logo
Madre dibuja sobre hormigón con sus hijos | Fuente: Pexels
Madre dibuja sobre hormigón con sus hijos | Fuente: Pexels

Mi cuñada me exigió que cuidara a sus hijos gratis porque trabajo de niñera – Le hice ver la realidad

Barbra, una dedicada niñera, llegó finalmente a su punto de ruptura cuando su cuñada, Karen, menospreció continuamente su profesión y se aprovechó de su amabilidad. Para que Karen comprendiera el valor de su trabajo, Barbra organizó una lección que ninguna de las dos olvidaría pronto.

Publicidad

Siempre me ha apasionado el cuidado de los niños. Desde muy joven supe que quería trabajar con niños, ayudándoles a crecer y aprender. Por eso, a nadie le sorprendió que me convirtiera en niñera profesional. Me enorgullezco de mi trabajo y las familias con las que trabajo aprecian mi dedicación.

Mujer morena con un niño | Fuente: Pexels

Mujer morena con un niño | Fuente: Pexels

Mi cuñada, Karen, conocía mi elección profesional desde el principio. Karen y yo teníamos una relación cordial, aunque nunca fuimos especialmente unidas. Tenía dos hijos adorables, Lily y Jack, a los que adoro.

Sin embargo, la naturaleza exigente de Karen a menudo me molestaba. Tenía la manía de suponer que la gente debía desvivirse por ayudarla, sin tener en cuenta sus circunstancias.

Publicidad
Niña en el regazo de su madre | Fuente: Pexels

Niña en el regazo de su madre | Fuente: Pexels

Todo empezó de forma bastante inocente. Karen me preguntaba de vez en cuando si podía cuidar de Lily y Jack durante una o dos horas. No me importaba ayudar de vez en cuando, sobre todo si era para la familia. Pero pronto sus peticiones se hicieron más frecuentes y más exigentes.

"Oye, Barbra, ¿puedes cuidar a los niños mañana de 9 a 5? Tengo planeado un día de spa", preguntó una tarde.

"Karen, para mí es un día entero de trabajo. Tengo otros compromisos", le contesté.

Mujer habla por teléfono al aire libre | Fuente: Pexels

Mujer habla por teléfono al aire libre | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Venga ya! Eres niñera. No es como si hicieras algo diferente", replicó, quitándose de encima mis preocupaciones.

Me dolió. Se estaba trivializando mi trabajo, y Karen parecía pensar que, por el hecho de ser niñera, mi tiempo no era valioso. Nunca se ofreció a pagarme, ni reconoció las molestias que me estaba causando.

La gota que colmó el vaso llegó cuando Karen me llamó un viernes por la noche.

Mujer marca un número en el salón de su casa | Fuente: Pexels

Mujer marca un número en el salón de su casa | Fuente: Pexels

"Oye, necesito que cuides a los niños mañana de 8 a.m. a 6 p.m. Mike y yo vamos a la boda de un amigo", me dijo, con un tono que no dejaba lugar a la negociación.

"Lo siento, Karen, pero ya tengo planes. No puedo faltar a mis clientes", respondí, intentando contener mi frustración.

Publicidad

"De todas formas, siempre estás con niños. ¿Por qué no puedes llevarte a Lily y a Jack contigo?", espetó.

Mujer recibe una llamada mientras trabaja | Fuente: Pexels

Mujer recibe una llamada mientras trabaja | Fuente: Pexels

"Karen, éste es mi trabajo. No puedo llevarme a otros niños sin el consentimiento de los padres", le expliqué, exasperada.

"¿Sabes qué? Olvídalo. Creía que la familia debía ayudarse mutuamente. Está claro que me equivocaba", resopló y colgó.

A la mañana siguiente, mi teléfono recibió un mensaje de texto de Karen:"Voy a dejar a los niños a las 8. Te necesitamos. Gracias".

Mujer recibe un mensaje de texto | Fuente: Pexels

Mujer recibe un mensaje de texto | Fuente: Pexels

Publicidad

Suspiré, sabiendo que tenía que mantenerme firme. Marqué su número y esperé a que descolgara.

"¿Hola?", contestó Karen, sonando apresurada.

"Karen, he visto tu mensaje, pero ya te he dicho que tengo planes. Hoy no puedo cuidar de Lily y Jack", dije con firmeza.

"¡Barbra, por favor! No tenemos a nadie más. Sólo por esta vez", me suplicó.

