logo
Shutterstock.com
Fuente: Shutterstock.com

Demodex folliculorum: los diminutos ácaros que viven en tu cara

Stef Colina
01 jun 2019
13:21
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un ser parecido a un gusano y vive pleno alimentandose del sebo que produce la piel de los rostros, en especial los grasosos.

Publicidad

Este ácaro pertenece a la especie de los Demodex y es díficil percatarse de su presencia, pues viven escondidos entre los poros. Mide tan solo 0,3 milímetros, y es imposibles que los veas, a menos que apiles 10 de ellos, de esta manera ocuparían el espacio que ocupa una cabeza de alfiler.

Su alimentación es bastante específica, solo necesitan sebo y folículos pilosos para formar una vida tranquila en tu cara, que además los atrae gracias a tu producción de sudor y grasa.

Ácaro facial bajo el microscopio │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Ácaro facial bajo el microscopio │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Publicidad

RUTINA ANIMAL

La vida de estos arácnidos es sencilla, en el día no sucede nada anormal, solo descansan entre los poros de la piel mientras esperan que caiga la noche.

Ahí es cuando estos ácaros se ponen en acción; ellos caminan y disfrutan alimentándose para posteriormente aparearse con otros compañeros de vida y formar una familia, en tu rostro.

Ácaro en el folículo │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Ácaro en el folículo │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Publicidad

MANJAR FACIAL

Para ellos no hay nada mejor que vivir estrechos entre los poros de la piel, lo cual según los expertos no es algo casual. El aceite que la piel del rostro produce es vital para ellos, además es un manjar facial que los mantiene activos y los hace dormir tranquilamente o reproducirse felizmente.

Ácaro facial bajo el microscopio │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Ácaro facial bajo el microscopio │Imagen tomada de: YouTube / Deep Look

Publicidad

Un punto a favor de estos animales es que no defecan en la cara, pues mantienen sus residuos dentro de ellos mismos hasta su muerte. Además las partes favoritas para vivir y alimentarse son la nariz, las mejillas e incluso la frente.

Los únicos afortunados que no tienen estos animales en su rostro son los bebés, y en caso de adquirirlos probablemente es porque sus padres se los traspasaron mediante el contacto físico.

Publicidad

Aunque suena un poco antihigiénico, estos compañeros no presentan un peligro para la salud mientras se encuentren en pequeñas cantidades, de lo contrario lo mejor es acudir a un especialista lo antes posible.

Otro dato que tal vez no conocías es que al cuerpo le suceden cosas maravillosas cuando se consumen dos huevos cocidos al día, una de ellas es que puedes bajar de peso en poco tiempo.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

04 de febrero de 2022

Indigente cría durante años a niña que encontró en un basurero hasta que aparece su madre - Historia del día

21 de marzo de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Mujer entra a restaurante y le pide al dueño que cuide a su hijo: ella no aparece durante años - Historia del día

08 de mayo de 2022