Sobre AM

Romina, la hija de Niurka Marcos, hace alarde de su nueva figura con provocativas fotos

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

A sus 24 años, Romina Marcos, hija de la vedette Niurka Marcos, transformó su cuerpo con cambios en su estilo de vida. Se siente muy feliz con lo logrado, y sube fotografías en las que hace alarde de su nueva figura.

Recientemente ha estado en el foco del ojo público por el cambio evidente que hizo a su figura. Cuidados de alimentación y mucho ejercicio mediante, Romina ha perdido 18 kilos y ha torneado su cuerpo hacia una figura muy atlética. Cuenta que está muy orgullosa de lo conseguido, y así lo demuestran también sus sensuales fotografías en Instagram.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

La hija de la vedette cubana siente la inclinación de su madre por el espectáculo. Recientemente comentó en TikTok su formación artística: tras un año sabático luego de terminar la preparatoria, ingresó al CEA de Televisa, para estudiar actuación.

En TikTok, recientemente estuvo respondiendo preguntas de sus seguidores. Allí reveló que se encuentra en pareja, pese a que suele mantener ese costado de su vida fuera de las redes sociales. 

Cargando...

Publicidad

Ella se define como actriz, cantante, “bailarina, un poquito”. También tiene su costado de influencer, a través de su canal de YouTube, su cuenta de Instagram y su TikTok. Su sueño es actuar en una serie o telenovela cuando pase la cuarentena.

También habló sobre lo que fue para ella crecer con Niurka Marcos. "Era muy divertido" vivir con ella, reveló. Hace dos años que se independizó y dejó el hogar materno, pero de todas maneras acostumbra volver todos los domingos.

Cargando...

Publicidad

En sus historias de Instagram, contó cómo fue todo el proceso de transformación que significó fortalecer su cuerpo y perder tanto peso. Según su relato, el gran punto de giro fue la cuarentena. En retrospectiva, considera que el cambio fue positivo y saludable. Pero hubo momentos en los que no fue tan así.

"Cuando empezó la cuarentena yo empecé a hacer mucho ejercicio”, contó. “Sigo haciendo ejercicio, pero estaba muy traumada por llegar a una meta".

Cargando...

Publicidad

La meta, para ella, eran los cuerpos esculturales de otras influencers que admira en las redes sociales. Pero, reconoce, era una meta que se corría unos metros más adelante todo el tiempo, y que corría el riesgo de convertirse en una obsesión, una carrera que eventualmente podía arrastrarla a decisiones drásticas y peligrosas.

"Está padre cuando te pones ese tipo de metas”, reflexionó, “pero no está padre cuando ya acapara el 100% de tu atención, cuando ya está todo el tiempo en tu mente, cuando ya se vuelve como un trauma".

Cargando...

Publicidad

El resultado fue bueno, y aprecia lo que logró: "no me puedo olvidar del cambio tan grande que le hice a mi cuerpo", sostiene. Ahora considera que ha llegado el momento de plantar bandera, y no ponerse nuevas metas indefinidamente y obsesionarse con unos abdominales marcados, sino defender lo conseguido.

Cargando...

Publicidad

“Amo hacer ejercicio, pero ya no va a ser para marcarme", determinó. "Mi cuerpo así como está me gusta".

Los cambios en el estilo de vida de Romina Marcos han llegado para quedarse. Lo importante, ahora, es mantenerse saludable, y querer el cuerpo propio. Hacer ejercicio "va a ser porque me gusta, por salud", concluía.

Cargando...
Cargando...

Publicidad