NoticiasNoticias España

12 de diciembre de 2020

Todos están separados: la diáspora de Julio Iglesias durante la pandemia

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Desde antes que se iniciara la pandemia, el cantante español ya se encontraba en su hermosa casa de Punta Cana, República Dominicana, que no ha dejado en todo este tiempo.

Julio Iglesias es el patriarca de otra de las tantas familias que se han mantenido distanciadas producto del coronavirus. Antes de estar con los suyos el cantante prefiere cuidar al máximo su salud, pues pertenece al grupo de riesgo.

En una entrevista que dio a Carlos Herrera y que coincidió con la muerte de Diego Maradona, el músico confesó que se encuentra “escondido” del COVID-19, acompañado de personas de su total confianza para cuidarlo.

Julio Iglesias y su esposa Miranda Rijnsburger salen del funeral del diseñador de moda Oscar De La Renta el 3 de noviembre de 2014 en Nueva York. | Foto: Getty Images

Publicidad

Desde antes que se iniciara la pandemia, Iglesias ya se encontraba acomodado en su hermosa casa de Punta Cana, República Dominicana. Según varias personas, no dejará este lugar hasta que pase el caos que tiene al mundo de cabeza.

Ante su pánico al COVID-19, el exesposo de Isabel Preysler se ha mantenido alejado de toda su familia, que se encuentra repartida entre Estados Unidos y España. Y es que desde hace meses no ve ni siquiera a su esposa Miranda.

Publicidad

Solo a través de videollamadas, Iglesias ha podido establecer contacto con los cinco hijos que tuvo con la exmodelo holandesa, con quien ha compartido estas últimas tres décadas. Por su parte, Isabel Preysler, su primera esposa, sí viajó más seguido a Miami para ver a sus nietos, hijos de Chábeli, Julio José y Enrique.

CANCELÓ SUS CONCIERTOS

Ante la llegada del coronavirus, Julio Iglesias tomó la mejor decisión pensando en su salud. Esa fue internarse en su casa de Dominicana, donde ha estado seguro de cualquier contacto que pudiese llegar a infectarlo.

Publicidad

Por su parte, Miranda, los hijos más pequeños y las gemelas Victoria y Cristina se dirigieron en verano a la finca de Ojén, ubicada en Málaga, España. Recientemente la madre viajó a Miami, pero las hermanas decidieron quedarse en el país ibérico.

Las gemelas, que ya son mayores de edad, se han mantenido muy activas en las redes sociales, donde se puede ver que se han mantenido muy tranquilas en el campo, alejadas del estilo de vida que llevaban antes de la llegada de la pandemia.

Publicidad

Hace un año, las hermanas debutaron en sociedad cuando acudieron a la fiesta más esperada del mundo de la moda, invitadas por Anne Wintour. Vestidas por Oscar de la Renta, las hijas de Iglesias se veían muy bellas en los diseños de plumas que lucieron.

Ahora, al igual que su padre, llevan una vida muy diferente, pero él está encantado con el paisaje que le rodea: “Tengo el mar, que es mi aliado en la soledad que estoy pasando. Me refresca la cabeza y pienso en mi privilegio ante la situación de otras personas”, dijo el cantante.

Los tres hijos mayores de Julio, que tuvo con Isabel Preysler, tuvieron una infancia parecida a las de sus hermanos, aunque recibieron una educación muy estricta.

Para ello, los tres Iglesias fueron educados por una monja que contrató su padre.

Publicidad