logo
Una mujer llorando | Fuente: Pexels
Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Mis hijastros me faltaron al respeto cuando reapareció su madre biológica - Me llamaron llorando y disculpándose después de que yo les enseñara una lección

Jesús Puentes
27 jun 2024
04:15

Mis hijastros me trataron como a su verdadera madre durante muchos años, pero cuando reapareció su madre biológica, todo cambió. Me empujaron hasta el límite antes de que me fuera de su casa. Días después, me suplicaban que volviera.

Publicidad

Llevo seis años casada con mi marido, Tommy. Tiene un par de gemelos de 16 años, Jack y Lily, cuya madre no ha estado en sus vidas desde que tenían ocho.

Gemelos en un yate | Fuente: Pexels

Gemelos en un yate | Fuente: Pexels

Cuando Tommy y yo nos juntamos, fuimos a terapia familiar, y dejé claro que yo no estaba allí para sustituir a su madre. Queríamos asegurarnos de que yo entrara en sus vidas sin problemas, sin que ello perjudicara al bienestar mental y emocional de los niños.

Niños en terapia | Fuente: Pexels

Niños en terapia | Fuente: Pexels

Publicidad

Todo ha ido de maravilla en los últimos seis años, y creo que un factor importante se debe a la terapia. Los gemelos incluso empezaron a llamarme mamá hacia los 12 o 13 años. Sin embargo, las cosas empeoraron en los últimos meses.

Una niña abrazando a su madre | Fuente: Pexels

Una niña abrazando a su madre | Fuente: Pexels

Su madre biológica, Maggie, volvió a sus vidas. Los niños dudaron al principio, pero al final se alegraron mucho de tenerla de vuelta. Yo también me alegré de que los gemelos entablaran una relación con su madre biológica.

Gemelos conmocionados | Fuente: FreePik

Gemelos conmocionados | Fuente: FreePik

Publicidad

Sin embargo, al cabo de unos seis meses de pasar tiempo con Maggie, empezaron a llamarme por mi verdadero nombre, Carol. Me dolió, pero nunca lo cuestioné. Tenían derecho a llamarme por mi nombre de pila, dado que el título de "mamá" pertenecía a otra persona.

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Una mujer triste | Fuente: Pexels

Pero las cosas fueron cuesta abajo a partir de ahí. Empezaron a ser muy irrespetuosos conmigo, desairándome a veces cuando llegaban tarde a casa. Ya no respetaban las normas del toque de queda, dejaron de limpiar lo que ensuciaban y empezaron a contestarme. Lo que más me dolía era que recalcaran que yo no era su verdadera madre.

Hace tres semanas, hubo una gran bronca en la que los gemelos ME LLAMARON DE TODO. Se me saltan las lágrimas cada vez que los recuerdo insultándome. Incluso me acusaron de ser la razón por la que sus padres se separaron. Esto era falso porque solo conocí a Tommy dos años después de la ruptura. Cuando me mantuve firme y me enfadé con ellos por ser irrespetuosos, se fueron a vivir con Maggie.

Publicidad
Gemelos disgustados | Fuente: FreePik

Gemelos disgustados | Fuente: FreePik

Tommy sabía lo que había pasado y no me apoyó. No dijo nada a sus hijos y afirmó que tenían derecho a vivir con su madre si querían. Me sentí desconsolada y sin respeto.

Un hombre aburrido con la mano en la cara | Fuente: Pexels

Un hombre aburrido con la mano en la cara | Fuente: Pexels

Publicidad

Para darles una lección a ellos y a mi marido, cancelé nuestras vacaciones previstas a Disney World. No se creían que fuera a cancelar una excursión ya pagada, pero cuando llegó el jueves por la noche y no empecé con los preparativos habituales de las vacaciones, se quedaron de piedra.

Gemelos incrédulos | Fuente: FreePik

Gemelos incrédulos | Fuente: FreePik

Los gemelos estaban furiosos. Jack y Lily me llamaron celosa, egoísta y horrible. "Solo estás celosa porque nuestra madre ha vuelto y tú vuelves a ser nada. Para empezar, nunca nos caíste bien", dijo Lily. Tommy se quedó allí de pie, en silencio.

"Tommy, ¿vas a intervenir aquí?", le pregunté, esperando algo de apoyo.

"Te equivocaste al cancelarlo, Carol", dijo en voz baja.

Publicidad
Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Aquello fue el colmo. Hice la maleta y me fui a un hotel. Tommy me llenó el teléfono de llamadas y mensajes, pidiéndome que volviera. Decía que estaba exagerando y que no debería haber cancelado el viaje.

