Chiste del día: el pequeño Johnny habla con su madre después de ir a la escuela

Alejandra Quintero
20 abr 2020
20:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Los padres y los niños casi nunca están en la misma onda cuando se trata de la escuela. Es un hecho muy común, y algunas de sus interacciones sobre el tema crean historias hilarantes.

Publicidad

Una hermosa tarde, el pequeño Johnny entabló una conversación sobre la escuela con su madre, y aunque todo comenzó muy inocente, las cosas pronto tomaron un giro inesperado.

Johnny acababa de regresar de la escuela cuando le dijo a su madre que la maestra le había preguntado si tenía otros hermanos o hermanas que pronto irían a la escuela.

Madre e hijo en una escalera mecánica. | Foto: Pixabay

Publicidad

¡La madre de Johnny se sintió halagada! Ella debe haber pensado que era un honor tener a una maestra disfrutando tanto de enseñar a su hijo.

"Es amable de su parte tener tanto interés en tí, querido", dijo la mamá de Johnny. Mientras tanto quiso averiguar un poco más y preguntó: "¿Qué dijo ella cuando le dijiste que eras el único hijo?"

Madre e hijo sonriendo. | Foto: Pixabay

Publicidad

Johnny no parecía compartir el entusiasmo de su madre. El niño se encogió de hombros sin comprometerse mucho y respondió: "Ella simplemente dijo: '¡Gracias a Dios!'".

¡Te dejaremos imaginar la reacción de la madre de Johnny!

Publicidad

Otra conversación interesante sobre la escuela ocurrió entre un predicador cristiano y su hijo adolescente. El padre no estaba preparado para este desenlace.

El joven estaba a punto de ingresar a su último año de secundaria, y el clérigo pensó en llegar a un acuerdo que creía que era demasiado bueno para rechazar.

Adolescente mirando a la cámara. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Hijo, si obtienes la máxima calificación durante todo el año, y si cortas ese largo cabello hippy, te compraré el auto que elijas cuando te gradúes", le propusó.

Impulsado por la promesa de su padre, el estudiante de secundaria puso todo lo que tenía en la escuela, asistiendo a sus clases y graduándose como el mejor de su clase. 

Padre abranzando a su hijo adolescente. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Bueno papá, cumplí mi parte del trato. El mejor de mi clase", se regodeó con su papá justo después de la ceremonia de graduación. Y añadió: "Tomaré un Ford Mustang, rojo".

Con una sonrisa maliciosa, el predicador reconoció que las calificaciones de su hijo eran "impresionantes". Pero parecía que el graduado estaba olvidando una cosa.

Joven de cabello largo posando con un auto de fondo. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Ahora, todo lo que necesitas hacer es cortarte el cabello y el auto es tuyo", agregó su padre.

"Pero papá", se quejó el hijo. Y argumentó: "¿Qué tiene de malo que mi cabello sea largo? ¡Eres un predicador, e incluso Jesús tenía el cabello largo!".

Publicidad

"Lo sé hijo", dijo el papá, mientras le hacía una reflexión a su hijo: "¿Te das cuenta de cómo él también caminó a todos lados?".

Y no solo los padres tienen sorpresas con sus hijos cuando se trata de la escuela, también los profesores se llevan momentos muy impactantes. Mira aquí lo que sucede cuando una maestra le hace una pregunta de matemáticas a su alumno. ¡Las risas no han terminado!

Publicidad