Madre compartió imagen desgarradora sosteniendo la mano de su hija moribunda en el hospital

Keira murió horas después de ser tomada la foto, a causa de la graves heridas que le dejó un accidente de tránsito. Tenía 9 años de edad.

Loanna Ball compartió una fotografía de ella sosteniendo la mano de su pequeña de 9 años, Keira, quien al igual que ella y su hijo Devon, de 7 años, estaban internados en el hospital a causa de un fuerte accidente automovilístico en Devon, Reino Unido, informó Mirror.

"Así que hoy veo esta foto preciosa por primera vez, que es la última vez que tuve que sostener la mano de mi bella princesa Keira", escribió Loanna debajo de la foto.

KEIRA MURIÓ TRES DÍAS DESPUÉS DEL ACCIDENTE

Keira luchó con lo que pudo durante tres días, pero desafortunadamente, horas después de que su mamá fotografió sus manos juntas, la niña falleció.

Hoy, a un año del choque le valió la vida de su hijita, Loanna asegura que no recuerda bien el momento en el que capturó la foto ya que estaba muy medicada a causa de sus lesiones. 

"Estoy tan orgullosa de que mis hijos que se quedaran con su hermana hasta el final. Fueron testigos de cosas que ningún niño o padre debería tener que ver", comentó Loanna a The Sun.

SU FAMILIA HIZO LO QUE ELLA HUBIERA QUERIDO: DONARON SUS ÓRGANOS

A pesar del dolor, la familia Ball no dejó de pensar en el prójimo, por lo que decidieron convertir a Keira en donante de órganos luego de su muerte; lo que significó la oportunidad de tener una nueva vida para Max, un niño de 10 años.

"Cuando vinieron a preguntarme sobre la donación de órganos, sabía que era lo que Keira hubiera querido", aseguró Joe Ball, padre de Keira.

KEIRA SALVÓ LA VIDA DE UN NIÑO DE 10 AÑOS

Max Johnson de Newcastle necesitaba un corazón nuevo para seguir vivo. El Daily Mirror incluso hizo una campaña para generar conciencia y dar a conocer su necesidad. Por suerte para él, la llamada que más estaba esperando llegó.

Paul Johnson, padre de Max dijo públicamente que ahora que el corazón de Keira le ha dado vida a su hijo, ella es parte de la familia Johnson y que al igual que su recuerdo nunca se irá, ella se mantendrá por siempre viva en él y en todos sus corazones, por siempre.

"Ella vivirá, y no solo para nosotros. "Gracias" de alguna manera se siente totalmente inadecuado. Poder verte y hablar contigo significa mucho. Es importante que veas la diferencia que has hecho en nuestras vidas. Aunque nunca, nunca, se acercará a reemplazar lo que has perdido ", le dijo Paul a Joe.

Los Ball crearon una fundación llamada InspiredbyKeira, con la cual recaudan fondos para ayudar a las famlias que hayan pasado por experiencias similares a las de ellos. También promueven la donación de órganos y les proporcionan guía y apoyo a quienes se encuentren en esta difícil situación.

En un caso similar, una madre estalla de emoción al escuchar por primera vez el corazón de su hijo fallecido en el hombre que recibió el transplante.

Estas historias dejan en evidencia que perder un hijo es una de las experiencias más duras y horribles en la vida de cualquiera, por lo que para estos padres poder tener presente siquiera una parte de sus hijos que ya no están, vale todo.