logo
Una mujer con aspecto de abuela posa delante de un banco de ropa | Fuente: AmoMama
Una mujer con aspecto de abuela posa delante de un banco de ropa | Fuente: AmoMama

Mi madre rica le da constantemente a mi hija ropa vieja y sucia de los bancos de ropa y le exige que se la ponga

Guadalupe Campos
01 jul 2024
04:45

Cuando mi suegra adinerada, Barbara, insistió en regalar a mi hija ropa vieja y sucia de los bancos de ropa, tuve que encontrar la forma de hacérselo entender. Poco sabía ella que su fiesta de cumpleaños sería el escenario de una lección que nunca olvidaría

Publicidad

"Lucy, ¿qué te ha enviado esta vez tu suegra?", me preguntó mi amiga Megan mientras nos poníamos al día con el café.

"Oh, sólo más de sus encantadoras donaciones del banco de ropa", respondí, poniendo los ojos en blanco. Acababa de recibir otra bolsa de ropa vieja y raída de Barbara. "Mira", añadí, sacando un vestido viejo y raído que había metido en el bolso.

"¿Por qué nunca le dices que pare?"

"Porque sería grosero y a John no le gustaría", dije, exasperada. "Él cree que ella sólo intenta ayudar".

Megan suspiró. "Eres demasiado amable, Lucy. Demasiado amable".

Dos mujeres en una cafetería, una sosteniendo una prenda vieja | Fuente: Midjourney

Dos mujeres en una cafetería, una sosteniendo una prenda vieja | Fuente: Midjourney

Publicidad

John llegó a casa más tarde aquella noche, con aspecto cansado pero alegre. "Hola, Luce. Tengo buenas noticias. Mamá quiere llevar a Emma al parque mañana".

"Eso es estupendo", dije, disimulando mi inquietud. "Sólo asegúrate de que no le ponga a Emma ninguna de esas ropas que trae".

John se rió. "Vamos, Luce. Sólo es ropa".

Al día siguiente, cuando John y Emma regresaron, se me hundió el corazón. Emma llevaba un vestido manchado y demasiado grande. Parecía sacado directamente de la basura.

Una niña con un vestido viejo | Fuente: Pexels

Una niña con un vestido viejo | Fuente: Pexels

"Mamá, la abuela me ha dicho que esto es lo que llevan los niños normales", dijo Emma, con los ojos muy abiertos por la confusión.

Publicidad

John parecía avergonzado. "No me di cuenta hasta que estábamos volviendo. Lo siento, Luce".

"Lucy, es sólo un vestido", dijo el mensaje de Barbara más tarde aquella noche. "Emma debería saber que no es mejor que los demás niños. Tienes que dejar de malcriarla".

Sentí que me hervía la sangre. Aquello fue el colmo.

Esa misma noche, mientras arropaba a Emma en la cama, me preguntó: "Mamá, ¿por qué la abuela me da ropa asquerosa?".

Un niño en la cama agachándose bajo el edredón | Fuente: Pexels

Un niño en la cama agachándose bajo el edredón | Fuente: Pexels

"La abuela cree que esas ropas son especiales", le dije en voz baja. "Pero no tienes por qué ponértelas si no te gustan".

"¿Pero por qué piensa eso?" preguntó Emma, con el rostro fruncido por la confusión.

Publicidad

"A veces la gente tiene ideas extrañas sobre lo que es importante", le expliqué. "Pero nosotros sabemos lo que nos hace felices, ¿verdad?".

Emma asintió. "Me gusta la ropa que me compras, mamá. Es bonita y limpia".

Le besé la frente. "Y eso es lo que importa".

"Pero ¿y si la abuela se enfada?". La voz de Emma era bajita.

Un adulto y un niño juntos en la cama | Fuente: Pexels

Un adulto y un niño juntos en la cama | Fuente: Pexels

"No te preocupes por eso, cariño", la tranquilicé. "Mamá se encargará".

Al día siguiente, decidí enfrentarme a John. "John, tenemos que hablar de tu madre".

Levantó la vista de su periódico, sorprendido. "¿Qué pasa con ella?"

Publicidad

"No puedo seguir aceptando esa ropa vieja que trae para Emma. No está bien".

John frunció el ceño. "Lucy, sabes que tiene buenas intenciones. Sólo intenta ayudar".

Negué con la cabeza. "No, John. Intenta demostrar algo. Cree que estoy malgastando tu dinero en ropa nueva para Emma".

Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Una pareja discutiendo | Fuente: Pexels

Suspiró. "Hablaré con ella".

"No, John. Yo me encargaré".

Las visitas de Barbara siempre habían sido una fuente de tensión. Se abalanzaba sobre ella con sus bolsos de diseño, llenos de juicios y ropa vieja. "Lucy, tienes que aprender a ser frugal", me decía, entregándome otra bolsa de trapos.

