logo
Hombre mirando a lo lejos | Fuente: Shutterstock
Hombre mirando a lo lejos | Fuente: Shutterstock

Me enteré del nacimiento de mi hijo por una publicación en Facebook: ¿está justificada la lección que le di a mi esposa?

Guadalupe Campos
18 jun 2024
10:15

Descubrí el nacimiento de mi hijo a través de una publicación en Facebook. Lo que vino después destrozó mi mundo y me llevó a querer darle a mi esposa una lección que nunca olvidaría.

Publicidad
Un hombre con aspecto estresado | Fuente: Pixabay

Un hombre con aspecto estresado | Fuente: Pixabay

Cuesta creer que ésta sea mi realidad. Pero aquí estoy. Mi esposa, Julia, y yo queríamos tener hijos desde hacía años. Así que, cuando por fin se quedó embarazada el año pasado, estábamos encantados.

Yo quería ser el mejor marido y futuro padre que pudiera. Su padre nunca se había implicado en su vida, y mi hermano no es el padre más implicado.

Una pareja mirándose | Fuente: Pixabay

Una pareja mirándose | Fuente: Pixabay

Publicidad

Vi demasiados problemas de cerca cuando los maridos estaban ausentes, y estaba decidido a no cometer los mismos errores. Sin embargo, a las pocas semanas de embarazo, todo empezó a ir cuesta abajo.

Una pareja embarazada | Fuente: Pixabay

Una pareja embarazada | Fuente: Pixabay

Julia dejó de querer sexo. "Simplemente no me apetece, Mason. Ahora mismo es demasiado", decía. Comprendí que se debía a las hormonas y al estrés, así que respeté sus deseos. Pero entonces ella no quería ninguna interacción física. Ni abrazos, ni besos. Además, cada vez estaba más distante.

Una mujer embarazada y su marido mirándose en el dormitorio | Fuente: Pexels

Una mujer embarazada y su marido mirándose en el dormitorio | Fuente: Pexels

Publicidad

Sus hábitos alimentarios cambiaban constantemente. Una noche, Julia exigió: "Mason, necesito pepinillos y helado ahora mismo".

"Claro, cariño", le contesté, corriendo a la tienda. Cuando volví, gritó: "¡No quiero esto! Quiero sushi!"

"Julia, lo has pedido hace una hora", dije, confuso.

"¡Me da igual! Tráeme sushi", gritó. Atribuí esto a cuestiones hormonales y lo solucioné.

Una mujer embarazada tocándose la barriga mientras mira a su marido | Fuente: Pexels

Una mujer embarazada tocándose la barriga mientras mira a su marido | Fuente: Pexels

Nunca me dejaba ir a las citas ni a los grupos a los que asistía. "Es más fácil si voy sola", insistía. "No quiero que estés pendiente de mí".

"Pero quiero participar, Julia", protesté.

Publicidad

"¡He dicho que no, Mason!", espetó. Pasó más tiempo fuera de casa, se volvió fría y amargada, y estaba constantemente enfadada conmigo. Esto duró meses.

Un hombre enfadado sentado junto a la mesa mientras mira a una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre enfadado sentado junto a la mesa mientras mira a una mujer | Fuente: Pexels

Una noche, llegué a casa agotado. "Julia, he hecho la cena", grité.

"No pienso comer eso", dijo ella, mirando la comida con desdén.

"Pero me he pasado horas haciéndola", dije, frustrado.

"¿Alguna vez piensas en lo que quiero?", gritó. "¡Nunca escuchas!" Entonces, me abofeteó. Me quedé estupefacto hasta el punto de guardar silencio.

Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Publicidad

Dejó de hacer nada en casa al mes de embarazo. Claro que moverse durante el embarazo es difícil, pero ni siquiera me ayudaba con la lavadora. A la quinta semana, yo lo hacía todo. Mi trabajo era también nuestra principal fuente de ingresos. Apenas dormía y funcionaba a duras penas.

Un joven en ropa de dormir | Fuente: Pexels

Un joven en ropa de dormir | Fuente: Pexels

Me hacía dormir en la habitación de invitados y siempre intentaba buscar pelea. "¿Por qué no te vas si no puedes con esto?", se burlaba. Yo ni siquiera levantaba la voz.

Me recordaba constantemente que no era ella y que todo valdría la pena. No quería que tomara ninguna decisión respecto al bebé. Ni elegir el nombre, ni trabajar en la habitación del bebé, nada.

Un hombre cansado mirándose en el espejo del baño | Fuente: Pexels

Un hombre cansado mirándose en el espejo del baño | Fuente: Pexels

Publicidad

Un mes antes de dar a luz, Julia me gritó lo inútil que era. "Me voy a quedar con mi madre. No te molestes en llamar", declaró. Se negó a que le consiguiera nada, amenazó con divorciarse de mí e incluso con una orden de alejamiento si la llamaba.

