logo
Una suegra y su nuera discutiendo | Fuente: AmoMama
Una suegra y su nuera discutiendo | Fuente: AmoMama

4 historias de conflictos entre nueras y suegras con finales impactantes

¡Olvídate de los cuentos de hadas! Estas historias reales muestran lo que puede ocurrir cuando las nueras chocan con sus suegras. Prepárate para secretos familiares, puñaladas por la espalda y enfrentamientos sorprendentes. Prepárate para el drama de estas valientes mujeres que luchan por sí mismas contra unas suegras autoritarias.

Publicidad

¿Te has sentido alguna vez entre la espada y la pared (tu suegra) y tus sueños para tu propia familia? Estas cuatro historias de la vida real muestran exactamente eso. Cada una de ellas se sumerge en el drama (y el dilema) de tratar con suegras que sobrepasan sus límites.

¿Pero adivina qué? ¡Estas mujeres fuertes no se echan atrás! Luchan por su espacio y respeto, demostrando que se puede tener una familia feliz incluso cuando las cosas se ponen un poco locas.

Una suegra y su nuera de pie, hombro con hombro, mirándose enfadadas | Fuente: Midjourney

Una suegra y su nuera de pie, hombro con hombro, mirándose enfadadas | Fuente: Midjourney

Mi suegra reorganizó todo en mi apartamento mientras yo estaba de Luna de Miel - Una semana después, se puso furiosa cuando me vengué

Desde que me casé con Austin, había oído historias sobre legendarias peleas entre suegras, pero siempre pensaba: "Ésa no seré yo". Imaginaba que Lilith, la madre de Austin, y yo seríamos diferentes. ¡Vaya si me equivocaba!

Publicidad

Al principio, Lilith era educada: sonrisas, abrazos, todo. Pero siempre había algo raro, como una luz de alarma en el salpicadero. Mantuvimos una relación cordial manteniendo las distancias durante la última década. Fue dichoso.

Una joven enrollando masa para hornear en la cocina | Fuente: Pexels

Una joven enrollando masa para hornear en la cocina | Fuente: Pexels

Ahora, rebobina hasta los primeros días, cuando yo era una novia ingenua, ansiosa por ganarme a mi nueva familia. Cocinaba, limpiaba y organizaba reuniones: todo para demostrar que era digna de su hijo. Pero Lilith tenía sus propios planes con sus comentarios socarrones y sus cumplidos indirectos. Austin nunca lo vio; esos matices eran invisibles a los ojos de un hijo.

Publicidad

Una semana después de nuestra boda, nos fuimos a una romántica luna de miel, dejando a Lilith las llaves de nuestro acogedor apartamento para que comprobara el correo. Nuestro apartamento, cuidadosamente arreglado con amor y un poco de frustración inducida por IKEA, era nuestro primer espacio compartido.

Una pareja besándose en una cornisa frente a la Torre Eiffel de París | Fuente: Unsplash

Una pareja besándose en una cornisa frente a la Torre Eiffel de París | Fuente: Unsplash

Al volver a casa, se me hundió el corazón. La cocina era una zona de guerra culinaria: ollas y sartenes revueltas, utensilios mal colocados. El salón parecía una mala maquetación de revista casera. Lo peor de todo era que algunos de mis cuadros y objetos más preciados habían desaparecido, e incluso parte de mi lencería había desaparecido misteriosamente.

Rompí a llorar mientras se lo explicaba todo a Austin. Estaba furioso, más por la invasión de nuestra intimidad que por la reorganización. Se enfrentó a Lilith, que se hizo la víctima perfectamente, alegando que sólo "intentaba ser útil". Incluso derramó lágrimas, dejando a Austin desconcertado y a mí enfurecida.

Publicidad
Lencería de encaje rojo tendida sobre sábanas de lino blanco | Fuente: Unsplash

Lencería de encaje rojo tendida sobre sábanas de lino blanco | Fuente: Unsplash

"¡Austin, ha tirado nuestras cosas y lo ha cambiado todo de sitio!", exclamé.

