logo
Limpiadora de hotel | Fuente: Shutterstock
Limpiadora de hotel | Fuente: Shutterstock

Huésped de hotel se burló de mi madre que trabaja de mucama, y ella le enseñó a no volver a meterse con el servicio de limpieza

Susana Nunez
20 jun 2024
03:15

Cuando una adinerada y arrogante huésped atormenta a una abnegada camarera de hotel, ésta idea un plan que cambia las cosas de forma inesperada. En lugar de vengarse con ira, planea un silencioso pero poderoso acto de desafío que obliga a la cruel mujer a enfrentar las consecuencias de sus actos.

Publicidad
Mujer limpiando una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer limpiando una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mi madre siempre ha sido una fuente de inspiración para mí. Como camarera en un lujoso hotel local, se siente inmensamente orgullosa de su trabajo. Trata cada habitación como si fuera suya, asegurándose de que todo esté impecable y sea acogedor para los huéspedes.

Sin embargo, hace poco tuvo un encuentro que puso a prueba su paciencia como nunca antes. Todo empezó un día aparentemente normal. A mi madre le asignaron la limpieza de la habitación 256, ocupada por una inquilina llamada señora Johnson.

Mujer de uniforme junto a la cama de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer de uniforme junto a la cama de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Publicidad

Desde el momento en que entró en la habitación, mi madre pudo percibir la antipatía que aquella mujer sentía por ella. La señora Johnson estaba tumbada en la cama, mirando su teléfono, sin apenas darse cuenta de la presencia de mi madre.

Mientras mi madre limpiaba meticulosamente la habitación, asegurándose de que todas las superficies estuvieran inmaculadas, la señora Johnson tiró de repente su taza de café de la mesa, derramando el líquido oscuro sobre el suelo recién fregado. Ni siquiera se inmutó. En lugar de eso, miró a mi madre directamente a los ojos y le exigió: "¡Límpialo!".

Taza de café cayendo | Fuente: Pexels

Taza de café cayendo | Fuente: Pexels

A mi madre se le encogió el corazón. Se había esforzado tanto para que la habitación quedara perfecta, que ahora veía cómo sus esfuerzos se echaban a perder tan descuidadamente. Pero sabía que no podía permitirse perder su trabajo. Le proporcionaba una sensación de independencia y estabilidad para nuestra familia.

Publicidad
Una persona aspirando una alfombra | Fuente: Pexels

Una persona aspirando una alfombra | Fuente: Pexels

Tragándose su orgullo, volvió a limpiar el suelo en silencio, sintiendo la mirada penetrante de la señora Johnson. Mientras trabajaba, la mujer se reía. La risita burlona resonó en la habitación. "Bien hecho para ser una criada. Ni siquiera me has contestado", se burló, con una voz cargada de sarcasmo. "Mañana se me ocurrirá algo más interesante para ti".

Mujer de pie cerca de una mesa con pasteles | Fuente: Pexels

Mujer de pie cerca de una mesa con pasteles | Fuente: Pexels

Publicidad

Mi madre terminó su tarea, conteniendo las lágrimas. Sabía que mostrar cualquier signo de angustia sólo daría más satisfacción a la mujer. Aquella noche, cuando me contó la historia, pude ver el dolor en sus ojos. Pero también había una chispa de determinación. No iba a permitir que aquella invitada insolente y grosera la destrozara.

Madre e hija sentadas a la mesa cogidas de la mano | Fuente: Pexels

Madre e hija sentadas a la mesa cogidas de la mano | Fuente: Pexels

Al día siguiente, mi madre fue a trabajar con un plan. Sabía que la señora Johnson intentaría humillarla de nuevo, pero esta vez estaba preparada. Estaba decidida a demostrar a esta mujer que la amabilidad y el respeto no eran debilidades y que subestimar la determinación de alguien que trabaja con dignidad y orgullo era un grave error.

Mujer sujetando una palangana de plástico con material de limpieza | Fuente: Pexels

Mujer sujetando una palangana de plástico con material de limpieza | Fuente: Pexels

Publicidad

Hacia media mañana, mi madre entró en la habitación 256 con una férrea determinación. Tenía un plan. Efectivamente, allí estaba, la señora Johnson, recostada en la cama, con una sonrisa de satisfacción.

"Mira quién ha vuelto", dijo la señora Johnson, con una voz que destilaba desdén. "Veamos qué lío puedo montarte hoy". Tomó su taza de café, con un brillo malicioso en los ojos.

