logo
Mujer sin hogar sentada en un sofá | Fuente: Shutterstock
Mujer sin hogar sentada en un sofá | Fuente: Shutterstock

Indigente conquista el corazón de un hombre rico - Historia del día

Susana Nunez
18 jun 2024
01:15

Cuando una proposición pública acaba mal, Chloe, una mujer sin hogar, se queda con el anillo de compromiso desechado. La joya le ofrece la oportunidad de volver a encarrilar su vida, pero en lugar de eso, devuelve el anillo a su dueño, sin darse cuenta de cómo el destino le pagaría su buena acción.

Publicidad

El cabello de Chloe se agitaba con el viento mientras cruzaba un puente de Pittsburgh, con el frío mordiéndole la piel. Sin hogar y hambrienta, se acercaba a la gente para pedir ayuda, pero la rechazaban o la dejaban de lado.

Cuando pensaba en marcharse, un hombre alto y ancho chocó contra ella. Llevaba un ramo de rosas blancas y le temblaban las manos. "Lo siento, no te había visto", murmuró bruscamente.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"¿Tienes algo de cambio?", preguntó Chloe.

"Lo siento, ahora no", respondió él, caminando hacia una cafetería situada junto al puente.

Chloe vio cómo se declaraba a una mujer llamada Grace en la cafetería.

Publicidad

"Le pido a la mujer más increíble del mundo que se case conmigo", dijo, arrodillándose y presentándole un anillo de compromiso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Grace reaccionó con sorpresa y enfado. "¡No! No quiero casarme contigo", exclamó, tirando al suelo el ramo que él le había regalado.

Chloe notó el profundo dolor en el rostro del hombre. "Pero...", dijo él. "Hablamos de matrimonio y de tener una familia, Grace. He estado trabajando duro para conseguir un ascenso, ¡haciendo todo lo posible para que empecemos bien!".

Grace se burló. "¿Empezar bien? ¿Esta es tu idea de 'bien'? ¿Después de semanas desvaneciéndote en el aire? Trabajar duro, sí, ¡eso no debería significar que acabe saliendo con un fantasma! ¿De verdad crees que quería casarme con alguien a quien nunca veo?".

Publicidad

El hombre parecía decepcionado. "Vale", espetó. "¡Si eso es lo que quieres, Grace!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Con una violenta sacudida, lanzó el anillo por los aires, y la caja roja trazó un arco carmesí contra el cielo. Aterrizó a los pies de Chloe. Su respiración se entrecortó y el peso del momento se apoderó de ella mientras recogía la caja.

El hombre, Dylan, se marchó enfurecido, y sus pasos resonaron con un último y desesperado golpe contra la rejilla metálica. Chloe corrió hacia delante para interceptarlo.

"Tu anillo...", dijo, tendiéndole la caja.

"Quédatelo", espetó él. "Ya no lo necesito".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Chloe apretó la caja de terciopelo contra su pecho mientras lo veía marcharse. Súbitas emociones de lástima, ira y un extraño parentesco se agolparon en su corazón. No podía conservar el anillo con ella.

Chloe se apresuró a seguir a Dylan. Su corazón se aceleró cuando lo llamó. "Eh, espera".

Se detuvo bruscamente y se dio la vuelta. Chloe tropezó hacia él, extendiendo la caja. "Dylan, ¿verdad? Yo... sólo quería devolverte esto".

"Te dije que te lo quedaras", replicó Dylan, con la voz ronca. "Tú lo necesitas más que yo".

"No", insistió Chloe. "Es tuyo. No puedes tirarlo como si fuera un juguete roto".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Dylan se burló con amargura. "Eso es exactamente lo que es. Una señal de una promesa rota, un sueño hecho añicos".

"Eres un derrotista", le acusó Chloe. "¿Por qué no luchas por lo que quieres con Grace?".

Sus ojos brillaron con un fuego repentino. "¡No comprendes la humillación que sentí cuando me rechazó delante de tanta gente!".