Publicidad

"Gracias, Barbara", respondía yo, forzando una sonrisa. "Veré lo que puedo hacer".

Pero la verdad era que nunca utilizaba aquella ropa. Emma se merecía algo mejor. Se merecía ropa limpia y que le quedara bien, no los desechos que Barbara consideraba adecuados.

Una mujer con una bolsa grande | Fuente: Pexels

Una mujer con una bolsa grande | Fuente: Pexels

Al día siguiente del incidente del parque, Barbara se presentó sin avisar. Entró en la sala de estar con un perfume irresistible. "Lucy, tenemos que hablar", dijo, sentándose como si fuera la dueña del lugar.

"Barbara, no puedo seguir aceptando esta ropa para Emma" dije con voz firme.

Parecía sorprendida. "¿Qué quieres decir? Es ropa en perfecto estado".

Publicidad

"No, no lo es. Son prendas sucias y viejas. Emma se merece algo mejor".

Bárbara entrecerró los ojos. "¿Estás diciendo que mis regalos no son lo bastante buenos?".

Una mujer enfadada gesticulando | Fuente: Pexels

Una mujer enfadada gesticulando | Fuente: Pexels

"Digo que Emma no debería llevar harapos mientras tú vives en el lujo".

El rostro de Bárbara enrojeció de ira. "Intento enseñarle humildad".

"¿Humildad? ¿Haciéndola sentir menos que los demás? No funciona así, Barbara".

Se levantó bruscamente. "Eres una desagradecida, Lucy. No aprecias nada de lo que hago".

Respiré hondo. "Estoy agradecida por muchas cosas, Barbara, pero no por hacer que mi hija se sienta inferior".

Publicidad
Un hombre con cara de preocupación | Fuente: Pexels

Un hombre con cara de preocupación | Fuente: Pexels

Barbara salió furiosa, dejando un tenso silencio a su paso. Sabía que había cruzado una línea, pero era una línea que había que cruzar.

John llegó a casa aquella noche, percibiendo la tensión. "¿Qué ha pasado?", preguntó.

"Le he dicho a tu madre que ya no podemos aceptar la ropa usada que trae", le dije, preparándome para su reacción.

Suspiró, frotándose las sienes. "Lucy, esto va a causar muchos problemas".

"Puede ser, pero es lo correcto".

Asintió lentamente. "De acuerdo. Te apoyo, pero esto no va a ser fácil".

Publicidad

"Lo sé, pero es necesario", dije, sintiéndome aliviada por contar con el apoyo de mi marido, pero también ansiosa.

Una mujer enviando mensajes de texto | Fuente: Pexels

Una mujer enviando mensajes de texto | Fuente: Pexels

***

El fin de semana siguiente, Barbara me envió un mensaje, insistiendo en volver a salir con Emma. Mi corazón latía con fuerza mientras escribía mi respuesta. "No, Barbara. No hasta que entiendas por qué esto tiene que cambiar".

Me contestó con una retahíla de mensajes furiosos, pero me mantuve firme. Por Emma, por nuestra familia y por mí misma, esto tenía que cambiar.

Decoración de fiesta de cumpleaños | Fuente: Pexels

Decoración de fiesta de cumpleaños | Fuente: Pexels

Publicidad

El cumpleaños de Barbara era el momento perfecto para arreglar las cosas. Me pasé la semana siguiente reuniendo meticulosamente todo lo necesario para la fiesta: platos desportillados, tazas desparejadas y pasteles del día anterior. John enarcó una ceja ante mis elecciones, pero no dijo nada.

El día de la fiesta, Barbara estaba vestida con sus mejores galas, un vestido brillante y joyas caras. Recibió a sus amigos en casa, ajena a mi plan.

Los invitados fueron recibidos por la triste distribución de la comida y la vajilla de segunda mano. Las amigas de Barbara intercambiaron miradas confundidas e incómodas, mientras Barbara intentaba mantener la compostura.

Manos sujetando latas de judías | Fuente: Pexels

Manos sujetando latas de judías | Fuente: Pexels

"Lucy, ¿qué es todo esto?" preguntó Barbara, intentando ocultar su irritación tras una sonrisa forzada.

Publicidad

"Es una merienda especial, Barbara", dije dulcemente. "Como los regalos que le haces a Emma".

Su rostro se tensó, pero no dijo nada. La habitación bullía de conversaciones incómodas.

Luego llegaron los regalos. Bárbara rebuscó en el mío con impaciencia, esperando algo grandioso. En lugar de eso, encontró una silla vieja y rota, bien envuelta. La habitación se quedó en silencio.

