logo
Adolescente rastrillando hojas. | Fuente: Getty Images
Adolescente rastrillando hojas. | Fuente: Getty Images

Un niño ayuda a su madre, que barre las calles a diario, y un día ve a sus compañeros de clase con escobas y rastrillos en su porche - Historia del día

Guadalupe Campos
12 jun 2024
07:45

Un joven adolescente escribió una redacción sobre "su superhéroe favorito", y la profesora quedó tan impresionada que hizo que el resto de la clase la escuchara. Todos se emocionaron e hicieron algo que cambió la vida del adolescente.

Publicidad

"Mi superhéroe favorito", empezó a leer Sebastián delante de toda su clase, y luego se detuvo. Estaba nervioso por leer su redacción, pero su profesora, la Sra. Evans, dijo que estaba tan impresionada por sus palabras que quería que todos los de la clase la oyeran.

"Adelante, Sebastián", le animó la profesora.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Mi madre es mi superheroína favorita", continuó. "Algunos se reirán de mí por decir algo así, pero mi madre es la persona más trabajadora del mundo. Nos ha criado sola a mí y a mis dos hermanos, y nunca nos ha faltado de nada. También nos demuestra cuánto nos quiere, cosa que me encanta de ella. Nuestra familia es lo más importante para ella, y nos hizo una promesa especial".

Publicidad

"¿Qué ocurre?", les preguntó el chico, aún atónito, y la señora Evans se volvió hacia él.

"¿Cuál es la promesa?", interrumpió un chico de la clase.

Sebastián sonrió y se humedeció los labios antes de seguir leyendo. "Mi madre prometió conseguirnos una casa para finales de año. Vivimos en un remolque, y es un poco pequeño para tres chicos. No sé si mi madre podrá cumplir su promesa porque hace poco tuvo un accidente, así que yo también estoy ayudando."

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Cómo estás ayudando?", preguntó una adolescente.

"Callaos todos. Dejad que Sebastian termine de leer", reprendió suavemente la Sra. Evans a la clase.

Publicidad

"Mi madre es barrendera en la ciudad, pero se ha quedado en casa, intentando ponerse mejor. Está de baja por enfermedad, pero yo quería ayudarla. Alguien tiene que hacer su trabajo. Así que fui a ver a su jefe y empecé a hacer su trabajo. Rastrillo las hojas de fuera sobre todo porque ahora caen muy a menudo. Pero me di cuenta de lo duro que era y de que un superhéroe de verdad no lleva capa ni vive aventuras. Un héroe de verdad cuida de su familia, y espero crecer y ser la mitad de héroe que es mi madre. Gracias".

El silencio que se hizo después fue demoledor. Era evidente que la redacción de Sebastián había conmovido a toda la clase, que se había quedado muda. Por fin habló la señora Evans.

"Ha sido fantástico, Sebastian. De verdad. Tu madre debería estar orgullosa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Ha sido increíble, Seba", dijo su compañero cuando Sebastian volvió a sentarse.

El resto de la clase también leyó sus redacciones, y Sebastián empezó a sentirse un poco tonto porque todos hablaban de superhéroes como Iron Man, Thor y Wonder Woman. Él era el único que había escrito sobre una persona real.

Preguntó a la Sra. Evans al final de la clase, sintiéndose un poco avergonzado.

"Precisamente por eso nos impresionó a tus compañeros y a mí, Sebastian. No muchos niños comprenden la valentía y la dedicación de una madre a sus hijos. Por lo que a mí respecta, fuiste el único que entendió la tarea", le aseguró ella, y Sebastian salió de la escuela aquel día sintiéndose bastante orgulloso de sí mismo. Estaba impaciente por enseñárselo a su madre.

***

Unos días después, Sebastián volvió a sustituir a su madre y le encargaron que limpiara su propia calle. Era un trabajo duro porque había muchos árboles alrededor de los remolques de su zona, pero aun así lo disfrutaba. Sus hermanos pequeños le ayudaron cuando empezó a limpiar el porche y el jardín delantero.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras barría, Sebastián oyó un alboroto y, de repente, varios automóviles empezaron a subir por la calle. Al muchacho le pareció extraño, porque no frecuentaba mucha gente su zona.