"Lo siento, pero no puedo. Tengo compromisos con mis clientes. Ellos también dependen de mí", respondí, intentando mantener la calma.

"De acuerdo. Supongo que entonces lo cancelaré todo. Gracias por nada", soltó y colgó.

Mujer habla por teléfono tomando notas | Fuente: Pexels

Mujer habla por teléfono tomando notas | Fuente: Pexels

Publicidad

Sentí una mezcla de rabia y tristeza. No era justo que Karen esperara que lo dejara todo por ella, sobre todo sin ningún aprecio ni respeto por mi tiempo y mi profesión.

Sabía que tenía que hacer algo para que Karen comprendiera lo poco razonables que eran sus exigencias. Aquel sábado, mientras estaba en casa, se me ocurrió una idea.

Karen, como cocinera profesional, organizaba a menudo cenas muy elaboradas. Decidí volver su lógica contra ella. Llamé a mi hermano para confirmarle que Karen organizaba una cena esa noche. El momento era perfecto.

Mujer conduciendo | Fuente: Pexels

Mujer conduciendo | Fuente: Pexels

Conduje hasta la casa de Karen hacia las 4 de la tarde. Sabía que no estaría en casa, ya que antes había dicho que tenía que hacer unos recados antes de la fiesta.

Publicidad

Usando la llave de repuesto que me habían dado en caso de emergencia, entré. La cocina estaba llena de platos deliciosos que ella había pasado el día preparando.

Empecé a meter la comida en los recipientes que había traído. Cogí todo lo que pude: aperitivos, platos principales, postres. Cuando terminé, dejé una nota en la encimera:"Como eres cocinera, me imaginé que no te importaría regalar parte de tu comida. Al fin y al cabo, es lo que haces, ¿no?".

Barbra envasó toda la comida en recipientes | Fuente: Midjourney

Barbra envasó toda la comida en recipientes | Fuente: Midjourney

Conduje hasta casa, desempaqué la comida y me acomodé para esperar. No tardó en sonar mi teléfono. Era Karen, con voz de pánico y enfadada.

"¿Qué está pasando? ¡Ha desaparecido toda la comida que preparé! ¿Te la has llevado?", gritó.

Publicidad

"Sí, Karen, lo hice", respondí con calma.

"¿Por qué has hecho eso? Tengo invitados dentro de una hora", gritó.

"Bueno, como eres cocinera, supuse que no te importaría dar algo de tu comida gratis. Al fin y al cabo, es lo que haces, ¿no?", dije, repitiendo la frase de mi nota.

Mujer rubia enfadada | Fuente: Pexels

Mujer rubia enfadada | Fuente: Pexels

Hubo un silencio atónito al otro lado de la línea.

Por fin habló, con voz más tranquila. "No puedo creer que hayas hecho esto, Barbra. Llevo todo el día cocinando".

"Y yo no puedo creer que sigas pidiéndome que lo deje todo por ti. Yo también tengo un trabajo", dije, intentando mantener la calma.

Publicidad

"Sabes que soy cocinera. No es lo mismo que lo que tú haces", replicó ella.

"Puede que no, pero mi tiempo es valioso. Que sea niñera no significa que mi trabajo no sea importante", dije con firmeza.

Mujer infeliz | Fuente: Pexels

Mujer infeliz | Fuente: Pexels

Ella suspiró. "Lo entiendo, ¿vale? Ahora lo entiendo. Pero, ¿qué se supone que tengo que hacer esta noche?".

"Puedes pedir comida para llevar o pedir a tus invitados que traigan un plato. Igual que yo tengo que reorganizar las cosas cuando me pides que cuide a Lily y Jack en el último minuto", sugerí.

"De acuerdo. Ya lo has dicho. Ya me las arreglaré", refunfuñó antes de colgar.

Publicidad

A partir de aquel día, Karen nunca me hizo peticiones poco razonables.

Happy Barbra | Fuente: Midjourney

Happy Barbra | Fuente: Midjourney

No creo que empezara a apreciar el valor de mi trabajo, pero desde entonces siempre se ofrecía a pagar cada vez que necesitaba ayuda con Lily y Jack. Fue una lección dura, pero que finalmente le enseñó a respetar el trabajo de los demás.

En cuanto a mí, adquirí una nueva confianza en mí misma y en la profesión que amaba.

