logo
Fuente:

6 divertidas historias de sexo que rezarás para que nunca te pasen

Georgimar Coronil
14 mar 2018
16:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Con tanta exaltación y atención como le damos, el sexo, es solo otra función normal del cuerpo humano, lo que significa que tiene el potencial de resultar bastante embarazoso.

Publicidad

Si bien todos han tenido al menos un desliz sexual antes, estas historias dignas de vergüenza, pero totalmente verdaderas, pueden hacerte sentir mejor acerca de algunos de tus encuentros sexuales más fáciles de olvidar, compartió el portal She Knows.

1. Primera vez:

"Una noche, después de unos tragos, este chico más pequeño y yo estábamos tumbados en el suelo sin los pantalones y besándonos”

“Nos quitamos la ropa interior y comenzó a mover las caderas de un lado a otro, lentamente y luego más y más rápido", recuerda Laura.

"Su respiración se hizo más pesada, y luego se derrumbó sobre mí. Ten en cuenta que todo este tiempo simplemente me quedé allí con miedo a decir algo que lo avergonzaría porque era virgen".

Publicidad

"Él me miró con dulzura y me preguntó: ¿Cómo fue para ti? Yo respondí, ¿Qué? Estabas entre mis muslos”.

“Se echó a reír, pero estaba muy avergonzado. Cuando finalmente logramos hacerlo, fue fantástico”, culminó Laura.

Publicidad

2. Hola, vecino:

Era 1969 y Dana era estudiante de último año en UCLA. "Mi novia y yo estábamos buscando un lugar para hacerlo ya que mi compañera de cuarto estaba en mi habitación estudiando”.

“Eran unos días antes de que comenzaran las clases y la habitación contigua a su habitación todavía estaba vacía, así que entramos allí y procedió ", explica Dana.

"Entonces, llamaron a la puerta. Nos congeló. Otro golpe, y luego el sonido de una llave que entraba en la cerradura, luego escuchamos voces en el pasillo".

"Presa del pánico, arrojé una manta, o algo por el estilo, sobre mi novia. Llegué a la puerta con los pantalones justo encima de las rodillas cuando la puerta se abrió ", recuerda.

Publicidad

"De pie en el pasillo estaba esta dulce y joven estudiante de primer año con sus padres llevándola a su nuevo dormitorio. Las miradas en sus caras no tenían precio”, culminó Dana.

3. Sorpresa de crema batida:

"Mi esposa y yo decidimos agregar un poco de sabor a nuestra vida amorosa usando un poco de crema batida en aerosol”.

Saqué la lata de la nevera y la llevé a nuestra habitación, la rocié sobre ella y comencé a lamerla. Tenía un sabor raro y pensé que su piel le daba un sabor desagradable, dice John.

"Seguía empeorando, así que encendí la luz. Estaba toda verde por el moho. Empezó a reír histéricamente al igual que yo”.

Publicidad

“Sin embargo, mató el humor. Tuve el estómago revuelto durante toda la noche".

4. Un desafortunado accidente:

Publicidad

John, quien es irónicamente un consejero de matrimonios y relaciones, además de un entrenador sexual, comparte:

"Mi esposa y yo salimos con algunos amigos a jugar bolos y tomar cerveza. Ambos tomamos demasiadas bebidas".

Sin embargo, eso no le impidió iniciar una relación sexual con su esposa esa noche.

"Estaba felizmente haciéndolo con la vejiga llena. Empecé a sentir la necesidad de eyacular (o eso pensé en mi estupor medio borracho). El problema era que estaba orinando en lugar de eyacular".

5. Atrapado en el acto:

Publicidad

Eliza cuenta una historia de su primer año en la universidad: "Estaba con mi novio en la habitación de su dormitorio”.

“Su compañero de cuarto estuvo ausente el fin de semana (o al menos eso pensamos). Estoy bajo las sábanas, divirtiéndome. Pero de repente escucho a su compañero hablar".

"Simplemente me congelé. No sabía qué hacer", recuerda Eliza. "Simplemente comenzó a hablar con mi novio, y mi novio está manteniendo una conversación como si yo no estuviera allí.”

“Así que me quedé allí, perfectamente quieta, esperando que él se fuera. Luego lo escucho decir: Hasta luego... tú también Eliza'. Pensé que iba a morir de vergüenza".

Publicidad

6. Una falla mortificante:

"Soy la primera en admitir que no soy partidaria de dar orales, pero lo intento", dice Trisha.

"Una noche, estaba complaciendo a mi nuevo novio y quité la boca por un segundo para respirar cuando de repente eyaculó, en mi nariz”.

“Me sentí como si me estuviera sofocando por un segundo y comencé a ahogarme. Él pensó que era gracioso, todo el asunto me mortificó. Pasé la siguiente media hora sonándome la nariz".

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022

En el día de San Valentín, mujer rica rechaza a hombre pobre: ella aparece en su puerta años después - Historia del día

02 de marzo de 2022

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Hombre llega a casa temprano, escucha ruidos en el dormitorio y abre la puerta

28 de abril de 2022