Mujer apoyada en la barandilla de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer apoyada en la barandilla de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mi madre mantuvo la compostura. Sabía lo que le esperaba. Sin mediar palabra, empezó su rutina de limpieza, metódica y eficazmente, negándose a morder el anzuelo. Mientras se movía por la habitación, se dio cuenta de algo importante: el portátil de la señora Johnson estaba abierto sobre la mesa, con la pantalla encendida por el trabajo desatendido.

Publicidad

"Perdone, señora", dijo mi madre en su tono más educado. "Tengo que quitar el polvo de la mesa. ¿Le importaría cerrar el portátil?".

Persona utilizando el teléfono con un portátil sobre la mesa | Fuente: Pexels

Persona utilizando el teléfono con un portátil sobre la mesa | Fuente: Pexels

La señora Johnson resopló y puso los ojos en blanco. "Bien", murmuró, cerrando el portátil y dejándolo a un lado con un suspiro exagerado. "Pero date prisa. Tengo trabajo importante que hacer".

"Por supuesto, señora", replicó mi madre, con voz firme.

Mujer relajándose en una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer relajándose en una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Publicidad

"Eres más lenta que ayer", comentó la señora Johnson, con la voz cargada de sarcasmo. "¿Acaso no enseñan velocidad en la escuela de sirvientas?". Mi madre hizo caso omiso, concentrándose en su tarea.

La impaciencia de la señora Johnson era palpable, y tamborileó con los dedos sobre la mesilla de noche. "¿Ya has terminado?", espetó la mujer.

Mujer arreglando una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer arreglando una habitación de hotel | Fuente: Pexels

"Casi, señora", respondió mi madre con calma.

Justo entonces se abrió la puerta y apareció el señor. Ramírez, el director del hotel. Echó un vistazo a la habitación y sus ojos penetrantes se fijaron en la escena. "Buenos días, señorita Johnson", la saludó cordialmente.

"Confío en que todo sea de su agrado".

Publicidad
Director de hotel entrando en una habitación | Fuente: Pexels

Director de hotel entrando en una habitación | Fuente: Pexels

La señora Johnson se burló. "No pasa nada. Tu empleada es torpe y lenta".

El señor Ramírez frunció ligeramente el ceño. "Lamento oír eso. Nuestro personal está formado para ofrecer un servicio excelente".

"Bueno, quizá necesite más formación", dijo la señora Johnson, lanzando una mirada desdeñosa a mi madre.

El señor Ramírez se volvió hacia mi madre, con evidente preocupación en los ojos. "Señora Adams, ¿hay algún problema?".

Mi madre le dirigió una mirada tranquila y profesional. "No, señor Ramírez. Todo está bajo control".

Una camarera sujetando un montón de toallas | Fuente: Pexels

Una camarera sujetando un montón de toallas | Fuente: Pexels

Publicidad

El señor Ramírez asintió, aunque su preocupación persistía. "Señora Johnson, le aseguro que nos aseguraremos de que su estancia sea lo más cómoda posible".

La señora Johnson hizo un gesto desdeñoso con la mano. "Sólo asegúrate de que no se rompa nada".

El señor Ramírez dedicó a mi madre una sonrisa alentadora antes de marcharse. Cuando la puerta se cerró tras él, mi madre sintió una oleada de tranquila confianza. Estaba preparada para lo que la señora Johnson le tuviera preparado.

Mujer colocando almohadas en la cama | Fuente: Pexels

Mujer colocando almohadas en la cama | Fuente: Pexels

Mi madre continuó con su trabajo, pero se guardaba un as en la manga. Sabía que la señora Johnson nunca aprendería a menos que ella misma experimentara un poco de incomodidad.

Publicidad

Cuando terminó de limpiar, mi madre dejó caer sutilmente bajo la cama un paquetito inofensivo pero de olor desagradable. Era un truco que había aprendido de una antigua colega, una mezcla que desprendía un olor que se intensificaba gradualmente con el tiempo. No era perceptible de inmediato, pero al cabo de unas horas se volvería bastante molesto.

Una habitación de hotel ordenada | Fuente: Pexels

Una habitación de hotel ordenada | Fuente: Pexels

"Ya está, señora", dijo mi madre levantándose y recogiendo sus útiles de limpieza. "Que tenga un buen día".