Mis hijastros me faltaron al respeto cuando reapareció su madre biológica - Me llamaron llorando y disculpándose después de que les diera una lección

Gemelos en un yate | Fuente: Pexels

Gemelos en un yate | Fuente: Pexels

Publicidad

Mis hijastros me trataron como a su verdadera madre durante muchos años, pero cuando reapareció su madre biológica, todo cambió. Me llevaron al límite hasta que me fui de su casa. Días después, me suplicaban que volviera.

Llevo seis años casada con mi marido, Tommy. Tiene un par de gemelos de 16 años, Jack y Lily, cuya madre no ha estado en sus vidas desde que tenían ocho.

Niños en terapia | Fuente: Pexels

Niños en terapia | Fuente: Pexels

Cuando Tommy y yo nos juntamos, fuimos a terapia familiar, y dejé claro que yo no estaba allí para sustituir a su madre. Queríamos asegurarnos de que yo entrara en sus vidas sin problemas, sin que ello perjudicara al bienestar mental y emocional de los niños.

Todo ha ido de maravilla en los últimos seis años, y creo que un factor importante se debe a la terapia. Los gemelos incluso empezaron a llamarme mamá hacia los 12 o 13 años. Sin embargo, las cosas empeoraron en los últimos meses.

Publicidad
Una niña abrazando a su madre | Fuente: Pexels

Una niña abrazando a su madre | Fuente: Pexels

Su madre biológica, Maggie, volvió a sus vidas. Los niños dudaron al principio, pero al final se alegraron mucho de tenerla de vuelta. Yo también me alegré de que los gemelos entablaran una relación con su madre biológica.

Sin embargo, al cabo de unos seis meses de pasar tiempo con Maggie, empezaron a llamarme por mi verdadero nombre, Carol. Me dolió, pero nunca lo cuestioné. Tenían derecho a llamarme por mi nombre de pila, dado que el título de "mamá" pertenecía a otra persona.

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero las cosas fueron cuesta abajo a partir de ahí. Empezaron a ser muy irrespetuosos conmigo, desairándome a veces cuando llegaban tarde a casa. Ya no respetaban las normas del toque de queda, dejaron de limpiar lo que ensuciaban y empezaron a contestarme.

Lo que más les dolía era recalcar que yo no era su verdadera madre. Hace tres semanas, hubo una gran bronca en la que los gemelos ME LLAMARON DE TODO. Se me saltan las lágrimas cada vez que los recuerdo insultándome.

Gemelos disgustados | Fuente: FreePik

Gemelos disgustados | Fuente: FreePik

Incluso me acusaron de ser la razón por la que sus padres se separaron. Esto era falso porque sólo conocí a Tommy dos años después de la ruptura. Cuando me mantuve firme y me enfadé con ellos por ser irrespetuosos, se fueron a vivir con Maggie.

Publicidad

Tommy sabía lo que había pasado y no me apoyó. No dijo nada a sus hijos y afirmó que tenían derecho a vivir con su madre si querían. Me sentí desconsolada y sin respeto.

Un hombre aburrido con la mano en la cara | Fuente: Pexels

Un hombre aburrido con la mano en la cara | Fuente: Pexels

¿Quieres saber qué hizo esta mujer para dar una lección a su marido y a sus hijastros? Haz clic aquí para descubrirlo.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Acabo de hacer "match" con mi difunta esposa en Tinder

03 de abril de 2024

"Papá tiene una foto de ella": gritó nuestra hija durante la cena familiar - La verdad nos sorprendió

13 de junio de 2024

Mi suegra destruyó mi reputación - No olvidará el viaje de una semana que organicé para ella

23 de mayo de 2024

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

13 de junio de 2024

Escuché a mis padres cuchichear sobre la posibilidad de separarme de mi novia — Decidimos jugar mejor que ellos

29 de mayo de 2024

Mujer cuida de su esposo discapacitado durante años, un día accidentalmente lo ve jugando al golf - Historia del día

22 de junio de 2024

La "sorpresa" de mi marido por nuestro aniversario me destrozó – Hice que se arrepintiera

08 de mayo de 2024

Llevé a mis nietos a Disney World y ahora mi nuera está enfadada conmigo

23 de mayo de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Mis padres no dejan de menospreciar mi carrera mientras yo pago todas sus facturas – Esta vez fue el colmo

28 de mayo de 2024

Se me partió el corazón cuando vi el "regalo" que mi suegra dejó en la mesita de noche en mi ausencia

23 de abril de 2024

¿Estoy equivocada en arruinar la relación de mi mejor amiga con su familia justo antes de su boda?

25 de marzo de 2024