NoticiasNoticias Latinoamérica

11 de diciembre de 2020

Adoptaron a mellizos africanos, pero se arrepintieron y los abandonaron en una comisaría

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Pocas cosas generan más indignación que el maltrato, en particular si las víctimas son niños. Estos mellizos africanos aún esperan que su padre venga por ellos.

Un hombre de nacionalidad argentina identificado como Eduardo Rucci, llegó a primera hora de la mañana del 17 de noviembre a la Comisaria de la Mujer Bahía Blanca con sus mellizos de seis años y una bolsa con sus ropas. Solicitó que se encargaran de ellos.

Casi de inmediato Rucci se dirigió solo a su vehículo y se marchó, abandonando a los dos pequeños. Los mellizos, naturales de África, habían sido adoptados en agosto de 2019 por la familia Rucci.

Publicidad

“Los chicos siempre preguntan por sus padres. No pueden entender que su papá no va a volver a buscarlos”, expresaron miembros del personal de la Comisaría, según cita Clarín.

Por ahora, los niños están en un hogar de acogida temporal mientras se decide el próximo paso. Su situación legal no es sencilla porque no tienen documento nacional de identidad (DNI), ni documentación de su país de origen. 

Mientras tanto, las autoridades analizan el caso y deciden si tomar acciones legales contra la pareja por maltrato infantil e incumplimiento de deberes de asistencia familiar.

Publicidad

LA MEJOR FAMILIA

Eduardo Rucci y su esposa Natacha Perrig establecieron contacto a mediados del año pasado con la agencia de adopciones Casa Emanuel ubicada en Guinea Bissau, en África. Su intención era adoptar a los adorables mellizos y darles una mejor oportunidad de vida.

La pareja en cuestión son padres biológicos de una niña que actualmente tiene 11 años, y aparentemente sentían que tenían mucho más espacio en su corazón y su familia para recibir a estas criaturas. 

Publicidad

Antes de ir a buscar a los niños, Eduardo y Natacha se comunicaron con ellos con frecuencia por videollamada para conocerse y que el impacto al llevarlos a Argentina no fuera tan traumático.

Finalmente, la adopción se llevó a cabo y los niños viajaron con sus padres adoptivos a Bahía Blanca, en Argentina. Durante algunos meses se residenciaron en esa población. Los niños entraron en el sistema escolar y se integraron a la comunidad sin problemas.

Publicidad

Sin embargo, en febrero de 2020, la familia decidió que quería una nueva vida en un lugar más tranquilo, por lo que se mudaron a San Martín de los Andes, donde pronto se hicieron conocidos por todos los vecinos. 

Los pequeños ya hablaban perfecto español y con frecuencia se les veía junto a la familia por las calles del barrio Villa Vega, donde establecieron su residencia.

Publicidad

En las redes sociales, la familia era aún más perfecta, si eso fuera posible. En sus publicaciones, Eduardo se mostraba feliz por sus niños y por su labor de padre, enfatizando que era un aprendizaje diario.

“Todos los días del padre son diferentes, pero este es muy particular. Elegimos empezar una nueva vida lejos de nuestros afectos, atravesando una situación particular y con 2 hijos del corazón incorporándose a nuestra familia”, escribió Rucci en una publicación de junio, según cita Infobae.

Publicidad