A la mañana siguiente, mi madre llegó al trabajo e inmediatamente se encontró con la señora Johnson en el vestíbulo, discutiendo furiosamente con el señor Ramírez. Tenía la cara enrojecida por la ira y su voz resonaba en el vestíbulo.

Publicidad
Hombre y mujer de pie en el vestíbulo de un hotel | Fuente: Pexels

Hombre y mujer de pie en el vestíbulo de un hotel | Fuente: Pexels

"¡No puedo quedarme en esa habitación! ¡Huele fatal! ¿Cómo puede esperar que los huéspedes se queden en esas condiciones?". La señora Johnson estaba prácticamente gritando, llamando la atención de otros huéspedes y miembros del personal.

El señor Ramírez, siempre tan profesional, mantuvo la calma. "Siento mucho oír eso, señora Johnson. Nos tomamos estos asuntos muy en serio. Investigaremos inmediatamente la causa del olor y mientras tanto la trasladaremos a otra habitación".

Dos personas en la entrada de un hotel | Fuente: Pexels

Dos personas en la entrada de un hotel | Fuente: Pexels

Publicidad

La señora Johnson, todavía furiosa, se marchó enfadada, con los tacones chasqueando bruscamente contra el suelo pulido. El señor Ramírez se volvió hacia mi madre, que había estado observando la escena en silencio.

"Señora Adams, ¿podría comprobar la habitación de la señora Johnson y ver si encuentra el origen del olor?", preguntó con voz tranquila pero preocupada. "Por supuesto", respondió mi madre, ocultando una sonrisa. Se dirigió a la habitación 256, con el corazón palpitándole de satisfacción.

Una habitación de hotel limpia | Fuente: Unsplash

Una habitación de hotel limpia | Fuente: Unsplash

Dentro de la habitación, mi madre encontró rápidamente el paquete que había colocado debajo de la cama y lo sacó discretamente. Luego abrió las ventanas y encendió el ventilador para que circulara aire fresco y se disipara el olor. Mientras trabajaba, no pudo evitar sentir una pequeña oleada de triunfo. Por fin la señora Johnson había probado un poco de su propia medicina.

Publicidad
Mujer cargando una pila de torres | Fuente: Pexels

Mujer cargando una pila de torres | Fuente: Pexels

Al salir de la habitación, se encontró con el señor Ramírez en el pasillo. "¿Has encontrado el origen del olor?", le preguntó.

"Sí, señor Ramírez", respondió mi madre. "Parece que se habían dejado algo debajo de la cama. Lo he quitado y he ventilado la habitación. Ahora debería estar bien".

"Gracias, señora Adams", dijo el señor Ramírez, con un deje de alivio en la voz. "Ha hecho un trabajo excelente, como siempre".

Trabajador de hotel haciendo el servicio de habitaciones | Fuente: Pexels

Trabajador de hotel haciendo el servicio de habitaciones | Fuente: Pexels

Publicidad

Mi madre asintió y continuó con su jornada, sabiendo que a veces se hace justicia con las acciones más pequeñas. Pero eso no era suficiente. Mi madre tenía una lección más que dar a la señorita Johnson.

Al día siguiente, le asignaron la tarea de ayudar a trasladar las pertenencias de la señora Johnson a otra habitación. Como de costumbre, mamá hizo su trabajo con eficacia, asegurándose de que todos los objetos estuvieran cuidadosamente colocados en la nueva habitación.

Repartidor sujetando una caja de cartón | Fuente: Pexels

Repartidor sujetando una caja de cartón | Fuente: Pexels

Esa misma tarde, llegó un mensajero con un paquete para la habitación 256, la anterior de la señora Johnson. Consciente de que la inquilina se había trasladado a la habitación 312, mamá vio en ello su oportunidad de dar una lección tardía pero impactante.

Publicidad

"Disculpe, señor", dijo al mensajero, adelantándose con una sonrisa cortés. "El huésped de la habitación 256 ha sido trasladado a la 312. Puede dejarme el paquete y me aseguraré de que le llegue". El mensajero asintió y le entregó el paquete. "Gracias. Se lo agradezco", dijo, y se dio la vuelta para marcharse.

Una persona sostiene un paquete | Fuente: Pexels

Una persona sostiene un paquete | Fuente: Pexels

Mi madre llevó el paquete a la recepción y, con una sonrisa, lo colocó en un rincón detrás de otras entregas, asegurándose de que no lo encontrarían inmediatamente.

