logo
Asientos de un avión | Fuente: Shutterstock
Asientos de un avión | Fuente: Shutterstock

Antes de desembarcar del avión, piloto se da cuenta de que último pasajero es un calco suyo - Historia del día

Antes de desembarcar del avión en el que acababa de aterrizar, el capitán Edward Blair se fijó en un hombre solitario que se negaba a marcharse. Al mirar con claridad, se dio cuenta de que el hombre era idéntico a él.

Publicidad

"Buenas tardes, damas y caballeros. Les habla el capitán Edward Blair. Acabamos de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Midway de Chicago. Esperamos que hayan disfrutado de su vuelo con nosotros, y deseamos verles en uno de sus futuros vuelos", habló el capitán desde la cabina tras aterrizar con éxito el avión.

Tras aparcar el avión, el capitán y su primer oficial siguieron el protocolo y esperaron a que desembarcaran todos los pasajeros antes de abandonar la cabina. Cuando les llegó el turno de salir, abrió la puerta de la cabina y vio a la sobrecargo hablando con un hombre que se negaba a abandonar el avión.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"¿Todo bien por aquí?", preguntó Edward, acercándose a ellos.

Publicidad

La sobrecargo asintió. "Les daré algo de tiempo", sonrió ella antes de caminar hacia la parte trasera del avión.

Edward no entendía por qué quería dejarlo a solas con el pasajero, hasta que se dio cuenta de lo que quería decir. Allí había un hombre exactamente igual a él. Antes de que pudiera decir nada, el hombre habló.

"¿Quieres ver a mamá?", preguntó.

"No puedo creer lo que ven mis ojos. ¿Eres tú, Adam? ¿Ha vuelto mamá? ¿Está viva y sana?", respondió Edward, con muchos pensamientos acudiendo de repente a su cabeza.

Adam era el hermano gemelo de Edward, al que no veía desde hacía décadas. Edward abandonó el orfanato cuando tenía ocho años, y ahora tenían treinta y dos.

"Primero te he hecho una pregunta. ¿Quieres ver a tu madre?", volvió a preguntar Adam con tono impaciente.

Edward asintió y Adam salió del avión. Edward lo siguió y los dos subieron a un taxi en dirección a la ciudad.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Durante el trayecto, Adam permaneció en silencio todo el tiempo. Mientras tanto, Edward no pudo evitar intentar explicarse con lágrimas en los ojos.

"Cuando nos dejó en el orfanato, realmente pensé que nunca volvería. No quería hacerme ilusiones. Comprendí que no podía alimentarnos porque papá se había ido, pero pensé que nos había dejado porque una parte de ella también quería dejarnos. Creía que nunca volvería, Adam", explicó.

"Así que, en vez de eso, aceptaste que te adoptara una familia rica. Los elegiste a ellos antes que a MÍ. Te supliqué durante días que no me dejaras en aquel lugar, pero elegiste vivir una vida de comodidades antes que a tu propia sangre. Volvió un año después de que te fueras y no podía perdonarse haberte perdido", respondió Adam.

Publicidad

"Hasta hoy, se culpa por no tener lo suficiente para mantenerte. No me malinterpretes: te odio. De hecho, te odio tanto como a nuestro padre. Dejé de buscarte hace años, pero cuando oí tu nombre en aquel avión, me acordé de mamá y de su deseo de verte", añadió con los dientes apretados.

Al cabo de un par de minutos, el taxi se detuvo. Adam se bajó y se dirigió hacia una vieja casa que sorprendió a Edward. Se dio cuenta de que su hermano y su madre vivían en la pobreza.

Aunque Adam tenía novia desde hacía tiempo, no podía pedirle que se casara con él porque pasaba la mayor parte del tiempo trabajando y cuidando a su madre enferma. Siempre había querido sentar cabeza y formar una familia, pero se sentía en deuda con su madre y quería asegurarse de que viviera el resto de su vida cómodamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando entraron en la casa, Edward vio inmediatamente a su madre, Annie, en silla de ruedas, sentada en el salón. Cuando vio a sus dos hijos en la misma habitación, sollozó sin poder calmarse.

"Dios mío, eres tú, Edward. Adam, tú y tu hermano están aquí. Has vuelto", sollozó acercando su silla de ruedas a sus hijos.

"No ha vuelto, mamá. Sólo ha venido a verte, pero volverá a su mansión cuando acabe la noche", dijo Adam pasivamente mientras servía un vaso de agua para que su madre se calmara.

Edward no dudó en caminar hacia su madre, abrazarla y pedirle perdón. "Lo siento mucho, mamá. Siento no haberte creído cuando dijiste que volverías por nosotros. Ojalá pudieras perdonarme", gritó.

"No te culpo, hijo. No te culpo en absoluto. Siento no haber podido darles a Adam y a ti una buena vida desde el principio. Ojalá hubiera podido, pero me resultó muy difícil encontrar trabajo. Lo siento, cariño. Me alegro mucho de que estés aquí", respondió su madre, acariciándole el pelo mientras se abrazaban.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Te gustaría quedarte esta noche? Tenemos mucho de lo que ponernos al día. Me encantaría que pasaras más tiempo con nosotros", le pidió.

"Lo siento, mamá, pero esta noche tengo que volver a casa. He conseguido un trabajo en Francia, así que mis padres adoptivos y yo nos mudaremos. El vuelo de vuelta a Chicago era el último que tomaba aquí. Creo que estaba destinado a que Adam estuviera en el vuelo, ya que pude verte", explicó.

