Sobre AM
Medios

21 de octubre de 2020

Bomberos intentaron rescatar a un gato atrapado en una papelera de reciclaje pero se llevaron una sorpresa

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una divertida historia de un rescate donde intervinieron los bomberos fue compartida a través de Twitter por su protagonista. Se hizo viral en poco tiempo.

El profesor universitario Alan McElligott compartió con sus seguidores de Twitter una divertida anécdota que vivió en carne propia, y donde fue engañado en su propio terreno.

Con una secuencia de fotografías del incidente, Alan contó que el sábado 3 de octubre, en Bromley, al sur de Londres, estaba limpiando los espacios de su hogar y decidió llevar algunas cosas al contenedor de reciclaje.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“Fui a un contenedor de reciclaje para tirar la ropa vieja. Escuché los gritos de un gato adentro”, escribió el Dr. McElligott en su publicación.

El profesor es especialista en comunicación animal, y de acuerdo a los sonidos que captaba, estaba convencido de que en el interior del contenedor estaban atrapados dos gatitos: uno adulto y un cachorrito.

Cargando...

Publicidad

De inmediato hizo algunos intentos por sacarlos, sin tener éxito, por lo que decidió llamar a la policía para que lo ayudaran a rescatar a los gatitos.

Los agentes llegaron a los pocos minutos y estuvieron de acuerdo con el profesor acerca de que había al menos un gato encerrado accidentalmente en el lugar. Pensaron que posiblemente llevaba allí varios días pasando hambre y sed.

Cargando...

Publicidad

Entonces llamaron a los bomberos, quienes tardaron 90 minutos en llegar. En ese tiempo, el profesor fue a buscarles algo de comida a los gatos para recibirlos al salir.

Finalmente llegó el cuerpo de bomberos. Forzaron la puerta del receptáculo y sacaron cada pieza sin dar con los gatitos, al menos, no con uno de carne y huesos.

Cargando...

Publicidad

“El 'gato' resultó ser un juguete, a pilas, con maullidos muy convincentes”, explicó el especialista en comunicación animal en su tuit.

Afortunadamente, la reacción de los tres policías y los dos bomberos fue reírse a carcajadas, mientras el profesor se disculpaba una y otra vez por el error cometido.

Cargando...

Publicidad

El juguete en cuestión aparentemente es un ‘Fur-Real’, según cuenta una usuaria de la red, y funciona con pilas. Cuando Alan introdujo su ropa, activó el funcionamiento del peluche, al que aún le funcionaban las baterías.

El tuit de McElligott generó muchas respuestas, pero resalta el comentario de uno de los usuarios, quien le hizo saber que había actuado correctamente, aunque al final todo fuese un error muy gracioso.

Cargando...
Cargando...

Publicidad