"Oh, sí que lo entiendo", replicó Chloe, con voz firme a pesar del temblor de sus manos. "La gente me rechaza todo el tiempo. Se apartan de mi ropa harapienta, de mi cara sucia y de mi mano tendida. Todos los días me recuerdan que no soy lo bastante buena".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Publicidad

"Lo siento. No quería decir eso", murmuró Dylan, con voz de susurro.

"No, claro que no, porque la gente como tú ni siquiera ve a la gente como yo... Lo sé porque yo solía ser como tú, señor Empresario Importante, y nunca pensé que acabaría en la calle, pero tuve que vender mi casa para pagar las facturas médicas de mamá, y ahora...". Chloe levantó la mano. "Bueno, ¿quién soy yo para impedir que te rindas?". Se guardó el anillo en el bolsillo y se marchó.

Dylan la vio marcharse, sintiendo una mezcla de vergüenza y respeto. Sus palabras resonaron en su mente. ¿Por qué no luchas por lo que quieres con Grace? La siguió.

En un contenedor, Chloe rebuscaba comida. Dylan se acercó a ella, sintiendo una punzada de culpabilidad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Publicidad

"Eh", le dijo en voz baja. "No debería haber dicho esas cosas".

Chloe lo miró con recelo. "Hacer berrinches no es maduro, Dylan".

"Mira, yo... metí la pata. ¿Puedo compensarlo con la comida?", se ofreció Dylan.

"¿Almorzar? ¿Contigo?". Chloe se sorprendió.

"Sí, yo invito. Como una disculpa", sugirió con una sonrisa.

"De acuerdo", aceptó Cloe, y su enfado se suavizó.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

***

El sol de la tarde moteaba los asientos al aire libre de la cafetería, proyectando largas sombras. Chloe se sentó frente a Dylan, curiosa por el extraño desconsolado que le ofrecía comida.

Publicidad

"Dos días desde la última vez que comiste, ¿eh?", preguntó Dylan con suavidad.

"No cuento la hamburguesa a medio comer que me comí a la fuerza y luego la vomité", se encogió de hombros Chloe.

La mirada de Dylan se detuvo en su rostro, rastreando su elasticidad. "Puedo conseguirte alojamiento y ropa nueva", le ofreció.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Chloe se sintió conmovida, pero dudó. "No tienes por qué hacerlo".

"Quiero hacerlo", insistió Dylan, rodeándole el cuello con la bufanda. "Para arreglar las cosas". Le sonrió tímidamente mientras pasaba unos minutos enrollándole la tela suave y perfumada de colonia alrededor del cuello. Quizá, sólo quizá, quedaba algo bueno en el mundo. Quería abrazarlo con todas sus fuerzas.

Publicidad

Su momento fue interrumpido por un elegante automóvil negro que se detuvo frente a la cafetería. Grace salió con el señor Simmons, lo que hizo que la cara de Dylan perdiera el color.

"Ésa es tu Grace...", dijo Chloe.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"Con mi jefe, el señor Simmons", murmuró él, con la voz ronca. "Ahí tienes la respuesta. Por qué me mataba a trabajar. Todo ese trabajo extra, las noches hasta tarde... Supongo que Simmons decidió acercarse a Grace mientras yo estaba ocupado y ella, obviamente, cayó en la trampa. Dios, he sido tan idiota".

A Chloe se le apretó el corazón. "No digas que eres idiota. Eres maravilloso y amable. Debería haber estado agradecida...".

Publicidad

"¿Sabes qué? Enseñémosle lo que ha perdido", declaró Chloe. "Dame uno de sus vestidos y una reserva para cenar. Has oído hablar del restaurante que van a visitar, ¿verdad?".

Dylan negó con la cabeza. "No les importará".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"A Grace sí", aseguró Chloe, con ojos fieros. "Confía en mí, por favor. Puedo ayudarte a recuperarla".

***

Aquella noche, Chloe se transformó. Con un vestido carmesí y maquillada, irradiaba una belleza feroz y confianza, cautivando a Dylan.

