Descubre que su mamá está viva 28 años después de haber sido rescatado de la guerra de Irak

La felicidad que produce un reencuentro no tiene límites ni comparación, pero ¿se imaginan la de uno que no esperabas? Esto ocurrió en Irak y ahora ha sido contado en un documental de la BBC.

“El huérfano iraquí: la reunión” es el documental de la BBC de Londres que nos invita a ver la historia de vida de esta familia que tuvo que mantenerse separada por casi 30 años. En 1992, lo primero que se conoció de Amar era que lo había perdido absolutamente todo.

De los escasos recuerdos que mantiene, Amar contó a inicios de los 90’s que se encontraba jugando con su hermana en la calle cuando comenzaron a escuchar aviones y detonaciones en lo que fue un ataque de Saddam Hussein en el sur de Irak en marzo de 1991, como respuesta a su expulsión de Kuwait por tropas estadounidenses en la Guerra del Golfo.

De inmediato, relató,  él y su hermana salieron corriendo a esconderse en un refugio subterráneo conocido como “el silo”. Allí estaban otras treinta personas. Amar contó que hubo un estallido que llegó al edificio y se vio una gran luz, por lo que él solo podía cubrirse los ojos.

Muchos habían ido más abajo en el refugio, pero él que se había mantenido cerca de la puerta pudo salir después de buscar, sin éxito alguno, a su hermana. Salió corriendo, su cuerpo estaba en llamas y se lanzó al agua. No recuerda nada más de lo que ocurrió después.

En septiembre de ese año, fue encontrado por la política británica Emma Nicholson. Ella se sintió muy conmovida cuando los doctores le dijeron que el niño (Amar) no podía reír, ni llorar, ni hablar, ni tragar; ni hacer nada. Sus músculos estaban dañados.

Nicholson se lo llevó a Inglaterra para una extrema cirugía plástica después de recaudar fondos para ello, en 1992. Pensó que el regresaría a su país natal, pero doctores dijeron que si volvía, él iba a morir. Fueron en total 27 cirugías en el Hospital Guy.

El niño iraquí, que el mundo había conocido a través de los medios de comunicación, fue llevado a vivir en Londres en varios hogares, pero no lograba adaptarse y escapaba. Nicholson terminó por llevárselo con él como tutora legal a Devon, en una vida rural y más tranquila.

CRECIENDO EN REINO UNIDO

Sobre esos tiempos, Amar declaró “me sentía muy aislado. Algunas veces sentí que no podía confiar en nadie y es la posición más horrible en la que puedes estar porque sin una familia, sientes que no le perteneces a nadie. Que naciste de la nada”.

Aunque no aceptó ser adoptado, allí creció como hijo de Emma y su esposo, el empresario Michael Caine. Cuando el hombre que había sido una figura paterna para él falleció, él se fue de casa. Se mudó a Londres y luego volvió a Devon, donde reside actualmente y se encuentra desempleado.

Recientemente, uno de sus amigos contactó a la BBC a través de un camarógrafo que encontró en un evento y le contó que tendrían una historia interesante sobre el famoso Amar de los 90’s. Ellos siguieron la pista, creyendo que hablaría de cómo era su vida ahora, pero la historia era otra.

LA BÚSQUEDA SIGUE

A través de las redes sociales, Amar había estado recibiendo el vídeo de las declaraciones en televisión local de una mujer en Irak, llamada Zahra, que aseguraba ser su madre. Un televidente que se compadeció de ella, y no tenía ningún lazo con la familia, se lo envió para ayudarlos.

Después de un viaje en el que se embarcaron Amar y el equipo de reporteros del medio británico, tras varias investigaciones llegó el momento de hacer la prueba de ADN. De vuelta en Inglaterra, el ahora hombre que está en sus 30 años, tuvo que esperar dos semanas por el resultado.

Zahra había enviado documentos en los que aseguraba que era su madre. Entre los datos que Amar dio por completamente correctos estaban los nombres de sus hermanos y detalles del bombardeo en el que su hermana murió y que le dejó a él cicatrices por todo el cuerpo.

“Quiero creer que es verdad”, decía Amar. Cuando el sobre llegó, quince días más tarde, lo confirmaba. La mujer del video era realmente su madre. Allí, emprende el viaje de regreso. Durante el vuelo de 10 horas, sus ojos solo miran el avión que sigue la ruta hasta Irak en la pantalla.

“Tengo una madre… No podría estar más feliz sobre esto. Nadie te ama como lo hace una madre”.

REGRESANDO A CASA

Debido a los sucesos en su vida, él reconoce que “he aprendido a contener mis sentimientos. No me permito mostrarlos”. Por esto, ha tenido que ver a psicólogos y consejeros antes de reencontrarse con su madre.

El reencuentro es especial. Se miran, se reconocen y llaman con cariño. Con voces notablemente entrecortadas. Se abrazan y no se dejan ir. Y sin siquiera pensarlo, Amar comienza a hablar en su lengua natal. Un idioma que él creía olvidado.

Madre e hijo se reencuentran después de 28 años. | Foto: YouTube/BBC News

Madre e hijo se reencuentran después de 28 años. | Foto: YouTube/BBC News

Los documentos que Zahra lleva al encuentro revelan que los doctores estimaron mal la edad de Amar y está a exactamente una semana de cumplir 40 años.

Mire a continuación el conmovedor momento en que madre e hijo se reencuentran después de casi tres décadas:

UN SUEÑO CUMPLIDO

Paul Sonnier fue un veterano estadounidense que luchó en la Segunda Guerra Mundial. Su más grande sueño y anhelo: bailar con una mujer hermosa. Para honrar a las personas que defendieron el país, una hermandad de Missisippi decidió organizar un baile para él.

Sonnier fue trasladado hasta el lugar en ambulancia y allí pudo cenar y bailar, desde su camilla, con las presentes. La familia del sobreviviente de Pearl Harbor agradeció a las jóvenes por el lindo gesto y todas las mujeres hermosas que lo acompañaron.