logo
Una mujer sostiene un cisne de papel | Fuente: Pexels
Una mujer sostiene un cisne de papel | Fuente: Pexels

Novia huye tras recibir un cisne de papel momentos antes de la ceremonia - Historia del día

Guadalupe Campos
20 jun 2024
10:20

El día de su boda, Molly duda de casarse con Peter, que no comparte sus pasiones a pesar de su riqueza y encanto. Su mundo se tambalea cuando recibe una carta de su ex prometido, que desapareció hace un año. Esto lleva a Molly a enfrentarse a su pasado y a elegir entre el amor verdadero y la seguridad.

Publicidad

Molly estaba sentada tranquilamente en su habitación, con el suave ruido de los preparativos de la boda a su alrededor. Era su gran día, pero no podía deshacerse de los nudos que tenía en el estómago. Su mejor amiga, Martha, se afanaba en dar los últimos toques a su maquillaje, y el aroma a rosas y vainilla llenaba el aire.

"No te muevas, Molly", la reprendió Martha con suavidad, pintándole un poco de rubor en las mejillas. "Tienes que estar perfecta para Peter.

Molly respiró hondo y se mordió el labio. "Martha, yo... No estoy segura de esto", confesó por fin, con la voz apenas por encima de un susurro.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Martha hizo una pausa y miró a su amiga en el espejo con una mezcla de sorpresa y preocupación. "¿Qué quieres decir, Molly? Peter es perfecto. Es guapo, procede de una familia rica y tiene un gran futuro por delante. ¿Qué más se puede pedir?

Publicidad

Molly suspiró, sus ojos se desviaron hacia la ventana donde podía ver el jardín de abajo, lleno de invitados arremolinados. "No es eso, Martha. Peter es frío conmigo. No me comprende. Me encanta leer, pintar y pasear por la naturaleza. Pero a Peter... sólo le importan el dinero y los negocios. No tenemos nada en común".

Martha sacudió la cabeza, su incredulidad era evidente. "Molly, estás siendo tonta. Si yo estuviera en tu lugar, estaría en las nubes. Estás a punto de casarte y ganarte una vida con la que la mayoría de la gente sólo sueña. ¿Por qué dejas que estas pequeñeces te molesten?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Molly abrió la boca para responder, pero antes de que pudiera hacerlo, se oyó un suave crujido procedente de la puerta. Ambas mujeres se giraron para ver un pequeño sobre que se había colado por la rendija. Martha lo cogió y se lo entregó a Molly.

Publicidad

"¿De quién será?" se preguntó Martha en voz alta mientras Molly cogía el sobre con manos temblorosas.

Molly lo abrió con cuidado y echó una exclamación de sorpresa. Dentro había un cisne de papel, exactamente igual a los que su ex novio, Colin, solía hacerle. Un torrente de recuerdos la inundó. Colin, que había desaparecido hacía un año, dejándola con el corazón roto y sola en el altar. Nunca había dejado de preguntarse qué le había ocurrido.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Dentro del sobre había una nota. Molly la desdobló y leyó en voz alta: "Si aún me quieres, ven al lugar donde nos besamos por primera vez".

Los ojos de Marta se abrieron de par en par. "Molly, no puedes tomártelo en en serio. No puedes huir de tu boda. Piensa en Peter, en tu familia, en todos los que están aquí por ti".

Publicidad

Molly se levantó, con la decisión ya tomada en el corazón. "Martha, tengo que saber la verdad. Necesito saber qué le pasó a Colin, o siempre me lo preguntaré. Por favor, gana tiempo. Haz lo que puedas para retrasar las cosas".

Martha miró fijamente a su amiga, dividida entre el deber y la comprensión. Finalmente, asintió. "De acuerdo, pero date prisa. Haré lo que pueda".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Con una última mirada de agradecimiento a Martha, Molly recogió su vestido y salió de la habitación con el corazón palpitante. Se abrió paso por los pasillos traseros de la casa, evitando a los invitados y al bullicioso personal. La puerta del jardín era su vía de escape y se apresuró a cruzarla, con los pensamientos desbocados.

Publicidad

Molly no podía creer lo que estaba haciendo. Pero la atracción del pasado, la necesidad de comprender por qué Colin la había abandonado, era demasiado fuerte para ignorarla. Sabía que corría un gran riesgo, pero tenía que saber la verdad, fuera cual fuese.

Molly llegó a la cabaña abandonada, con el corazón oprimido por una mezcla de expectación y temor. Este lugar guardaba tantos recuerdos para ella y Colin.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Habían pasado aquí incontables horas cuando eran adolescentes, escapando del mundo y compartiendo sus sueños. La cabaña estaba casi igual, aunque un poco más deteriorada. Al entrar, el aroma a pino llenó sus fosas nasales y le trajo un torrente de recuerdos.

Los dibujos descoloridos de las paredes, el viejo sofá donde solían sentarse y hablar durante horas, y los crujientes suelos de madera le recordaron los tiempos más felices que habían compartido. El padre de Molly nunca había aprobado a Colin.

