logo
Cena fastuosa | Fuente: Shutterstock
Cena fastuosa | Fuente: Shutterstock

Mi esposo me llevó a un restaurante lujoso por nuestro aniversario pero solo me dejó pedir una ensalada barata – No olvidará este día especial

Susana Nunez
05 jul 2024
07:15

Mark, el esposo de Emma, la llevó al restaurante más elegante de la ciudad en su décimo aniversario de boda, sólo para humillarla con una ensalada barata. No sabía que la noche siguiente ella le haría pagar su crueldad, y a todo el restaurante.

Publicidad

El suave resplandor de la lámpara de araña bañaba el restaurante con una luz cálida y dorada. El ambiente era sofisticado, con sillas de terciopelo de felpa y mesas elegantes.

Un restaurante | Fuente: Pexels

Un restaurante | Fuente: Pexels

Era nuestro décimo aniversario de boda, y mi marido, Mark, había prometido hacerlo inolvidable. Me había imaginado una velada indulgente, con platos deliciosos y vino espumoso.

Cuando nos sentaron, me fijé en las sonrisas cómplices que intercambiaban los camareros. Parecían conocer a Mark. Había reservado mesa en "La Belle Époque", el restaurante más caro de la ciudad. Era el tipo de lugar reservado para ocasiones trascendentales, y esta noche se suponía que lo era.

Una pareja de ricos | Fuente: Pexels

Una pareja de ricos | Fuente: Pexels

Publicidad

Mark me entregó el menú con una sonrisa indiferente. "Pide lo que quieras, querida", dijo, aunque sus ojos delataban un mensaje distinto. Eché un vistazo al menú, lleno de platos exquisitos y precios desorbitados, y se me hizo la boca agua con las descripciones.

"Creo que tomaré la bisque de langosta para empezar y luego el filet mignon", dije, con la emoción bullendo en mi interior.

La sonrisa de Mark se tensó. "En realidad, ¿qué tal si empiezas con una ensalada de la casa? Que sea ligera. Estás intentando perder peso, ¿verdad? Quizá así te pongas ese vestido rojo que me encanta la próxima vez que vengamos".

Un plato de ensalada | Fuente: Pexels

Un plato de ensalada | Fuente: Pexels

Sus palabras fueron como una bofetada. Miré a mi alrededor, sintiendo un sofoco de vergüenza. ¿Era ésta su idea de una broma? Pero el brillo acerado de sus ojos me dijo que hablaba en serio.

Publicidad

"Mark, es nuestro aniversario", protesté en voz baja. "Pensaba...".

"Pensabas mal", me interrumpió, haciendo señas al camarero. "Mi esposa tomará la ensalada de la casa y yo el Chateaubriand, poco hecho. Y una botella de tu mejor tinto".

El camarero vaciló, mirándome con simpatía. "Muy bien, señor".

Camarero tomando un pedido | Fuente: Pexels

Camarero tomando un pedido | Fuente: Pexels

Me tragué mi rabia, la ensalada que tenía ante mí era un lamentable montón de verduras. Mark saboreó cada bocado de su opípara comida, haciendo alarde de lo tierno que estaba el filete y lo rica que era la salsa. El vino corría a raudales, al menos para él. Yo bebía agua a sorbos, cada momento de la comida se alargaba hasta convertirse en una eternidad.

Publicidad
Un plato de Chateaubriand | Fuente: Freepik

Un plato de Chateaubriand | Fuente: Freepik

Las acciones controladoras de Mark durante la cena fueron un trago amargo. Disfrutaba de su filete, comentando cada delicioso bocado, mientras yo picoteaba mi ensalada.

Intenté mantener la calma, pero mi ira hervía a fuego lento bajo la superficie. Pidió un decadente soufflé de chocolate de postre y, sin mirarme siquiera, dijo: "Ya está".

Soufflé de chocolate | Fuente: Pexels

Soufflé de chocolate | Fuente: Pexels

Publicidad

Me sentí humillada. Aquí estaba yo, en nuestro aniversario, siendo tratada como algo secundario. Mientras él saboreaba el postre, decidí que no lo dejaría pasar. Me aseguraría de que recordara este aniversario por todas las razones equivocadas. Sonreí para mis adentros, con un plan formándose en mi mente.

A la mañana siguiente, me desperté temprano. Mark seguía roncando a mi lado. Salí de la cama en silencio, con la mente llena de ideas. Cuando se fue a trabajar, me puse manos a la obra. Pedí algunos favores a amigos e hice varios arreglos. Era hora de cambiar las tornas.

Mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Me pasé el día preparándome. Primero, me puse en contacto con "La Belle Époque" y hablé con el gerente. Le expliqué mi plan y reservé la misma mesa para la noche siguiente.