"Dijo que sólo intentaba ayudar, Everly", contestó él, confuso.

Una tarde, mientras Austin estaba fuera, Lilith pasó por casa. Cuando abrí la puerta, allí estaba: aquella sonrisa escalofriante acompañada de un movimiento de cabeza. Era una sonrisa calculada, una señal inequívoca de que sabía exactamente lo que había hecho y disfrutaba con el caos.

No suelo avivar el fuego de la venganza, pero Lilith había encendido la cerilla. Una semana después, el destino me entregó el guión perfecto: Lilith cayó enferma y acabó en el hospital.

Una mujer triste con un vestido de lunares blancos y negros | Fuente: Pexels

Una mujer triste con un vestido de lunares blancos y negros | Fuente: Pexels

Publicidad

Austin tenía las llaves de su casa y yo hice una copia. Mientras Austin seguía con sus rutinas, yo me tomé un par de días libres en el trabajo y me embarqué en mi misión encubierta.

Entrar en casa de Lilith fue como entrar en territorio enemigo. Empecé por la cocina, "reorganizando" todo igual que ella había hecho con la mía. Saqué la porcelana vieja y rota. Barrí la casa, quitando cuadros, revolviendo armarios y asegurándome de que sus cuartos de baño tuvieran un aspecto inquietantemente distinto. Evité el salón: era demasiado visible, demasiado arriesgado. Austin no podía sospechar nada.

Una mujer mayor enferma en una cama de hospital | Fuente: Freepik

Una mujer mayor enferma en una cama de hospital | Fuente: Freepik

Cuando llegó el día de traer a Lilith a casa, jugué la carta de la nuera devota. "Cariño, he pensado en ayudarte a limpiar la casa de tu madre", le dije a Austin. Me miró, desconcertado pero emocionado. "Eres muy amable, Ev", dijo.

Publicidad

El viaje fue tranquilo, lleno de expectación. Cuando llegamos al hospital, esbocé mi mejor sonrisa. Lilith, de aspecto frágil pero enérgico, sintió que algo iba mal en cuanto llegamos a casa. Entró en casa y se detuvo a observar el salón. Entrecerró los ojos. "¿Qué has hecho con mis cuadros?".

Foto en primer plano de una mujer que sostiene una bolsa de papel con flores cerca de una pared con marcos en blanco | Fuente: Pexels

Foto en primer plano de una mujer que sostiene una bolsa de papel con flores cerca de una pared con marcos en blanco | Fuente: Pexels

"¿Qué quieres decir, mamá?", respondió Austin, desconcertado.

"¡Me has robado los cuadros!", acusó ella, subiendo la voz una octava.

"Oh, no, mamá. Sólo he ayudado a Austin a limpiar", le dije tranquilizándola.

"Sí, mamá, acabamos de limpiar un poco", confirmó Austin.

Publicidad

"¡No te metas en mi cocina!", gritó ella, marchándose enfadada. Momentos después, un grito salió de la cocina. "¿Qué han hecho?".

"Sólo hemos limpiado las encimeras y los platos, mamá. Y fregado el suelo", reiteró Austin.

Primer plano de una mujer mayor con cara de enfado | Fuente: Pexels

Primer plano de una mujer mayor con cara de enfado | Fuente: Pexels

Al ver su angustia, sugerí: "Quizá mi presencia aquí la está molestando. Debería irme".

Austin, visiblemente confuso, estuvo de acuerdo. "Quizá sea lo mejor".

Con alegría en la voz, le dije a Lilith: "Pues me voy". Cuando me volví para marcharme, capté la mirada de Lilith y le hice el mismo gesto de asentimiento que me había hecho a mí, un reconocimiento silencioso del caos que había invitado a su ordenado mundo.

Publicidad

Más tarde, cuando volví a recoger a Austin, me contó que su madre me había acusado de varias fechorías. Fingiendo preocupación, sugerí: "Parece que a tu madre le falla la memoria con la edad".

"Sí, es duro para ella", convino sombríamente.