Publicidad

Colin no procedía de una familia rica ni tenía grandes ambiciones. Simplemente amaba la vida y la amaba a ella. La hacía reír como nadie, le escribía poemas y siempre encontraba formas únicas de sorprenderla con regalos atentos.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Al adentrarse en la cabaña, Molly sintió que la invadía una oleada de nostalgia. Echaba de menos aquel lugar, echaba de menos la sencillez del tiempo que pasaban juntos. De repente, vio una silueta familiar junto a la ventana. Era Colin, pero tenía un aspecto diferente.

Lucía más musculoso y ahora tenía barba. Había algo en sus ojos que ella no había visto antes, una especie de tristeza mezclada con determinación.

"Molly", dijo en voz baja, acercándose a ella con los brazos abiertos. Pero Molly retrocedió un paso, con el corazón latiéndole con fuerza.

Publicidad

"Colin, no puedes aparecer así sin más", dijo, con la voz temblorosa. "Me has roto el corazón. Me dejaste sola en el altar. Merezco una explicación".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

La cara de Colin se desencajó y miró al suelo. "Lo sé, Molly. Te debo la verdad. No quería dejarte. Tu padre vino a verme justo antes de nuestra boda. Me ofreció dinero para que desapareciera de tu vida. Me negué y entonces me tendió una trampa. Me detuvieron y me metieron en la cárcel. Intenté escribirte, pero mis cartas nunca te llegaron".

Molly sintió que una mezcla de rabia y tristeza brotaba de su interior. "Deberías haber luchado más por ponerte en contacto conmigo, Colin. Me pasé el último año preguntándome qué había pasado, pensando que no me querías lo suficiente".

Publicidad

"Te amaba, Molly. Aún te amo", insistió él, acercándose más. "En cuanto salí, quise encontrarte. Cuando vi que te ibas a casar, tenía que saber si aún me querías. Por eso envié la carta".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Molly lo miró a los ojos, buscando la verdad. "¿Quieres que huya contigo?".

"Sí", dijo él, con la voz llena de esperanza. "Podemos empezar de nuevo, lejos de todo esto. Podemos ser felices juntos".

Molly negó con la cabeza, con los ojos llenos de lágrimas. "Colin, no puedo abandonar a mi familia. Necesito hablar con mi padre. Necesito entender por qué hizo esto".

Colin parecía derrotado, pero asintió. "Lo entiendo, Molly. Que sepas que te quiero y que te estaré esperando. Decidas lo que decidas, te apoyaré".

Publicidad

Molly respiró hondo, intentando ordenar sus pensamientos. "Tengo que volver. Necesito enfrentarme a él y obtener las respuestas que merezco".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Cuando se dio la vuelta para marcharse, Colin la cogió suavemente de la mano. "Ten cuidado, Molly. Tu padre es un hombre poderoso. No dejes que te manipule".

"No lo haré", prometió ella, apretándole la mano. "Gracias por decirme la verdad".

Molly salió de la cabaña, con la mente hecha un torbellino de emociones. Tenía que enfrentarse a su padre y exigirle la verdad. No podía huir de aquello. Era hora de tomar las riendas de su propia vida.

Molly regresó al lugar de la boda, con el corazón palpitándole con una mezcla de rabia y determinación. Se dirigió a la habitación de su padre y sus pasos resonaron en los silenciosos pasillos. Respiró hondo, empujó la puerta y entró.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Su padre levantó la vista del escritorio, con un gesto de sorpresa en el rostro. "Molly, ¿qué haces aquí? Deberías estar preparándote".

Molly se irguió, con voz firme. "He hablado con Colin".

La habitación se quedó en silencio. La expresión de su padre se ensombreció, pero Molly continuó. "Me lo contó todo. Cómo lo incriminaste, hiciste que lo detuvieran y lo mantuviste alejado de mí. ¿Por qué, papá? ¿Por qué nos hiciste eso?"

Su padre suspiró, reclinándose en la silla. "Fue por tu propio bien, Molly. Colin no es nadie. No tiene futuro ni perspectivas. No podía dejar que desperdiciaras tu vida con él".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Publicidad

"Esa decisión no te corresponde a ti", dijo Molly, alzando la voz. "Yo lo amaba y tú me lo arrebataste. La boda se cancela. Lo cancelo todo".

Los ojos de su padre se endurecieron. "Si arruinas esta boda, dejarás de ser mi hija. Olvídate de la herencia y no vuelvas jamás".

Molly sintió un nudo en la garganta, pero se mantuvo firme. "Si eso es lo que quieres, que así sea. Me quedaré en la boda".

El rostro de su padre se suavizó ligeramente, una pequeña victoria parpadeó en sus ojos. "Bien. Estás tomando la decisión correcta, Molly. Peter es el futuro que te mereces".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Por fin se reanudó la ceremonia. Empezó la música y el padre de Molly la acompañó al altar. El jardín era precioso, lleno de flores y adornado con delicadas decoraciones. Los invitados se volvieron para mirar, con rostros mezcla de alegría y expectación. Molly intentó mantener la compostura, pero su mente iba a mil por hora.

