Niño de 8 años muere tras consumir las drogas de su padre en lugar de comer cereal

El padre no llamó al 911 después de darse cuenta de la sobredosis de su hijo con metanfetaminas.

Un padre acusado y encarcelado por la muerte de su hijo podría verse reducido, como afirma WAVE 3 News.

Curtis Gilbert Collman es el nombre del padre, de 41 años de edad, quien está acusado de negligencia, por haber conducido a la muerte de un dependiente y posesión de metanfetamina.

Los detectives que trabajan en este caso dijeron que su hijo, que tenía tan solo 8 años de edad, Curtis Collman III, ingirió accidentalmente metanfetamina mientras estaba bajo custodia de su padre. La cantidad de metanfetamina que consumió fue suficiente para matar a un hombre adulto, según oficiales.

“Cualquiera que sea padre, ya sabes, estaría emocionalmente molesto”, dijo el Detective del Departamento del Sheriff del Condado de Jackson, Tom Barker, a WAVE 3 News. “Esto pasa cuando tus hijos llegan a casa”.

“Su peor pesadilla como padre”, dijo el fiscal adjunto jefe del condado de Jackson, Jeffrey Chalfant.

Pero este padre hizo todo lo contrario, como comenta Chalfant. Alrededor de las 10 a.m del pasado 21 de junio, Collman notó que su hijo se estaba enfermando. Buscó a un amigo que vino y le aconsejó que podría necesitar atención médica, según comentan los documentos policiales.

Luego, el padre tomó el teléfono de su amigo para evitar que este llamara al 911. También apuntó con un arma y amenazó con su vida, según la policía. Collman y su hijo condujeron a la casa de su madre, dijo el policía.

La policía dijo durante el interrogatorio que Collman admitió que su hijo estaba rígido cuando conducían hasta la casa de su madre, tan rígido que no podía ser trasladado.

Poco después, mientras estaba en la casa de su madre, el niño comenzó a ponerse azul y su padre realizó RCP, según él. Nunca pidió a nadie que llamara al 911. Eventualmente, Donnie, el padre de Collman, llamó al 911 para conseguir ayuda, como afirmó la policía.

El niño más tarde murió.

Los informes dicen que el niño comió varios gramos de metanfetamina pensando que era cereal. Las drogas estaban en un plato en la casa de su padre, que según la policía no tenía electricidad cuando se ejecutó un orden.

“Tienes un niño de ocho años que probablemente sufrió durante muchas horas”, dijo Barker.

Además, Collman también enfrenta cargos por apuntar un arma de fuego, por robo y por no registrarse como delincuente sexual. Solicitó una reducción de bonos para poder pasar tiempo en casa con sus padres mientras esperaba el juicio. El juez decidirá si el bono se reducirá.