Una mujer riendo | Fuente: Pexels

Una mujer riendo | Fuente: Pexels

De camino a casa, reflexioné sobre los acontecimientos del día. ¿Había sido demasiado dura mi venganza? Tal vez. Pero a veces hay que combatir el fuego con fuego, sobre todo con alguien tan manipuladora como Lilith.

Mi nuera destrozó mi casa en secreto después de que me negara a cambiar de casa: no tuve más remedio que darle una lección de respeto.

Cuando falleció Adam, mi marido durante 53 años, se me rompió el corazón. Nuestra casa, llena de recuerdos de él, era a la vez un consuelo y un recuerdo sofocante de mi pérdida.

Publicidad

Al ver mi lucha, mi hijo Charlie me sugirió que me acercara a él y a su mujer, Angela. Aunque al principio dudé, acabé aceptando cuando Charlie insistió: "Mamá, ya he encontrado un sitio para ti. Está a cinco minutos de nosotros y he hecho una oferta".

Una anciana sentada en un sofá azul | Fuente: Pexels

Una anciana sentada en un sofá azul | Fuente: Pexels

"Pero, cariño, no puedo pedirte que hagas eso por mí", dije, intentando contener las lágrimas. "No necesitas comprarme una casa".

"No me lo estás pidiendo", replicó, con voz firme pero suave. "Te lo estoy ofreciendo. Podemos tenerla lista para que te mudes la semana que viene".

A pesar de mis reservas, me di cuenta de que esta mudanza podría ayudarme a curarme. Charlie me ayudó a hacer las maletas y pronto estuve lista para empezar un nuevo capítulo.

Publicidad
Un montón de cajas de embalaje | Fuente: Pixabay

Un montón de cajas de embalaje | Fuente: Pixabay

Me mudé a mi nueva casa con facilidad, gracias a Charlie. "Cualquier cosa por ti, mamá", me dijo mientras nos instalábamos. La primera noche en la nueva casa, se sentó a la mesa y me habló del trabajo mientras yo preparaba la comida.

"¿Estás preparada para la inauguración de la casa este fin de semana, mamá?", preguntó Charlie. "He invitado a todos los que dijiste que te gustaría ver. Angela vendrá temprano para ayudarte con la comida y las bebidas".

Asentí, agradecida por su apoyo. Todo parecía perfecto, pero entonces las cosas dieron un giro inesperado.

Una mujer mayor pintándose los labios | Fuente: Pexels

Una mujer mayor pintándose los labios | Fuente: Pexels

Publicidad

El día de la fiesta, me sentí emocionada por primera vez en mucho tiempo. Me puse delante del espejo, pintándome los labios, algo que no había hecho desde la muerte de Adam.

Angela llegó pronto, como estaba previsto. Mientras me ayudaba con los últimos retoques, de repente se volvió hacia mí. "Ana, no puedes vivir en esta casa. Es demasiado grande y demasiado moderna para ti".

"¿Qué? No, es perfecta para mí", respondí, sorprendida. "Incluso he hablado con Charlie de tener un perro".

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

"No me estás escuchando", insistió. "Quiero que cambies de casa con nosotros. Charlie utilizó su dinero para arreglar tu casa en vez de renovar la nuestra".

Publicidad

Sus palabras me escocieron, pero mantuve la calma. Había puesto tanto empeño en hacer de esta nueva casa mi hogar, con las pertenencias de Adam y un jardín que me proporcionaba solaz.

Dos días después de la fiesta, me desperté con un olor terrible. A pesar de buscar por todas partes, no pude encontrar el origen. Charlie también estaba desconcertado cuando vino. "¡Qué mal huele!", exclamó comprobando la cocina.

Un huevo podrido en un conducto de ventilación | Fuente: Midjourney

Un huevo podrido en un conducto de ventilación | Fuente: Midjourney

"¡Ya lo sé!", grité, frustrada. "He buscado por todas partes".

Tras una semana soportando el hedor, Charlie llamó a un profesional. El experto descubrió un huevo podrido escondido en el conducto de ventilación, colocado deliberadamente para extender el olor por toda la casa. Sabía que había sido Angela.