Publicidad

El gerente, comprensivo con mi situación, accedió a ayudarme. Luego, llamé a una amiga que trabajaba en una boutique y le pedí prestado el impresionante vestido rojo que Mark siempre mencionaba.

También me puse en contacto con una amiga abogada que me había ayudado a abrir una cuenta bancaria personal. Me confirmó los detalles de nuestras finanzas y el fondo de emergencia que Mark había escondido. Saber que tenía acceso al dinero me dio confianza para seguir adelante.

Mujer escribiendo una nota | Fuente: Pexels

Mujer escribiendo una nota | Fuente: Pexels

Con todo preparado, escribí una nota para Mark: "Reúnete conmigo en La Belle Époque a las 19.00 horas. Vístete bien. Emma".

Cuando Mark llegó a casa, todo estaba listo. La casa estaba en silencio y la nota le esperaba en la encimera de la cocina. Cuando la encontró, sonrió con satisfacción, probablemente pensando que le esperaba otra noche de placer a mi costa. No sabía lo que yo había planeado.

Publicidad
Pareja en un restaurante | Fuente: Pexels

Pareja en un restaurante | Fuente: Pexels

Sentí una mezcla de nervios y excitación mientras me preparaba para la velada. Sabía que era una osadía, pero era necesario. Quería recuperar mi dignidad y demostrar a Mark que no me trataría como a un felpudo. Iba a ser un aniversario que ninguno de los dos olvidaría, pero por motivos muy distintos.

Mark llegó al restaurante con cara de satisfacción. Yo ya estaba sentada, con el vestido rojo que tanto le gustaba. Cuando se sentó, le dediqué una sonrisa dulce y enigmática.

"¿De qué va esto, Emma?", preguntó, picado por la curiosidad.

Hombre en un restaurante | Fuente: Pexels

Hombre en un restaurante | Fuente: Pexels

Publicidad

"Ya lo verás", respondí, haciendo una señal al camarero. "Me he tomado la libertad de pedir por nosotros".

Entrecerró los ojos, pero no discutió. El camarero trajo nuestro primer plato: bisque de langosta. Mark abrió mucho los ojos, pero no dijo nada. A continuación vino el filet mignon, perfectamente cocinado. Nos sirvieron el mejor vino de la casa, y lo vi cada vez más desconcertado.

"Emma, no lo entiendo", dijo con cautela. "Acabamos de llegar ayer. ¿Cuál es el motivo?".

Un cuenco de bisque de langosta | Fuente: Flickr

Un cuenco de bisque de langosta | Fuente: Flickr

"Nuestro aniversario", dije, con la voz empapada de dulzura. "Una noche para recordar, ¿verdad? No quiero recordar la noche pasada. Quiero recordar ésta, y me aseguré de que tú también la recordarás".

Publicidad

La confusión de Mark se convirtió en sospecha. Miró alrededor del restaurante, intentando recomponer la situación. Le observé atentamente, saboreando su inquietud. Sirvieron el plato principal y disfruté de cada bocado. Sin embargo, Mark apenas tocó su comida, demasiado ocupado intentando averiguar qué estaba pasando.

Me levanté y tintineé mi copa, llamando la atención de todo el restaurante. "Discúlpenme todos. Tengo que hacer un anuncio especial".

Restaurante abarrotado | Fuente: Pexels

Restaurante abarrotado | Fuente: Pexels

Mark parecía horrorizado. "Emma, ¿qué haces?".

"Sólo quería compartir algo con todos ustedes", dije, con voz firme y fuerte. "Anoche, mi esposo me trajo aquí por nuestro aniversario, pero insistió en que pidiera una ensalada barata mientras él se daba un rico capricho. Esta noche quería enseñarle lo que es la verdadera indulgencia".

Publicidad

Hubo murmullos en la sala. La cara de Mark se puso roja como la remolacha. "Emma, siéntate", siseó.

Restaurante | Fuente: Pexels

Restaurante | Fuente: Pexels

Le ignoré. "Pero eso no es todo. Mark, siempre te has enorgullecido de ser el generoso, el que tiene el control. Esta noche he pagado nuestra comida, y lo he cargado al fondo de emergencia que llevas años ocultándome".

Se quedó boquiabierto. "¿Qué? ¿Cómo has...?".

"Oh, Mark, ya deberías saber que soy más lista de lo que crees. Y eso no es todo. He aquí algo que a todos ustedes, damas y caballeros, les encantará oír: ¡mi marido va a compartir su fondo con ustedes y va a pagar todas sus comidas de hoy!".

Mujer segura de sí misma | Fuente: Pexels

Mujer segura de sí misma | Fuente: Pexels

Publicidad

A Mark se le fue el color de la cara. "Emma, esto no tiene gracia".