"¿Por qué sigues mirándome así?", le preguntó tímidamente.

Publicidad

"Estás preciosa", respondió Dylan, asombrado por su belleza.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Su entrada en el restaurante causó revuelo. Dylan vio a su exprometida y a su jefe.

"Grace. Señor Simmons. No esperaba veros aquí", les saludó Dylan.

"Estábamos... hablando de negocios", dijo el señor Simmons.

"Ya veo. He venido a pasármelo bien", respondió Dylan, volviéndose hacia Chloe.

"¿Quién es esta mujer?", preguntó venenosamente Grace.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Publicidad

"Esta es Chloe, mi nueva amiga", dijo Dylan.

Grace entrecerró los ojos. "Lleva mi vestido".

"¡Claro que no!", replicó Dylan.

Chloe había estado esperando este momento. Había elegido uno de los vestidos de Grace para que ésta la viera con Dylan como un débil intento de sustituirla y se diera cuenta del valor de lo que había perdido al dejarlo marchar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"¿Bailamos?", preguntó Dylan a Chloe. Chloe asintió, y se dirigieron a la pista de baile, con los ojos fijos y la risa burbujeando entre ellas como el champán.

"Eres preciosa", susurró Dylan, con la voz llena de deseo.

Publicidad

De repente, Grace los interrumpió. "¡Dylan! Tenemos que hablar. Ahora mismo".

Dylan vaciló. "¿De qué hay que hablar?", preguntó.

Grace le tomó la mano con firmeza. "Pensabas casarte conmigo, Dylan. Deja de fingir. Aún me quieres".

Dylan miró a Chloe. "Lo siento, sólo será un minuto".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Mientras Dylan se alejaba con Grace, el corazón de Chloe se hundió. ¿Cómo había podido ser tan tonta? ¿Cómo podía pensar que Dylan la elegiría a ella antes que a Grace? ¿Sólo porque sentía una conexión con él? Decidió marcharse, con el vestido prestado crujiendo mientras se dirigía al guardarropa.

Publicidad

Allí, el señor Simmons la acorraló con una proposición lasciva.

"Qué casualidad encontrarte aquí, mi pequeña reina de la caridad. Te he visto junto al contenedor, pero ¡vaya si has cambiado! ¿Bastan 200 dólares por la noche?".

Chloe estaba sorprendida y asqueada. "¡No, yo no hago eso!", dijo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"Sé que necesitas el dinero. Es dinero fácil, nena", dijo el señor Simmons, acercándose a ella.

Enfadada y asustada, Chloe le amenazó. "Aléjate de mí o te abofeteo".

La agarró y tiró de ella. "Peleona, ¿eh? Eso me gusta".

Publicidad

Mientras hacía burdas insinuaciones, entraron Dylan y Grace. Dylan comprendió inmediatamente lo que tramaba su jefe. Atacó al señor Simmons en un arrebato de ira, tirándolo al suelo. Grace se interpuso entre ellos para detener la pelea.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"¿Te has vuelto loco, Dylan? ¿Estás agrediendo a tu jefe por una acompañante?", gritó.

"Chloe no es una acompañante", gruñó Dylan. "¡Y viste lo que le estaba haciendo!".

Grace ayudó a levantarse al señor Simmons. "¡Estás despedido, Dylan!", gritó el hombre mayor mientras salía del restaurante con Grace.

Chloe estaba llorando. Volvió a meter el anillo de Dylan en el bolsillo de su abrigo. "Olvídate de mí. Salva tu carrera", dijo, y salió del restaurante, con el corazón destrozado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Pasó una semana. Chloe encontró trabajo en un bar. Sus finanzas cambiaron, pero lo que no cambió fue su amor y su anhelo por Dylan. Él era el indicado para ella. Ella lo sabía.

Mientras sacaba brillo a un vaso en la barra del bar, una figura le llamó la atención de repente. Le pareció que el corazón dejaba de latirle.

"¡Chloe! Te he estado buscando por todas partes", dijo Dylan acercándose a ella.

