logo
Niño mendigando en la calle | Fuente: Shutterstock
Niño mendigando en la calle | Fuente: Shutterstock

Indigente reconoce a niño que pedía limosna para pagar el funeral de su madre - Historia del día

David, un niño de ocho años, estaba pidiendo dinero fuera de un centro comercial cuando se dio cuenta de que un indigente lo miraba fijamente durante mucho tiempo. Salió corriendo pensando que esa persona era peligrosa, pero lo atrapó y le explicó algo impactante sobre el pasado del niño.

Publicidad

David Donaldson estaba frente a la Plaza Internacional y la calle Bay de Tampa, Florida, y no podía contener las lágrimas. Tenía la cara cubierta de manchas de humedad, y la mayoría de la gente sólo lo miraba un segundo antes de seguir caminando. Estaba allí para intentar recaudar dinero para el funeral de su madre.

La madre de David murió tras una larga batalla contra el cáncer, y la funeraria estaba esperando el dinero para pagarlo todo. El encargado estaba preocupado por el chico, pero David le había mentido, explicándole que su tío vendría pronto y pagaría todo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Por desgracia, a David no le quedaba familia. Se alojaba en el apartamento, pero pronto tendría que pagar el alquiler. No podría pagarlo, y los demás no tardarían en descubrir lo que pasaba. Llamarían al Servicio de Protección de Menores y él entraría en el sistema.

Publicidad

Odiaba esa idea. Por eso estaba en el centro comercial, pidiendo dinero a la gente. Algunos compradores conocían al chiquillo porque también intentaba recaudar fondos durante el tratamiento de su madre. Le daban uno o dos dólares antes de llamar a la policía. Por suerte, David pudo escapar de ellos.

Pero ahora, su madre se había ido, y se merecía un buen funeral. Así que, una vez más, se plantó allí fuera con un cartel donde escribió lo que necesitaba.

Tras un largo resoplido, David se secó las lágrimas, pensando que la gente podría estar evitándolo por su llanto. Necesitaba ese dinero, así que tuvo que ser valiente y detenerse. Pero en cuanto se aclaró los ojos con las manos, David vio a alguien extraño. Un hombre lo miraba desde el otro lado de la calle. Su mirada era desconcertante.

El hombre vestía ropas andrajosas y estaba claro que era un indigente. David temía que pronto llegaría a ser como él. Pero un pensamiento aún más aterrador cruzó su mente. ¿Y si quiere robarme el dinero? ¡No! ¡Mi madre lo necesita!

David recogió su sombrero del suelo, donde la gente había tirado algunas monedas, y empezó a contarlas. Las metió rápidamente en el bolsillo y levantó la cabeza justo para ver cómo el hombre cruzaba la calle y caminaba directamente hacia él.

Publicidad

Al chico se le heló la sangre, pero tenía que pensar rápido. Fue entonces cuando se levantó y salió corriendo de allí. Podía oír los pesados pasos del hombre que corría tras él, y el hombre gritó: "¡Espera chico, quiero hablar contigo!".

"¡No! ¡Es el dinero de mi madre! ¡Vete!", respondió David a gritos, pero no aminoró el paso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¡No quiero tu dinero, chico! Por favor, ¡para!".

El chico no hizo caso, pero, por desgracia, se metió en un callejón sin salida y no pudo escapar. "Por favor, señor. Este dinero es muy importante. Mi madre acaba de morir y necesito pagar el funeral", suplicó David al hombre, apretándose la mano derecha sobre el bolsillo derecho, donde guardaba el dinero.

Publicidad

El hombre se detuvo y se acercó a él lentamente. David podía ver su estado de suciedad y su camisa harapienta, pero había algo familiar en su rostro. También tenía ojos amables. Quizá no mentía.

"De nuevo, no quiero tu dinero, muchacho. He leído tu cartel. ¿Dices que tu madre murió? ¿Puedes decirme su nombre?", preguntó el hombre, sonriendo ligeramente.

"María", respondió David tímidamente.

"¿Y tú? ¿Cómo te llamas?".

"David Donaldson".

El hombre cerró los ojos y asintió. Luego miró al suelo y David pudo oír su pesada respiración. "Oh, vaya", susurró el hombre y empezó a llorar.

"Señor, ¿se encuentra bien? ¿Conocía a mi madre?", preguntó David, dando un pequeño paso hacia el hombre.

"Sí, la conocí", respondió el hombre. "Pero no puedo creer que se haya ido. Soy un hombre horrible".

"¿Qué?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"María... quiero decir, tu madre, fue mi novia hace unos nueve años. Me llamo Charlie Donaldson", respondió el hombre y lo miró. David pudo ver las lágrimas en sus ojos y la tristeza en su expresión.

"¿Por qué tienes mi apellido?", preguntó David, aunque el niño de ocho años no era tonto. Ya adivinaba la razón.

"Estoy bastante seguro de que soy tu padre, chico", reveló el hombre.