Una mujer gritando a un hombre | Fuente: Pexels

Una mujer gritando a un hombre | Fuente: Pexels

Hace un par de semanas, me enteré del nacimiento de mi hijo, Jason, por un post de Facebook. Julia lo publicó con su madre y algunos familiares. Me destrozó. Cuando intenté visitarlas en el hospital, los de seguridad me echaron.

Un smartphone mostrando una aplicación de Facebook | Fuente: Pexels

Un smartphone mostrando una aplicación de Facebook | Fuente: Pexels

Publicidad

Tras enterarme del nacimiento de Jason, empecé a dudar de si Jason era mío. Quería una prueba de paternidad, pero Julia no respondía a mis llamadas. Se me rompió el corazón. Dos semanas después, el hermano de Julia cogió el teléfono.

Un hombre en una llamada telefónica | Fuente: Pexels

Un hombre en una llamada telefónica | Fuente: Pexels

"Mason, tienes que saber la verdad", me dijo. "Julia tuvo una aventura con un compañero de trabajo. Ella creía que el bebé era suyo".

Me quedé de piedra. "¿Qué? ¿Cómo ha podido hacerme esto?".

"No sabía cómo decírtelo. Su compañero de trabajo prometió estar con ella, pero se marchó cuando se enteró de que el bebé no era suyo", me explicó su hermano. "Pensé que debías saberlo".

Un hombre pensativo hablando por teléfono en la calle | Fuente: Pexels

Un hombre pensativo hablando por teléfono en la calle | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando me enteré de la traición de Julia, me puse furioso. Con la ayuda de mi abogado, exigí una prueba de paternidad. Cuando se confirmó que yo era el padre, por fin pude tener a mi hijo en brazos por primera vez cuando tenía casi un mes.

Un bebé recién nacido en brazos de un padre feliz | Fuente: Pexels

Un bebé recién nacido en brazos de un padre feliz | Fuente: Pexels

Entonces le di una lección a Julia. Teníamos un acuerdo prenupcial y yo era el propietario de nuestro domicilio conyugal. Solicité el divorcio y confiaba en ganar. También me puse en contacto con el trabajo de Julia y revelé su relación con el compañero. Su empresa tenía normas estrictas y despidió tanto a Julia como al compañero.

Un hombre y una mujer discutiendo en su lugar de trabajo | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer discutiendo en su lugar de trabajo | Fuente: Pexels

Publicidad

Pedí la custodia completa de Jason, alegando que Julia no era lo bastante estable para mantenerlo. Julia me suplicó que la perdonara, pero no lo hice. No le quedó más remedio que irse a vivir con su madre.

La vida de Julia cambió drásticamente tras mudarse con su madre. La relación entre Julia y su madre se volvió tensa. "¿Cómo has permitido que ocurriera esto, Julia?", le preguntaba a menudo su madre, con una clara frustración en la voz.

Dos mujeres discutiendo | Fuente: Pexels

Dos mujeres discutiendo | Fuente: Pexels

"Cometí un error, mamá. No sabía que acabaría así", respondía Julia, con los ojos llenos de lágrimas.

Su madre suspiró: "Perder el trabajo fue una cosa, pero tus actos tienen consecuencias. Mira dónde estamos ahora".

Publicidad
Dos mujeres discutiendo | Fuente: Pexels

Dos mujeres discutiendo | Fuente: Pexels

Julia luchaba contra la realidad de su situación. Cada día era un recordatorio de su caída en desgracia. Sin trabajo, no tenía independencia económica.

Los constantes sermones de su madre no ayudaban. "No puedo creer que lo pusieras todo en peligro por una aventura", le dijo su madre una noche, moviendo la cabeza con incredulidad.

Una mujer irreconocible discutiendo con una mujer alterada | Fuente: Pexels

Una mujer irreconocible discutiendo con una mujer alterada | Fuente: Pexels

Publicidad

"Mamá, intento arreglar las cosas", insistió Julia.

"Intentarlo no es suficiente, Julia. Tienes que enfrentarte a la realidad de que has hecho daño a mucha gente", replicó su madre.

Sus conversaciones estaban llenas de tensión y arrepentimiento. Julia se sentía atrapada y aislada. La decepción de su madre pesaba mucho sobre ella, haciéndola darse cuenta de todo el impacto de sus decisiones. Cada día se enfrentaba a la realidad de sus actos y a la vida que había perdido.

Una mujer se cubre la cara con la cabeza hacia abajo | Fuente: Pexels

Una mujer se cubre la cara con la cabeza hacia abajo | Fuente: Pexels

Tras escucharme en el tribunal y conocer mi historia, el juez me concedió la custodia completa, sobre todo porque Julia no protestó. Decidí seguir adelante con mi vida y convertirme en el mejor padre que podía ser. Permití que Julia viera a Jason de acuerdo con las disposiciones del tribunal.

Publicidad

¿Estaba justificada la lección que le di a mi ex mujer?

Un hombre sentado en un banco cerca de unos árboles | Fuente: Pexels

Un hombre sentado en un banco cerca de unos árboles | Fuente: Pexels

Si te ha gustado leer esta historia, aquí tienes otra.

