Niegan ciudadanía a bebé de padres homosexuales aunque ambos son estadounidenses

El gobierno estadounidense le negó la nacionalidad a la hija de James Mize, nacido y criado en Estados Unidos, y su esposo, Jonathan Gregg, quien también es ciudadano americano.

Mize, un abogado retirado de 38 años de edad que vive en Atlanta, está casado con Gregg, que nació en Gran Bretaña, desde el año 2015.

Aunque Gregg nació fuera de los Estados Unidos, su madre es americana y, luego de seguir los pasos dictados por la ley, logró conseguir la nacionalidad estadounidense.

MALAS NOTICIAS

Con el tiempo, decidieron que querían tener un hijo y contactaron a una amiga británica para que fuera su vientre subrogado. En el 2018, la amiga dio a luz a su hija, Simone, en un hospital de Gran Bretaña.

En abril de este año, la pareja le solicitó al gobierno estadounidense que le otorgara la ciudadanía americana a Simone puesto a que ambos padres tienen esa nacionalidad. Para su sorpresa, Simone no califica para dicho proceso.

Una de las razones es que Gregg, quien vivió la mayor parte de su vida en Gran Bretaña, no tiene la cantidad suficiente de años viviendo en suelo americano. Aparte de que la niña nació en el extranjero, el esperma usado para fecundar el óvulo de la donante fue el de Gregg.

Mize, quien considera “impactante” el problema burocrático que esta atravesando su familia, dijo que él y su pareja consideran “realmente difícil de creer que tendríamos una hija que no podrá estar en nuestro país.”

LA LEY ESTA EN CONSTANTE ESCRUTIÑO

La política por la cual Simone se le fue negada la ciudadanía americana ha sido criticada en repetidas veces, especialmente porque las personas creen que el gobierno discrimina a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Según la ley, un hijo nacido en el exterior, debe tener una conexión biológica con una madre o padre estadounidense. Ni Gregg ni la mujer que ofreció su vientre para tener a Simone cumplen con esa condición.

UN CASO SIMILAR

En estos casos, el Departamento de Estado califica a hijo como “ilegítimo” puesto a que nació “fuera del matrimonio”. Lamentablemente, Mize y Gregg no son las únicas personas afectadas por esta ley.

Una pareja casada de un israelí y un estadounidense tuvo gemelos en Canadá. Para uno de los bebés se utilizó el esperma del americano mientras que para el otro se usó el esperma del israelí.

El Departamento de Estado le otorgó la ciudadanía solamente al niño cuyo padre biológico era americano. A su hermano gemelo, por el contrario, se le negó ese privilegio.

Por el momento, Mize y Gregg esperan que la condición de su hija pueda cambiar puesto a que ambos viven y trabajan en los Estados Unidos. “Nuestra hija no puede estar aquí, pero no tiene nadie que la cuide”, finalizó Mize.