logo
Mujer preocupada | Fuente: Getty Images
Mujer preocupada | Fuente: Getty Images

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

Tras conseguir el trabajo de sus sueños como profesora de danza infantil, la alegría de Emma se convirtió en conmoción cuando su suegra, Diane, le envió un burlón regalo de "enhorabuena". Decidida a demostrar su valía, Emma organizó una revelación pública que dejó a Diane pálida y avergonzada, cambiando para siempre su relación.

Publicidad

Siempre me ha gustado bailar. Desde que era pequeña, me sentía viva cuando me movía al ritmo de la música. Pero mi familia insistió en que consiguiera un "trabajo de verdad". Así que me hice contadora. Pagaba las facturas, pero nunca me hizo feliz. En el fondo, siempre soñé con enseñar danza.

Emma | Fuente: Midjourney

Emma | Fuente: Midjourney

Una noche, tras otro largo día en la oficina, me senté a la mesa de la cocina con mi marido, Tom. "He encontrado una oferta de trabajo para profesora de danza infantil", dije, intentando mantener la voz firme.

Tom levantó la vista del periódico. "¿De verdad? ¿Crees que te presentarás?".

Publicidad

"Quiero", dije. "¿Pero y si soy demasiado mayor para empezar ahora? ¿Y si no me contratan?".

Se encogió de hombros. "Nunca lo sabrás si no lo intentas".

Emma rellena un formulario de solicitud | Fuente: Midjourney

Emma rellena un formulario de solicitud | Fuente: Midjourney

Sus palabras se quedaron conmigo. Aquella noche rellené la solicitud. Escribí sobre mi amor por la danza, mis años de enseñanza informal en centros comunitarios y por qué deseaba tanto este trabajo. Pulsé enviar y sentí una mezcla de miedo y emoción.

Pasaron los días. Comprobaba mi correo electrónico constantemente, con el corazón acelerado cada vez que veía un mensaje nuevo. Una tarde, sonó mi teléfono. Era el estudio de danza. Me temblaron las manos al contestar.

Publicidad
Emma recibe la llamada | Fuente: Midjourney

Emma recibe la llamada | Fuente: Midjourney

"Hola, ¿habla Emma?", preguntó una voz alegre.

"Sí, soy yo".

"¡Hola, Emma! Soy Kelly, del Bright Steps Dance Studio. Nos encantaría que vinieras para una entrevista".

Casi salté de la silla. "¡Muchas gracias! ¿Cuándo puedo ir?".

Kelly invites Emma | Fuente: Midjourney

Kelly invites Emma | Fuente: Midjourney

Publicidad

Fijamos una fecha para la entrevista. Los días previos fueron angustiosos. Practiqué respuestas a posibles preguntas y me imaginé dando clases a niños ansiosos. La entrevista fue bien y, unos días después, recibí la llamada. ¡Me habían dado el trabajo!

Me moría de ganas de decírselo a Tom. "¡Lo he conseguido! ¡He conseguido el trabajo!", irrumpí en el salón, donde él estaba viendo la tele.

"Es estupendo, Emma", dijo con una pequeña sonrisa. "Me alegro por ti".

Emma abraza a Tom | Fuente: Midjourney

Emma abraza a Tom | Fuente: Midjourney

Quería más emoción de su parte, pero estaba demasiado emocionada para pensar en ello. Planeamos una cena familiar para que pudiera compartir la noticia con todos.

Publicidad

Durante la cena, me levanté con el corazón palpitante. "Tengo un anuncio", dije. "¡He conseguido un trabajo como profesora de danza en el Bright Steps Dance Studio!".

Mi hermana, Amy, aplaudió. "¡Es increíble, Emma! ¡Enhorabuena!".

Cena familiar festiva | Fuente: Midjourney

Cena familiar festiva | Fuente: Midjourney

Mi padre asintió. "Bueno, si eso te hace feliz".

Pero Diane, mi suegra, se limitó a dar un sorbo a su vino. "¿Es un trabajo a tiempo completo?", preguntó, con la voz cargada de escepticismo.

"Por ahora es a tiempo parcial, pero podría dar lugar a más horas", le expliqué.

"Hmm", dijo, claramente poco impresionada. "Bueno, buena suerte".

Publicidad
Suegra poco impresionada | Fuente: Pexels

Suegra poco impresionada | Fuente: Pexels

Sus palabras me dolieron, pero traté de ignorarlas. Unos días después me llegó un paquete. Era de Diane. Tenía la esperanza de que fuera una ofrenda de paz. Quizá había cambiado de opinión y quería apoyarme.

Abrí la caja y saqué un viejo y desgastado traje de ballet. Dentro había una nota: "Felicidades por tu nueva afición".

Se me encogió el corazón. Sentí que se me saltaban las lágrimas. Se lo enseñé a Tom.

