09 de noviembre de 2018

Dulce anciano viudo todavía celebra el cumpleaños de su difunta esposa con rosas y pastel

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Gregory R. Johnson se consiguió con un hombre mayor llamado Jim y, al verlo con flores y el pastel, imaginó que se trataba de una ocasión feliz. Sin embargo, estaba muy equivocado.

Pero el encuentro entre ambos extraños tendría una razón de ser. El hombre de la tercera edad conmemoraba el cumpleaños de su difunta esposa.

Gregory R. Johnson vive en Greenwood, Indiana y una visita al supermercado local Kroger se convirtió en un caso de intervención divina cuando conoció a un hombre mayor.

Jim llevaba un hermoso ramo de flores y un pastel de cumpleaños en su carrito de compras. De manera muy simpática, Gregory comentó que parecía que Jim tenía una "gran noche planeada".

Publicidad

"Me miró con los ojos más tristes que creo haber visto y me contó su historia", comentó Gregory. La esposa de Jim había muerto hace 5 años, pero él no podía ignorar ese día especial.

Publicidad

“Cuando llegó a casa, puso las rosas en la mesa y cortó dos trozos de pastel de cumpleaños. Mi corazón se acaba de romper. Estaba devastado y él se veía completamente destrozado. Supe que quería hacer lo que pudiera en ese momento para dejar de pensar en su angustia", dijo Gregory.

Así que Gregory se quedó y conversó con Jim durante más de 90 minutos. Le preguntó a Jim todo sobre su difunta esposa, Gloria. No pudo evitar notar cuánta alegría le trajo a Jim recordar su historia de amor de la vida real.

Fuente: YouTube / CBSDFW

Publicidad

LA HISTORIA DE AMOR

Se conocieron en el instituto. Jim fue el jugador estrella de baloncesto y Gloria fue una porrista del equipo rival. Cuando el equipo de Jim ganó el juego, invitó a Gloria a verlo jugar nuevamente la noche siguiente. Ella se presentó y el resto es historia.

Disfrutaron de 53 años de matrimonio. Y al final de su conversación, Jim estaba de mejor humor. Anteriormente, el gerente de Kroger había tomado una foto de Jim con sus flores y pastel para el tablero de anuncios de la tienda. Se había convertido en una tradición anual.

Pero al final de la charla de Jim y Gregory, el gerente tomó otra foto para que Gregory pudiera participar. ¡Y la diferencia entre los dos fue notable!

Publicidad

“Ahora había una sonrisa en su rostro donde en la imagen anterior, un hombre triste derrotado fue fotografiado con sus rosas y su pastel de cumpleaños. Estaba feliz en el momento", dijo Gregory.

Fuente: YouTube / CBSDFW

Publicidad

EXTRAÑOS SE CONVIERTEN EN AMIGOS IMPROBABLES

Jim le preguntó a Gregory si le importaría reunirse con él en su casa para la celebración.

"Simplemente lo miré y le dije que me sentiría honrado de sentarme en su mesa y tener un pedazo de pastel con él en memoria de su esposa", recordó Gregory.

El par de extraños empezó a charlar y se forjó una nueva amistad. Gregory pasó la tarde con el viudo anciano celebrando el cumpleaños de su difunta esposa. Miraron fotos antiguas y siguieron charlando. Acordaron volver a reunirse pronto.

"Ojalá haya mejorado un poco la noche de ese viejito porque ciertamente hizo que viviera una de las mejores tardes que he tenido en mucho tiempo", dijo Gregory.

Publicidad

¡Nunca se sabe cuándo Dios tomará un evento diario, como un viaje al supermercado, y lo usará para hacer algo extraordinario!

Publicidad

Hay historias de amor que duran para toda la vida y vale la pena compartir. Madina Bashizaduah, de Fremont, California, se preparaba para comer una hamburguesa cuando notó a un anciano cerca de ella comiendo con una fotografía en la mesa.

Al charlar, supieron que se trataba del retrato de su difunta esposa que había fallecido cinco años atrás. La mejor parte de todo fue conocer la historia de esa pareja que estuvieron juntos durante 55 años.

Publicidad

Se conocieron cuando el anciano tenía solo 17 años, pero debido a la guerra se tuvieron que separar por mucho tiempo.

"La había buscado durante 10 años y un día, mientras le contaba la historia a su barbero, el barbero llama a su hija y termina siendo ella", contó.

Y

otro anciano

 en duelo, Giuseppe, llevaba foto de difunta esposa todos los días a la playa y ahora revela el motivo.

El hombre estuvo casado 50 años con su mujer, Ida, hasta que esta falleció hace 7 años a causa de una fatal enfermedad. Giuseppe aclaró que la razón por la cual lleva todos los días la foto de su mujer a la playa, en Gaeta: es que no quiere sentirse solo.

Publicidad