El niño no sabía qué decir, pero probablemente era cierto. La cara del hombre le había resultado familiar porque compartían los mismos ojos verdes.

"Vale, entonces no quieres llevarte mi dinero", añadió David, sólo para confirmarlo.

Charlie se rió amargamente. "No, David. Nunca lo haría. Pasé tiempos difíciles y por eso no tengo casa, pero no aceptaría dinero de un niño. Además, tienes que pagar el funeral de María, ¿no? Eso decía tu cartel".

"Sí. Es caro", dijo el chico, rascándose la nuca con una mano.

"Déjame preguntarte otra cosa. ¿Con quién te quedas? ¿Una tía o un tío?".

"Con nadie".

Publicidad

"María me dijo que tenía una hermana", afirmó Charlie frunciendo el ceño. Se secó las lágrimas que le habían salpicado la cara y miró directamente al chico.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"No. Nunca conocí a nadie, o tal vez, no saben que mamá murió", continuó David, sin saber qué más decir. Era la verdad. Siempre habían estado los dos solos.

"¿Y por qué estás en la calle? ¿No debería haberte acogido el Servicio de Protección de Menores?".

"Mentí a algunas personas. Les dije que mi tío iba a venir pronto. Supongo que no llamaron a nadie", contestó David. Pero, de repente, sintió curiosidad por algo. "Si eres mi padre, ¿por qué no estuviste en mi vida?".

Publicidad

"Es una larga historia", empezó Charlie y dijo que había huido en cuanto María le dijo que estaba embarazada. No quería asumir la responsabilidad. "Pero al final, fue lo peor que he hecho nunca. El karma me afectó y me mezclé con gente mala. Debería haberme quedado con tu madre y haber sido un padre para ti".

Hablaron más en aquel callejón sin salida e incluso se echaron unas risas a pesar de sus tristes circunstancias. Finalmente, David tuvo una idea. "¿Por qué no vienes a vivir conmigo para que no me lleven? Pero con la condición de que consigas un trabajo y me ayudes. Soy un niño. No puedo hacer nada sin un adulto sin levantar sospechas".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Estás seguro? ¿Tienes casa?".

Publicidad

"Un apartamento. Pero el alquiler vence a final de mes. No tengo dinero. Aún tengo que pagar el funeral de mamá", continuó David.

Charlie se lo pensó durante varios minutos. No tenía casa y no tenía ni idea de cómo criar a un niño. Pero era un trato que no podía dejar pasar. Así que se fue a vivir con David, y ahora que tenía una dirección, podía solicitar trabajo.

Juntos reunieron lo suficiente para un sencillo funeral para María, y estrecharon lazos cuando Charlie le contó historias de su época juntos. David le correspondió y le contó todas las cosas que hicieron juntos. Finalmente, Charlie encontró un trabajo en Target y pagó el alquiler unas semanas después, pues el casero les concedió una prórroga.

David pudo volver a la escuela en vez de pedir limosna todos los días. Al final, se consideraron familia aunque se conocieran en las circunstancias más extrañas.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No huyas de tus responsabilidades. No todo el mundo está preparado para tener hijos, pero no puedes huir de tus obligaciones.
  • Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto. Charlie se fue a vivir con David y pagó todo lo que pudo, para que el niño no tuviera que estar solo.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste ésta sobre un hombre que no podía adoptar a la hija de su amigo hasta que otra persona tuvo una idea.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Abogado escucha a su hijo burlarse de un niño cuyo padre empaqueta víveres en una tienda - Historia del día

09 de mayo de 2024

Mujer deja a su recién nacido en el asiento de primera clase de un avión, decide buscarlo 13 años después - Historia del día

28 de mayo de 2024

Pandillero codicioso encuentra un billete de lotería de 110.000 dólares con las palabras "Para mi madre" escritas por un niño - Historia del día

02 de abril de 2024

Hombre rico le quita novia a un pobre y la vida lo castiga - Historia del día

17 de mayo de 2024

Compré comida para un indigente y al día siguiente me dejó atónito con su confesión

28 de febrero de 2024

"¡Limpia mis zapatos!": El dueño de una tienda escucha a su hijo burlarse de un niño cuya abuela trabaja de conserje - Historia del día

11 de junio de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024

Mi marido me exigió que diera a luz solo a un varón, de lo contrario, él perdería todo su dinero - Historia del día

04 de junio de 2024

Hombre rico en camioneta todoterreno bloquea ambulancia en el tráfico sin saber que su hijo está dentro - Historia del día

06 de junio de 2024

Mis padres me concertaron un matrimonio, así que decidí poner a prueba a mi adinerado prometido

27 de mayo de 2024

Hijo se burla a diario de su pobre madre y encuentra una nota después de que se la lleva la emergencia - Historia del día

12 de junio de 2024

El día de su boda, novia se aterroriza cuando su prometido supuestamente muerto aparece entre los invitados - Historia del día

31 de mayo de 2024