logo
Una familia cenando | Fuente: Getty Images
Una familia cenando | Fuente: Getty Images

"Papá tiene una foto de ella": gritó nuestra hija durante la cena familiar - La verdad nos sorprendió

Guadalupe Campos
13 jun 2024
02:15

Mi hija pequeña parloteaba entusiasmada sobre su nuevo colegio y sus amigos durante la cena. Hablando de su nueva maestra, exclamó: "¡Papá tiene una foto suya!". La sangre se me escurrió de la cara. ¿Qué tenía que ver la maestra de mi hija con mi marido? La verdad que supe me destrozó.

Publicidad

Era una tarde de jueves perfecta. Hacía dos semanas que nos habíamos mudado a la nueva ciudad, gracias al nuevo trabajo de mi marido Jim.

Lily, nuestra enérgica hija de siete años, parloteaba entusiasmada sobre su primer día de colegio, con la voz desbordante por la emoción de las nuevas amistades.

Una familia cenando | Fuente: Pexels

Una familia cenando | Fuente: Pexels

"¿Y sabes qué, mamá?", chistó, cogiendo un muslo de pavo.

"Amy y Chris han sido muy amables. Incluso me dieron sus lápices después de que Amanda me arrebató los míos".

Una sonrisa se dibujó en mis labios. "¡Eso es maravilloso, cariño! Parece que ya estás haciendo grandes amigos".

Publicidad
Una mujer en una mesa de comedor | Fuente: Pexels

Una mujer en una mesa de comedor | Fuente: Pexels

Justo entonces, la sonrisa de Lily vaciló ligeramente. "Ah, ¿y adivina qué, mamá?", chistó, bajando un poco la voz.

"Cuando la señorita Willis vino a clase, ¡tuve una charla superlarga con ella! Por cierto, papá tiene una foto de ella en su cuarto de estudio".

Se me fue la sangre de la cara. Mi tenedor se estrelló contra el plato. "¿Qué? ¿La foto de quién?" Exclamé.

"De mi maestra de Matemáticas, la señorita Willis". chistó Lily, cogiendo una gran cucharada de glaseado, con una porción pegada a la punta de la nariz.

Una niña comiendo Pastel | Fuente: Pexels

Una niña comiendo Pastel | Fuente: Pexels

Publicidad

Jim, a medio sorbo de zumo de granada, se atragantó violentamente, con los ojos desorbitados por la sorpresa.

Tosió, escupiendo zumo sobre la mesa. "¿Qué? ¿Qué foto?", carraspeó, limpiándose la boca con una servilleta.

"Cariño, ¿estás bien?" pregunté preocupada. Jim no me contestó y volvió a insistir a Lily sobre la foto.

Una sensación inquietante me carcomía las entrañas. Esa foto que mencionó Lily, ¿qué tenía que ver con Jim?

Una mujer conmocionada | Fuente: Pexels

Una mujer conmocionada | Fuente: Pexels

"¡La que tienes en el cajón, papá!". continuó Lily inocentemente. "Junto a ese pisapapeles tan raro".

Mi corazón martilleó contra mis costillas. "¿Puedes enseñárnosla después de cenar, cariño?". conseguí forzar una sonrisa.

Publicidad

El resto de la comida fue un borrón. Cada mirada robada a Jim, que a estas alturas estaba nervioso, no hacía más que ahondar el nudo de preocupación que tenía en el estómago.

Una vez terminada la cena, seguimos a Lily a la habitación de estudio de Jim en el ático.

Una sala de estudio | Fuente: Pexels

Una sala de estudio | Fuente: Pexels

Respiré hondo cuando me señaló un cuadro enmarcado que guardaba en un cajón.

Era una foto de una mujer con ojos cálidos y amables y un hoyuelo familiar en la mejilla, un hoyuelo que reflejaba el de la cara de Jim.

Su rostro palideció mientras miraba la foto. "¿Es... es tu nueva maestra, Lily?". Le temblaba la voz.

Publicidad

"Ajá", chilló Lily, ladeando la cabeza. "Parece simpática, papá".

Una mujer sujetando un marco de fotos | Fuente: Pexels

Una mujer sujetando un marco de fotos | Fuente: Pexels

La mano de Jim se levantó para agarrarse el pecho. "¿Qué te pasa, cariño?" Mis ojos se abrieron de par en par, preocupados.

"Yo... necesito un poco de aire", murmuró, saliendo a toda prisa de la habitación.

Lily me miró, con la confusión nublando sus ojos inocentes. "Mamá, ¿papá está enfadado conmigo?".

Me arrodillé ante ella, forzando una sonrisa tranquilizadora. "Cariño, nadie está enfadado. Papá está un poco sorprendido, eso es todo".