Antiguo vestido de ballet en una caja | Fuente: Midjourney

Antiguo vestido de ballet en una caja | Fuente: Midjourney

Publicidad

"Mira esto", le dije, con voz temblorosa. "Tu madre cree que mi trabajo es una broma".

Miró el disfraz y la nota. "Es su forma de ser", dijo. "No dejes que te afecte".

"¿Cómo no voy a hacerlo?", espeté. "No me respeta ni a mí ni a mis decisiones".

Tom suspiró. "Déjalo ser, Emma".

Emma decidida a vengarse | Fuente: Midjourney

Emma decidida a vengarse | Fuente: Midjourney

Pero no podía. Estaba dolida y enfadada. Decidí que no dejaría pasar las burlas de Diane. Planeaba invitarla a una de las actuaciones del estudio de danza. Me aseguraría de que viera lo en serio que me tomaba mi trabajo.

Unas semanas más tarde, llamé a Diane. "Tenemos un recital de danza próximamente. Me encantaría que vinieras a ver la actuación de los chicos".

Publicidad

Hubo una pausa al otro lado de la línea. "De acuerdo, allí estaré", dijo, sonando recelosa.

Diana talks to Emma | Fuente: Midjourney

Diana talks to Emma | Fuente: Midjourney

Sonreí para mis adentros. Tenía un plan y estaba decidida a demostrarle a Diane lo importante que era para mí mi nuevo trabajo.

El estudio de danza bullía de entusiasmo. Los niños con trajes brillantes corrían de un lado a otro, riendo y practicando sus movimientos. Los padres charlaban y sacaban fotos.

Yo estaba en medio de todo, asegurándome de que todo estuviera perfecto para la actuación. Sentía una mezcla de emoción y nerviosismo. Hoy era el día en que demostraría a Diane lo en serio que me tomaba mi nuevo trabajo.

Publicidad
Emma da un discurso en el estudio | Fuente: Midjourney

Emma da un discurso en el estudio | Fuente: Midjourney

"¡Muy bien, reúnanse todos!", llamé a los niños. Me rodearon con los ojos muy abiertos por la expectación. "Recuerden sonreír y divertirse. Han trabajado mucho y estoy muy orgullosa de ustedes".

"Señorita Emma, estoy nerviosa", dijo una niña, agarrándome la mano.

"Lo harás muy bien, cariño", la tranquilicé. "Recuerda tus pasos y disfruta de la música".

Niños bailando | Fuente: Midjourney

Niños bailando | Fuente: Midjourney

Publicidad

Mientras los niños se alineaban entre bastidores, respiré hondo. El público llenaba los asientos. Divisé a Tom, que me saludó con la mano. A su lado estaba Diane, mirando a su alrededor con el ceño ligeramente fruncido. Me acerqué a ellos.

"Hola, Diane. Me alegro de que hayas podido venir", dije con una sonrisa.

"Por supuesto", respondió ella, con un tono llano. "No me lo perdería".

Diane no impresionada | Fuente: Midjourney

Diane no impresionada | Fuente: Midjourney

"Hola, mamá", dijo Tom, intentando aliviar la tensión. "Gracias por venir".

Diane se limitó a asentir, con los ojos escrutando la habitación. Los dejé y volví con los niños. Las luces se atenuaron y el parloteo del público se apagó. Era la hora del espectáculo.

Publicidad

Empezó la música y el primer grupo de niños subió al escenario. Bailaban maravillosamente, con los rostros iluminados de alegría. Yo miraba desde un lado, con el corazón henchido de orgullo. Por eso me encantaba la danza. La energía, la pasión, la felicidad pura en las caras de los niños. Era mágico.

Niños bailando en un estudio | Fuente: Pexels

Niños bailando en un estudio | Fuente: Pexels

Cuando terminó el último grupo, subí al escenario con el corazón palpitante. Cogí el micrófono y sonreí al público.

"Gracias a todos por haber venido hoy", empecé. "Quiero dar las gracias a los padres por su apoyo y a los chicos por su duro trabajo. Ha sido una experiencia increíble".

Miré a Diane. Me observaba atentamente, con una expresión ilegible.

Publicidad
Emma da un sentido discurso | Fuente: Midjourney

Emma da un sentido discurso | Fuente: Midjourney

"También quiero dar las gracias especialmente a alguien que me ha apoyado increíblemente", continué. "Mi suegra, Diane. Me envió un regalo muy generoso que inspiró los trajes de hoy. Gracias, Diane".

Hubo un murmullo entre el público. Los ojos de Diane se abrieron de par en par y se removió incómoda en su asiento. Los padres que la rodeaban parecían confusos. Algunos asintieron en señal de agradecimiento, mientras otros cuchicheaban entre sí. Diane se levantó bruscamente y salió de la sala, con el rostro pálido.