"No, no lo es", dije, erguida. "Pero es justo".

Me volví para marcharme, sintiendo cómo me quitaba de encima el peso de la última década. Cuando salí, los comensales aplaudieron, y Mark se quedó sentado, atónito y humillado.

Éste era el aniversario que no olvidaría. Y yo tampoco.

Mi esposo deja pilas de platos sucios y se niega a lavarlos – Un día, le di una verdadera lección

Antes, la cocina de Danielle rebosaba de platos, pero un juguetón plan la convirtió en un lugar de compañerismo. Descubre cómo su maniobra creativa dio lugar a mostradores limpios y a una renovada camaradería en su matrimonio.

Me llamo Danielle y, a mis 45 años, lo he visto casi todo. Como enfermera, paso diez horas al día haciendo la vida un poco más fácil a los demás, pero en casa es otra historia.

Danielle | Fuente: Midjourney

Danielle | Fuente: Midjourney

Publicidad

Verás, mi marido, Mark, trabaja desde casa. Gana bastante más que yo, lo que de algún modo se traduce en que se autodenomina "el verdadero sostén de la familia". Esa es su excusa para dejarme a mí todas las tareas domésticas.

Nuestra cocina cuenta la historia de la negligencia cada noche. "Bienvenida a Mount Dishmore", murmuro cuando entro por la puerta y me recibe la vista de platos amontonados. Es como si compitieran por un récord de alpinismo.

Una pila de platos sucios en el fregadero | Fuente: Pexels

Una pila de platos sucios en el fregadero | Fuente: Pexels

Mark, tumbado en el sofá, me dice despreocupado: "¿Un día duro?", sin moverse un ápice.

"Sí, y se ha vuelto más duro", respondo, mirando el caos del fregadero. Algo estalla en mi interior. ¡Ya basta!

Publicidad

Todas las mañanas dejo una nota en la nevera que dice: "Por favor, lava los platos que utilices hoy. Gracias". Pero da igual que sea invisible. Por la noche, el fregadero de la cocina es una zona desastrosa. Las tazas y los platos se elevan precariamente, como testimonio de las aventuras culinarias de Mark a lo largo del día.

La nota | Fuente: Midjourney

La nota | Fuente: Midjourney

Una noche, mientras equilibraba una sartén sobre una pila de cuencos tambaleantes, le pregunté a Mark si podía ayudarme con los platos. "¿No ves que estoy en medio de algo?", dijo, con los ojos pegados a la pantalla del portátil. Ese algo era obviamente muy importante. Tan importante que no podía detenerse unos minutos para ayudar a limpiar los escombros a los que había contribuido durante todo el día.

Lee el resto de la historia aquí.

Publicidad

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi amor de la escuela me invitó a una cita en un restaurante años después, pero me quedé sin palabras cuando llegó el momento de pagar la cuenta

27 de junio de 2024

Por nuestro 30º aniversario de boda, mi esposo me regaló un tinte para el pelo plateado – Decidí darle una lección

28 de junio de 2024

Mi marido me escribió que estaba en una reunión de negocios y canceló nuestra cita - Lo vi salir del trabajo a la misma hora

08 de mayo de 2024

Descubrí accidentalmente que mi marido quería engañarme con otra mujer, así que le di la lección de su vida

09 de mayo de 2024

Esposa limpia el dormitorio y encuentra una puerta oculta tras un espejo, entra y queda atrapada - Historia del día

17 de junio de 2024

Me encontré con mi ex prometido, que me dejó porque "no era lo suficientemente buena" – Estaba en una cita y mi venganza fue dura

14 de junio de 2024

Descubrí a mi esposo con su amante en un hotel — Este es un viaje romántico que nunca olvidarán

10 de mayo de 2024

Encontré una carta de amor de mi esposo que acabó con nuestro matrimonio

17 de abril de 2024

Mis nuevos vecinos me hacían bullying, así que mi hijo único me ayudó a darles una valiosa lección

03 de abril de 2024

Mi madre rica le da constantemente a mi hija ropa vieja y sucia de los bancos de ropa y le exige que se la ponga

01 de julio de 2024

Visité a mi hermana embarazada y, al ver cómo la trataba su marido, le di a él una lección

02 de julio de 2024

Mi novia se burló de mi regalo de aniversario delante de sus amigas - Y esa no es ni siquiera la peor parte

30 de mayo de 2024

Llevé a mi prometido a un restaurante por nuestro aniversario - En lugar de eso, montó una escena que me dejó pálida

13 de mayo de 2024

Los reproches de mi madre alejaron a mi esposa embarazada, así que le enseñé una lección "sucia" que nunca olvidará

08 de junio de 2024