Publicidad

Decidida a darle una lección, invité a Angela y a Charlie a cenar. Mientras comíamos, miré a Ángela a los ojos y le dije: "El respeto es una calle de doble sentido. Se trata de comprender y valorar los sentimientos y espacios del otro".

Una mujer mayor sentada a una mesa | Fuente: Pexels

Una mujer mayor sentada a una mesa | Fuente: Pexels

El malestar de Angela fue en aumento. Al día siguiente, le pedí ayuda en el jardín. "Necesito ayuda para desenterrar la vieja pila de compost", le dije, entregándole guantes y una pala. La pila de compost era enorme y apestaba, pero Angela no pudo negarse.

Tras horas de duro trabajo, por fin terminamos. La invité a entrar a tomar algo y la llevé a mi estudio, donde guardaba fotos y recuerdos de Adam. "Estas son las cosas que me recuerdan a las personas que quiero. Respetar el espacio y los recuerdos del otro es importante".

Publicidad
Una pila de compost | Fuente: Midjourney

Una pila de compost | Fuente: Midjourney

La expresión de Ángela se suavizó. "Fui yo", confesó, con lágrimas en los ojos. "Dejé el huevo podrido en la rejilla de ventilación. Lo siento mucho. Por favor, no se lo digas a Charlie".

Se disculpó por sus celos y, unos días después, vino con un regalo: una caja de madera bellamente elaborada y llena de paquetes de semillas. "Gracias por enseñarme el respeto. Espero que podamos plantar juntos nuevos recuerdos".

A partir de ese día, Angela y yo nos acercamos más, convirtiendo nuestra relación en una relación llena de respeto y comprensión mutuos.

Una hermosa caja de madera | Fuente: Pexels

Una hermosa caja de madera | Fuente: Pexels

Publicidad

Mi suegra cambió las mantas de mi habitación, pero yo no sabía que tenía un plan para burlarse de mí para siempre.

Me llamo Clara y la vida con Jordan, mi marido, era perfecta hasta que volvimos de nuestra luna de miel. La familia de Jordan es una mezcla de personalidades: su padre, Ron, es amable y su hermana, Lila, una amiga muy querida.

Sin embargo, su madre, Elaine, es otra historia. Nuestra relación era cordial en el mejor de los casos, gélida la mayoría de los días, hasta que nuestra luna de miel lo cambió todo. Cuando volvimos, noté que nuestra casa estaba más limpia que cuando la dejamos, con mantas y sábanas nuevas en la cama.

Un Automóvil arrastrando latas | Fuente: Pexels

Un Automóvil arrastrando latas | Fuente: Pexels

Elaine se había entrometido en nuestro dormitorio, desnudando nuestra cama y sustituyéndolo todo. Durante un enfrentamiento, mencionó con suficiencia su invasión, burlándose de mí por una "caja de zapatos secreta" que había encontrado.

Publicidad

El chantaje de Elaine empezó sutilmente, exigiendo más control y conformidad. Rápidamente se hizo intolerable. Entonces, un día, recibí un mensaje de Lila: "Clara, tenemos que hablar. Es sobre mamá durante tu luna de miel. Comprueba el historial del chat familiar".

La pantalla de un teléfono | Fuente: Pexels

La pantalla de un teléfono | Fuente: Pexels

Confundida, me desplacé por el chat y encontré un hilo oculto con fotos de mi lencería tendida en nuestra cama, acompañadas de comentarios burlones de varios miembros de la familia. Destacó el texto de Elaine: "Mantengamos esto como nuestro pequeño secreto".

Llamé inmediatamente a Lila. Me reveló que Elaine había encontrado algo más mientras fisgoneaba, algo muy personal que pensaba utilizar contra mí. Era una parte de mi vida: un secreto oscuro y oculto que nunca había compartido con la familia de Jordan.