"Lucy, ¿qué se supone que significa esto?". La voz de Bárbara temblaba de rabia y vergüenza.

Una mujer mayor elegantemente vestida | Fuente: Pexels

Una mujer mayor elegantemente vestida | Fuente: Pexels

"Es lo que le has estado dando a Emma", dije, erguida. "La vistes con harapos mientras tú vives en el lujo. ¿No es justo?"

Publicidad

Sus amigas murmuraron de acuerdo. La cara de Barbara se puso roja y parecía al borde de las lágrimas.

"No... no me di cuenta de que fuera tan malo", balbuceó. "Creía que le estaba enseñando humildad".

"¿Humildad?" repetí, con la voz temblorosa. "Sólo haces que se sienta disminuida. Eso no se hace en familia".

Un hombre con un niño en el regazo | Fuente: Pexels

Un hombre con un niño en el regazo | Fuente: Pexels

Bárbara miró a la sala y vio que sus amigas asentían con la cabeza. Respiró hondo. "Lo siento, Lucy. De verdad".

John, que había estado observando en silencio, dio un paso adelante. "Mamá, Lucy tiene razón. Emma se merece algo mejor que eso".

Publicidad

Barbara lo miró, con los ojos brillantes. "Nunca quise hacer daño a nadie. Yo sólo... pensé que estaba haciendo lo correcto".

John suspiró. "Sabemos que no pretendías hacer daño. Pero las cosas tienen que cambiar".

Una mujer abraza a otra con una sonrisa | Fuente: Pexels

Una mujer abraza a otra con una sonrisa | Fuente: Pexels

Martha, una de las amigas más antiguas de Barbara, tomó la palabra. "Sabes, Barbara, esto me recuerda a tu infancia. ¿Recuerdas cómo odiabas la ropa usada?".

El rostro de Barbara se suavizó. "Sí, claro. Supongo que nunca gestioné bien esos sentimientos".

Miré a Barbara, viéndola bajo una nueva luz. "No lo sabía".

"No es excusa", dijo Barbara en voz baja. "Pero ahora intento hacerlo mejor".

Publicidad

John la abrazó. "Gracias, mamá. Significa mucho para mí".

Un hombre abrazando a una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre abrazando a una mujer | Fuente: Pexels

A partir de aquel día, Barbara cambió. Dejó de traer ropa vieja para Emma y empezó a contribuir positivamente a la vida de su nieta, comprándole ropa y juguetes nuevos.

La relación entre Lucy y Barbara mejoró, marcada por un nuevo respeto y comprensión. Mi audaz acción, impulsada por el amor a mi hija y el deseo de justicia, terminó por unir más a la familia.

En los meses siguientes, la transformación de Barbara fue notable. No sólo cambió su comportamiento hacia Emma, sino que empezó a trabajar como voluntaria en refugios y bancos de alimentos locales. Empezó a utilizar sus recursos para ayudar a los necesitados, convirtiendo sus acciones pasadas en una fuerza para el bien.

Publicidad
Una mujer con una camiseta estampada de "voluntaria" sosteniendo un paquete de comida | Fuente: Pexels

Una mujer con una camiseta estampada de "voluntaria" sosteniendo un paquete de comida | Fuente: Pexels

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido tiró a la basura todos mis vestidos y tops sin espalda - ¿Está justificada mi venganza?

15 de mayo de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024

Por nuestro 30º aniversario de boda, mi esposo me regaló un tinte para el pelo plateado – Decidí darle una lección

28 de junio de 2024

Mi hija reveló accidentalmente un plan despiadado que arruinó a mi familia

15 de abril de 2024

Mis hijastras obligaron a mi hija a dormir en el suelo - Intervine y se hizo justicia

15 de abril de 2024

Organizo la boda de una mujer rica, el día del evento mi esposo se baja de la limusina del novio - Historia del Día

26 de abril de 2024

Mi vecina me amenaza desde que me mudé a mi nueva casa - Si hubiera sabido que conocía mi secreto

13 de mayo de 2024

Una dependienta le dijo a mi esposa que no era "lo suficientemente guapa" para trabajar en su tienda — Volví unos días después para vengarme

14 de junio de 2024

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

13 de junio de 2024

Mi esposo dijo "Mi ganancia, mi dinero" a pesar de que yo pago todas las facturas – Se puso pálido al regresar a casa un día

17 de abril de 2024

5 historias impactantes sobre abuelos que resultaron ser más inteligentes y nos dieron una lección a todos

14 de mayo de 2024

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

18 de junio de 2024

Mi madre vio accidentalmente a mi marido en una aplicación de citas y le envió un mensaje de texto

30 de mayo de 2024

Oí el malvado plan de la pareja de mi madre viuda - No lo dejé salirse con la suya

13 de junio de 2024