Camilla y Diana: los cambios radicales en la nutrición que las esposas del príncipe Charles hicieron debido a duras experiencias

Además de tener en común el amor por el príncipe Charles, Lady-D y la duquesa de Cornualles compartían el sufrimiento provocado por un tema de salud.

Diana de Gales y Camilla Rosemary Shand hicieron cambios radicales en su nutrición que estuvieron marcados por duras experiencias.

Una de ellas sufrió bulimia al sentir que la vida de la realeza la envolvía y le tenía que decir adiós para siempre a su libertad, mientras que la otra al perder a dos importantes personas en su vida, adoptó una alimentación específica para evitar un grave problema de salud.

La Princesse Diana en su casa de Highgrove, Gloucestershire. l Foto: Getty Images

La Princesse Diana en su casa de Highgrove, Gloucestershire. l Foto: Getty Images

EL TRASTORNO ALIMENTICIO

Habían pasado solo cinco semanas de su compromiso matrimonial con Charles, cuando Diana comenzó a desarrollar la bulimia.

De acuerdo al documental de NBC, ‘Princess Diana: The Secret Tapes’ y según lo que compartió 'India Today', poco antes de su compromiso, el príncipe habría bordeado la cintura de su prometida con sus manos y le dijo que estaba un poco gordita.

Diana y sus hijos, el príncipe William y el príncipe Harry en el Palacio de Kensington. l Foto: Getty Images

Diana y sus hijos, el príncipe William y el príncipe Harry en el Palacio de Kensington. l Foto: Getty Images

En ese entonces, Diana ya se había resignado a abandonar sus sueños de maestra de jardín de infancia sin saber que casarse con un miembro de la realeza aniquilaría su felicidad para siempre.

La madre de Harry y William había sufrido una metamorfosis. Se vio obligada a pasar de ser una poco sofisticada mujer a la seductora esposa de un royal que padecía bulimia, pero que era una muy humanitaria dama.

Princesa Diana. l Foto: Getty Images

Princesa Diana. l Foto: Getty Images

LO QUE ENFRENTÓ DESDE EL PRINCIPIO

Diana Spencer no imaginó que su vida sería como una tempestad con tan solo anunciar en la prensa su compromiso con Charles en 1981.

Tenía 19 años de edad y no estaba preparada para lo que enfrentó desde el principio de su camino hacia el matrimonio. Incluso, cuando caminó hacía el altar, en vez de sentir que era el día más feliz de su vida, sentía que era un cordero directo al matadero.

En el pasillo vio a la mujer que se convirtió en una sombra dentro de su matrimonio. Como si nada sucediera, allí estaba sentada Camilla Parker Bowles, la amante de Charles.

El príncipe Carlos, la princesa Diana y el príncipe William. l Foto: YouTube / Charlotte Hollis

El príncipe Carlos, la princesa Diana y el príncipe William. l Foto: YouTube / Charlotte Hollis

Diana dejó su libertad cuando fue seleccionada por el príncipe por ser una novia adecuada para llevar al palacio, pero su relación ya estaba enturbiada por la traición.

Todos sabían y ella también, que Camilla era la amante de su marido. Su hombre amaba a otra mujer que no era ella y eso la llevó a desarrollar la bulimia, además de otras razones que tenían que ver con el mundo de la realeza.

Fue entonces cuando la Casa Real la consideró como una mujer desequilibrada mentalmente, pues se llegó a odiar tanto, por no ser la ideal para Charles, que se causó daño a sí misma, incluso estando embarazada.

La pareja real se separó en 1992 y en 1997, la princesa de Gales murió en un accidente de tránsito en París. De novia de cuento de hadas, pasó a esposa separada, madre divorciada y fue despedida como la princesa de corazones.

EN CONTRA DE DIETAS PELIGROSAS

Por otra parte, Camilla también ha sufrido cambios radicales en su alimentación, pero en su caso ha sido para evitar una mortal enfermedad que les arrebató a dos importantes personas en su vida.

Su madre y su abuela fallecieron por patologías asociadas a la osteoporosis y ambas eran promotoras de dietas libres de lácteos, lo que volvió a sus huesos frágiles y finalmente les llegó la muerte.

Es por eso que la duquesa de Cornualles se opone a las dietas modernas porque considera que aunque las personas se sienten invencibles al centrar su alimentación a la par de su figura, dice que le están haciendo daño a sus cuerpos.

La británica que trabajó duro en convertirse en un personaje real con valor en Inglaterra, luego del escándalo generado por haber sido la amante de Charles por años, hasta que se casaron en 2005, manifestó que en el presente hay dietas muy populares, pero que son nocivas.

Señaló que en muchas eliminan el gluten, los jugos, los lácteos, sin conocer que esos alimentos son necesarios para el organismo y sin consultar con médico si la dieta seleccionada es la adecuada.

ABOGA POR UN CUERPO SANO

Es por eso que la duquesa aboga por un cuerpo sano sin necesidad de dietas extremas. De hecho, ha dejado claro que hay que educar a los niños para que sepan cómo cuidar sus cuerpos sin tener que parecerse a alguien que aparece en una foto.

Camilla explicó que desde que su madre y su abuela murieron, no renuncia a los lácteos por nada del mundo y se cuida consumiendo alimentos orgánicos.

De hecho, enfoca su dieta en alimentarse con todo lo que pueda evitar que le dé la misma enfermedad que le robó a sus seres queridos.

Artículos relacionados
Getty Images
Realeza Aug 28, 2020
Las cartas que Lady Di recibió del duque de Edimburgo tras el divorcio de Charles
Getty Images
Realeza Sep 25, 2020
Un nuevo libro incómodo revela la vida del príncipe Charles marcada por una triste infancia y fría paternidad de su padre
Getty Images
Realeza Sep 01, 2020
Lady Di y la reina Elizabeth: recordando su complicada relación 23 años después de su muerte
Getty Images
Crianza Aug 16, 2020
Tiggy Legge-Bourke, la niñera de Harry y William que puso celosa a la princesa Diana