Pero la verdad era que yo también estaba sorprendida, y un frío pavor se me enroscó en el estómago. ¿Qué hacía esta foto en el despacho de Jim? ¿Quién era aquella mujer y qué relación tenía con mi marido?

Publicidad
Una mujer con los ojos llorosos | Fuente: Unsplash

Una mujer con los ojos llorosos | Fuente: Unsplash

Aquella noche, después de acostar a Lily, me enfrenté a Jim.

Estaba sentado junto a la ventana, con el rostro marcado por el dolor y la nostalgia. Me senté a su lado y le tendí la mano, pidiéndole en silencio una explicación.

Me miró con ojos llenos de una tristeza que reflejaba el nudo de preocupación que tenía en el estómago.

"Mary, lo siento mucho", empezó temblando. "Debería habértelo contado hace mucho tiempo".

El corazón me martilleó en el pecho. "¿Sobre qué, Jim?"

Respiró hondo. "¿Recuerdas que te dije que era adoptado?"

Publicidad
Un hombre junto a una ventana | Fuente: Pexels

Un hombre junto a una ventana | Fuente: Pexels

Surgió un recuerdo. Había sido hacía años, durante una de nuestras primeras citas. Jim había confesado su pasado, con una voz llena de vulnerabilidad que me había atraído aún más hacia él.

"Sí", susurré, con el temor reflejándose en mi voz. La imagen de una familia feliz que habíamos estado construyendo juntos parecía resquebrajarse por los bordes.

"Bueno", su voz se quebró ligeramente, "el día que encontré a mi nueva familia fue también el día que perdí a la única familia que conocía... mi hermana menor, Jane".

Se me escapó un grito ahogado. "Cariño, lo siento mucho", murmuré, tirando de él para abrazarlo. "¿Cómo...?"

Publicidad
Una pareja triste abrazándose | Fuente: Pexels

Una pareja triste abrazándose | Fuente: Pexels

"No murió", me interrumpió. "Sólo nos... separaron. Me adoptaron y me llevaron a Chicago, a miles de kilómetros de ella. Sólo tenía cinco años. Nunca vi a Jane después de aquello".

"¿Nunca la volviste a ver?" repetí.

Jim se echó ligeramente hacia atrás, con los ojos llenos de desesperada esperanza. "Por eso esta foto...", se interrumpió, señalando la foto enmarcada que tenía entre las manos. "Creo que es mi hermana Jane. La encontré en las redes sociales hace años, pero no estaba seguro de que fuera realmente ella. Tenía un apellido diferente".

Publicidad

"¿Y por qué no me lo dijiste?" pregunté. La revelación me pareció una traición, un compartimento secreto de su vida al que yo no había tenido acceso.

Una mujer disgustada | Fuente: Pexels

Una mujer disgustada | Fuente: Pexels

Jim me cogió la mano y entrelazó sus dedos con los míos. "Tenía miedo", confesó. "Miedo de que no lo entendieras, miedo de que cambiara las cosas entre nosotros".

Mi ira se suavizó, sustituida por una oleada de comprensión. "Oh, Jim", suspiré, inclinándome hacia su tacto. "Lo único que cambia es que podemos encontrarla juntos".

Un destello de alivio bailó en sus ojos. "¿De verdad?"

"Por supuesto", confirmé, apretándole la mano. "Mañana iremos a la escuela y conoceremos a la señorita Willis".

Publicidad
Mujer cogida de la mano de un hombre | Fuente: Pexels

Mujer cogida de la mano de un hombre | Fuente: Pexels

A la tarde siguiente, las mariposas revoloteaban en mi estómago cuando entramos en el aparcamiento del colegio de Lily. Jim, normalmente seguro de sí mismo y carismático, parecía un manojo de nervios y me apretó la mano con fuerza.

"¿Estás bien?", pregunté suavemente.

Respiró hondo. "Sólo un poco ansioso. ¿Y si no es ella?"

"Entonces seguiremos buscando", dije con una sonrisa decidida. "Pero en el fondo, tengo la sensación de que es ésta".

Un hombre mirando hacia arriba | Fuente: Pexels

Un hombre mirando hacia arriba | Fuente: Pexels

Publicidad

Nos hicieron pasar al vestíbulo, un espacio estéril lleno de diplomas y premios enmarcados. Pasaron unos momentos tensos antes de que entrara una mujer de ojos amables y un hoyuelo familiar.

"Srta. Willis, el Sr. y la Sra. Thompson han venido a verla", anunció la recepcionista, sus ojos parpadeando entre nosotros con una pizca de curiosidad.

A Jim se le cortó la respiración. Se quedó allí de pie, mirando fijamente a la señora Willis. Ella, en cambio, mantuvo la compostura, con una sonrisa cortés en los labios.

"Hola", saludó, con voz cálida y acogedora. "¿En qué puedo ayudarlos?".

