Medios

28 de diciembre de 2020

La increíble transformación de un perro obeso tras ser adoptado y perder 30 kilos

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La mujer adoptó a Phil a pesar de que pesaba casi 70 kilos, el doble de lo que suele pesar un perro de su raza. Pero con los cuidados adecuados logró que estuviese en forma de nuevo.

La historia de este perrito y la persona que lo adoptó se hizo viral en las redes sociales hace un tiempo. Además, hizo reflexionar a muchos sobre la importancia de cuidar correctamente a las mascotas.

Todo comenzó a principios de 2019, cuando una mujer llamada Kelsey decidió que era momento de adoptar a un perro. AmoMama te trae más detalles a continuación.

Publicidad

QUERÍA UN PERRO GRANDE

Para principios de ese año, todo lo que la mujer sabía era que quería un perro grande y adorable. Así que, cuando conoció a Phil, un hermoso Golden Retriever, no pudo evitar conectar con él.

Sin embargo, había un gran problema. Los dueños anteriores del can le daban comida sin límites, por lo que pesaba 67 kilos cuando lo recibió, el doble de su peso ideal.

Kelsey supo inmediatamente que para que Phil tuviese una mejor calidad de vida debía acudir al veterinario. Debían establecer para el perro una nueva dieta alimenticia en conjunto con una rutina de ejercicios que lo ayudara a bajar de peso.

Publicidad

LOS RETOS QUE ASUMIERON

Hubo muchos retos desde el principio porque el can solo podía caminar unos pocos metros. Además, Kelsey vivía en un segundo piso, por lo que le tocó cargar todo ese peso durante las primeras semanas.

Sin embargo, luego de mucho esfuerzo el perro empezó a bajar de peso y a tener más energía. "Fue sorprendente ser testigo de la emoción de Phil cuando fue capaz de hacer algo que antes no era capaz de hacer", contó la mujer.

Ella dijo que el perrito la miraba con una gran sonrisa para asegurarse de que notara sus logros. En un año y medio el Golden logró bajar unos 30 kilos, pero esto no implicaba que no hubiera más de qué preocuparse.

Publicidad

Phil debía continuar siendo evaluado por el veterinario. Además, tenía que mantener una correcta ingesta de alimentos para impedir que volviera a empeorar.

Publicidad

Sin duda, es una hermosa historia de lo que el cariño y los correctos cuidados hacia una mascota pueden llegar a hacer.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para conocer más noticias de tu interés.

Publicidad