteger su identidad y garantizar su privacidad. Si deseas compartir tu historia con nosotros, envíala a info@amomama.com

Publicaciones similares

Chico se burla de su mamá de 62 años frente a amigos, al día siguiente un vecino viene a hablar de ello - Historia del día

11 de junio de 2024

Mi marido me acusó de avergonzarlo mientras daba a luz a nuestro hijo, así que le di una lección

07 de abril de 2024

Hombre rico deja atrás mansión de 300 millones de dólares mientras su hija duerme en el suelo con mucho frío - Historia del día

11 de junio de 2024

Enfrenté a mi esposo después de que volviera a llegar tarde del trabajo - Su confesión me conmocionó

12 de marzo de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

3 historias impactantes de suegras que se pasaron de la raya con sus nietos

21 de marzo de 2024

Hombre es despedido después de que compañero lo acusara de robar $5000 - Años después, sus caminos se cruzan en una entrevista

23 de febrero de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Accidentalmente vi un impactante mensaje en el teléfono de mi esposo que iba a arruinar la vida de nuestro hijo

09 de abril de 2024

"Tú eres mi padre": hombre rico y solitario encuentra a una niña en la puerta de su casa - Historia del día

23 de abril de 2024

Mi marido se niega a cuidar de nuestros 2 hijos diciendo que se cansa en el trabajo - Su ultimátum fue la gota que derramó el vaso

24 de abril de 2024

Mi suegra convirtió mi Día de Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

14 de mayo de 2024

Hermano echa a su hermana menor tras la muerte de sus padres, el karma lo golpea duro - Historia del día

18 de abril de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024