Niña desapareció y tras 24 años fue hallada encerrada en sótano de la casa de su padre

Su horrorosa experiencia conmocionó al mundo, y posteriormente surgieron detalles de las pocas horas después de que la policía la entrevistó por primera vez.

Cuando Elisabeth Fritzl habló con la policía en el año 2008, al final de su cautiverio de 24 años en manos de su padre, ella sorprendió a los oficiales con sus palabras.

“De todos modos, nadie me creerá”, le dijo Elisabeth a Willibald Reitner, quien en abril de 2008 era el jefe de la investigación criminal en Amstetten, la ciudad austriaca donde Josef Fritzl mantuvo a su hija encerrada durante más de dos décadas.

La encerró en una mazmorra debajo de su casa cuando tenía 18 años, el 28 de agosto de 1984, según informó Allthatsinteresting.com.

Fritzl le dijo a su esposa que Elisabeth se había escapado con un culto. Durante los años que pasó siendo prisionera, la joven fue violada miles de veces y tuvo varios hijos.

Su horrorosa experiencia conmocionó al mundo, y posteriormente surgieron detalles de las pocas horas después de que la policía la entrevistó por primera vez.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

El Sr. Reitner le dijo al documental, Fritzl: What Happened Next, que salió al aire en el Canal 5 de la televisión británica el 13 de abril de 2017, que él y sus investigadores tuvieron que pensar en otra forma de lograr que ella hablara.

“Después de eso, ella dijo: 'Si digo esto exactamente cómo sucedió todo, nadie me creerá jamás'”.

Una de las condiciones que tuvo para cooperar con la policía fue que nunca tuviera que ver nuevamente a su padre, a quien se refería como "él".

“Y realmente temía que nadie le creyera y que todos creyeran solo en el padre”, informó The Mirror.

En lo que respecta a Elisabeth, Josef era un monstruo. Como mínimo, la visitaba en el sótano tres veces a la semana. Por lo general, era todos los días. Durante los primeros dos años, la dejó sola, manteniéndola cautiva.

Luego, él comenzó a violarla, continuando las visitas nocturnas que había comenzado cuando tenía solo 11 años.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Durante su cautiverio dio a luz a siete hijos

Dos años después de su cautiverio, Elisabeth quedó embarazada, aunque tuvo un aborto espontáneo a las 10 semanas de embarazo. Dos años más tarde, sin embargo, quedó embarazada nuevamente, esta vez a término.

En agosto de 1988, nació una niña llamada Kerstin. Dos años después, nació otro bebé, un niño llamado Stefan. Kerstin y Stefan permanecieron en el sótano con su madre durante todo el tiempo que estuvo encarcelada. Josef les llevaba raciones semanales de comida y agua.

Elisabeth intentó enseñarles con la educación rudimentaria que ella tenía, y les dio la vida más normal que pudo bajo sus terribles circunstancias.

Durante los siguientes 24 años, la mujer dio a luz a cinco hijos más. A una más se le permitió permanecer en el sótano con ella, una murió poco después de nacer, y las otras tres fueron llevadas arriba para vivir con Rosemarie y Josef.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Sin embargo, Josef no solo llevó a los niños a vivir con él. Con el fin de ocultar a su esposa lo que estaba haciendo, organizó descubrimientos elaborados de los niños, a menudo con la colocación de ellos en los arbustos cerca de la casa o en la puerta.

Cada vez, el niño era envuelto cuidadosamente y se lo acompañaba con una nota supuestamente escrita por Elisabeth, alegando que no podía cuidar del bebé y que lo dejaba con sus padres para que lo resguardaran.

Sorprendentemente, los servicios sociales nunca cuestionaron la apariencia de los niños y permitieron que los Fritzl los mantuvieran como sus propios hijos. Los oficiales estaban, después de todo, bajo la impresión de que Rosemarie y Josef eran los abuelos de los bebés.

El abuso solo terminó cuando llevaron a una de sus hijas al hospital y Fritzl permitió que Elisabeth la acompañara. La policía dudó de la historia que dieron, de que simplemente había regresado de vivir con un culto, por lo que comenzó a investigar.

La hija adolescente de Elizabeth que fue al hospital murió más tarde.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Willibald Reitner considera que Josef Fritzl no es humano

El señor Reitner dijo que no consideraba a Fritzl como un ser humano. Pero su hija era otra historia. Todavía se mantienen en contacto, intercambiando mensajes en Navidad, pero la nota más conmovedora llegó pocos meses después de que terminara la investigación.

La carta dice: “Gracias por ayudarnos. Estuvo ahí para nosotros en una situación difícil. Cuando más necesitábamos su apoyo nos cuidó, sin grandes problemas”.

“La experiencia de alguien que nos ha apoyado incondicionalmente, fue como un regalo para nosotros. Estamos seguros de que no estamos solos con personas como usted que nos apoyan. Esperamos que tenga a alguien que lo respalde, si alguna vez necesita ayuda”.

Reitner se vio afectado profundamente y mira la carta a menudo, leyéndola regularmente.

Les dijo a los documentalistas del Canal 5: “Naturalmente, pienso en Elisabeth. Pienso en lo que ella pasó y, sobre todo, pienso que ella pensó en nosotros”.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Y agregó: “Porque los policías como yo siempre lidiamos con cosas malas y estas palabras son las mejores cosas que pueden volver a nosotros. Ningún premio sería tan valioso como estas palabras”.

El periodista británico Mark Perry también fue entrevistado en el documental. Él creía que Fritzl era pura maldad, informó The Sun.

“Sus ojos eran fríos y penetrantes. Sin remordimiento, sin compasión, por nadie más en la tierra que él mismo. Sin lágrimas. Nada... [No] hubo remordimiento. Sin compasión por su hija, sin compasión por sus nietos que son, por supuesto, sus propios hijos”.

Huffpost informó que, en marzo de 2009, Fritzl fue encarcelado de por vida. Inicialmente negó todos los cargos, incluida la violación, el incesto, el asesinato por negligencia y la esclavitud.

Pero al tercer día cambió sus súplicas por culpables, alegando que ver el testimonio en video de Elisabeth (quien se negó a enfrentarlo en la corte) lo hizo cambiar de opinión.

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Imagen tomada de: YouTube/Real Stories

Mantienen su identidad oculta para poder vivir una nueva vida

Hoy, Elisabeth Fritzl, de 52 años, vive con sus seis hijos bajo una nueva identidad en un pueblo secreto de Austria conocido como "Village X", según informó Allthatsinteresting.com. La casa está bajo constante vigilancia CCTV y la policía patrulla cada esquina.

La familia no permite entrevistas en ningún lugar dentro de sus muros y se niega a dar ninguna. Aunque ahora tiene alrededor de cuarenta y tantos años, la última foto que le tomaron fue cuando tenía solo 16 años.

Los esfuerzos por ocultar su nueva identidad se hicieron para mantener su pasado oculto a los medios y dejarla vivir su nueva vida.

Muchos creen, sin embargo, que han hecho un mejor trabajo para garantizar su inmortalidad ya que la joven estuvo cautiva durante 24 años.

Ella nunca ha hablado públicamente sobre su terrible experiencia.