Tras enterarse de que su hijo se iba a Europa, a Annie se le rompió el corazón. "¿Te vas?", dijo débilmente. "Ojalá nos hubiéramos encontrado antes... Me entristece que nuestro tiempo juntos fuera tan corto".

"Lo siento, mamá. Te visitaré todo lo que pueda. Estoy seguro de que tendré vuelos a Estados Unidos", dijo Edward, disculpándose una vez más.

"Deja de darle esperanzas. No se merece que le rompan el corazón a su edad. ¡Lárgate!", replicó Adam, dándose cuenta de que su hermano sólo quería ver a su madre, pero no establecer una relación con ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Un par de días después de su encuentro, Adam vio que un servicio de transporte llegaba a la casa de enfrente, y unos hombres empezaron a cargar muebles dentro, junto con electrodomésticos.

"Mamá, parece que alguien ha comprado la casa que está justo enfrente de la nuestra. Pronto tendremos nuevos vecinos", le dijo.

Annie estaba encantada, pues siempre había querido tener vecinos. Le gustaba hornear y quería compartir sus creaciones con otras personas.

Sin embargo, se sorprendieron cuando el hombre que les siguió poco después, conduciendo un vehículo de lujo, resultó ser Edward. Adam y Annie abrieron la puerta principal para enfrentarse a él. "¿Qué haces aquí?", preguntó Adam a su hermano.

"Hablé con mi esposa de lo ocurrido el otro día, y ambos nos dimos cuenta de que nuestro hogar no estaba en Francia, sino aquí. Rechacé la oferta de trabajo de la compañía aérea francesa y les dije a mis padres adoptivos que quería trasladarme a Chicago. Lo comprendieron y prometieron que se mantendrían en contacto mientras disfrutaban de su jubilación en Europa", explicó Edward.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"Siento no haber tenido nunca la oportunidad de buscarte, mamá. Sé que he cometido muchos errores en el pasado, pero espero que me des la oportunidad de demostrarte que no soy una mala persona y que de verdad quiero pasar tiempo contigo. Yo también quiero volver a conectar contigo, Adam. Somos hermanos. Los quiero a los dos y les demostraré hasta qué punto, si me dejan", añadió.

Annie no podía creerlo y se echó a llorar. Edward presentó a su esposa Emma y a su hija pequeña Alex a Annie y Adam, lo que les alegró el corazón. Mientras Annie se ponía al día con Alex y Emma, Adam y Edward tuvieron una buena charla.

"Sé que no confías en mí en absoluto, Adam, pero, por favor, dame esta oportunidad de demostrarte que tengo buenas intenciones contigo y con mamá", le suplicó.

"Estoy dispuesto a dejar atrás mis problemas del pasado por el bien de mamá. Parece feliz, y eso es lo único que me importa", admitió Adam.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Los hermanos se pusieron al día y Edward se enteró de que Adam tenía una novia desde hacía mucho tiempo con la que quería casarse. Se ofreció voluntario para cuidar de su madre en la casa de al lado mientras Adam trabajaba en su propia relación personal.

Edward hizo reparar la casa de Adam, y las reformas la dejaron como nueva. Adam empezó a trabajar en su vida personal mientras Edward y su familia cuidaban de Annie en la casa de al lado. La familia se reunía todas las noches para disfrutar de una buena comida y conversar.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Las personas destinadas a estar en tu vida siempre encontrarán el camino de vuelta hacia ti. Adam no sabía que Edward estaba en su vuelo de vuelta a Chicago aquel día. Su encuentro fortuito devolvió a Edward a la compañía de su madre y su hermano, a los que no veía desde hacía años.
  • Nunca es tarde para volver a empezar. Adam estaba enfadado con su hermano Edward por abandonarle, pero fueron capaces de dejar a un lado sus diferencias por el bien de su madre. Acabaron reconstruyendo sus relaciones mutuas, lo que les llevó a convertirse en una familia más fuerte y feliz.
Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste ésta sobre un hombre que se reencontró con su hermana perdida hace tiempo, después de décadas, sólo para encontrar el viejo testamento de su padre junto a la casa de su infancia.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Pedí ver las fotos de mi boda y vi a mi esposo besando a otra mujer

14 de marzo de 2024

Cogí accidentalmente el equipaje equivocado en el aeropuerto - Lo que vi dentro me dejó boquiabierta

19 de junio de 2024

Mi hija recién adulta casi se casa con un anciano, quedé en shock hasta que descubrí la verdad - Historia del día

17 de junio de 2024

Accidentalmente vi un mensaje de un número desconocido en el teléfono de mi hijo - La verdad detrás de esto me hizo llorar

04 de junio de 2024

Tras la muerte de su marido millonario, una anciana viuda se ve obligada a vivir en un viejo y sucio remolque - Historia del día

14 de junio de 2024

Mi nuera destrozó mi casa en secreto después de que me negara a intercambiar casas con ella - No me quedó más remedio que darle una lección de respeto

10 de junio de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

18 de junio de 2024

Mi suegra convirtió mi Día de Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

14 de mayo de 2024

Esposo olvida felicitar a su mujer en su 50 aniversario, vuelve a casa y ve sus cosas en la calle - Historia del día

04 de junio de 2024

Mis padres le regalaron el vestido de graduación de mis sueños a mi hermana - ¿Está mal lo que hice?

28 de marzo de 2024