Publicidad
Lencería | Fuente: Unsplash

Lencería | Fuente: Unsplash

Se acercaba el cumpleaños de Elaine y, con la ayuda de Lila, urdimos un plan para darle la vuelta a la tortilla. La familia se reunió en casa de Elaine, y la velada se llenó de olor a rosas y risas. Cuando llegó la hora de los regalos, me puse en pie, dando golpecitos con mi copa para llamar la atención. "Tengo un regalo especial para Elaine", declaré, con voz resuelta.

Sujeté una caja de zapatos elegantemente envuelta, esperando el momento adecuado para presentarla. "Antes de brindar, hay algo a lo que debo referirme", dije, agarrando la caja de zapatos con decisión. "Elaine, y todo el mundo, esto es para ustedes".

Una celebración de cumpleaños | Fuente: Pexels

Una celebración de cumpleaños | Fuente: Pexels

Publicidad

Con deliberada lentitud, levanté la tapa y desvelé su contenido a la multitud reunida. Dentro había copias ampliadas de la charla familiar, con cada uno de los comentarios burlones de Elaine sobre mi lencería claramente resaltados. Al ver los papeles, un grito ahogado resonó en toda la sala.

"Como pueden ver, Elaine ha compartido con la familia algo muy personal mío. Hoy he pensado devolverle el favor y compartir sus palabras con todos", dije. La sala se quedó en silencio, con una gran tensión en el aire.

Un hombre y una mujer hojeando unos papeles | Fuente: Pexels

Un hombre y una mujer hojeando unos papeles | Fuente: Pexels

Metí la mano en la caja de zapatos y saqué un montón de papeles, bien encuadernados e inconfundibles por su aspecto oficial. "Son mis papeles de adopción, una parte muy personal de mi historia que Elaine encontró y planeaba utilizar contra mí".

Publicidad

Un grito ahogado recorrió la sala. Incluso los que se habían reído de las fotos en lencería miraban ahora a Elaine con consternación y desaprobación. El rostro de Jordan palideció y sus ojos se abrieron de par en par. "Mamá, ¿cómo has podido?". Su voz apenas superaba un susurro, pero en la silenciosa habitación resonó como un trueno.

Una mujer mayor sujetándose el puente de la nariz | Fuente: Pexels

Una mujer mayor sujetándose el puente de la nariz | Fuente: Pexels

Elaine, ahora completamente acorralada, luchó por encontrar la voz. "Pensé que... No sé lo que pensaba", balbuceó. Jordan se adelantó, protector, poniendo una mano en mi hombro. "Esto no es sólo una invasión de la intimidad. Es mucho más grave. Es una traición".

La fiesta de cumpleaños no terminó con alegría, sino con un silencio reflexivo. Mientras conducíamos de vuelta a casa, Jordan no dejaba de disculparse, sus palabras eran una mezcla de rabia hacia su madre y preocupación por mí. "No puedo creer que llegara tan lejos. Lo siento mucho, Clara".

Publicidad
Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

Una mujer sujetándose la cabeza | Fuente: Pexels

"No es culpa tuya", le tranquilicé. "Pero a partir de ahora, las cosas tienen que cambiar. Para todos nosotros".

El incidente reconfiguró nuestra dinámica familiar. A pesar de que algunos miembros de la familia pensaban que mi confrontación pública era de mal gusto, el apoyo inquebrantable de Jordan me fortaleció.

Elaine se volvió más cautelosa, sus acciones se vieron atemperadas por las consecuencias reales de su comportamiento anterior. El camino hacia la reconciliación fue lento, pero empezó con la comprensión de que el respeto no sólo se esperaba, sino que se exigía.

Una pareja | Fuente: Pexels

Una pareja | Fuente: Pexels

Publicidad

Llegué a casa y encontré a mi suegra con mi vestido, pero lo que encontró en mi armario lo cambió todo.

Durante los tres últimos años de mi vida de casada, creí que tenía el matrimonio perfecto. Henry y yo éramos felices, o eso creía yo. Vivíamos según nuestros propios horarios, trabajando desde casa o en espacios compartidos cuando lo considerábamos oportuno. Sólo queríamos estar juntos.