"¡Sebastián!", oyó la voz de la señora Evans. Salía de uno de los vehículos. Las cejas de Sebastian se alzaron sobresaltadas al ver a su profesora. Quizá venía a hablar con su madre, pensó. Pero entonces vio que sus compañeros salían de los otros coches y que algunas de sus madres también estaban allí. Pero la mayor sorpresa llegó cuando abrieron los maleteros y sacaron rastrillos, escobas y bolsas de basura.

"¡Sebastián! Estamos aquí para ayudar!", le dijo entusiasmada una compañera de clase, Linda, sonriendo y con una escoba en la mano.

Antes de que se diera cuenta, sus compañeros estaban rastrillando hojas y recogiendo basura. Sebastián estaba muy confuso. No sabía qué decir, e incluso sus hermanos se quedaron helados de asombro.

Su madre salió con las muletas y se acercó a su profesora. "¡Señora Evans, hola!", saludó como si supiera lo que estaba pasando.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Qué está pasando?" les preguntó Sebastián, aún aturdido, y la señora Evans se volvió hacia él.

"Tal como te ha dicho Linda, estamos ayudando. A tus amigos y a mí nos impresionó tanto tu redacción que decidí organizar algo. A tu madre le pareció una buena idea; incluso tenemos la aprobación del ayuntamiento. ¿No es emocionante?", explicó alegremente.

"Estoy muy orgullosa de ti, Sebastián. Mira lo que has inspirado", añadió su madre, señalando a todos los niños que trabajaban duro como él. "Tú y tus hermanos son mis superhéroes favoritos".

Sebastian miró a todos, sin saber cómo expresar su gratitud. Quería reír, animar, llorar, saltar, abrazarlos y muchas cosas más. Pero tenía que seguir trabajando, así que se olvidó de las emociones que le subían del pecho y siguió adelante.

Publicidad

El trabajo del día les habría llevado mucho tiempo, pero lo terminaron rápidamente con la ayuda de toda la clase de Sebastián. Fue una de las lecciones más valiosas que aquellos chicos aprenderían en la escuela, y se les quedó grabada para siempre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

La Sra. Smith no pudo permitirse una casa para Navidad, pero al cabo de unos meses, por fin hizo el pago inicial de una casa con tres habitaciones y dos cuartos de baño en una zona estupenda de la ciudad. Sebastián tuvo su propia habitación, y sus hermanos compartieron otra. Los hermanos no podían creer que su madre consiguiera cumplir su promesa.

Mientras tanto, los compañeros de Sebastián, con la ayuda de sus padres, regalaron a la familia de Sebastián muebles usados y muchas otras cosas para su casa. Sebastián y su familia agradecieron la generosidad y la consideración de todos.

Publicidad

Lo que empezó como una simple redacción inspiró a las familias a trabajar juntas y a ser superhéroes para los demás.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces las mejores lecciones que aprenderás en la escuela vienen de tus compañeros. Sebastián mostró a sus compañeros cómo es un superhéroe de verdad. Por otra parte, le mostraron el significado y el poder de la bondad y la generosidad.
  • Los padres son los mejores superhéroes. Sebastián comprendió que su madre era la auténtica heroína de su vida, con su amor inagotable y su estricta ética de trabajo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste ésta sobre una adolescente que renunció a la universidad para ayudar a su madre enferma y más tarde recibió dinero para sus tratamientos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi hijo se quedaba callado al volver del colegio – Luego sus compañeros me enviaron vídeos

03 de junio de 2024

Mi padre bibliotecario cambió radicalmente nuestras vidas tras su muerte

28 de febrero de 2024

Invité a mi colega para presentarle en secreto a mi nieto soltero – Se me paró el corazón cuando se vieron

10 de mayo de 2024

7 historias reales con giros sorprendentes

22 de febrero de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Profesora jubilada cree haber retirado sus últimos $5, encuentra $100K en su cuenta bancaria - Historia del día

31 de mayo de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

Mamá engreída exige que yo obedezca los deseos de su hijo adolescente - La azafata les da una buena lección

27 de mayo de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Esta niña perdió a su padre famoso con sólo dos años — Él no la incluyó en su testamento, así que sus compañeros de reparto le dieron dinero

29 de marzo de 2024

Mi madrastra me regaló una mochila escolar usada por mi cumpleaños mientras sus hijas recibían regalos caros - Por fin el karma la ha alcanzado

30 de mayo de 2024

Mi suegra de 51 años me suplicó que adoptara a sus gemelos recién nacidos tras su muerte - Historia del día

06 de junio de 2024

10+ Peores noviazillas de la historia

21 de mayo de 2024