"Pero... tú... no lo entiendo", balbuceó ella. "¿Qué pasa con Grace? ¿Tu trabajo?".

"Nunca recuperé a Grace", explicó Dylan. "Y el señor Simmons... va a quebrar cuando termine de pagar todas las multas por sus prácticas empresariales dudosas, y la junta me ha pedido que me haga cargo de su puesto".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"Es una gran noticia", dijo ella, realmente contenta por él. "¿Por qué me buscabas?".

"Te quiero, Chloe. Ha sido un infierno sin ti", confesó él. "Vamos a intentarlo juntos".

Al momento siguiente, Chloe estaba en sus brazos. Mientras se besaban, el mundo que les rodeaba se desvaneció, y su amor renació con más fuerza que antes.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Publicidad

Semana después...

Una suave brisa transportaba el aroma del jazmín desde el balcón de Dylan, donde Chloe, acurrucada en sus brazos, se sentía renovada por su amor.

"¿Panqueques para desayunar?", le ofreció Dylan con una sonrisa.

"Te ayudaré a cocinar", respondió Chloe, pero Dylan insistió en que se quedara a disfrutar de las vistas.

Sola, Chloe reflexionó sobre la transformación de su vida. Su ensoñación se vio interrumpida por una visita inesperada: Grace.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

"Aún tengo mi llave", declaró Grace, acercándose a Chloe. "Dylan nunca me la pidió. Sabe que estamos destinados a estar juntos".

Publicidad

Chloe no estuvo de acuerdo. "Ya no te quiere, Grace. Tienes que marcharte".

Pero Grace, alimentada por los celos, se burló del pasado de Chloe y la atacó. La pelea fue a más y Grace empujó a Chloe peligrosamente cerca del borde del balcón.

De repente, la voz de Dylan irrumpió en medio del caos. Agarró a Grace y la apartó de Chloe. En el forcejeo, Chloe cayó por encima de la barandilla. Sus dedos se cerraron sobre el hierro forjado, cuyos afilados bordes le cortaron la mano mientras la gravedad la arrastraba hacia la calle de la ciudad, muy por debajo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"No te soltaré", prometió Dylan, acercándose a ella, y tiró de Chloe para ponerla a salvo.

Publicidad

Grace, que yacía aturdida cerca, observó su abrazo.

Fuera, sonaban sirenas lejanas, una advertencia a cualquiera que se atreviera a amenazar el vínculo entre Dylan y Chloe.

Grace se sintió avergonzada. El amor entre Dylan y Chloe era puro y verdadero; estaban destinados a estar juntos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Imagen con fines ilustrativos | Foto: YouTube/LoveBuster

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Marido engaña a su esposa con su secretaria y el karma le devuelve el golpe - Historia del día

27 de marzo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Señora de 102 años queda atónita al descubrir que todos sus ahorros para la jubilación se acabaron - Historia del día

09 de abril de 2024

Mujer encuentra cartas de amor en la basura y las responde, un día aparece un desconocido en su porche - Historia del día

18 de junio de 2024

Mujer habla por videollamada con su jefe cuando su marido furioso irrumpe en la conversación - Historia del día

09 de abril de 2024

3 historias de los encuentros más inesperados entre esposas y amantes

05 de abril de 2024

Mesera descubre una servilleta con las palabras "AYÚDAME" en el suelo del restaurante - Historia del día

22 de abril de 2024

Recibí un anillo de compromiso familiar falso porque mi futura suegra dijo que "no me merecía" el auténtico - Le enseñé una lección sobre el respeto

30 de mayo de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Mi codiciosa prometida se avergonzó de enseñar mi anillo de compromiso "barato" y publicó uno falso - Después se arrepintió

06 de junio de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

Encontré un extraño anillo en el coche de mi esposo que puso mi vida patas arriba

26 de marzo de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Mi marido se jactaba de comprarme pendientes caros cuando yo me los compraba, así que le hice ver la realidad

24 de abril de 2024