"La fase de luna de miel terminará pronto, Gianna", me dijo mi madre. "Y no pasa nada. Sólo significa que tendrás que empezar a esforzarte un poco más en lo que respecta a tu matrimonio".

Una pareja feliz | Fuente: Unsplash

Una pareja feliz | Fuente: Unsplash

No esperaba que mi madre lo dijera de palabra. Pero poco después de aquella conversación, las cosas empezaron a cambiar drásticamente en mi vida.

Publicidad

Hace poco, mi suegra, Kathy, se mudó más cerca de nosotros. "Necesita reducir distancia, Gianna", me dijo Henry. "Así que he estado buscando apartamentos para ella y Joey, su gato".

Al principio, me encantaba tener a Kathy cerca de nosotros. Sobre todo porque, una vez que nos ordenaron volver a la oficina a tiempo completo, siempre era reconfortante llegar a casa y encontrarme una comida caliente esperándome.

Una mujer mayor en la cocina | Fuente: Pexels

Una mujer mayor en la cocina | Fuente: Pexels

"Me aseguraré de que Henry y tú coman bien", me dijo Kathy un día. Agradecí su esfuerzo. Pero al cabo de un tiempo, las cosas empezaron a ser demasiado.

"Es como si tu madre viviera aquí", le dije un día a Henry después de darme cuenta de que cambiaban de sitio mis pertenencias. Al principio pensé que era una despistada, pero luego empezó a ocurrir más a menudo. Me cambiaban la ropa interior y otras prendas, y coincidía con las visitas de Kathy.

Publicidad
Un par de pendientes en una bandeja rosa | Fuente: Unsplash

Un par de pendientes en una bandeja rosa | Fuente: Unsplash

"Henry, ¿reordenaste tú o tu madre mis armarios?", le pregunté un día mientras fregaba los platos.

Henry se puso a la defensiva. "¿Por qué íbamos a rebuscar entre tus cosas? ¿Y por qué iba a hacerlo mi madre? ¿Por qué iba a importarle lo que hay en tus armarios?". Su rostro se nubló de ira. "No puedes ir por ahí diciendo cosas así, Gianna. Le harás daño a mi madre".

Un día decidí sorprender a Henry llegando pronto a casa del trabajo. En lugar de la calurosa bienvenida habitual, lo encontré aterrorizado, intentando bloquearme la entrada a nuestro dormitorio mientras enviaba mensajes de texto frenéticamente a alguien.

Una puerta de dormitorio abierta | Fuente: Pexels

Una puerta de dormitorio abierta | Fuente: Pexels

Publicidad

"Henry, ¿qué pasa?", le pregunté. Parecía ansioso. "Gianna, no deberías estar aquí ahora", dijo. "Vuelve al trabajo. Por favor. Dame espacio para trabajar".

Sin hacerle caso, abrí la puerta del dormitorio y me quedé helada. Allí estaba mi suegra, con uno de mis vestidos favoritos.

"¿Por qué llevas mi vestido, Kathy?", le pregunté, alzando la voz. Kathy me sonrió y sacó un recibo arrugado del supermercado. "¡Cariño! ¡Feliz aniversario! Gracias por lo de anoche", leyó. "Muchos signos de exclamación también, Gianna. Debe de haber sido un buen aniversario".

Una mujer mayor con un vestido | Fuente: Freepik

Una mujer mayor con un vestido | Fuente: Freepik

Yo no había escrito esa nota, y Henry tampoco, al menos no a mí. Me di cuenta como un tren de mercancías. Por supuesto, Henry me estaba engañando. Nuestra fase de luna de miel había terminado cuando su madre se mudó más cerca, pero hacía tiempo que no intentaba intimar conmigo.

Publicidad

Dos días después, compré un localizador GPS y lo escondí en el coche de Henry. El rastreador me condujo a una tienda de comestibles de las afueras. Era el mismo lugar que había emitido el recibo.

