Padres llevan a su hijo de 8 años a cazar animales y dicen tener buenas razones para hacerlo

Padres que creen que los viajes de cacería son la manera perfecta de volverse una familia más unida, reveló que su hijo de 8 años ya es un incipiente tirador y que tiene cuatro muertes en su haber.

La madre de Carolina del Norte, Ashley Murphy, de 31 años, disparó un arma por primera vez hace solo un mes, ahora está enganchada con el ‘deporte’. Ahora le encanta ir a disparar con su esposo Brandon Murphy, de 33 años, y su hijo, Bryson.

Ashley insiste en que los viajes representan 'un gran tiempo de unión entre padre e hijo', y quiere decir que Bryson, quien se unió a su papá en un viaje de caza por primera vez el año pasado, no depende de las computadoras o las redes sociales para entretenerse, afirma Daily Mail.

La experiencia incluso le ‘ha enseñado’ a su hijo de 8 años a respetar las armas.

“La caza brinda una gran lección de conservación y autosuficiencia. Enseña a los niños lo que se necesita para ser un buen administrador de la tierra y cómo respetar lo que tenemos. Como familia, significa que no necesitamos teléfonos ni iPads para pasar un buen rato", relató Murphy.

Asimismo, Ashley no tiene tiempo para aquellos que critican la caza tildándola de cruel.

“No se trata solo de matar animales. Es mucho más que eso. Te enseña sobre los animales, sus hábitos y cómo la naturaleza elimina a los débiles”, afirmó.

La madre irónicamente afirma que solo “buscamos comida y respetamos nuestra tierra y animales”.

“No solo cazamos por diversión. Ponemos el animal disecado en la pared porque es hermoso, y la carne en el congelador. También nos aseguramos de tomar animales que hayan tenido vidas largas y felices”, agregó.

Ashley también defiende su decisión de llevar a Bryson de caza con la pareja, diciendo que entienden que esta actividad no es para todos, pero que tratan de demostrar que están ayudando a que niños vayan a dormir con el estómago lleno, y al donar sus recolectas a los demás.

"Todas las historias que Bryson ha aprendido alrededor de una fogata lo han convertido en un joven equilibrado, que está aprendiendo a respetar la naturaleza y apreciar la vida", dijo la madre.

A ELLA NO LE INTERESABA LA CAZA

A pesar de haber crecido escuchando sobre esta actividad, puesto que su padre y su abuelo estaban empeñados en disparar, Ashley no tuvo ningún interés hasta que conoció a Brandon, afirma Lad Bible.

"Hemos estado casados ​​por 11 años y salimos durante cuatro antes de eso, así que hemos estado juntos 15 años en total. Nos conocimos en la escuela secundaria y la primera noche que llamó, cazó un ciervo, así que me dijo que yo era buena suerte".

Poco a poco, Ashley se involucró más y más en la caza, ayudando a Brandon a colgar ciervos y aprendiendo más sobre la vida silvestre.

Cuando Murphy se enteró de que la caza ayudaba a detener el hambre en el mundo porque la comida se puede donar a personas necesitadas, no pudo “evitar involucrarse".

LA PRIMERA VEZ QUE TOMÓ UN ARMA

Ella disparó un arma por primera vez en agosto, durante una expedición familiar a Sudáfrica.

Recordando su primer asesinato, dijo: "Cacé una gacela negra que habíamos cazado durante un día y medio”.

“Recuerdo haberlo visto a través de la mira, tratando de enfocar, apuntar y seguir con mi disparo como mi esposo me había enseñado (…) Además de alimentarnos con su carne, también pudimos alimentar a varios aldeanos”, recordó Ashley.

Lo que esta familia hace nos recordó a cuando un cazador ruso creyó haber matado a un lobo, pero al acercarse a verificar, le llegó el karma instantáneo.

El momento quedó grabado en video, y mostró a un lobo herido que creyeron estar muerto, atacando al cazador que se había acercado para comprobar si realmente estaba sin vida.

Imagen tomada de: Youtube/RussiaToday

Imagen tomada de: Youtube/RussiaToday

El lobo al instante se levanta, el hombre grita de miedo, y sus amigos armados ríen histéricamente mientras tratan de alejar al lobo de él. El asalto solo duró unos segundos y el lobo murió poco después del incidente.