Luis Fernando Montoya: la vida del actor que vivía sus días como un 'pájaro libre'

El actor colombiano Luis Fernando Montoya tuvo una exitosa carrera en la década de los 90s, pero también se dedicó a vivir la vida entre extremos y excesos, que le cobraron factura.

Luis Fernando Montoya fue un actor colombiano, nacido en Pereira, Risaralda, en noviembre de 1956. Luis Fernando siempre tuvo pasión por el cine y la televisión, y desde niño soñaba con tener la oportunidad de encarnar papeles dramáticos y exigentes.

En su juventud, viajó a Bogotá, donde comenzó sus estudios en el Teatro Popular de Bogotá, actuando en producciones de teatro de obras de Shakespeare y Arthur Miller.

PRIMEROS AÑOS

Comenzó su carrera en la pantalla chica a los 28 años de edad, en 1984, en la telenovela "Pero sigo siendo el rey". Su gran parecido con el actor estadounidense Robert DeNiro le valió el apodo de "el DeNiro colombiano".

Posteriormente tuvo papeles en series como "Destinos cruzados" de 187, "Hojas al viento" de 1988, y un celebrado papel como Simón Bolívar en la miniserie de 1989 "Las Ibáñez".

COLOMBIANO EN NYC

En 1993, tuvo su última aparición en la televisión colombiana antes de mudarse a los Estados Unidos, en la miniserie "Crónicas de una generación trágica", donde interpretó a Antonio Nariño. Ese año tuvo su primer papel en la gran pantalla, en la "La estrategia del caracol". Los 90s fueron una época de excesos, alcohol y mujeres para Montoya, aprovechando los beneficios de su creciente fama.

}Sin embargo, a finales de la década el medio cambió radicalmente, una nueva generación de actores, productoras y canales tomaron el mando, y actores veteranos vieron su perfil disminuido. Montoya tuvo papeles de menor perfil hacia finales de la década. 

VUELTA Y CONTROVERSIA

En 1999 Montoya volvió a Colombia, donde participó en la telenovela "TABÚ", producción de TeVeCine y Canal UNO. Volver a la televisión nacional no fue cosa sencilla para el colombiano, pues las oportunidades eran escasas y peleadas arduamente con talento nuevo. No recibió trato preferencial alguno, y tuvo que asistir a audiciones y pruebas para conseguir papeles.

Pero no todo fue un jardín de rosas para Luis Fernando. En el año 2001, fue objeto de controversia luego de ser detenido en la ciudad de Miami, en los Estados Unidos. Fue acusado de narcotráfico.

PRISIÓN Y RENACER

Los cargos serían confirmados por una corte, que lo halló culpable y lo sentenció a cuatro años de prisión en Florida. Pero Montoya no permitió que ese tiempo alejado de las pantallas detuviese sus ambiciones.

Sin embargo, logró participar en series como "La diva" de 2006, donde encarnó a Brando junto a figuras como Lorna Cepeda, Javier Gómez y Carolina Acevedo, y su papel como Gonzalo en "Cómplices", de 2008. Tuvo también una participación notoria como 'Monseñor' en la serie de 2011 "La Bruja".

FALLECIMIENTO

Luis Fernando pasó a mejor vida en su hogar en la ciudad de Bogotá, rodeado de sus seres queridos, un 26 de junio de 2018. Llevaba largo tiempo luchando contra un cáncer de garganta que eventualmente terminó cobrando su vida.

"Creyó que sería joven y millonario toda la vida", contó Diva Jessurum en su programa sobre el difunto actor.

DESPILFARRADOR

Fue uno de los miembros de su generación de actores que más duró. Otros actores como Jorge Emilio Salazar y Diego Álvarez fallecieron de forma dramática en aquella época, como recordó el director de televisión Roberto Reyes, quien trabajó con todos estos histriones.

Luis Fernando Montoya llegó a admitir en una entrevista de la época que las grandes sumas de dinero que ganaba como actor le permitían darse lujos como despilfarrar el dinero sin temer el "ser castigado por el medio y su irresponsabilidad". Consideraba que su fama lo protegía de las consecuencias de sus acciones.

PÁJARO LIBRE

Otro colega de Luis Fernando, el actor Carlos Congote Gómez, declaró que su amigo era "un pájaro libre que hizo lo que quiso hacer en su vida", y que jamás tomó en cuenta las consecuencias de sus excesos.

Según Reyes, a Montoya había que irlo a buscar a su casa, ducharlo, vestirlo y arrastrarlo a los platós de rodaje, o sino simplemente no se presentaba. Siempre ofrecía pobres excusas, como que se había trasnochado estudiando libretos, o que amigas lo habían sacado de su casa sin él poder resistirse.

Carlos Duplat también recuerda un proyecto en el cual el actor se desapareció, y costó muchísimo que terminara su papel. Ese tipo de conductas terminó haciendo que lo vetaran. Le costó mucho esfuerzo reconstruir su carrera profesional después de esta etapa, y jamás volvió a alcanzar la gloria de su auge en los 90.

Artículos relacionados
Getty Images
TV Nov 08, 2019
Fernando Colunga: sus más famosos personajes de telenovela
Getty Images
TV Oct 13, 2019
Saúl Lisazo: la vida del actor de telenovela en la actualidad
twitter.com/Univ_espect
Historias Aug 31, 2019
Amparo Arozamena, la mujer que dedicó su vida a la actuación y pasó sus últimos años en un asilo
instagram.com/fernando_tejero
Historias Aug 29, 2019
Fernando Tejero, una infancia infeliz y problemas con Hacienda