Una persona sujetando un teléfono con un rastreador | Fuente: Unsplash

Una persona sujetando un teléfono con un rastreador | Fuente: Unsplash

Tras permanecer un rato en el aparcamiento, por fin me armé de valor y entré. Con la cabeza martilleándome, recorrí los pasillos intentando encontrar a mi marido.

Allí estaba, en el pasillo de los cereales, con otra mujer y dos niños pequeños que parecían una familia feliz. "¿Henry?", pregunté con la voz entrecortada. "¿Quiénes son estas personas?". El rostro de mi marido se puso blanco. "¿Papá?", preguntó la niña.

Una familia haciendo la compra | Fuente: Pexels

Una familia haciendo la compra | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Quién es esta mujer? Es mi hermana, cariño", dijo él, cogiéndole la mano y agitándola suavemente. Luego, me apartó, suplicante. "Gianna, por favor, hablemos en privado. Esto no es lo que parece".

Era exactamente lo que parecía. "¿Cuánto tiempo llevas mintiéndome?", pregunté. "Me casé contigo porque mi madre quería que me casara con alguien de familia rica", admitió por fin. "Me casé contigo por tu dinero. ¿Por qué crees que mi madre se probaba tus vestidos? Porque son caros".

Una mujer alterada | Fuente: Unsplash

Una mujer alterada | Fuente: Unsplash

Me invadieron la furia y la traición. "Quiero el divorcio", dije. Henry suplicó: "¡Gianna, espera! ¡Podemos solucionarlo! Lo necesito. ¡Te necesito! Ahora no trabajo. Hemos estado llevando la casa con tu dinero. No puedo permitirme esto".

Publicidad

"Qué pena", le dije. Al día siguiente, solicité el divorcio. Gracias a una cláusula de infidelidad en nuestro acuerdo prenupcial, Henry no obtuvo nada. Incluso la casa era mía. Mi última oferta a la familia fue enviar la foto de Kathy con mi vestido al chat de grupo de la familia. Necesitaban saber la verdad.

Un hombre sentado en un sofá y sujetándose la cara | Fuente: Unsplash

Un hombre sentado en un sofá y sujetándose la cara | Fuente: Unsplash

Si te ha gustado, seguro que querrás leer otra: El mundo de Candice entra en una espiral de sospechas y traiciones cuando descubre las visitas secretas entre su suegra y su padre encarcelado. ¿La revelación? Un siniestro complot para manipular el testamento de su padre. ¿Su respuesta? Una denuncia calculada que podría reparar a su familia o romper los lazos para siempre.

Publicidad

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Acepté cuidar al hijo de mi cuñada, pero él destruyó a propósito un regalo especial que me hizo mi difunta madre

08 de junio de 2024

Mi nuera destrozó mi casa en secreto después de que me negara a intercambiar casas con ella - No me quedó más remedio que darle una lección de respeto

10 de junio de 2024

Mi novio rompió conmigo y me envió la cuenta por todo lo que "gastó en mí"

10 de junio de 2024

Me impactó saber quién había dejado embarazada a la hermana de mi marido - Historia del día

06 de junio de 2024

Encontré el diario de mi difunta madre y me hizo arrepentirme de toda mi vida

25 de abril de 2024

¿Me equivoco por tratar a mis nietos de forma desigual?

22 de abril de 2024

Hombre que se burlaba constantemente de la comida de su esposa quedó destrozado por una nota oculta en un sándwich

16 de mayo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Le organicé una fiesta de cumpleaños sorpresa a mi suegra, pero lo que me hizo provocó que me escapara entre lágrimas

15 de mayo de 2024

Padre soltero ayuda a una mujer mayor a cortar el césped y pronto recibe una llamada de su abogado - Historia del día

18 de junio de 2024

El collar que mis padres me regalaron por mi boda desapareció - Años después, mi padre reveló la sorprendente verdad sobre él

08 de mayo de 2024

Mi novio me exigió que le diera mi tarjeta para pagar nuestra cuenta en el restaurante

20 de mayo de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Mi esposo rico me prohibió entrar en una habitación de nuestra casa - No pude dejar de llorar cuando vi lo que escondía

15 de marzo de 2024