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Ayer me dijo que Maggie había vuelto a desaparecer. Los gemelos volvieron a casa de su padre y preguntaron dónde estaba. Cuando el padre les reveló que me había marchado debido a su comportamiento de los últimos meses, los niños empezaron a llorar. También les dijo que había solicitado el divorcio.

Jack y Lily se dieron cuenta de repente de que yo era una figura materna importante en sus vidas. También llegaron a reconocer el hecho de que en cuanto su madre biológica se dio cuenta de que tendría que ocuparse de sus hijos en lugar de salir de fiesta, se marchó rápidamente sin despedirse.

Una mujer llorando a otra persona | Fuente: Pexels

Una mujer llorando a otra persona | Fuente: Pexels

Los niños se echaron a llorar. Me llamaron pidiéndome perdón y pidiéndome que volviera. Sabía que podría perdonarles fácilmente, pero dudaba de volver alguna vez. No solo estaba enfadada con los chicos por faltarme al respeto, sino también furiosa porque mi marido no me apoyaba. Los chicos se disculparon sinceramente, pero Tommy no me pidió perdón. Solo me pidió que volviera.

Publicidad
Una persona llorando en el suelo | Fuente: Pexels

Una persona llorando en el suelo | Fuente: Pexels

Me mostré firme en mi decisión de divorciarme de Tommy por teléfono, escandalizándole. Sin embargo, les dije a los niños que podían visitar mi nueva casa y vivir allí cuando quisieran, pues los quería mucho. "Lo siento, Tommy. No sé cómo puedes decir que me quieres, pero ver cómo otras personas me faltan al respeto y no hacen nada", le dije.

Los niños estaban disgustados por mi decisión, pero comprendieron lo equivocados que estaban y cómo me había defraudado su padre.

Una pareja hablando | Fuente: Pexels

Una pareja hablando | Fuente: Pexels

Publicidad

Soy muy consciente de que su madre les estaba manipulando. También sé que aún no son adultos ni lo bastante maduros para comprender entonces la gravedad de la situación. Por eso los perdoné y sigo queriéndolos como hijos, pero no se puede decir lo mismo de Tommy.

Al cabo de unos días, Tommy volvió a llamarme. Esta vez estaba más sereno.

Una mujer hablando por teléfono mientras escribe | Fuente: Pexels

Una mujer hablando por teléfono mientras escribe | Fuente: Pexels

"Carol, por favor, hablemos", me suplicó.

"Tommy, ya no hay nada que decir. No me apoyaste cuando más lo necesitaba", respondí, intentando mantener la voz firme.

"Los chicos están destrozados. Se han dado cuenta de que estaban equivocados. ¿No puedes volver a casa y hablar con ellos?", me suplicó.

Publicidad

"No voy a volver, Tommy. No a nuestro matrimonio. Pero iré a ver a Jack y Lily", dije.

Una mujer mirando una casa | Fuente: FreePik

Una mujer mirando una casa | Fuente: FreePik

Cuando llegué a la casa, los gemelos corrieron hacia mí con lágrimas en los ojos.

"Carol, lo sentimos mucho", sollozó Lily. "Nos equivocamos. No queríamos decir esas cosas que dijimos".

Dos personas abrazándose | Fuente: Pexels

Dos personas abrazándose | Fuente: Pexels

Publicidad

Jack asintió, con lágrimas en los ojos. "Estábamos tan emocionados por tener a mamá de vuelta. Pero cuando volvió a marcharse... nos dimos cuenta de cuánto daño te hicimos".

Los abracé a los dos con fuerza, sintiendo su dolor y su arrepentimiento. "Los quiero mucho a los dos. Pero no se trata solo de lo que habéis dicho. Hay un asunto mayor entre vuestro padre y yo".

Dos mujeres abrazándose | Fuente: FreePik

Dos mujeres abrazándose | Fuente: FreePik

"Por favor, no nos dejes", susurró Lily. "No voy a dejaros. Podéis visitarme cuando queráis y siempre seréis bienvenidos en mi nueva casa" -les tranquilicé.

Tommy se quedó allí, en silencio. Aún no se había disculpado. Solo parecía derrotado.

Un hombre tranquilo | Fuente: Pexels

Un hombre tranquilo | Fuente: Pexels

Publicidad

"Tommy, me mudo. Volveré a recoger mis cosas. Espero que entiendas por qué tengo que hacerlo" -dije, con la voz quebrada.

"Lo entiendo, Carol. Lo siento", susurró por fin, pero ya era demasiado tarde.