Diane enfadada mira hacia el lado | Fuente: Midjourney

Diane enfadada mira hacia el lado | Fuente: Midjourney

Publicidad

Terminé mi discurso y le devolví el micrófono. El resto de la velada transcurrió como un borrón. Los padres me felicitaron, los chicos estaban encantados y la energía era eléctrica. Pero yo sólo podía pensar en la reacción de Diane.

Después de la actuación, Tom me encontró entre bastidores. "Emma, ¿qué ha sido eso?", me preguntó, con preocupación en los ojos.

"Tenía que demostrarle que me tomo mi trabajo en serio", le dije. "Me envió ese viejo disfraz para burlarse de mí. No podía dejarlo pasar".

Emma habla con Tom | Fuente: Midjourney

Emma habla con Tom | Fuente: Midjourney

Tom suspiró. "Ahora lo entiendo. Ojalá las cosas no tuvieran que ser así".

"Yo también", dije suavemente. "Pero quizá ahora se lo piense dos veces antes de menospreciar mis decisiones".

Publicidad

Aquella noche, mientras nos preparábamos para acostarnos, sentí una mezcla de satisfacción y alivio. Me había defendido a mí misma y a mi pasión. No era perfecto, pero era un comienzo.

Diane no volvió a sacar el tema de la actuación, y se produjo un cambio notable en nuestras interacciones. Estaba distante, pero esperaba que con el tiempo las cosas cambiaran.

Happy Emma | Fuente: Midjourney

Happy Emma | Fuente: Midjourney

Por el momento, me centré en mi nuevo papel en el estudio de danza. Había encontrado mi vocación y nada me la iba a arrebatar.

Cargué el viejo teléfono de mi esposo y vi una foto adolescente de nuestra nueva niñera - Pensé que perdía la cabeza hasta que llamé a mi suegra

Publicidad

Puse a cargar el viejo teléfono de mi marido y lo revisé esperando encontrar fotos embarazosas de él cuando era adolescente. En lugar de eso, descubrí una impactante conexión con nuestra nueva niñera. Lo que encontré puso mi mundo patas arriba y me llevó a una revelación que me hizo cuestionarme todo sobre nuestro matrimonio.

Estaba limpiando el cajón de los trastos de la cocina. Ya sabes, ese en el que acaban todas las cosas al azar. Recibos viejos, cupones caducados y llaves misteriosas.

Cajón de los trastos | Fuente: Pexels

Cajón de los trastos | Fuente: Pexels

Mientras ordenaba el desorden, encontré el antiguo teléfono del instituto de mi marido enterrado bajo un montón de cargadores anticuados. Estaba lleno de polvo, y recordé vagamente que había dicho que se había estropeado hacía años.

Publicidad

Me picó la curiosidad. Pensé que sería divertido ver si aún funcionaba, así que lo enchufé. Para mi sorpresa, la pantalla se encendió casi inmediatamente. No pude resistirme a echar un vistazo. ¿Qué tipo de tesoros adolescentes podría haber escondidos dentro?

Teléfono antiguo | Fuente: Pexels

Teléfono antiguo | Fuente: Pexels

¿Autorretratos embarazosos, mensajes tontos o fotos de sus días en el instituto? Las posibilidades eran demasiado intrigantes para dejarlas pasar. Me acomodé en el sofá, dispuesta a dar un pequeño paseo por los recuerdos, sin saber que lo que estaba a punto de encontrar lo cambiaría todo.

Publicidad

Lee el resto de esta historia aquí.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Cargué el viejo teléfono de mi esposo y vi una foto adolescente de nuestra nueva niñera - Pensé que me estaba volviendo loca hasta que llamé a mi suegra

04 de junio de 2024

Me registré en un hotel y descubrí que mi marido también estaba allí, pero con otra persona

12 de abril de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Mi hija de 4 años empezó a hacer dibujos sombríos tras descubrir accidentalmente el secreto de su papá

13 de febrero de 2024

Una llamada espontánea reveló la repugnante verdad de mi marido, así que me vengué

05 de abril de 2024

Mi hija encontró entradas para una cena romántica en la chaqueta de su padre, pero un detalle en ellas me encogió el corazón

16 de mayo de 2024

Mi novia dejó a mi perro en el refugio mientras yo trabajaba - Cuando fui a llevarlo a casa, ya no estaba

12 de abril de 2024

Mi esposo no me invitó a su cena de cumpleaños - Me sorprendí cuando accidentalmente descubrí la verdadera razón

30 de mayo de 2024

Mi hijo prendió fuego a la costosa cartera que me regaló mi nuera por mi cumpleaños tras ver lo que había dentro

25 de abril de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Mi marido no me reservó un asiento en la cena familiar de su madre - Si supiera lo que le preparé en su lugar

22 de abril de 2024

Mujer rescata a hombre que perdió la memoria y le miente diciéndole que es su prometida - Historia del día

12 de marzo de 2024

Mi esposo insistió en que quedara embarazada al día siguiente de nuestra boda — Mi corazón se hundió cuando descubrí su verdadera razón

17 de mayo de 2024