Al día siguiente, la señora Johnson estaba frenética. Estaba preparando su vuelo y un acontecimiento importante para esa noche. De repente, se dio cuenta de que faltaba algo crucial. Llamó frenéticamente a recepción, con la voz temblorosa por el pánico.

Publicidad
Una mujer enfadada con una camiseta de tirantes gris | Fuente: Pexels

Una mujer enfadada con una camiseta de tirantes gris | Fuente: Pexels

"Me han enviado un paquete a la habitación 256. ¿Dónde está? ¿Dónde está? Tiene mis billetes de avión y mi vestido para el acto de esta noche". La voz de la señora Johnson era una mezcla de ira y desesperación.

El recepcionista, sorprendido por su intensidad, comprobó rápidamente los registros. Tras cierta confusión y una búsqueda apresurada, encontraron el paquete escondido en un rincón. El empleado llamó inmediatamente a mi madre para que lo entregara en la nueva habitación de la señora Johnson, la 312.

Recepcionista haciendo una llamada telefónica | Fuente: Pexels

Recepcionista haciendo una llamada telefónica | Fuente: Pexels

Publicidad

Mi madre, con paso tranquilo y mesurado, se dirigió a la habitación. Llamó a la puerta de la señora Johnson, con expresión serena. La mujer abrió la puerta de un tirón, con los ojos muy abiertos por la ansiedad. "¿Dónde has estado? He estado esperando ese paquete!", espetó.

"Aquí está su paquete, señora. Lo entregaron en la habitación equivocada", dijo mi madre con dulzura, tendiéndole el paquete.

Una persona sostiene una caja marrón | Fuente: Pexels

Una persona sostiene una caja marrón | Fuente: Pexels

La señora Johnson le arrebató el paquete de las manos y lo abrió de un tirón. Se le cayó la cara de vergüenza al darse cuenta de que el retraso le había costado caro. Las entradas ya no servían para nada y no tenía tiempo de prepararse para el acto. La frustración y la derrota se grabaron en su rostro. Sólo pudo decir un débil "Gracias" antes de cerrarle la puerta en las narices a mi madre.

Publicidad

Mamá se alejó con una leve sonrisa en los labios. Sabía que le había dado a la señora Johnson un poco de su propia medicina, sin salirse de sus obligaciones. Fue una victoria silenciosa, pero profundamente satisfactoria.

Mujer de pie bajo la lámpara de araña de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Mujer de pie bajo la lámpara de araña de una habitación de hotel | Fuente: Pexels

Cuando más tarde mi madre me contó el incidente, pude ver el alivio en sus ojos. "A veces", dijo, con voz suave pero firme, "la mejor venganza es simplemente dejar que la gente experimente las consecuencias de sus propios actos".

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

3 historias desgarradoras de personas desaparecidas cuya verdad se descubrió repentinamente

17 de mayo de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Descubrí el oscuro secreto de mi marido en nuestra primera noche de bodas

29 de marzo de 2024

Compré comida para un indigente y al día siguiente me dejó atónito con su confesión

28 de febrero de 2024

Este pastel de 30 dólares destruyó mi matrimonio - Mi marido se quebró en medio de su fiesta de cumpleaños

29 de mayo de 2024

Padres engreídos exigen a niñera $1.000 por boletos de avión para vacaciones - La lección que aprendieron fue dura

13 de junio de 2024

Mi suegra me regaló una báscula por mi cumpleaños - Pero mi marido no tardó en darle a probar su propia medicina.

06 de junio de 2024

Mi novia quería presentarme a sus padres - Si tan solo hubiera sabido quién era su madre

22 de marzo de 2024

Llamé al número de mi difunta esposa y sorprendentemente alguien cogió el teléfono - Historia del día

29 de marzo de 2024

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024

Mi suegro me regaló un paquete de chicles – Cuando vi lo que garabateó dentro, me quedé sin aliento

29 de mayo de 2024

Mamá asustada ve a su hija adolescente subir a una vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

05 de abril de 2024

Un asesor bancario se burló de mi esposa puérpera tras ver su documento de identidad - Volví días después para darle una lección

19 de junio de 2024

Mi novio sólo hablaba con su madre cuando yo no estaba, así que un día decidí seguirlo - Historia del día

20 de marzo de 2024