Una mujer entrando en una habitación | Fuente: Pexels

Una mujer entrando en una habitación | Fuente: Pexels

Jim se aclaró la garganta, haciendo acopio de todo su valor para romper el silencio.

Publicidad

"Yo... creo que podrías ser mi hermana".

La sonrisa de la señora Willis desapareció y frunció el ceño, confundida. "¿Cómo dices? ¿Qué quiere decir?"

Jim se llevó la mano al bolsillo y sacó la foto enmarcada. Su mano tembló ligeramente al ofrecérsela. "Encontré esta foto hace unos años. He estado buscando a mi hermana Jane desde entonces. Nos separaron cuando éramos niños. Tú... fuiste adoptada, ¿verdad?".

Los ojos de la Sra. Willis se abrieron de par en par al mirar la foto. Su rostro enrojeció y sus manos empezaron a temblar. "Sí, fui adoptada", susurró. "Pero... Nunca supe que tenía un hermano".

Mujer conmocionada tapándose la boca | Fuente: Pexels

Mujer conmocionada tapándose la boca | Fuente: Pexels

A Jim se le llenaron los ojos de lágrimas. "Nos separaron cuando éramos muy pequeños", explicó. "Te he estado buscando durante mucho tiempo. Incluso volví al refugio, con la esperanza de encontrarte, pero me dijeron que te habían adoptado. No pude encontrar la dirección de tus padres adoptivos y...".

Publicidad

"¿Recuerdas cuándo y dónde naciste?" preguntó Jim, con la mirada fija en la señora Willis, cuyas manos temblaban ligeramente.

"El 20 de mayo, en Greenfield", respondió ella, con la voz temblorosa. "Lo único que recuerdo de mi infancia es un oso de peluche y mi partida de nacimiento".

Hombre triste mirando al frente | Fuente: Unsplash

Hombre triste mirando al frente | Fuente: Unsplash

Un sollozo ahogado escapó de los labios de Jim. Me miró, con los ojos llenos de lágrimas, y luego volvió a mirar a la señora Willis. "¡Eso es! ¡Nací un año antes que tú, en el mismo lugar! Tienes que ser tú, Jane. Eres mi hermana".

Se volvió hacia mí, con la voz llena de alivio y alegría. "¡La hemos encontrado, Mary! La hemos encontrado!"

Publicidad

Las lágrimas corrían por mi rostro mientras veía cómo se desarrollaba el reencuentro. Años de añoranza, palabras no dichas y preguntas sin respuesta parecían pesar en el aire.

Un hombre llorando | Fuente: Pexels

Un hombre llorando | Fuente: Pexels

Finalmente, la Sra. Willis rompió el silencio. "No puedo creerlo", sollozó. "Toda mi vida he sentido que me faltaba algo. Pero nunca supe...".

Jim alargó la mano y se la apretó. "Te he echado de menos todos los días, Jane. No puedo creer que por fin te haya encontrado".

Se aferraron el uno al otro, sus lágrimas hablaban por sí solas de los años que habían pasado separados. Incluso la recepcionista, una mujer estoica que había presenciado innumerables dramas de patio de colegio, se secó los ojos con un pañuelo.

Publicidad
Un hombre y una mujer cogidos de la mano | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer cogidos de la mano | Fuente: Pexels

"Jim", resopló la Sra. Willis, separándose del abrazo y secándose las lágrimas de las mejillas. "Gracias por no rendirte conmigo".

A Jim se le llenaron los ojos de lágrimas. "Me prometí a mí mismo que te encontraría, Jane", se atragantó. "¡Y aquí estamos!"

Rebuscó en el bolsillo y sacó una foto desgastada. Mostraba a dos niños pequeños, un chico con una sonrisa de dientes separados y una chica con la cabeza llena de rizos desordenados, ambos abrazados a un osito de peluche muy querido.

A la Sra. Willis se le cortó la respiración. Se le empañaron los ojos de lágrimas mientras señalaba a la niña. "¡Soy yo!", susurró.

Publicidad
Una niña con un osito de peluche en la mano | Fuente: Pexels

Una niña con un osito de peluche en la mano | Fuente: Pexels

Jim asintió, con una lágrima rodando por su mejilla. "Y ése soy yo", soltó una risita entre lágrimas. "Éramos inseparables entonces".

Volvió a hacerse el silencio, cargado de recuerdos no expresados. Finalmente, la Sra. Willis respiró hondo. "Esto es increíble", dijo. "Pero sigo sin creérmelo. ¿Cómo me has encontrado?"

Jim explicó su búsqueda en Internet y el afortunado encuentro casual con la foto en las redes sociales. La Sra. Willis, a su vez, compartió cómo siempre había sentido el anhelo de algo más, una pieza perdida de su pasado.

Una mujer triste mirando hacia abajo | Fuente: Pixabay

Una mujer triste mirando hacia abajo | Fuente: Pixabay

Publicidad

"Nunca supe que tuviera un hermano", confió. "Mis padres adoptivos nunca lo mencionaron".