Las molestias de mi madre ahuyentaron a mi mujer embarazada, así que le di una lección "sucia" que nunca olvidará.

Mi madre siempre ha sido autoritaria y he tenido que vivir con ello. Sin embargo, las cosas empeoraron cuando empezó a comportarse así con mi mujer embarazada.

Por otra parte, mi esposa es una mujer increíble que está llevando su embarazo con gracia y facilidad. Sin embargo, la intromisión de mi madre en las tareas domésticas y sus constantes críticas la han llevado al límite.

Publicidad
Una mujer mostrando angustia | Fuente: Pexels

Una mujer mostrando angustia | Fuente: Pexels

En este punto, mi esposa ha llegado a un punto de ruptura. Al principio, no prestaba atención a los comentarios y observaciones de mi madre y solía ignorarlos.

Ahora, esos comentarios se han convertido en algo más, ya que la madre la regaña y le da la lata constantemente. Le daba consejos no solicitados sobre todo lo que hacía y empezó a decirle a la madre de mi futuro hijo cómo debía hacer las cosas en casa.

Una mujer descansando en casa | Fuente: Pexels

Una mujer descansando en casa | Fuente: Pexels

Publicidad

A medida que avanzaba el embarazo de mi mujer, las cosas se volvieron aún más problemáticas. Los juicios de mi madre se convirtieron en críticas constantes e hicieron insoportable nuestro entorno vital.

Un día, criticó la forma en que mi mujer tejía una manta para el bebé. La cara de mi compañera se puso roja y dejó de hacer lo que estaba haciendo. Las cosas fueron cuesta abajo a partir de ahí.

Una mujer tejiendo | Fuente: Pexels

Una mujer tejiendo | Fuente: Pexels

Era frustrante ver a mi mujer pasar por todo eso. La gota que colmó el vaso para mí fue lo que ocurrió una noche en que mi pareja cocinó una cena familiar y decidió fregar los platos.

Una vez más, mi madre decidió interferir, dejando a mi esposa llena de frustración. Mi mujer intentó suplicarle que la dejara en paz, pero ella no cedió.

Publicidad
Una mujer disgustada sentada en una silla | Fuente: Pexels

Una mujer disgustada sentada en una silla | Fuente: Pexels

Fue entonces cuando intervine para defender a mi amor. Más tarde, en nuestro dormitorio, rompió a llorar por toda la presión que mi madre ejercía sobre ella y decidió que se iría a estar con su madre durante un tiempo.

Yo la apoyé y, mientras estaba fuera, se me ocurrió cuánto me hacía sentir su ausencia, vacía. A partir de ese momento, pensé en cómo mantener a raya a mi madre dándole una lección de la forma más agotadora.

Un hombre sentado en una mesa mientras se cubre la cara | Fuente: Pexels

Un hombre sentado en una mesa mientras se cubre la cara | Fuente: Pexels

Publicidad

Haz clic aquí para leer el resto de la historia.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Mi madrastra tiró mi regalo sin darse cuenta de que el karma estaba a punto de contraatacar

28 de mayo de 2024

Pensé que le había dado una lección a mi suegra, pero fue más lista que yo después de "olvidar" su cartera para ir a cenar a un restaurante

26 de abril de 2024

Me apresuré a salvar a un adolescente en el restaurante, pero me quedé paralizada por el shock cuando le quité la camisa

06 de junio de 2024

Le organicé una fiesta de cumpleaños sorpresa a mi suegra, pero lo que me hizo provocó que me escapara entre lágrimas

15 de mayo de 2024

Los reproches de mi madre alejaron a mi esposa embarazada, así que le enseñé una lección "sucia" que nunca olvidará

08 de junio de 2024

Tuve un accidente de tránsito - Luego escuché a mi futura suegra instando a mi prometido a que me dejara

28 de mayo de 2024

Mi marido me decía constantemente que era una floja - Decidí darle una buena lección

27 de mayo de 2024

Nuestra nieta menor nos acusó de elegir un hotel "asqueroso" como regalo para su luna de miel — Nuestra lección para ella no tuvo precio

14 de junio de 2024

Mi exmarido me pidió que fuera madre subrogada para él y su nueva esposa - Las cosas no acabaron como él esperaba

07 de mayo de 2024

Mi suegra puso un programa espía en mi teléfono y no le gustó mi sorpresa como respuesta

13 de junio de 2024

Mi suegra me regaló una báscula por mi cumpleaños - Pero mi marido no tardó en darle a probar su propia medicina.

06 de junio de 2024

Mi madre excluyó a mi esposa y a mi hijastra de la cena familiar, así que le di una verdadera lección sobre lo que significa ser una familia

14 de junio de 2024

Acepté cuidar al hijo de mi cuñada, pero él destruyó a propósito un regalo especial que me hizo mi difunta madre

08 de junio de 2024

Mi familia me desheredó y me echó de casa - Años después, me hicieron heredero único de todo lo que tienen

10 de mayo de 2024