Publicidad

Peter estaba en el altar, guapo y seguro de sí mismo. Pero a Molly le pesaba el corazón. Sabía que tenía que enfrentarse a la verdad y tomar la decisión correcta, por dura que fuera. Al llegar al altar, respiró hondo, preparándose para lo que tenía que hacer.

El oficiante empezó a hablar, pero Molly levantó la mano para interrumpir. "Lo siento", dijo, con voz fuerte pero temblorosa. "Tengo que decir algo antes de continuar".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Peter parecía desconcertado y el rostro de su padre se tornó severo. Los invitados murmuraron confundidos. Molly dio un paso hacia delante, con los ojos escrutando a la multitud. "Hace un año, estaba en el altar, igual que hoy. Pero me quedé sola, abandonada por alguien a quien amaba. Hoy tengo la oportunidad de arreglar las cosas".

Publicidad

La multitud se quedó en silencio, todos los ojos puestos en Molly. En ese momento, se oyó un alboroto en la parte de atrás y Colin salió de entre la multitud. Parecía decidido, con los ojos fijos en Molly. Los invitados soltaron un grito ahogado, y la confusión de Peter se convirtió en ira.

Molly miró a Peter y luego a Colin. Se volvió hacia los invitados y dijo: "Mi padre arruinó mi boda hace un año. Inculpó a Colin y lo alejó de mí. Pero ahora quiero arreglar las cosas".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Martha, comprendiendo la gravedad de la situación, se apresuró a distraer a Peter, llevándolo a un lado. Peter intentó protestar, pero Martha se mantuvo firme, guiándolo lejos del altar.

Molly tendió la mano a Colin, invitándole a unirse a ella. Él se adelantó, con los ojos llenos de esperanza. Permanecieron juntos ante el altar, frente a los invitados. "Siento la confusión", dijo Molly, con voz firme. "Pero necesito seguir a mi corazón. Colin, tú siempre has sido el indicado para mí".

Publicidad

La cara de Colin se iluminó de alivio y alegría. Cogió la mano de Molly y, en ese momento, todo le pareció bien. Se miraron y, sin mediar palabra, supieron que aquel era su momento. Se inclinaron y se besaron, sellando su amor delante de todos.

El padre de Molly estaba furioso, con la cara roja de ira. Empezó a dar un paso adelante, pero se dio cuenta de que no podía hacer nada. Los invitados se sorprendieron, pero algunos empezaron a sonreír, comprendiendo el valor que había necesitado Molly para tomar aquella decisión.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: DaLL-E

Molly se apartó del beso y sus ojos se encontraron con los de su padre. "Papá, sé que querías lo mejor para mí, pero ésta es mi vida. Tengo que elegir lo que me hace feliz, y ése es Colin".

Publicidad

El enfado de su padre se convirtió lentamente en resignación. Vio la determinación en los ojos de Molly y supo que no podría hacerla cambiar de opinión. Se dio la vuelta, derrotado.

Molly y Colin estaban juntos, con las manos entrelazadas. Se habían enfrentado a tantos obstáculos, pero su amor había prevalecido. Los invitados empezaron a aplaudir y una sensación de alivio invadió a Molly. Había tomado la decisión correcta, y nada de lo que hiciera su padre podría cambiarlo.

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Novio llega a la iglesia y ve cómo su novia se casa con otro hombre - Historia del día

04 de abril de 2024

Dejé a mi novio 30 minutos antes de la boda tras leer una nota de mi dama de honor

12 de abril de 2024

Mujer exige cancelar la boda de su hijo tras reconocer al padre de la novia - Historia del día

04 de junio de 2024

Mi tía me insultó después de que me esforzara en ayudarla con su boda - ¿Me equivoco por darle una lección?

30 de mayo de 2024

Mi suegra se coló en nuestra boda eclesiástica con una acompañante inesperada

07 de marzo de 2024

4 bodas inolvidables con drama de infarto

08 de marzo de 2024

¿Tengo la culpa de haber arruinado la boda de mi amigo por haberme puesto un vestido "dorado"?

14 de mayo de 2024

4 historias reales de padres que se negaron a pagar la boda de sus hijos

27 de febrero de 2024

Mujer llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

22 de marzo de 2024

Pedí ver las fotos de mi boda y vi a mi esposo besando a otra mujer

14 de marzo de 2024

Mujeres se sinceraron sobre sus bodas canceladas tras conocer la verdad sobre sus otras mitades

13 de marzo de 2024

Mi abuela encontró a su amor perdido en una residencia de ancianos - El enorme secreto que le reveló puso su vida patas arriba

19 de junio de 2024

Mi hermana y mi prometido me engañaron dos semanas antes de la boda - Lo descubrí en secreto y me vengué

16 de abril de 2024

En la primera noche después de la boda, mujer recibe una prueba que desvela el terrible plan de su marido

22 de marzo de 2024