Un hombre arrepentido pensando | Fuente: Pexels

Un hombre arrepentido pensando | Fuente: Pexels

Mientras empaquetaba mis cosas, sentí una mezcla de tristeza y alivio. Tristeza por el fin de mi matrimonio, pero alivio porque estaba tomando una postura por mí misma. Los gemelos me ayudaron a hacer las maletas y hablamos de cómo podíamos seguir siendo una familia, solo que de otra manera.

Cuando me marché, Jack y Lily me abrazaron con fuerza. "Te queremos, Carol", dijeron al unísono. "Yo también los quiero", respondí, con lágrimas corriéndome por la cara. "Superaremos esto. Juntos".

Publicidad
Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Durante las semanas siguientes, me mudé a mi nueva casa. Los gemelos me visitaban a menudo, y poco a poco empezamos a reconstruir nuestra relación. Se disculparon sinceramente, y pude ver que estaban realmente arrepentidos.

Ahora, al reflexionar sobre todo lo ocurrido, me pregunto si hice lo correcto al salvar la relación con mis hijastros y al mismo tiempo divorciarme de Tommy. ¿Hice la elección correcta? ¿Mereció la pena priorizar mi amor propio y mi bienestar emocional sobre mantener un matrimonio en el que me sentía sin apoyo?

Aunque Carol no consiguió su "felices para siempre", otra mujer sí lo consiguió. Y eso a los 50 años.

Mi marido cumplió 50 años y de repente se convirtió en el hombre con el que me casé

Publicidad
Un hombre besando a una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre besando a una mujer | Fuente: Pexels

Mi marido, Chris, y yo llevamos casados más de veinte años. Siempre ha sido un buen hombre y un padre maravilloso para nuestros hijos. Al principio, era increíblemente cariñoso y no podía quitarme las manos de encima. Teníamos una química eléctrica que pensé que nunca desaparecería.

Una pareja disfrutando de su tiempo en Internet | Fuente: Pexels

Una pareja disfrutando de su tiempo en Internet | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero cuando llegaron los niños, las cosas empezaron a cambiar. El afecto, el romanticismo e incluso el coqueteo juguetón que antes teníamos empezaron a desaparecer. Llegó un punto en que sentí que solo éramos compañeros de piso. Había leído sobre parejas que perdían la intimidad y el romanticismo después de tener hijos, pero no creía que me fuera a pasar a mí.

Una mujer con su portátil y su familia durmiendo en la cama | Fuente: Pexels

Una mujer con su portátil y su familia durmiendo en la cama | Fuente: Pexels

Entonces, hace dos meses, ocurrió algo totalmente inesperado. De repente, Chris me preguntó si quería irnos un fin de semana los dos solos. Fue tal shock que al principio casi no me lo creía. Hacía años que no hacíamos algo así. Pero acepté, con la esperanza de que reavivara algo de lo que habíamos perdido.

Publicidad
Una pareja sentada junto a la playa | Fuente: Pexels

Una pareja sentada junto a la playa | Fuente: Pexels

Cuando volvimos a casa, su nueva actitud continuó. Empezó a perder peso y a estar más tonificado. Tenía mejor aspecto que cuando nos casamos, y me resultaba difícil no tocarle. No podía evitar preguntarme qué había provocado esta repentina transformación.

Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Acepté cuidar al hijo de mi cuñada, pero él destruyó a propósito un regalo especial que me hizo mi difunta madre

08 de junio de 2024

Me quedé muy impactada cuando fui corriendo a la guardería a recoger a mi preciosa nieta

15 de mayo de 2024

Novio llega a la iglesia y ve cómo su novia se casa con otro hombre - Historia del día

04 de abril de 2024

Oí a mis padres susurrar sobre mí, creyendo que estaba dormida – Su mentira destrozó mi vida

08 de junio de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024

Mi hermanastra le regaló a mi prometido una caja misteriosa durante su discurso en nuestra boda - Todos se quedaron boquiabiertos cuando él la abrió

26 de junio de 2024

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Encontré una extraña muñeca entre los juguetes de mi hija y reveló un horrible engaño

25 de abril de 2024

Mi familia me excluyó de las vacaciones para que cuidara a sus hijos - Les di una buena lección

11 de abril de 2024

Cliente me pidió un tatuaje y me enseñó una foto de mis hijos - Historia del día

11 de abril de 2024

4 historias de suegras que intentaron convertir la vida de sus nueras en un infierno

19 de abril de 2024

Escuché a mis padres cuchichear sobre la posibilidad de separarme de mi novia — Decidimos jugar mejor que ellos

29 de mayo de 2024

Oí susurrar a mi esposo y a nuestra niñera - El secreto que ocultaban destruyó todo en lo que creía

13 de mayo de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024