"Quizá ni ellos mismos lo sabían", le dije amablemente. "En aquella época, los registros de adopción no siempre se llevaban meticulosamente".

La Sra. Willis se quedó pensativa. "Quizá", admitió. "Pero esto no cambia nada, ¿verdad?". Miró a Jim, con un brillo esperanzado en los ojos.

Jim negó con la cabeza, y una amplia sonrisa se abrió paso entre sus lágrimas. "No, Jane. Esto lo cambia todo. Para mejor. Ya no somos huérfanos".

Hombre secándose las lágrimas | Fuente: Pexels

Hombre secándose las lágrimas | Fuente: Pexels

Hablaron un rato más, poniéndose al día de los años perdidos. Me enteré de que la Sra. Willis era maestra, estaba casada y tenía dos hijos pequeños. Jim, por su parte, la puso al corriente de nuestra vida juntos y de Lily.

Publicidad

Sonó el timbre del colegio, devolviéndonos a la realidad. La Sra. Willis miró el reloj, con una sonrisa de disculpa. "Tengo que ir a dar mis clases, pero...", se interrumpió, con la mirada fija en Jim y en mí.

"Lo entendemos", dije con calidez. "Pero, ¿podríamos comer juntos algún día? Nos encantaría conocer a tu familia".

Mujer mirando su reloj | Fuente: Pexels

Mujer mirando su reloj | Fuente: Pexels

A la señora Willis se le iluminaron los ojos. "Sería estupendo. Te daré mi número".

Intercambiamos información de contacto, con la promesa de futuras conexiones flotando en el aire.

Cuando salimos del colegio, Lily nos esperaba junto al automóvil, saltando sobre las puntas de los pies. Cuando nos vio acercarnos, corrió hacia ella, con los ojos brillantes de curiosidad.

Publicidad

"¿Has visto a la señorita Willis, mamá? ¿Es simpática?".

Una niña corriendo | Fuente: Pexels

Una niña corriendo | Fuente: Pexels

Me arrodillé ante ella, con una sonrisa en los labios. "Es la maestra más simpática del mundo", le aseguré. "¿Y adivina qué? La señorita Willis es en realidad tu tía Jane".

Los ojos de Lily se abrieron de par en par, sorprendida. "¿Mi tía?", repitió.

"Así es", confirmó Jim, cogiéndola en brazos. "¡Y además tienes dos primitos nuevos!".

Lily soltó una risita, con una expresión de puro placer dibujándose en su rostro. La perspectiva de una nueva tía, primos y reuniones familiares la llenaba de entusiasmo infantil.

Publicidad
Una niña sonriendo | Fuente: Pexels

Una niña sonriendo | Fuente: Pexels

Mientras volvíamos a casa, con el sol poniente proyectando un cálido resplandor en la carretera, miré a Jim. Su rostro, marcado por años de añoranza, mostraba ahora una paz recién descubierta.

"Vaya", suspiró, con una amplia sonrisa en el rostro. "La hemos encontrado".

"¡La hemos encontrado! confirmé, devolviéndole la sonrisa. "Y parece increíble".

En ese mismo instante, me di cuenta de que nuestra familia, aunque poco convencional, había crecido un poco más. Y con ese crecimiento llegó una promesa de nuevas aventuras, risas compartidas y un amor que trascendía el tiempo y la distancia.

Una mujer conduciendo un Automóvil | Fuente: Unsplash

Una mujer conduciendo un Automóvil | Fuente: Unsplash

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024

3 historias sobre infieles que se enfrentaron al karma

13 de marzo de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Mi suegra arruinó nuestra boda después de que mi marido y yo la echáramos de la lista de invitados - ¿Qué debemos hacer?

09 de abril de 2024

Encontré una carta de amor de mi esposo que acabó con nuestro matrimonio - Historia del día

15 de mayo de 2024

Descubrí a mi mejor amiga mandándose mensajes con mi prometido a mis espaldas

18 de abril de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Me echaron del restaurante por mi edad y mi atuendo - Días después, volví para vengarme

21 de mayo de 2024

Un hombre se burla y deja a su fiel esposa por otra mujer, la vida le deja después - Historia del día

23 de abril de 2024

Hombre que me pidió salir no se dio cuenta de que yo era la "chica gorda" a la que acosaba en el instituto - Mi venganza perfecta

24 de mayo de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

Niña malcriada se burló de mi hija en la pijamada de su fiesta de cumpleaños - Mi esposa y yo le dimos una lección

08 de junio de 2024

Descubren a un esposo engañando a su esposa y actúa como si no pasara nada - Historia del día

27 de febrero de 2024

Mi esposo convirtió nuestra noche de bodas en un desastre - Historia del Día

17 de abril de 2024